Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Entrevista a Eduardo Garzón: “La renta básica fue ideada por personas de derechas”

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es (Ana Requena Aguilar)

Eduardo Garzón es economista y asesor de economía del Ayuntamiento de Madrid. Su nombre está estrechamente ligado al de su hermano, Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida. Presenta ahora su libro Desmontando los mitos económicos de la derecha (Ediciones Península), en el  que busca acabar con la idea de que otra política económica no es posible. Muy crítico con los indicadores económicos y sus interpretaciones, defiende otras fórmulas para medir el bienestar y un cambio en el concepto de empleo.

En el libro defiende que economía y política son dos caras de la misma moneda. Entonces, ¿frases tan repetidas como la de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades tienen un sentido económico o solo político?

Cuando uno mira las cosas desde otro punto de vista es más fácil responder a esa clase de preguntas. Si en lugar de mirar a indicadores con los que nos atormentan cada día, como el PIB o la tasa paro, uno se aleja, se da cuenta de que vivimos en pleno siglo XXI y que la capacidad económica y productiva, el avance tecnológico, el conocimiento o los recursos se han incrementado muchísimo y que disponemos de mucho más que antes para poder crear riqueza y bienestar para todo el mundo.

Si coges ese planteamiento, no tiene ningún sentido que las generaciones de ahora tengan que vivir peor que sus padres. Aquí es donde está el gato encerrado: a pesar de que tenemos cada vez mejor capacidad tecnológica, productiva y económica, la riqueza no se distribuye como debería y eso responde a un sistema económico muy particular que tiene un nombre, capitalismo.

Seguir leyendo…

Entrevista a Eduardo Garzón: “La economía convencional esconde la ideología con ecuaciones matemáticas”

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

ctxt.ex (Andrés Villena)

La caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y, con ella, la puesta en cuestión del orden económico mundial no se ha saldado, desgraciadamente, con un cambio profundo en la orientación de las políticas públicas que rigen la vida social. A pesar de la persistencia y de la relativa buena salud del neoliberalismo, el malestar provocado por la crisis está llevando a que cada vez más economistas realicen trabajos para refutar los mitos económicos dominantes. Uno de estos casos es el de Eduardo Garzón (Logroño, 1988) que, con su ensayo Desmontando los mitos económicos de la derecha. Guía para que no te la den con queso (Ediciones Península), ha construido todo un antimanual para mostrar la verdadera cara de la economía dominante: un laberinto de razonamientos con apoyo matemático destinado a enmascarar una ideología al servicio de la conservación del statu quo y de los privilegios de las clases dominantes.

¿Cómo es el proceso de aprendizaje de la economía en la universidad? ¿Qué efectos acaba produciendo en los futuros economistas?

Se trata de un adoctrinamiento sutil. La ciencia económica es algo muy plural, con múltiples enfoques. El problema es que se enseña solo uno de ellos y se priva a los alumnos de conocer el resto de las perspectivas. Las personas que acaban estos estudios terminan pensando que el enfoque aprendido es el único posible y, después, ejerciendo como profesores, empresarios o tertulianos, actúan como si conociesen la verdad absoluta.

Muchos economistas le dirían que estos juicios económicos vienen apoyados por razonamientos matemáticos…

Cuando hablamos de la Economía, nos referimos a una ciencia social sujeta al libre albedrío del ser humano. Todo tiene mucho más que ver con la ética, con la moral, con la política y con el poder que con la resolución de un problema matemático. Por ejemplo, si un ayuntamiento tiene un presupuesto para construir o bien un colegio o bien una iglesia pero no las dos cosas, ese problema no tiene una única solución, no va a haber ninguna ciencia exacta que nos diga qué hacer. Eso dependerá más bien de las preferencias de cada una de las personas que se vayan a ver afectadas por esta decisión, lo que nos traslada a un ámbito subjetivo y de opinión. Por tanto, cuando uno intenta aplicar a esta realidad tan compleja y tan subjetiva herramientas matemáticas, no está utilizando instrumentos verdaderamente útiles para entenderla.

Seguir leyendo…

Publicación del libro “Desmontando los mitos económicos de la derecha” [Presentación MAÑANA MARTES 18 a las 19:00h en La Central de Callao, Madrid]

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

¡El pasado 11 de abril salió a la venta mi libro “Desmontando los mitos económicos de la derecha”! Escrito de forma sencilla para que cualquier lector o lectora, independientemente de sus conocimientos en economía, pueda conocer las mentiras de la derecha y así evitar ser engañado.

Frente a las aspiraciones por parte de los más progresistas de lograr mayor justicia social a través de una mayor redistribución de la renta y la riqueza, es frecuente encontrarse como respuesta una contundente negativa enunciada por economistas convencionales que alegan la imposibilidad de ese proceso, a pesar de reconocer su deseabilidad. Es la historia de siempre: “ojalá, pero no se puede”. Sin embargo, en este libro se impugna esa idea y se explica que por supuesto que se pueden aplicar políticas económicas que beneficien a los más desfavorecidos sin poner en riesgo el desarrollo económico y tecnológico, y que en todo caso esas aseveraciones políticas disfrazadas de ciencia no son más que herramientas que utilizan los poderosos para conservar sus privilegios. La mejor forma de entender adecuadamente la economía, para además poder ponerla al servicio de la mayoría social, es deshacerse de las mentiras que la derecha económica nos transmite constantemente a través de casi todos los poros del sistema.

La presentación del libro será el martes 18 de abril a las 19:00 en la Central de Callao.

Puede comprarse el libro aquí

invitacion_DesmontandoLosMitosEconomicosDeLaDerecha

La gran ruina de los ‘swaps’ de Gallardón

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

La Marea

Una de las actuaciones del gobierno madrileño de Gallardón más ruinosas para los contribuyentes ha sido –y sigue siendo– la contratación de swaps que tuvo lugar entre los años 2005 y 2011. Los swapsson operaciones diseñadas para evitar elevados costes en determinadas inversiones financieras como los préstamos. Su naturaleza es muy parecida a la de un seguro convencional que cubre un coche o una casa: el que contrata un seguro de coche paga regularmente una cantidad de dinero para poder ser indemnizado en caso de que su vehículo sufra desperfectos. De igual forma, el que contrata un swap paga regularmente una cantidad de dinero para poder ser indemnizado en caso de que su inversión financiera sufra un perjuicio (debido a la evolución de los tipos de interés).

El caso más habitual de utilización de swaps es el siguiente: una empresa ha contraído un préstamo a tipo de interés variable, por lo que paga intereses en función de lo elevado o reducido que esté el tipo de interés, de forma que si éste sube a cotas muy altas el préstamo pasa a ser muy costoso, por lo que para evitar ese riesgo contrata un swap para protegerse de aumentos del tipo de interés, normalmente convirtiendo el tipo de interés variable en tipo fijo. En vez de pagar una cantidad variable, se comienza a pagar una cantidad fija. Así las cosas, los vaivenes del tipo de interés no afectarán al coste del préstamo, que pasa a ser totalmente fijo para la empresa que lo contrajo.

Esta conversión puede ser muy positiva para el que contrata el swap (y perjudicial para el que lo vende, el “asegurador”) si, en efecto, el tipo de interés se sitúa por encima del tipo fijo establecido. Puesto que el swap logra fijar un “suelo” al tipo de interés, los intereses que queden por encima de ese suelo no afectan al coste del préstamo. Estaríamos en el caso equivalente de que el coche asegurado hubiese sufrido desperfectos y por lo tanto la compañía aseguradora hubiese tenido que pagar. Pero puede ocurrir lo contrario: que el tipo de interés de mercado se sitúe por debajo del tipo fijo establecido, ya que el que ha contratado el swap está pagando más de lo que pagaría sin él, puesto que hay un suelo que impide beneficiarse de la caída del indicador. Acorde a nuestra analogía, sería como si el coche no hubiese sufrido desperfectos y el asegurado estuviese pagando por haber contratado el seguro.

Pues bien, el gobierno de Gallardón utilizó recurrentemente este tipo de swaps (que convierten en tipo fijo un tipo de interés variable) para algunos créditos que contrajo el Ayuntamiento. Y absolutamente todos los swaps han sido nocivos para el Ayuntamiento: se contrató un tipo fijo que ha quedado muy por encima del tipo de interés de mercado. Esto ha provocado que el Ayuntamiento esté pagando muchísimo más de lo que estaría pagando si nunca hubiese contratado esos swaps; concretamente el coste supone hasta la fecha 350 millones de euros, que es una cantidad equivalente a mucho más de la mitad del gasto social que ejecutó el consistorio en 2016. Y el coste final será muy superior porque el contrato de los swaps se mantiene hasta el vencimiento de los créditos cubiertos (establecidos entre 2018 y 2015); sin que la devolución del dinero antes de tiempo y la cancelación de los créditos sea una solución porque los contratos establecen que en ese caso el Ayuntamiento tendría que pagar una penalización que a día de hoy superaría en total los 410 millones de euros. En definitiva, estamos hablando de unos contratos blindados que le suponen al erario público un coste muy elevado e innecesario del que no se puede librar hasta que no pasen unos cuantos años, así como un beneficio fijo y muy importante para las empresas financieras que vendieron esos swaps.

Seguir leyendo…

Aclarando dudas y confusiones sobre el Impuesto de Sucesiones

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es

Recientemente ha cobrado especial trascendencia en el debate público las virtudes y vilezas del Impuesto de Sucesiones. Esto sería una excelente noticia si formara parte de una discusión rigurosa participada por personas adecuadamente informadas y formadas, sin ningún tipo de interés económico o político velado y cuyo objetivo fuese extraer conclusiones para mejorar el impuesto y lograr así mayores cotas de justicia fiscal y social. Sin embargo, el auge de esta polémica se debe fundamentalmente a la campaña que ha impulsado el PP andaluz con el propósito de deteriorar la imagen de la Junta de Andalucía del PSOE. Y ese es el motivo por el que el debate está plagado de demagogia y de mensajes absolutamente sesgados e inexactos cuando no directamente falsos. Con la idea de arrojar luz sobre la naturaleza y aplicación de este controvertido impuesto escribo este artículo.

Hemos de empezar recordando que este impuesto fue ideado por los liberales clásicos del siglo XVIII para combatir la enorme injusticia que suponía que la nobleza perpetuase su poder y patrimonio a través de la herencia y no a través del esfuerzo y del trabajo. Con la creación del impuesto se perseguía reducir las asimetrías de riqueza que se daban por el mero hecho de nacer, para fomentar así la igualdad de oportunidades: el nivel económico de cada persona debía aproximarse lo más posible a sus méritos propios y distanciarse lo máximo posible del mérito de personas ajenas, por mucho que compartiesen la misma sangre.

Seguir leyendo…

Crítica al libro de Rallo “Contra la Teoría Monetaria Moderna”

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Recientemente el economista liberal Juan Ramón Rallo ha publicado otro libro para arremeter contra la Teoría Monetaria Moderna (TMM). Yo, que creo muy necesario que la TMM sea ampliamente difundida y explicada porque ofrece poderosas herramientas analíticas para la izquierda, no puedo sino agradecer este nuevo y nada desdeñable empuje publicitario que Rallo le ha brindado porque, aunque sea desde una perspectiva contraria a ella, ofrece la posibilidad de que muchas personas que jamás habían escuchado nada de la TMM acaben conociendo en qué consiste (que no es poca cosa). Además, llama mucho la atención que este conocido economista liberal haya escrito ya su segundo libro en contra de una perspectiva teórica que apenas es conocida (desgraciadamente) en España; lo que creo que evidencia el temor que existe por parte de la derecha económica a que la TMM pueda cobrar importancia en los años venideros. Parecería que existe interés en ponerle palos en las ruedas al vehículo de la TMM para que cuando arranque no pueda avanzar, pero la jugada les puede salir mal porque este movimiento está atrayendo la atención de muchas personas que, tras conocer el vehículo, podrían verse fascinados por él y por lo tanto animados a empujarlo.

Es de agradecer que el libro en general esté redactado con mucho cuidado y rigor a la hora de explicar en qué consiste la TMM. Afortunadamente su autor ha leído bastante sobre el tema y respeta sus planteamientos (de no ser así nunca hubiese dedicado tiempo y esfuerzo a escribir dos libros al respecto), a diferencia de muchos otros economistas que se dedican a ridiculizar la TMM porque se han quedado en la epidermis del asunto y no han comprendido (o no han querido comprender) en qué consiste exactamente este marco analítico. Eso sí, Rallo mete bastante la pata en la portada del libro y en la utilización recurrente del verbo “imprimir” para referirse a la creación de dinero: en la portada aparece un helicóptero distribuyendo billetes y eso no es en absoluto lo que se puede desprender de la TMM (de hecho corresponde a un ejemplo del economista monetarista Milton Friedman), y hablar de impresión cuando se estima que el 97% de todo el dinero que existe en el mundo no es físico (no son monedas ni billetes sino anotaciones electrónicas en cuentas bancarias) es cuanto menos una grave incorrección que probablemente no sea azarosa[1].

En este artículo más que desarrollar una crítica extensa y completa al citado libro (ya tuve ocasión recientemente de extenderme sobre ello –aunque no tanto como me hubiese gustado- en el acto de presentación del mismo) me centraré en la argumentación central que utiliza Rallo en todo su trabajo y también en lo débil que resulta para criticar la TMM.

Seguir leyendo…

La enésima tropelía del artículo 135 de la Constitución Española

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

La reforma del artículo 135 de la Constitución aprobada por el PP y PSOE concedió prioridad absoluta al pago de la deuda frente a cualquier otro tipo de gasto público. Esto conduce a situaciones tan absurdas y contraproducentes como la siguiente.

El Ayuntamiento de Madrid tiene un superávit superior a los mil millones de euros, pero la legislación derivada del artículo 135 de la Constitución le impide que pueda utilizar todo ese dinero en mejorar los servicios y prestaciones a los ciudadanos y ciudadanas, ya que obliga a pagar deuda antes de tiempo. Pero es que ese pago adelantado no tiene por qué conllevar un ahorro por pagar menos intereses en el futuro, sino que en ocasiones provoca costes extra, ya que muchos bancos penalizan a quienes devuelven sus préstamos antes de tiempo. Estas penalizaciones le han costado en 2016 a la ciudadanía madrileña nada más y nada menos que 1.819.494 euros (1).

Casi 2 millones de euros de dinero público regalados a la banca (concretamente a Crédit Agricole y Bankinter) por culpa de una legislación antisocial y pensada fundamentalmente para beneficiar a las entidades financieras. No sólo se está impidiendo a ayuntamientos saneados que utilicen sus recursos para mejorar el bienestar de sus ciudadanos y ciudadanas sino que además se le está haciendo un negocio extra a la banca.

Seguir leyendo…

Primeros presupuestos ejecutados por Ahora Madrid: récord histórico en inversiones y gasto social

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

El año 2016 ha sido el primero en el que el Ayuntamiento de Madrid ha tenido unos presupuestos elaborados y ejecutados por el gobierno de Ahora Madrid. Ahora que se ha completado la liquidación oficial del presupuesto de 2016 estamos por fin en condiciones de realizar una valoración completa y rigurosa de la gestión económica y política del actual equipo de gobierno durante un año presupuestario completo.

El presupuesto de 2016 fue aprobado inicialmente con un incremento muy notable del gasto e inversión en comparación con los presupuestos anteriores, con el objetivo de no sólo corregir los recortes que había aplicado el Partido Popular sino también incrementar la calidad y prestación de los servicios públicos de Madrid. Y, a pesar de que ejecutar un presupuesto tan ambicioso es mucho más complicado que ejecutar presupuestos menos voluminosos –especialmente cuando las leyes estatales ponen trabas a la contratación de nuevo personal y cuando la infraestructura del consistorio no está preparada para un esfuerzo inversor tan importante–, el gobierno de Ahora Madrid ha sido capaz de ejecutar el 92,9% de todo el presupuesto, lo cual supone un porcentaje superior al registrado en años anteriores como 2012 y 2015.

Pero lo importante no es el porcentaje de ejecución sino el volumen total ejecutado, ya que con un presupuesto tan voluminoso no hace falta lograr porcentajes muy elevados de ejecución para que la ciudad perciba la mejora (de la misma forma que no hace falta llenar una piscina en su totalidad para lograr que haya más agua de la que cabría en una bañera). En términos absolutos, y sin tener en cuenta el servicio de la deuda (cuya ejecución no tiene ningún mérito), la ejecución en 2016 ha sido un 15,4% superior a la de 2015, y superior en un 9% de media a los años anteriores de gobierno del Partido Popular.

Captura de pantalla 2017-02-28 a las 12.24.32

Seguir leyendo…

Los países que más robots tienen disfrutan de menos paro

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado originalmente en el número 46 de La Marea

Es muy frecuente escuchar a todo tipo de personas afirmar con rotundidad que la mecanización y la robotización destruyen puestos de trabajo y que, puesto que cada vez hay más y mejores robots en los procesos productivos, en un futuro no muy lejano viviremos en sociedades en las que habrá muy poca (o ninguna) necesidad de trabajo humano.

Sin embargo, hay varios motivos para pensar que esa deducción es, cuanto menos, inexacta e incompleta. En primer lugar, la evidencia empírica actual no es coherente con la reflexión citada y es, de hecho, contraria a ella: los países que más densidad robótica industrial tienen (número de robots industriales en relación al número de trabajadores industriales) son precisamente los que menos paro sufren.  En el gráfico se puede observar cómo Corea del Sur, Singapur, Japón y Alemania son los países con más robots y al mismo tiempo los que disfrutan de tasas de desempleo más reducidas, inferiores al 5% de la población activa. También podemos observar cómo no parece existir ninguna relación clara entre paro y robotización, pues países con similares niveles de robotización presentan tasas de paro muy dispares. Esto nos viene a decir algo que, por otro lado, ya podíamos imaginar porque es bastante obvio: el número de robots instalados es solamente un factor explicativo –entre muchos– del desempleo (en uno u otro sentido), y no tiene por qué ser el más importante. No obstante, lo que sí parece evidente es que disponer de un elevado número de robots no tiene por qué implicar elevadas tasas de desempleo. Así lo atestigua otra constatación: desde el año 2000 hasta el año 2008 Corea del Sur, China y Brasil multiplicaron varias veces el número de robots utilizados en sus economías y el empleo creció en todos ellos con bastante fuerza[1].

Captura de pantalla 2017-02-24 a las 10.18.27

Seguir leyendo…

El paro puede erradicarse si hay voluntad política, pero al poder le interesa que exista

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Mundo Obrero

Cuantos más parados haya, mayor va a ser el miedo de los trabajadores a perder su empleo y por lo tanto mayores concesiones estarán dispuestos a hacer.

Que haya desempleo o no –y cuánto en el caso de haberlo– es una decisión política. Cualquier comunidad puede organizarse política y económicamente de forma que no quede ninguna persona sin participar en las actividades económicas que tengan lugar en su seno. Así ocurría, por ejemplo, en las comunidades primitivas, en las que todos sus integrantes contribuían con las actividades básicas de recolección de alimentos, caza, cuidados y defensa; también ocurría lo mismo en las sociedades esclavistas porque siempre existía la posibilidad de ser propiedad de alguien y trabajar para él o ella a cambio de cobijo y comida; o en las sociedades feudales, donde todo el mundo tenía una labor determinada en función de su posición social; o en las comunidades socialistas, donde el Estado tiene como objetivo garantizar un puesto de trabajo a todo el mundo. Hay mil formas de lograr que no haya desempleo, y evidentemente no todas son igual de aceptables que otras desde un punto de vista de justicia social, pero lo importante es entender que si se quiere, se puede evitar el desempleo, al contrario de lo que nos intentan vender en nuestras sociedades capitalistas cuando insisten en que, aunque el paro es una lacra, es prácticamente inevitable.

Hace ya muchísimo tiempo que los economistas clásicos, con Marx a la cabeza, denunciaron que en sistemas capitalistas el desempleo favorece a los empleadores por razones bastante evidentes: cuantos más parados haya, mayor va a ser el miedo de los trabajadores a perder su empleo y por lo tanto mayores concesiones estarán dispuestos a hacerle a los capitalistas con tal de no ser sustituidos por cualquier integrante del ejército de parados. Cuanto menos cobren los trabajadores, más podrán cobrar los capitalistas. Ésta es la razón fundamental por la cual en nuestras sociedades se permite que exista desempleo. La élite económica y política se llena la boca diciendo cómo va a combatir el desempleo, pero luego sus políticas van precisamente en sentido contrario, porque necesitan que éste exista para conservar su poder y privilegios.

Seguir leyendo…

“Hemos encontrado muchas irregularidades de la anterior gestión” (Entrevista a Eduardo Garzón)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Nueva Revolución

Continuamos hoy con la segunda parte de la entrevista a Eduardo Garzón (Primera parte: Eduardo Garzón: “El desempleo es una decisión política”) en la que hablamos del Ayuntamiento de Madrid y de la gestión que está haciendo Ahora Madrid del mismo y que nos puede ayudar a entender un poco más como se está gestionando uno de los ayuntamientos del cambio y también uno de los más importantes de España.

La charla continua en el despacho de Eduardo y sospecho que a estas alturas ya debemos ser, si no los únicos que quedan ahí dentro, sí de los últimos. En esta segunda parte hablamos de la gestión anterior por parte del PP y de todo lo que el nuevo equipo de Gobierno se está encontrando entorno a contratos y adjudicaciones. También sobre como el equipo capitaneado por Manuela Carmena, ha conseguido reducir la deuda del Ayuntamiento desde su entrada al mismo en más de 1.793 millones de euros, lo que representa un 32% de la deuda que existía en junio de 2015 y además han conseguido hacerlo aumentando el gasto social y también las inversiones en la capital.

Seguir leyendo…

“El desempleo es una decisión política” (Entrevista a Eduardo Garzón)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Nueva Revolución

Hoy os traigo una entrevista con el economista y asesor en el gabinete de economía del Área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid, Eduardo Garzón Espinosa.

Eduardo es un tipo brillante, con un currículum espectacular para su corta edad, licenciado en Economía y en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Malaga, Doctorado en Economía en la Universidad Complutense y Máster de Economía Internacional y Desarrollo con Matrícula de Honor también en la Complutense. Actualmente colabora además, en varios programas de televisión como La Sexta Noche e incluso saca tiempo para escribir libros, en abril saldrá el último: “Desmontando los mitos económicos de la derecha”.

La entrevista la realizamos en su despacho en el Ayuntamiento de Madrid, donde a esa hora Eduardo es de los últimos que quedan en el edificio trabajando, ‘ves ese despacho con luz, ese es el de Eduardo’, me dice Susana quien amablemente me acompaña hasta allí. Al entrar me encuentro con un tipo amable y correctísimo que además no nos ha puesto ninguna condición para la entrevista, ni límite de tiempo, cosa de la que quizás quien escribe estás líneas abusa un poco, porque la conversación acaba durando casi una hora y media. Razón por la cual esta entrevista consta de dos partes, la primera sobre economía que es la que podréis leer hoy y una segunda sobre su trabajo en el Ayuntamiento de Madrid y la gestión que está realizando Ahora Madrid del mismo, así como de las críticas constantes de Esperanza Aguirre de la misma, entre otras muchas cosas.

Eduardo contesta a todo y además siempre tratando de explicar de una forma sencilla todo lo que quiere comunicar en sus respuestas. Quiere que se le entienda y además es de esas personas que cuando hablan contigo te miran directamente a los ojos, captando toda tú atención y asegurándose de que lo estás entendiendo, por lo que conversar con él además de didáctico acaba siendo todo un placer, dejándote con la sensación de haber estado charlando con un buen amigo, más que de haber estado entrevistando a alguien.

Seguir leyendo…

La tasa de paro oficial está maquillada: debería ser 9 puntos más elevada

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es

Cuando vemos u oímos en las noticias que la tasa de paro española sube o baja, raramente solemos preguntarnos qué significa exactamente el dato que nos están ofreciendo. Los datos oficiales de tasa de paro son ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y están expresados de la siguiente forma: porcentaje de personas que llevan un mes buscando activamente empleo sobre el total de activos (personas que trabajan + personas que llevan buscando empleo un mes). Como se puede apreciar, este indicador no refleja fielmente la situación de desempleo que existe en nuestro país, ya que no está contando como parados a muchas personas que quieren trabajar pero no pueden.

Es el caso de las personas que llevan buscando empleo menos de un mes, personas que no buscan empleo aunque quieran trabajar (no lo hacen porque han perdido la esperanza), personas que hayan trabajado aunque sea una hora en el último mes, personas que quieren trabajar a tiempo completo pero sólo encuentran empleos a tiempo parcial, personas que han comenzado a estudiar porque no encuentran un trabajo, etc. Todas estas personas están descontentas con su situación laboral porque o no trabajan o trabajan muy pocas horas y el mercado laboral existente no satisface sus necesidades y, a pesar de ello, en las estadísticas oficiales no aparecen como parados. Esto provoca una minimización del número de parados y por lo tanto una tasa de paro más baja de lo que realmente es.

Para evitar esta importante limitación en los datos de desempleo, países como Estados Unidos diseñaron una nueva metodología para estimar una tasa de paro con el objetivo de reflejar mejor la problemática del paro. Este método consiste en calcular nuevos indicadores a partir de la tasa de paro oficial, a la que denominan U3. Uno de ellos es el U4, consistente en tener en contabilizar como parados a aquellas personas que, aunque quieren trabajar, no buscan empleo porque creen que no van a encontrarlo (conocidos como “desanimados” y que en la tasa de paro oficial no aparecen como parados).

Seguir leyendo…

Críticas a la Renta Básica Universal desde la izquierda

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado en La Marea el 30 de enero de 2017

Las críticas que recibe la Renta Básica Universal suelen provenir de la derecha ideológica y se suelen centrar en la viabilidad de su financiación (“no hay suficiente dinero para aplicar la medida”) y en sus implicaciones éticas y morales (“no es justo que alguien que no trabaje reciba un ingreso”). Algunos incluso han ido más allá y sin sonrojarse han convocado francotiradores para controlar el “efecto llamada” que supuestamente provocaría una RB sobre personas residentes en otros países. Todas estas críticas son bien conocidas (porque son las que predominan en los medios de comunicación de masas) y son –además– fácilmente refutables: está suficientemente demostrado que hay capacidad de sobra para financiar la medida; las personas que no reciben un salario están en esa situación porque no encuentran un empleo y no porque no quieran trabajar (amén de que sí suelen realizar muchos trabajos, pero no remunerados); y el efecto llamada no sólo es fácilmente controlable administrativamente sino que además no hay evidencia de que se haya producido en experiencias relativamente similares.

Pero las críticas desde una aproximación de izquierdas desgraciadamente no son tan conocidas, y –quizás debido a ello, por haber existido poco debate al respecto– no son tan fácilmente refutables como las anteriores. En este artículo pretendo resumir las críticas más importantes que se enarbolan desde este lado del espectro ideológico.

Seguir leyendo…

9 gráficos que desmontan el optimismo de Rajoy sobre el paro

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado en Público.es el 27 de enero de 2017

Ya han pasado más de 5 años desde que Rajoy alcanzase la Presidencia del Gobierno en diciembre de 2011 y el paro, aunque ha descendido desde entonces, continúa siendo el mayor problema económico de nuestro país (con permiso de la nueva preocupación que se le ha sumado con fuerza recientemente: la precariedad laboral). ¿Cómo ha evolucionado el mercado de trabajo desde entonces? En este artículo se muestra la evolución de los indicadores más representativos e importantes de la situación laboral desde el último trimestre de 2011 y el de 2016 utilizando los datos de la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística.

El decreto acordado por el PP, PSOE y Ciudadanos sobre las cláusulas suelo es otra ayuda a la banca

Autor: Eduardo Garzón Espinosa y Gonzalo Boye

Artículo publicado en eldiario.es el 22 de enero de 2017

El pasado viernes 20 de enero el Gobierno aprobó, con la colaboración de PSOE y Ciudadanos, un real decreto para crear un procedimiento extrajudicial que permita agilizar la devolución del dinero que muchos bancos cobraron de más a los hipotecados afectados por las cláusulas suelo abusivas. Aunque el objetivo declarado es facilitar y acelerar la devolución de este dinero y reducir carga de trabajo a los tribunales, lo cierto es que esta medida beneficia claramente a los bancos al, de una parte, exonerarlos de pagar las costas judiciales que se derivarían de todos los litigios en los que perdieran (que serían casi todos) y, de otra, dejar en sus manos la determinación, extrajudicial, de si ha existido o no un cobro abusivo e indebido.

Como es sabido, el pasado 27 de diciembre el Tribunal de la Unión Europea dictaminó que los bancos españoles debían devolver todo el dinero cobrado indebidamente como aplicación de cláusulas suelo ilegales y abusivas. Unas cláusulas que permitían a los bancos cobrar más intereses de lo que les correspondería en un entorno de tipos de interés reducidos, sin que los hipotecados hubiesen sido convenientemente informados de ello. En definitiva, uno de los mayores fraudes a los consumidores que se ha realizado en nuestro país.

Sin embargo, la devolución de ese dinero cobrado indebidamente no es automática, sino que el afectado debe denunciar en los juzgados y ganar el caso (algo bastante sencillo porque ningún tribunal va a llevarle la contraria al Tribunal de la Unión Europea). Pero el Gobierno, en vez de aprobar un decreto para obligar a los bancos a devolver todo el dinero cobrado a través de este masivo engaño, lo ha hecho para librar a la banca de pagar las costas judiciales. Un Gobierno que legisla para proteger los intereses de la banca en vez de para proteger los derechos de los consumidores.

Seguir leyendo…

¿Qué precios aumentarán y cuáles disminuirán en 2017?

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Comienza un nuevo año y los precios de productos y servicios que utilizamos cotidianamente se encarecerán, se abaratarán o se quedarán igual. En este artículo ofrecemos las previsiones más generalizadas sobre la evolución de los precios más destacados para una familia media. Los precios de algunos productos están fuertemente regulados o están condicionados por una serie de factores sujetos a decisiones políticas y podemos saber más o menos cuál será su comportamiento; otros responden más a factores volátiles de mercado y por lo tanto cualquier previsión podrá errar notablemente.

Seguir leyendo…

El BCE da la espalda a la deuda portuguesa y su prima de riesgo se dispara

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

La Marea

Desde que el 26 de julio de 2012 el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, declarase que iba a hacer “todo lo que fuese necesario para salvar al euro”, las primas de riesgo de todos los países europeos detuvieron su tendencia ascendente y comenzaron a descender. Se acabó así la etapa de crisis marcada por primas de riesgo disparadas para dar paso a una nueva fase caracterizada por primas de riesgo reducidas y controladas gracias a las intervenciones monetarias del organismo europeo. Muchos se preguntaron entonces: ¿por qué no había actuado antes el BCE? ¿Por qué había dejado que los inversores financieros presionasen con tipos de interés cada vez más altos? ¿Por qué había abandonado a los países del sur a costes de financiación tan elevados?

La respuesta la conocimos tan sólo unos cuantos meses más tarde, cuando el BCE decidió apoyar con sus compras los bonos públicos de todos los países del Eurozona salvo Grecia, como forma de presionar a un gobierno que se había mostrado rebelde frente a las directrices y deseos de la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional). De ahí que la prima de riesgo griega nunca haya caído a niveles razonables como en el caso de sus vecinos y se haya mantenido en niveles estratosféricos.

Es un ejemplo evidente de utilización de la política monetaria europea como forma de condicionar las decisiones de un gobierno democráticamente elegido. Exactamente lo mismo que había ocurrido antes del 26 de julio de 2012 con el resto de países del sur de Europa: el BCE les dio la espalda a sus bonos públicos para que los gobiernos se viesen obligados a recortar el déficit público de la forma más rápida posible. No fue hasta que la presión se hizo insoportable y el termómetro social se disparó (ascenso de Syriza en Grecia y del Frente Nacional en Francia, el surgimiento del 15M, etc) cuando el BCE decidió aliviar la soga. Draghi aprieta pero no ahoga.

Seguir leyendo…

La subida del salario mínimo aprobada por Rajoy tiene trampa y ha pasado desapercibida

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

De los aumentos del salario mínimo (SMI) no sólo se han beneficiado siempre aquellos trabajadores que cobran esa cantidad, sino que también se han beneficiado siempre otros muchos trabajadores que cobran más pero cuyo salario está vinculado de alguna forma (normalmente a través de convenios) al SMI.

Sin embargo, por primera vez en la historia el gobierno ha añadido una letra pequeña al decreto del incremento del salario mínimo: sólo beneficiará a los trabajadores que cobran el SMI y de ninguna forma a aquellos que cobran más aunque en sus convenios se vincule al SMI. De esta forma, el incremento sólo beneficiará a 1,7 millones de trabajadores (de 18,5 millones que hay).

Seguir leyendo…

El gasto público debe elevarse todo lo que necesite la economía

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Toda compraventa envuelve necesariamente a dos partes: la vendedora y la compradora. La compradora gasta y la vendedora ingresa. El gasto del comprador es siempre necesariamente igual al ingreso del vendedor; no puede ser de otra forma. Si yo le compro al frutero una manzana por valor de 1 euro, yo estaré gastando 1 euro y el frutero estará ingresando 1 euro. Lo que una parte gasta lo ingresa la otra, porque el dinero no desaparece en la transacción.

De ahí que haya dos formas fundamentales para calcular el Producto Interior Bruto (PIB) –indicador que mide la renta de un país–: la que se centra en los gastos y la que se centra en los ingresos. Si uno suma todos los gastos que se producen en un país durante un tiempo, obtendrá exactamente la misma cantidad que si sumase todos los ingresos que se producen en el mismo país durante el mismo periodo de tiempo. Por eso el PIB es igual a la suma de todos los gastos, que es a su vez igual a la suma de todos los ingresos.

PIB = Gastos = Ingresos

Cuanto más se gaste (y por lo tanto se ingrese), mayor será el PIB. Esto es un aspecto básico de la macroeconomía que desgraciadamente la inmensa mayoría de las personas parece desconocer (¡especialmente las que proponen reducir el gasto público!).

Seguir leyendo…

El modelo de gestión ruinoso de la M-30 de Madrid que ideó Gallardón

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

La Cámara de Cuentas de Madrid ha detectado importantes irregularidades en la creación de la empresa pública Madrid Calle 30 que orquestó Gallardón. Las conclusiones del informe de fiscalización son las siguientes:

-La privatización de la empresa pública, que le ha costado ya a los madrileños y madrileñas 554 millones de euros, no vino acompañada de los necesarios estudios técnicos, jurídicos y financieros.

-El pago anual a la empresa privada no está calculado en función de un estudio económico de viabilidad del servicio sino para que la empresa obtenga una rentabilidad fija del 7,053%. El modelo de gestión actual es claramente lesivo para las arcas del ayuntamiento. Si no se hace nada, los contribuyentes de Madrid tendrán que pagar 1.254 millones de euros más hasta final de contrato en 2040.

-El ayuntamiento asume los costes del suministro eléctrico de la infraestructura a pesar de que según el pliego de cláusulas administrativas debería hacerlo la empresa privada.

Seguir leyendo…

Las pensiones no están en riesgo; está en riesgo el negocio del capital financiero

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Las pensiones siempre han supuesto un asunto muy complejo y polémico. Complejo porque nuestras comunidades occidentales han diseñado un sistema institucional para el pago de las pensiones muy sofisticado que no resulta intuitivo ni fácil de comprender para quienes no se han adentrado mínimamente en él. Y polémico porque al mover mastodónticas cantidades de dinero resulta un botín enormemente atractivo para el capital –particularmente el financiero–, que intenta por todos los medios socavar las bases del sistema público y poder así “liberar” el dinero para hincarle el diente.

En cualquier caso, cuando hablemos de pensiones nunca podemos perder de vista varias cosas importantes que desgraciadamente se suelen olvidar. La primera de ellas es que lo que verdaderamente importa en este asunto no es la cantidad de dinero que haya o deje de haber (en el sitio que sea) para pagar las pensiones, sino si nuestras comunidades son capaces de garantizar un nivel de vida determinado a todas aquellas personas que por edad o incapacidad no estén recibiendo un ingreso por su trabajo. El dinero no nos da de comer, ni nos viste, ni nos cuida, ni nos educa, etc; todo eso lo hacen otras personas con su fuerza de trabajo y ayudadas por máquinas y herramientas, aunque en este sistema económico monetizado lo hagan a cambio de dinero. El dinero no es ni más ni menos que un invento del ser humano para facilitar y poner en marcha esas transacciones y esos servicios; y como tal, puede ser incrementado o reducido a voluntad o incluso sustituido por otro catalizador y medidor que sirva a tal efecto.

Por decirlo de otra forma: mientras tengamos suficientes personas en nuestras comunidades dispuestas a y capacitadas para realizar las actividades que necesitan los pensionistas para vivir bien (cuidar, proveer de alimentos, medicamentos, ropa, calzado, educación, cultura, ocio, etc), el asunto de ver cómo ponemos a estas personas a trabajar será secundario. Podríamos crear más dinero, o pedir dinero prestado, o incrementar los impuestos, o diseñar nuevos medios de pago, o rearticular nuestro sistema de producción y distribución, etc. El “problema” sería menor, de carácter organizativo, y no de falta de recursos y capacidades.

Seguir leyendo…

El pacto del PP y PSOE acorde al salario mínimo y al techo de gasto: oro a cambio de madera

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

La Marea

El pasado viernes 2 de diciembre el gobierno anunció un incremento del salario mínimo en un 8% para 2017. Esta medida ha sido vendida como una exigencia del Partido Socialista a cambio de aceptar el techo de gasto público propuesto por el Partido Popular, y por supuesto como un logro histórico en materia laboral y de protección social. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

En primer lugar, porque lo que realmente han hecho el PP y el PSOE ha sido pasarse por el arco del triunfo la proposición presentada por Unidos Podemos y aprobada por mayoría en el Congreso de los Diputados, pues ésta pedía un incremento del salario mínimo hasta 800 euros mensuales y el pacto anunciado hoy conlleva un incremento sólo hasta 707,6 euros. Lo que a primera vista parece una medida positiva no es otra cosa que un recorte drástico de la medida que había sido aprobada en el Congreso y que por lo tanto podría haberse adoptado. Pero eso sí, los grandes medios lo venden como un exitoso logro social y al PSOE le sirve para lavarse algo la sucia cara que se le quedó al permitir a Mariano Rajoy ser investido como presidente del gobierno.

Seguir leyendo…

La Renta Básica Incondicional no es incondicional, digan lo que digan

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado originalmente en el número 43 de La Marea

La Renta Básica Incondicional (o Universal) es una medida consistente en que el Estado entrega una cuantía monetaria a todo ciudadano independientemente de su situación económica y personal. La propuesta más conocida –la que abanderan colectivos como el de Red Renta Básica– eleva a unos 650 euros mensuales aproximadamente ese ingreso que recibiría todo el mundo. Si sólo se lee hasta aquí uno tiende a pensar que efectivamente se trata de una prestación monetaria incondicional, es decir, que no impone condiciones o requisitos a la persona que la va a disfrutar (igual que ocurre con la sanidad o educación públicas gratuitas, que todo el mundo puede recibir estos servicios independientemente de su situación económica o personal). Sin embargo, los problemas empiezan cuando uno se pregunta lo siguiente: ¿de dónde sale el dinero para pagar esos 650 euros a todo el mundo?

Si ese dinero fuese de nueva creación (es decir, si se creara para inmediatamente entregarlo a los receptores de la Renta Básica Incondicional (RBI)) entonces sí que estaríamos hablando de una medida incondicional, pues sería igual para todo el mundo. Pero el problema es que los defensores de la RBI nunca piensan en esta posibilidad de financiación, sino que siempre proponen que se pague a través de una potente reforma fiscal que detraiga recursos de los ciudadanos más adinerados. Por lo tanto, el dinero que se entregaría para la RBI provendría de los bolsillos de una parte de la población, y es en este punto donde se pierde la incondicionalidad. Concretamente, la Red Renta Básica propone una reforma fiscal que perjudicaría, en términos generales, al 30% más rico y beneficiaría al 70% más pobre. Es decir, mientras el 70% de la población más pobre pasaría a recibir más dinero que antes de la aplicación de la reforma fiscal, el 30% más rico pasaría a recibir menos dinero.

Seguir leyendo…

El PP no gobierna en ninguno de los ayuntamientos con mayor inversión social

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Blog Tribuna Abierta en eldiario.es

La Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales ha publicado recientemente los resultados de un análisis detallado de los presupuestos que los Ayuntamientos de más de 20.000 habitantes dedican a ‘Servicios Sociales y Promoción Social’. Para ello ha utilizado datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y los ha cotejado con los propios datos que ofrece cada una de las corporaciones locales.

Los resultados son los siguientes: sólo 12 ayuntamientos de los 350 analizados destacan por su elevado presupuesto en inversión social, estableciendo como requisitos para destacar que el gasto por habitante fuese superior a los 100€ en el año 2015, que esa cantidad no se hubiese reducido en los presupuestos de 2016, y que representase más del 10% del presupuesto total. Entre estos 12 ayuntamientos no hay ninguno que esté gobernado por el Partido Popular, hay dos gobernados por los llamados “gobiernos del cambio”, 8 del PSOE, 1 de CDC y otro de CIU. De entre todos ellos, sobresale el Ayuntamiento de Baza que mantiene un presupuesto superior a los 165 euros por habitante (la media de todos los ayuntamientos analizados es de 78,91 euros) y también el Ayuntamiento de Madrid al presentar un incremento de la inversión social del 43,2% entre 2015 y 2016 (mientras que ningún otro lo hace a un ritmo superior al 16%) lo que acaba situándole en segundo lugar con una inversión de 144,36 euros por habitante.

  Análisis de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales de los presupuestos que los Ayuntamientos dedican a 'Servicios Sociales y Promoción Social'.

Análisis de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales de los presupuestos que los Ayuntamientos dedican a ‘Servicios Sociales y Promoción Social’.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios