Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

La antigravedad del bitcoin (IX): Conclusiones

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Cerramos la serie “La antigravedad del bitcoin”. Puede encontrar el documento completo para descargar en este enlace.

En esta serie hemos planteado dos preguntas: La primera ¿es el bitcoin una burbuja? Definiendo burbuja como lo hemos hecho, la pregunta anterior es equivalente a esta otra ¿Existe en la dinámica interna del bitcoin un mecanismo que garantiza su estallido?

La segunda pregunta es: ¿cuál será el papel probable que va a jugar el bitcoin en las economías futuras?

A la primera pregunta hemos aventurado la siguiente respuesta: El activo “bitcoin” es un caso especial en el que el valor fundamental y el precio en dólares se identifican, se mueven paralelamente. Por lo tanto, no existe el mecanismo de frenado –que se activa en las burbujas clásicas cuando el precio se aleja desmesuradamente del valor fundamental– que inhibe su ascenso primero y provoca al final su estallido. El precio del bitcoin podría experimentar caídas bruscas, pero para ello es preciso que actúe un evento externo que modifique las expectativas alcistas existentes en ese momento. Lo que suceda en este caso dependerá del peso que tengan los especuladores cuyas expectativas se modifican y realimentan por descensos del precio de corta duración en el total de los propietarios de bitcoins? Si su peso es pequeño, cuando hayan vendido todos, el precio se estabilizará y se producirá el rebote. Además, los que se planteen vender se harán el razonamiento de que, si el bitcoin fuese nitroglicerina inestable, ya habría tenido chispazos-oportunidades que le habrían permitido deflagrar y no lo ha hecho. Al bitcoin, como a los humanos, los golpes que no le derrumban le hacen más fuerte.

A la segunda pregunta, la respuesta sería: La elevación continua del precio del bitcoin, que suponemos, le hace incapaz de sustituir a las monedas convencionales en la mayor parte de las tareas importantes que éstas desempeñan. Veamos. Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VIII): Nueva visita a la cooperativa

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

“¿Se hacen ricos los miembros fundadores de la cooperativa?” Con esta pregunta comencé la entrevista a uno de sus ex-miembros conocido como autor de notables relatos de ciencia ficción, saboreando una de esas cervezas artesanas que están ahora de moda en Madrid.

“Para responderte a esta pregunta aclaremos antes algunos puntos”, comenzó:

“Cuando se funda la cooperativa y se repartieron los babycoins ninguno de sus miembros resultó beneficiado porque, aunque cada babycoin recibido incorpora un derecho para quien lo recibe sobre los otros miembros, los recibidos por éstos comportan un derecho frente a él.

Se supone que cuando un miembro del grupo de los veteranos abandona la cooperativa tiene que devolver la misma cantidad de babycoins que recibió. Si la abandonase habiendo gastado todos sus babycoins se iría con la ventaja de haber recibido más cuidados de otros miembros que los que él prestó. Abandonar la mesa de juego cuando se va ganando no resulta elegante.

Sin embargo, cuando ingresa un miembro nuevo en la cooperativa, si –como  se estableció al fundarla, no recibe babycoins y tiene que obtenerlos comprándolos con dólares o bien prestando cuidados iniciales antes de recibirlos– parece razonable  que, cuando la abandone, lo haga habiendo gastado todos sus babycoins, lo que garantiza también que ha prestado y recibido cuidados en la misma medida.

Pero el efecto que produce su entrada de reducir el precio de la noche en babycoins, beneficiando a los veteranos –que mantienen sus babycoinsiniciales o  bien los han vendido por dólares–, se convertirá en el efecto contrario cuando la abandonen. Es decir, que el efecto neto positivo sobre los veteranos del ingreso de un nuevo miembro se compensa con un efecto inverso e igual cuando la abandona.

Por tanto, podríamos decir que el enriquecimiento de los veteranos por el aflujo de nuevos miembros es provisional o, lo que es lo mismo, que el patrimonio o capital colectivo de los veteranos solo crece mientras está creciendo el número de miembros nuevos y que, cuando algún día se disuelva la cooperativa, su riqueza final será idéntica a la inicial. Su beneficio a lo largo de la vida de la cooperativa habrá sido cero.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VII): La cooperativa del cuidado de bebés y el bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Un grupo de parejas jóvenes en período de crianza de su prole forman una cooperativa para que cada una de ellas cuide a los hijos de otra cuando ésta, en un fin de semana, decida liberarse de sus tareas materno-paternas y salir a cenar.

Se establece un sistema por el cual cuando una pareja cuida a los hijos de otra recibe de ésta un vale nominado en babycoins, que servirá a la pareja cuidadora para pagar a otra cuando ella, a su vez, decida salir por la noche.

Inicialmente, la cooperativa la crearon 20 parejas y en el momento de su fundación se repartieron 6 vales de un babycoin por pareja. Es decir, que el fondo inicial de la cooperativa fue de 120 babycoins.

A la dirección de la cooperativa le pareció razonable que cada pareja cobrara y pagara aproximadamente 3 babycoins por noche. A ese precio, cada pareja tenía inicialmente una reserva de babycoins para salir dos noches sin cuidar niños de otras parejas. Pero las parejas deseaban una cantidad mayor de babycoins para estar seguras de no tener que perderse salidas irrenunciables. Para aumentar el número de babycoins de reserva, aplazaron sus salidas y ofrecieron sus cuidados a otras parejas. Todas las parejas ofrecían cuidados y ninguna los solicitaba. La cooperativa parecía abocada al fracaso.

Pero el exceso de oferta de cuidados para acumular babycoins provocó que descendiese el precio en babycoins por una noche de cuidados de 3 a 2 babycoins. Este descenso permitió que cada pareja tuviese acumulados, por término medio, babycoins para asegurarse tres noches de salida. Fue en el momento en que lograron acumular reservas suficientes cuando las parejas comenzaron a salir y a producirse el intercambio de cuidados. La cooperativa empezó a funcionar. El precio en babycoins fue el necesario para que, con el fondo inicial, cada pareja lograse la reserva de babycoins que garantizaba tres noches de salida.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VI): Inquietantes simetrias

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

El aumento del precio en dólares del bitcoin supone un incremento de su poder adquisitivo en términos de bienes, ya que la pérdida de valor del dólar –el 2% de la inflación habitual– resulta insignificante frente al ascenso del bitcoin.

Dicho esto, queremos argumentar que el comportamiento del bitcoin es simétrico al de la moneda de cualquier país que experimenta un proceso de hiperinflación. En este caso, –hiperinflación– se produce una huida del dinero porque éste no es capaz de mantener su valor real –su poder adquisitivo– y en el caso del bitcoin se produce una huida hacia ese tipo concreto de –llamémosle– dinero porque experimenta un incremento fulgurante de su precio en dólares y de su valor en bienes.

La hiperinflación suele iniciarse –y solo se mantiene– porque el banco central del país que la padece incrementa su oferta monetaria –normalmente para financiar déficits públicos crecientes– a un ritmo superior al que crece la renta real del país. Pero los precios se elevan no solo por el crecimiento excesivo de la oferta monetaria sino también porque los individuos reducen sus tenencias de dinero líquido para eludir las pérdidas que sobre esa parte de su riqueza –los activos líquidos– imponen las elevaciones de precios.

El bitcoin se eleva en dólares porque el crecimiento programado de su oferta es limitado e inferior al crecimiento de su demanda para financiar transacciones. Pero tampoco lo hace solo por este motivo sino, además, porque los agentes económicos procuran acumularlo, dado que su valor crece en el tiempo. No solo es un depósito solvente de valor, sino que lo acrecienta.

Si la liquidez que desean mantener los individuos en los procesos de inflación aguda depende inversamente de la tasa de inflación esperada, la liquidez que se desea mantener en bitcoins depende directamente de la variable contraria, de la tasa de crecimiento esperada de su valor en dólares que, repetimos, equivale al incremento de su valor en bienes.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (V): Dinámicas del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Hasta el momento, en los anteriores artículos, hemos analizado: (i) el nacimiento del bitcoin, (ii) los mecanismos mediante los que se forman las burbujas(iii) la configuración del valor fundamental del bitcoin(iv) el papel de la ley de Gresham. El presente artículo lo dedicamos a la evolución de su precio.

En la dinámica del precio del bitcoin podemos diferenciar dos fuerzas que se superponen: una elevación tendencial y un mecanismo especulativo.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (IV): La ley de Gresham y el futuro del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

La ley de Gresham se enuncia de forma taxativa así: la mala moneda desplaza a la buena. Esto significa que, si un agente económico tiene la posibilidad de pagar con dos monedas que tienen el mismo valor facial pero cuyo valor metálico difiere, pagará con la que posee el menor valor metálico, retendrá la que lo tiene mayor y, cuando esta conducta se generaliza, la buena monedad acabará desapareciendo de la circulación. Ajustándose a esta lógica se explica que las monedas de plata españolas de 100 pesetas desapareciesen de la circulación cuando el valor de su peso en plata superó las 100 pesetas.

En nuestro caso, deberemos calificar como moneda buena al bitcoin y como moneda mala al dólar o a cualquiera de las otras monedas normales. La razón es que un bitcoin vale cada vez más dólares, y como esta moneda mantiene su capacidad adquisitiva aproximadamente constante en términos de bienes, el bitcoin no solo mantiene su valor real, su poder adquisitivo, sino que lo incrementa.

¿Deberemos considerar, por tanto, que el bitcoin es una supermoneda? Argumentaremos que un aumento continuo del precio del bitcoin en dólares lo incapacita para cumplir satisfactoriamente varias de las funciones esenciales que una moneda debe desempeñar. Veamos:

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (III): El valor fundamental del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

En el anterior artículo presentamos la definición del valor fundamental de un activo y concluíamos que el precio del bitcoin no se derrumbará de forma inevitable ya que, en su caso, no existe el mecanismo de frenado propio de las burbujas habituales. En este caso, el precio en el mercado del activo y su valor fundamental se mueven a la par y todo incremento del precio eleva en la misma cuantía el valor fundamental del activo. El presente artículo lo dedicamos al desarrollo de esta idea.

El valor fundamental del bitcoin debe determinarse cuantificando las ventajas que ofrece como instrumento: a) para materializar transacciones y b) para constituirse en reserva de valor.

  1. Las ventajas para realizar transacciones respecto a las que otra moneda pueda ofrecer dependen, a su vez, de los dos factores siguientes: 1) Del precio en otra moneda, por ejemplo, en dólares del bitcoin. Un bitcoin que duplica su precio en dólares duplica la cuantía de las transacciones que puede vehicular. 2) De las ventajas diferenciales (opacidad, ausencia de intermediarios, rapidez, posibilidad de eludir impuestos) respecto a las monedas normales. Si suponemos que estas características no van a desaparecer o a reducirse por las intervenciones de los gobiernos, las ventajas del bitcoin para realizar transacciones crecen proporcionalmente con su precio.
  2. La capacidad del bitcoin para acumular valor o incrementarlo depende positivamente de su precio en dólares. Porque las variaciones de precio que experimenta el bitcoin dependerán del valor ya alcanzado. Preservará el valor en la misma medida un bitcoin cuando vale 1.000 dólares que cuando vale 100 dólares porque es razonable suponer que las variaciones de su precio en dólares en ambos sentidos serán diez veces superiores cuando vale 1.000 dólares que cuando vale 100 dólares.

Por lo tanto, por los dos argumentos expuestos, cuando el precio en dólares de un bitcoin se duplica también lo hacen las ventajas totales de su posesión, es decir, se duplica su valor fundamental. El valor del bitcoin sigue a su precio como la sombra al cuerpo.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (II): ¿Qué es una burbuja?

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

En el anterior artículo presentamos nuestro planteamiento inicial junto con algunos datos del nacimiento del bitcoin y su evolución. Concluimos con la presentación del debate existente en torno al valor del bitcoin, en el que algunos autores sitúan el valor de la criptomoeda alrededor de los 50.000 dólares, mientras que, para otros carece de valor. Para introducir el presente artículo comenzamos exponiendo algunas respuestas ofrecidas por Robert Shiller, premio nobel en economía, en la entrevista “Three Questions: Prof. Robert Shiller on Bitcoin” acerca de la posibilidad de la existencia de una burbuja en el mercado de bitcoins. Traducimos.

¿Le parece a usted que el bitcoin es una burbuja? ¿Por qué?

El bitcoin es el mejor ejemplo actual de una burbuja especulativa, al menos como yo defino una burbuja. En mi libro “Exuberancia irracional” de 2005 definí una burbuja como “una situación en la que las noticias sobre los incrementos de precios despiertan el entusiasmo inversor, que se difunde por contagio psicológico de una persona a otra en un proceso de historias amplificadas que podrían justificar los incrementos de precios y que atraen a una clase inversores cada vez más amplia que, a pesar de las dudas sobre el valor real de la inversión, están motivados en parte por la envidia del éxito de los otros y en parte por la euforia de los jugadores.” Muchos investigadores encontrarían está definición inviable porque incluye términos psicológicos. Pero el comportamiento del bitcoin se ajusta claramente a esta definición. En 2013, en la oleada inicial de entusiasmo por el bitcoin y ahora, tras el colapso temporal del bitcoin, de nuevo en 2017.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (I): Planteamiento inicial

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Este es el primer artículo correspondiente a la serie “La antigravedad del bitcoin” donde, con el objetivo de ofrecer visiones alternativas, analizaremos el surgimiento de la criptomoneda, su evolución y dinámica, e indagaremos en el papel futuro que puede tener en la economía.

Planteamiento inicial

En el momento actual, el bitcoin es lo que podríamos denominar una moneda de tránsito. Los individuos obtienen rentas nominadas en dólares o en otras monedas convencionales, compran con ellas bitcoins, los retienen o los utilizan para realizar transacciones y quienes las reciben, aunque pueden también retenerlos provisionalmente, acabarán convirtiéndolos de nuevo en dólares para acudir con ellos al mercado. Este esquema se justifica porque no existe de forma generalizada ni percepción de rentas en bitcoins ni bienes y servicios cuyos precios estén fijados en esta moneda.

Con este punto de partida, la evolución del precio del bitcoin en dólares, que es determinado por las decisiones de los agentes económicos y, a su vez, determina estas decisiones, es la variable fundamental para entender el papel que juega –y predecir el que va a jugar en el futuro– en las economías actuales.

Una opinión muy difundida es que el comportamiento del bitcoin se ajusta a la evolución típica de una burbuja especulativa y que su rápido ascenso tendrá un abrupto final. Nuestra posición sobre este punto es que el bitcoin no se comporta como lo hacen las burbujas especulativas clásicas. En concreto, que el proceso especulativo, que es la principal causa de su fulminante crecimiento, no activa, como sucede en estas burbujas, un mecanismo interno que acaba provocando el colapso.

Esta idea sobre el futuro de su cotización es menos pesimista que la que difunden los augures del desastre y más pesimista, respecto a la importancia de su papel futuro en las economías de mercado, que las que proclaman sus entusiastas defensores. En efecto, un crecimiento rápido y continuo del precio del bitcoin en dólares lo incapacita para que instrumente de forma satisfactoria las tareas que una moneda debe cumplir en una economía de mercado.

La explicación que sigue, improvisada y provisional, ha eludido de forma premeditada adentrarse en la complejidad de los procesos criptográficos e informáticos de su generación y funcionamiento. Única justificación: la ignorancia del que esto escribe. De lo que no se sabe es mejor callar.

Para nosotros, el bitcoin es una moneda virtual que se “emite” a un ritmo decreciente –que acabará haciéndose nulo– y que ofrece ciertas ventajas respecto a las monedas convencionales, permitiendo transacciones opacas, ausencia de intermediarios, rapidez, seguridad, etc. Razonaremos aceptando que estas características van a mantenerse en el futuro.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: