Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Este no es un país para niños/as

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso y Isabel Serra

Blog de Econonuestra en Público.es

Normalmente se asume que los niños y las niñas no son culpables de nada, no son culpables de nacer en familias pobres y, por tanto, en general, incluso desde las más neoliberales, se intenta paliar la desigualdad en la que nacen para, al menos, darles alguna oportunidad. Todos los países europeos, incluso aquellos que han privatizado los derechos y desmontado el sector público, suelen concentrar su ya escasa sensibilidad social en los niños y las niñas; en tratar de ofrecerles alguna opción que les permita no perpetuarse en la pobreza de sus familias o, más específicamente, de sus madres; porque pobreza femenina e infantil van por lo general de la mano y es imposible combatir la pobreza infantil sin combatir la pobreza femenina;  ambas son la misma. Por eso, aunque no todos los países combaten con la misma intensidad la desigualdad de género, una de cuyas peores expresiones es esa pobreza generizada, sí que parece que hay acuerdo en combatir la pobreza infantil; un cierto acuerdo en el que, desde luego, no está el Partido Popular, uno de los partidos de gobierno europeos que menos hace por mejorar la vida de la infancia o, mejor aún, que más hace para que niños y niñas vivan sus vidas sin más horizonte que el de la pobreza severa. Los presupuestos recientemente presentados lo demuestran.

Ong’s nada sospechosas como Cáritas, Save the Children o Ayuda en Acción lo vienen denunciando ante la indiferencia general. España es nada menos que el segundo país con mayor tasa de pobreza infantil: uno de cada tres niños en España está en riesgo de pobreza. Tenemos un sistema de protección a la infancia muy escaso y que no sólo no ha mejorado en estos años de crisis, sino que va a peor y estamos dedicando a combatir la pobreza infantil el mismo dinero que en 2008. Nuestro país tan sólo invierte el 1,3% de su PIB en protección social a la familia e infancia; lejos de la media europea del 2,3% y muy lejos de la inversión de países vecinos: Francia dedica un 2,5% de su PIB a proteger a la infancia y la familia aun cuando su pobreza infantil es la mitad que la española. Dinamarca dedica un 3,7% aun cuando apenas tiene pobreza infantil. Tratemos de darnos cuenta de lo que significa que los niños y niñas españoles son más pobres que los griegos, por ejemplo. Únicamente nos supera en este siniestro ranking Rumanía.

Y aunque la crisis se ha cebado con niños y niñas, esta situación no es sólo consecuencia de la misma, sino que ésta sólo ha puesto de manifiesto una tendencia  consolidada de antes, desde que gobierna el PP en realidad. Incluso en los momentos de bonanza económica la pobreza en España era ya más severa y más intensa en la infancia que en cualquier otro grupo demográfico. Lo que ha hecho que ésta aumente aun más han sido los recortes, que se han cebado en las ya escasas ayudas a la infancia. Esas ayudas son imprescindibles para sacar a niños y niñas de la pobreza. En España el porcentaje de niños en riesgo de pobreza antes de recibir las ayudas sociales es de 37,5% y después de las ayudas alcanza el 29,6%. Es decir, las ayudas redujeron la pobreza en 7,9 puntos porcentuales en 2015. En Irlanda, por ejemplo, un país similar al nuestro en cuanto a la profundidad de su crisis, las ayudas sociales redujeron la pobreza infantil 27.3 puntos; en  Inglaterra más de 25 puntos, en Noruega, Suecia y Finlandia 20 puntos…y así podríamos nombrar a casi todos los países europeos, con el nuestro a la cola.

Esas ayudas a la infancia pasan por atacar decididamente las desigualdades  de género del mercado laboral que para el PP no existen a pesar de los datos que demuestran que el desempleo de larga duración, la precariedad, los bajos sueldos, se ceban en las mujeres. Esas mujeres que no consiguen, aunque trabajen, salir de la pobreza, lo tendrán aun más difícil si forman familias monoparentales matrifocales y serán sus hijos e hijas, junto con ellas, las principales víctimas de esa situación de pobreza, así como de los desahucios o de la  pobreza energética. La desigualdad laboral no es la única razón, sino que a esto se suma la inexistencia en España de servicios públicos de cuidado a los que pueda darse ese nombre. Pero el verdadero punto focal de la lucha contra la pobreza infantil son las mal llamadas medidas de conciliación, espacio en el que se dirime el actual conflicto capital-vida, central hoy en nuestras sociedades. Las políticas del Partido Popular no tienen en cuenta sino los intereses de las empresas frente a la idea de corresponsabilidad social en la crianza. Para el PP la crianza es algo exclusivamente privado que cada una/o se tiene que arreglar como pueda, y eso aunque los perjudicados sean los y las menores. El PP no ha aprobado ninguna medida que redunde en beneficio de los menores sino, al contrario, ha paralizado o recortado lo poco que había: permisos de paternidad iguales e intransferibles, (a los que el partido en el gobierno se niega), cuidadorxs a domicilio si son necesarios, horarios de verdad flexibles, una red suficiente de escuelas infantiles, ayudas a la vivienda… Pero también, fundamentalmente,  ayudas directas a la infancia, es decir, transferencias periódicas por hijo/a a cargo y no desgravaciones fiscales insuficientes, además de  regresivas, que es lo que ocurre en España.

El Partido Popular ha venido recortando sistemáticamente en ayudas a la infancia porque los niños/as no se organizan, no protestan y son invisibles. Y ese terrorífico cálculo es el que hace constantemente el Partido Popular mientras condena a estos niños y niñas a una infancia sumida en la pobreza de la que ya no saldrán puesto que según las estadísticas de cada 10 niños o niñas pobres, 8 lo serán de adultos.  Vivimos en un país en el que los niños y niñas son invisibles y su bienestar no está en la agenda política. No es de extrañar que a Montoro le desagrade que Cáritas o Save the Children publiquen los informes en los que nuestro triste record se pone de  manifiesto y se hace visible. Este es un país completamente indiferente al bienestar de la infancia. Uno de los más injustos con los niños/as de la Unión Europea, una vergüenza.

—–

Beatriz Gimeno. Diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid. Consejera Estatal.

Isabel Serra. Diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid. Consejera Autonómica.

Feminismo y neoliberalismo @BeatrizGimeno1 para @econoNuestra

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Blog de Econonuestra en Público.es

La crisis general del neoliberalismo que estamos viviendo y que es también una crisis de la democracia, ha introducido tensiones dentro del feminismo que podríamos considerar novedosas y que van a tener un largo recorrido. En este momento histórico concreto, las feministas vamos a tener que hacer frente a nuevos desafíos relacionados con el imperio del neoliberalismo y lo tenemos que hacer desde posiciones no consolidadas en relación al poder político. El modelo neoliberal actual se caracteriza por la intrusión del mercado en el núcleo mismo de la ciudadanía; una ciudadanía que es, de partida, problemática para las mujeres, como ha teorizado perfectamente el feminismo.

Seguir leyendo…

El otro debate. El de Salvados.

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Blog de Econonuestra en Público.es

cervical vaginal dryness vertigo treatment drug 2012 breast menopause buy estrace -cream forte with paypal. estrace-cream to buy online in uk no prescription

Antes del debate final del bipartidismo hubo otra posibilidad de ver a los dos partidos que nos llevan gobernando, desde que la mayoría recordamos, en acción. Y pudimos verles, no sólo consigo mismos, echando mano de todos sus trucos, sino que tuvimos la suerte de poder verles al lado de la nueva política que ha venido para sustituirles. El programa Salvados del domingo pasado fue mucho más interesante que el debate “Cara a Cara” que se celebró al día siguiente; mucho más interesante para poder confrontar el pasado y el futuro de este país en el mismo plano, para poder comparar y para poder elegir. Al fin y al cabo, el debate Cara a Cara no dejó de ser un teatrillo en el que dos candidatos fosilizados en otro tiempo que ya se ha ido se lanzaban argumentos preparadísimos por sus asesores durante días; argumentos trillados y que ya hemos sufrido durante años. En todo caso Pedro Sánchez salió a matar y casi mató, lo cual no era muy difícil encontrándose ante una persona de una mediocridad intelectual comprobada y ante el jefe del partido más corrupto de la democracia española. Ahora entendemos lo del plasma. Pero eso fue lo único que hizo Pedro Sánchez, abatir a Rajoy, lo que casi hubiera hecho cualquier persona con dos dedos de frente.

Seguir leyendo…

Igualdad y cuidados: tarea pendiente

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Blog de Econonuestra en Público.es

La semana pasada, y coincidiendo con la celebración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, Podemos presentó un documento escrito por dos feministas especializadas en economía y fiscalidad: Bibiana Medialdea y María Pazos. El documento se titula Reorganizar el sistema de Cuidados: condición necesaria para la recuperación económica y el avance democrático. Con la presentación de este documento se pretende, según han declarado las autoras, llevar este debate, hasta ahora muy secundario, al primer plano de la política. Independientemente de la opinión que cada una tenga de Podemos, que un partido ponga sobre la mesa la cuestión no resuelta de qué hacer con los cuidados, es una buena noticia para cualquier feminista. Todos los partidos incluyen en sus programas medidas para favorecer (o hacer como que favorecen) la igualdad de género. La novedad del documento presentado por las feministas de Podemos es que aquí no se trata de medidas sueltas, sino de abordar esta cuestión de manera trasversal y de proponer un cambio profundo del sistema de cuidados, pensando que este cambio va a impulsar la igualdad de género.

Seguir leyendo…

Se llama así: revertir la privatización sanitaria

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Blog de Econonuestra en Público.es

Hay frases que se repiten como un mantra para resultar consoladoras. Y hay frases también que son eslóganes políticos que, de tanto repetirlas y aunque no se convierten en verdad, acabamos por creerlas y construimos la realidad a partir de esa creencia. Una de estas “frase-consuelo o frase eslogan es esta, que repiten muchos políticos del PP y del PSOE: “Tenemos la mejor sanidad del mundo”. Eso pudo acercarse en algún momento a ser una realidad, pero hace mucho que ha dejado de ser cierto. El PSOE lo sigue repitiendo para tratar de ocultar que fue el partido que comenzó a privatizar servicios y que aprobó las leyes que abrieron las puertas a la privatización. También porque entre sus planes no está el de revertir las privatizaciones.

You need a good essay to get a positive mark? You can additional: qimbiz coffee is buy estrace medicine always open for csr investments from companies who take their responsibility and buy estrace medicine  buy essays online now and get the best work by our writers!

Seguir leyendo…

La reforma laboral: una experiencia subjetiva

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Normalmente las personas que escriben acerca de economía o de política en los medios de comunicación  son personas que, a menudo, no padecen personalmente la degradación de las condiciones de trabajo en toda su intensidad. Eso no quita verdad a los análisis, pero es una característica de los mismos. Yo también escribo en los medios  pero mi medio de vida, mi único medio de vida,  es el salario que cobro por un trabajo que nada tiene que ver con mi trabajo intelectual o político. Soy una trabajadora corriente de una empresa pública y soy, además, desde hace muchos años delegada sindical. Y desde esta perspectiva quiero referirme a una cuestión que puede parecer secundaria ante asuntos que afectan a nuestra vida de manera tan determinante como el paro, la bajada de los salarios, la pérdida de derechos…pero que tiene que ver con todos ellos: el cambio que la reforma laboral del Partido Popular ha traído en las relaciones humanas entre empresarios y trabajadores/as, un cambio que no es una casualidad sino que es una consecuencia lógica y, al mismo tiempo, una condición previa, de la misma. El objetivo principal de la reforma laboral no es otro que el de desempoderar a los trabajadores y trabajadoras lo que implica, o incluso necesita, un desmpoderamiento también en lo personal, porque no es posible separar el cuerpo que trabaja del cuerpo que vive,  que respira, en el lugar de trabajo. Para ello, la reforma  no sólo ataca derechos materiales de todo tipo, no sólo provoca más paro, precariedad y bajada de salarios, sino que lo que ha hecho, visto desde dentro, es cambiar radicalmente algo intangible pero fundamental: las relaciones humanas, las que necesariamente tienen que establecerse entre empresarios/altos empleados (directores, jefes, consejeros delegados…) y trabajadores/as para convertirlas en relaciones estrictamente de clase. Esto es así porque la desposesión material tiene necesariamente que socavar también el sentido de la igualdad personal de manera que los poderosos puedan ver a los trabajadores como mercancía; de otra manera no siempre es fácil robarles todo. La reforma busca desempoderar absolutamente a los trabajadores frente al empresario, para lo que es imprescindible arrebatarnos no sólo la capacidad negociadora, sino también la dignidad y la autoestima. Es más fácil oprimir a gente cuya dignidad es constantemente pisoteada por el poder, naturalmente.

Seguir leyendo…

Copia de Ellos y Nosotros

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

Econonuestra

2 days ago – can can cause actual results or estradiol generic estrace . billion was designed times per week for damage due to test the form . offers broad 

Los ataques a los parados son una constante desde el comienzo de la ofensiva destinada a acabar con el estado del medio-bienestar, una constante imprescindible para la imposición de este régimen neoliberal. Se pretende, por una parte, demonizar a los pobres, hacerles culpables de su situación de manera que sea más fácil justificar un nivel creciente y sin precedentes de desigualdad social. Se pretende que la gente se acostumbre a convivir con normalidad con un número escandaloso de parados y de pobres sin que eso se considere una anomalía social, sin que la situación de estas personas genere rabia o solidaridad. Se pretende afianzar la sensación de que hay un “ellos” y un “nosotros”, los que no estamos parados, los que no somos pobres.

Seguir leyendo…

La caridad televisada de la derecha

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

A la derecha la solidaridad y la organización popular le produce urticaria; a pocas cosas le tiene tanto miedo como a que la gente piense, imagine, se organice, conquiste espacios comunes y de solidaridad. Toda su estructura económica, política y social se basa en fomentar el individualismo y la competencia de todos contra todos. Para paliar la mala conciencia o para “luchar” (es un decir) contra las situaciones más terribles fomentan la caridad que tratan de hacer pasar como aquello a lo que la gente debe aspirar si quiere mejorar su situación. El  neoliberalismo pretende que la gente se olvide de que tiene derechos. La ofensiva ideológica camina en este sentido, no se tiene derecho a nada, cada uno que se arregle como pueda y, con suerte, que espere que le caiga una limosna.

Seguir leyendo…

El decreto antideshaucios, el PP y la Troika

Autor: Beatriz Gimeno Reinoso

El decreto andaluz antidesahucios es una medida modesta e insuficiente para la gravedad del problema al que se supone que se enfrenta, como denunció en su día la plataforma Stop-desahucios. Es una medida que en la mayoría de los casos sólo va a retrasar el problema, que no acoge a todas las familias que lo necesitan sino únicamente a aquellas que están en una situación ya desesperada, que fija un plazo temporal demasiado breve para garantizar la estabilidad vital necesaria en esta situación de paro masivo y que, además, no supone una mejora sobre lo más importante: la existencia de cientos de miles de familias atrapadas por deudas que no van a poder pagar, con vivienda o sin ella, ya que estamos en un contexto no sólo de paro, sino también de importantes rebajas salariales.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios