Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Diploma UCM de Análisis Marxista, novena edición (2018-19): Matrícula Abierta

Autor: Xabier Arrizabalo Montoro

Diploma Oficial de la Universidad Complutense de Madrid
Programa de Formación Continua


Novena edición, curso 2018-2019


Análisis crítico de la economía capitalista
(El método marxista y su aplicación al estudio de la economía mundial actual)


Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales

Director del curso: Profesor Dr. Xabier Arrizabalo Montoro

Profesorado: principalmente de la Universidad Complutense de Madrid, pero también de otras universidades y centros de investigación

Contenido del curso: estudio detallado de la economía mundial actual a la luz del análisis económico marxista. Para desarrollarlo de la forma más rigurosa y, a la vez, accesible, se ocupa sucesivamente de los fundamentos metodológicos y teóricos de la formulación original, de sus desarrollos posteriores, de las técnicas de análisis y, en lo que constituye el grueso del curso, del análisis empírico de la economía mundial, particularizándola en algunos estudios de caso especialmente relevantes y, muy señaladamente, en la experiencia reciente de la economía española en el contexto de su inserción en la Unión Europea.

Título obtenido: Certificado del Diploma de Formación Continua de la Universidad Complutense de Madrid “Análisis crítico de la economía capitalista”

Fecha de realización: del martes 12 de marzo al jueves 27 de junio de 2019

Horario presencial: lunes, martes y jueves de 6 a 9 de la tarde

Seguir leyendo…

Karl Polanyi en Pekín. Perspectivas para el conflicto Estados Unidos-China

Autor: Ricardo Molero Simarro

La U

La batalla comercial declarada por Donald Trump a China ha generado inquietud sobre la posibilidad de que se convierta en el primer episodio de un conflicto abierto entre Estados Unidos y el país asiático. Durante las últimas décadas la relación entre las clases dirigentes de ambos países ha sido de carácter simbiótico. Sin embargo, las crecientes contradicciones de los procesos de acumulación de ambas economías podrían acabar provocando una guerra por la hegemonía mundial.

Como es bien conocido, el proceso de apertura externa de la economía china fue aprovechado por las empresas transnacionales estadounidenses para trasladar parte de sus fábricas al país asiático. Gracias, entre otros factores, a esa entrada masiva de inversiones extranjeras, China se pudo convertir en “la fábrica del mundo”. La extensa explotación laboral de su fuerza de trabajo (principalmente, migrantes rurales) multiplicó las desigualdades internas. Igualmente, el proceso de deslocalización de la industria estadounidense provocó destrucción de empleo y contracción de los salarios del sector. En conjunto, el emergente empresariado chino pasó a compartir intereses con el capital norteamericano. A nivel macroeconómico esa simbiosis se tradujo en una dependencia mutua entre los dos países: mientras que China dependía de EEUU como su principal mercado de exportación, Estados Unidos necesitaba a China como financiador de su doble déficit, externo y fiscal, vía reciclaje de los superávit comerciales chinos en bonos del gobierno norteamericano. El discurso del conflicto entre ellos escondía una alianza entre el partido-estado chino y la democracia capitalista estadounidense.

El estallido de la crisis financiera global pareció poner en riesgo esa relación, pero los pilares de la misma se han sostenido hasta que, casi una década después, Trump entró en la Casa Blanca. Durante ese tiempo, China ha evitado caer en la recesión gracias a un plan de estímulo fiscal y monetario que compensó la reducción de sus exportaciones. Por su parte, debido también a lo más acertado de sus políticas monetarias y hasta cierto punto fiscales, Estados Unidos logró superar la crisis antes que la Unión Europea. Sin embargo, el estancamiento de los salarios, junto con la secular insuficiencia de la protección social estadounidense han impedido que la recuperación económica se haya visto acompañada de una reducción de los problemas de exclusión presentes en el país norteamericano. Esto ha ayudado a nutrir el caldo de cultivo que llevó a Trump a la presidencia y que está empujando su política exterior, la cual ha tomado a China como uno de sus chivos expiatorios preferidos.

Ya en 2007 el economista Giovanni Arrighi centró su última gran obra en explorar la posibilidad de un conflicto entre Estados Unidos y China. Con el provocador título de Adam Smith en Pekín: Orígenes y fundamentos del siglo XXI (Akal, 2007), Arrighi defendía que la particular expansión de las relaciones mercantiles en China (parcialmente al margen de la lógica del lucro; de carácter trabajo-intensiva; y evitando la tendencia imperialista seguida anteriormente por las potencias occidentales) crearía la oportunidad para una coexistencia pacífica entre el país hegemónico en decadencia (Estados Unidos), que conservaría su poder militar, y el país en ascenso (China), que se haría con el poder económico.

Seguir leyendo...

Huawei y la lucha por la conectividad del futuro

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

El Salto

La detención, el pasado 2 de diciembre, en Canadá de Meng Wanzhou, directora financiera de la tecnológica china Huawei, además de una de las hijas del fundador de la empresa, Reng Zengfei, acusada de ayudar a Huawei a soslayar las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Irán, ha impactado fuertemente a la opinión pública. Meng, que ha sido puesta en libertad condicional, podría ser extraditada a Estados Unidos y condenada a penas de hasta 30 años de cárcel.

Es evidente que dicha detención está estrechamente relacionada con la guerra comercial desatada por Donald Trump contra China. Incluso el propio presidente norteamericano lanzó a la red un tuit, poco después del arresto, en el que venía a afirmar que un arreglo pactado del conflicto comercial contribuiría al archivo de la causa contra Meng Wanzhou, saltándose ostensiblemente todo concepto de legalidad y de separación de poderes. Es de resaltar que los aranceles norteamericanos impuestos a los productos chinos en los últimos meses se han centrado fundamentalmente en la tecnología para tratar de frenar toda posibilidad de que sea el gigante asiático quien comande la entrada en la llamada “Cuarta Revolución Industrial”. El caso de Huawei, en efecto, es una clara muestra de las crecientes tensiones entre las potencias globales que acompañan al desarrollo tecnológico de nuestros días.

China, en estos momentos, registra más patentes industriales anualmente que los Estados Unidos. Una gran transformación tecnológica, pero también en la geopolítica global, está a las puertas. Huawei, además, es una pieza clave en este teatro de operaciones en el que se dirime la arquitectura global de la infraestructura tecnológica del futuro. La clave está en el llamado 5G. La inminente llegada de las redes de conectividad 5G va a impactar en las economías industrializadas en mucha mayor medida que las tecnologías anteriores. No se trata de una simple versión actualizada y mejorada del actual 4G. El 5G aportará muchas características que determinarán que su impacto global sea exponencialmente mayor que sus antecesores. Además de aumentar enormemente la capacidad de transmisión de datos, llegando hasta los 10 gigabits por segundo en sus versiones más avanzadas, el 5G mejorará de forma disruptiva dos aspectos esenciales: la latencia (la velocidad de respuesta de la red a una interacción) y la capacidad para conectar miles de objetos simultáneamente.

Seguir leyendo…

Postales de fin de año (Cuaderno de postcrisis: 14)

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

De lo global…

Acaba el año con nuevas incertidumbres en las bolsas. Aunque las bolsas son el espacio financiero-especulativo por excelencia, lo cierto es que casi todas las grandes crisis se manifiestan en primer lugar allí. Es difícil saber hasta qué punto se trata de un terremoto local de corto alcance o del avance de un nuevo cataclismo. Los grandes centros de predicción piden calma, aseguran que “los fundamentales” (o sea sus modelos teóricos) solo indican un desaceleración del crecimiento. Pero si algo aprendimos de la crisis de 2008 es que estos modelos suelen ignorar elementos cruciales de la vida económica y fallaron estrepitosamente en la crisis anterior. Tampoco hay evidencia de que hayan sido sustancialmente cambiados en los últimos años. La mayoría de economistas que anunciaron el posible desastre y ofrecieron interpretaciones teóricas convincentes siguen en la periferia del mundo académico.

Y es que cambiar el sistema a fondo implicaba introducir transformaciones radicales en el sistema financiero. Y más bien se hizo lo contrario. Apuntalarlo con una política monetaria heterodoxa que dio a los grandes bancos dosis inmensas de liquidez que les permitieron tapar sus agujeros y evitar la quiebra. Una política que ha tenido diferentes efectos colaterales que ahora podrían volver a pasar factura. Como un crecimiento de la deuda global que, como explicó Steve Keen, durante un período puede provocar sensación de estabilidad, pero a largo plazo puede generar otra crisis de la deuda. Y si esta se produce podemos entrar en una situación insospechada, puesto que la expansión monetaria anterior se trata de una respuesta posiblemente irrepetible. (Buena cosa sería que todos los grupos de economistas alternativos se pusieran a pensar en ofrecer una propuesta para que fuerzas de izquierda y movimientos sociales tuvieran una respuesta más contundente y clara que la ocurrida en 2008). Con la deuda, además, han vuelto a crecer los activos especulativos seguramente sobre nuevas modalidades (aunque en el plano local ha renacido la emisión de cédulas hipotecarias, que fue uno de los instrumentos tóxicos que protagonizaron el anterior “crack”). Pero, al mismo tiempo que obtenían liquidez, los bancos han presenciado una caída del nivel de intereses de tal magnitud que afecta a su propia rentabilidad. Como ha recordado en un sugerente libro James K. Galbraith (El fin de la normalidad. La gran crisis y el futuro del crecimiento, Traficantes de Sueños, Madrid, 2018) los bancos actuales son inmensas estructuras con un elevado coste de mantenimiento, y la pérdida de márgenes afecta gravemente a su rentabilidad. Por ahí pueden apuntarse movimientos que una vez más desestabilicen al sistema.

Seguir leyendo…

Economía sin frenos: de inercias, lobbies y demandas pseudo-igualitarias (Cuaderno postcrisis: 12)

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

De nuevo estamos inmersos en una dinámica que parece incontrolable. Cada día nos anuncian que estamos ante un cambio tecnológico imparable. Las finanzas vuelven a estar fuera de control (hasta el ortodoxo FMI da alguna señal de aviso al respecto). La especulación inmobiliaria a escala internacional azota a las grandes ciudades del mundo. Y, pese a los cada vez más alarmantes informes sobre el cambio climático, la dinámica depredadora no se detiene. En el plano local, la combinación de especulación con el suelo y la vivienda, el turismo de masas y las nuevas formas de distribución están remodelando el espacio urbano sin que nadie sea, por el momento, capaz de cambiar en serio sus lógicas depredadoras.

Estamos ante dinámicas económicas que conducen al desastre ecológico y social. Y que constituyen una parte del contexto sobre el que florecen respuestas reaccionarias que no harán más que realimentar los problemas. Sin duda hay que pensar en respuestas, pero primero hay que hacer el diagnóstico. Evidentemente, cada cuestión tiene sus especificidades y requiere ser analizada en concreto. Pero considero que, en todas ellas, y especialmente en la cuestión ambiental, actúan elementos comunes que me parece útil destacar.

Seguir leyendo…

El dinero detrás de Trump y la Revolución Conservadora

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Revista Crisis

Las recientes elecciones de medio mandato en Estados Unidos han colocado a Donald Trump y el universo ultraderechista de la alt right (derecha alternativa) que le apoya ante su primera gran prueba de fuego. Trump ha conseguido pasar la misma, aún constreñido por la pérdida de la mayoría en la Cámara de Representantes, sin ver mermada gran parte de su base electoral, conformada por una gran cantidad de voto rural, así como por la hegemonía electoral en los Estados más tradicionales y conservadores.

Se ha hablado mucho sobre las razones sociológicas y psicológicas del éxito de Donald Trump en las últimas elecciones norteamericanas, así como del ascenso de la ultraderecha, construida a la imagen y semejanza de la alt right norteamericana en otros lugares como Italia o Brasil. Es indudable la importancia al respecto de la situación de crisis general del sistema capitalista y sus efectos generadores de incertidumbre en grandes capas de la clase media o de la clase obrera industrial mas tradicional. Amplios sectores de las clases populares, acosados por una nueva miseria en expansión, buscan una salida ensayando el voto a nuevos proyectos, sin saber muy bien cuál pudiera ser el resultado. La despolitización general y los errores de la izquierda hacen aparecer como viables caminos que en otros momentos hubieran resultado impensables. En todo caso (y como han demostrado las elecciones de medio mandato en Estados Unidos) este voto del descontento no tiene por qué ser fiel a ningún proyecto en concreto. Los fuertes bandazos electorales de las multitudes que no ven una salida plausible a una crisis cuya existencia incluso se niega por parte de las élites, van a ser cada vez más comunes, en tanto no aparezca una alternativa real y auto-organizada al caos creciente del Capital.

Sin embargo, se ha hablado menos de los fuertes intereses económicos oligárquicos existentes tras la nueva oleada ultraderechista que recorre el mundo. Se nos dice que Trump expresa un descontento latente y sin cauces reales que transitar. Nada se nos dice de los enormes flujos financieros, provenientes directamente de una parte de las élites globales, que han sostenido sus campañas o que han nutrido la Revolución Conservadora global de las últimas décadas, generando la base social para sus discursos.

Seguir leyendo…

El eterno retorno de la fragilidad financiera

Autor: Nacho Álvarez Peralta

El País

Los propósitos enunciados por Sarkozy para “refundar” el capitalismo se quedaron en humo. Al contrario, la política económica se ha afanado en apuntalar los pilares del neoliberalismo: la libre movilidad de capitales continúa siendo el sancta sanctorum, la liquidez de los mercados financieros sigue resultando excesiva y permanece la opacidad de los títulos derivados. Tampoco se ha desarrollado una regulación efectiva para embridar la expansión del crédito.

Cierto es que la política de expansión cuantitativa de los bancos centrales frenó un desplome financiero aún mayor, pero a costa de una fuerte expansión de la liquidez y de la sobrevaloración de activos de renta fija y variable. El potencial desestabilizador que se ha acumulado es notable.

La situación hoy sería muy distinta si, aprovechando el margen que daba esta política monetaria, se hubiesen aplicado medidas en la dirección señalada por Reinhart y Rogoff, profesores de Harvard. Se trataba de controlar los ciclos crediticios y de propiciar un intenso desendeudamiento global a través de reestructuraciones de deuda, inflación moderada y “represión financiera”.

Sin embargo, la crisis de 2007 no produjo los cambios que sobrevinieron a la crisis de 1929. No hubo cambio de paradigma intelectual, y la orientación liberal de la política económica ha seguido imponiéndose. Como consecuencia, hemos dejado que sea el propio mercado quien haga la digestión de las pesadas deudas contraídas, cargando todo el ajuste sobre los deudores. Cuando el Estado ha intervenido ha sido para socializar las pérdidas de las entidades financieras y quedarse con los activos tóxicos que el mercado no quería, salvando a los acreedores de sus operaciones fallidas.

Seguir leyendo…

II Jornadas del Observatorio de Desigualdad de Andalucía (21 y 22 de febrero; C.C. Las Sirenas, Sevilla)

Autor: OBSERVATORIO DESIGUALDAD ANDALUCIA

Los próximos 21 y 22 de febrero, en C.C. Las Sirenas, en Sevilla, tendrán lugar las II Jornadas del Observatorio de Desigualdad de Andalucía, en las que hablaremos de desigualdades en la infancia, desigualdades en Andalucía o la desigualdad en el arte, el cine y la pintura, entre otros temas. Si estás interesado o interesada, no dudes en inscribirte en http://bit.ly/2EJfuT3.

Caídas en los mercados: ¿ligero resfriado o enfermedad terminal?

Autor: Isidro López

Es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero si no es este, será el siguiente.

Sao Paulo Bolsa

Las caídas de la bolsa de Wall Street de anoche, que muy posiblemente se van a repetir hoy, seguidas de las réplicas en las bolsas de Asia y Europa, están haciendo pedazos lo que hasta ayer era un panorama de placidez autocomplaciente en el que los políticos y financieros de todo el mundo no han parado de congratularse de algo a lo que han decidido llamar “recuperación económica”. No podemos sino estar de acuerdo en que llamarlo “intervención masiva y constante de los bancos centrales para evitar una nueva recesión” resultaba menos sexy. Pero mucho nos tememos que esto es lo que ha sucedido en realidad.

Aún es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero desde luego hay motivos para pensar que si no es este estallido será el siguiente el que haga saltar las endebles costuras de nuestro actual modelo económico y social.

Durante los últimos cuatro años, los bancos centrales de todos los países capitalistas han acometido unas políticas de expansión monetaria —han abierto el grifo del dinero— para inundar de liquidez a los mercados financieros y generar un ciclo de rentabilidad que, sobre todo en el caso de Europa, alejase temporalmente a los agentes financieros de la presión sobre los bonos de deuda pública de los países del sur y los acercase a las operaciones con acciones y bonos privados.

Una política de tipos de interés cercanos a cero ha apuntalado esta riada de dinero hacia los mercados financieros. Pero los problemas han persistido en otro lugar: la producción. Toda esta arquitectura financiera para salvar a los mercados de sí mismos se ha encontrado con las mismas dificultades con las que se ha venido topando desde hace dos décadas, los ciclos productivos tienen gigantescos problemas de rentabilidad que no hacen sino agravarse con las políticas de contención y ataque a los salarios en prácticamente todo el mundo.

Seguir leyendo…

Los mercados reciben con un flash crash al presidente de la FED nombrado por Trump

Autor: Marta Luengo

El Salto

Los mercados expresan su temor el primer día del mandato de Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal. Las tensiones inflacionistas podrían estar detrás del pánico que provocó la caída exprés del parqué neoyorquino.

Jerome Powell Reserva Federal estadounidense FED
Jerome Powell juraba el cargo como presidente de la Reserva Federal estadounidense. Foto: Federal Reserve
Jerome Powell asumía este lunes el cargo de presidente de la Reserva Federal estadounidense (FED), la institución que hace las veces de banco central al otro lado del charco. Pero no debió pasar un fin de semana precisamente tranquilo en la víspera de su nombramiento: la semana anterior los mercados estadounidenses cerraron con bajadas en lo que se interpretaba como un inminente cambio de sentimiento. A las pocas horas de su juramento, el índice de referencia de la Bolsa de Nueva York sufrió un flash crash de más de 1.500 puntos.

El mandato de Janet Yellen expiraba el pasado día 3 de febrero tras la decisión de Donald Trump de relevarla a favor del primer banquero de inversión que ocupa la presidencia de la FED. Powell ya era gobernador en la FED y era una apuesta por mantener la línea establecida por su predecesora para volver a la normalidad en la política monetaria tras una dilatada época de bajos tipos de interés.

En diciembre de 2015, Yellen fue la encargada de comenzar la senda de sutiles subidas (en tandas de 0,25%) que han ido encareciendo el precio del dinero en Estados Unidos hasta ponerlo en la banda que va del 1,25% al 1,5%. En la eurozona Draghi, aunque sí ha comenzado a reducir las compras de deuda, no tiene pensado comenzar con la subida de tipos hasta 2019, lo que revela la diferencia de ritmo en el ciclo económico a un lado y otro del Atlántico.

Seguir leyendo…

Diploma Análisis marxista UCM: abierta la matrícula para la octava edición

Autor: Xabier Arrizabalo Montoro

Inscripción Curso 2016-2017

A partir del próximo 1 febrero tendrá lugar la octava edición del Diploma de Formación Continua de la Universidad Complutense de Madrid, titulado Análisis crítico del capitalismo (El método marxista y su aplicación al estudio de la economía capitalista mundial).

¡Ya está abierta la matriculación!

Seguir leyendo…

La izquierda española ante la globalización

Autor: Alberto Garzon Espinosa

Blog Economía para Pobres en Público.es

La expresión los árboles no dejan ver el bosque nos ayuda a entender qué le está pasando a la izquierda en España. Concentrados en el día a día de las noticias mediáticas, en las valoraciones trimestrales de los datos del paro o en las innumerables novedades que afloran sobre la corrupción política, apenas tenemos tiempo para pensar en el tablero de juego sobre el que hacemos política. Y lo cierto es que, desde la perspectiva española, es un panorama preocupante.

En los últimos años hemos asistido a la quiebra del bipartidismo, a una crisis institucional sin precedentes que ha incluido a la Casa Real y, en parte como consecuencia de ello, a una sucesión atípica de convocatorias electorales. Pero apenas hemos debatido sobre las causas de estos fenómenos, es decir, sobre la descomposición social que se está produciendo en nuestro país como consecuencia de la globalización económica.

A menudo las organizaciones políticas hacemos política como si nada hubiera cambiado desde 1978, año en el que se aprobó la Constitución. Y no me refiero a las formas políticas o a sus protagonistas, que evidentemente han mutado en estos cuarenta años. Me refiero a ese tablero de juego en el que se inserta España y que es el sistema-mundo económico. En 1978 España se incorporó, con todas sus insuficiencias, al mundo desarrollado de la democracia, el Estado Social y las modernas políticas públicas de redistribución de la renta. Pero lo hizo precisamente en un contexto internacional en el que ese mundo desarrollado ya iba en dirección contraria, con las políticas neoliberales tomando el control y con la globalización económica desplegando todas sus características.

Seguir leyendo…

Contradicciones y tensiones en la economía, el comercio y la política global en el nuevo número de la revista PAPELES – FUHEM Ecosocial

Autor: FUHEM ECOSOCIAL, Albert Recio Andreu, Jose Bellver Soroa, Lucia Vicent Valverde, Mario del Rosal y Santiago Alvarez Cantalapiedra

FUHEM Ecosocial publica un nuevo número de la revista PAPELES, titulada “¿Hacia una nueva era?”, para identificar los puntos de inflexión en la globalización económica y política de los últimos tiempos.

El pasado 18 de agosto Steve Bannon fue cesado como jefe de gabinete de la Administración Trump. Había llegado a La Casa Blanca tras su paso por Cambridge Analytica,  empresa que aupó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, gracias a la propaganda automatizada personalizada a una escala nunca antes conocida. Una máquina capaz de provocar grandes cambios en la opinión pública, tal y como explican los investigadores Berit Anderson y Brett Horvarth en “El ascenso de la máquina de armas propagandísticas de inteligencia artificial”, incluido en el ESPECIAL del último número de PAPELES.

La Introducción al número plantea la llegada de un nuevo tiempo repleto de contradicciones en el que nos adentramos de la mano de una globalización económica sin precedentes cuya manifestación más clara son las transformaciones ecológico-ambientales que la humanidad está provocando y que alteran la capacidad de La Tierra para sostener la vida humana tal y como la conocemos.

Seguir leyendo…

Seminario Internacional Globalización, trabajo y poder sindical. Experiencias e investigaciones sobre el terreno. Facultad Relaciones Laborales y Trabajo Social, UPV / EHU, 2-3 Oct 2017 (Leioa, Bizkaia)

Autor: CONSEJO REDACCION ECCE

Embedded

Programa Seminario Internacional Globalización, trabajo y poder sindical

EXPERIENCIAS E INVESTIGACIONES SOBRE EL TERRENO

2 y 3 de octubre de 2017

Organiza: Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social UPV/EHU. Consultoría Primero de Mayo y Manu Robles-Arangiz Institutoa

La evolución del mundo del trabajo y los tipos de ocupaciones, la internacionalización de la producción así como las características socio-demográficas de los trabajadores están erosionando la representatividad sindical.

Cuestiones a tratar:
 cómo los sindicatos se están adaptando a esos cambios
 cómo se están cambiando a sí mismos
 cómo se enfrentan al reto de las identidades colectivas
 qué nuevas formas de organización se están dotando
 qué recursos de poder disponen para enfrentar esos retos

2 de octubre – Lugar -  Auditorio Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación

9:30h. Presentación
9:45h. Melanie Dufour-Poirier: Jovenes y acción sindical
10:45h. Christian Levesque: recursos de poder para la renvación sindical
11:45h. Pausa-Café
12:15h. Adelheid Hege: comparativa de la negociación colectiva en Europa
13:00h. Christian Dufour: los fundamentos de la representación sindical
13:45h. Comida
15:30h. Presentación de las comunicaciones recibidas sobre investigaciones sindicales sobre el terreno

3 de octubre- Lugar- Auditorio Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación

9:30h. Melanie Dufour-Poirier y Crhistian Levesque: situación de la investigación sindical en Norteamérica
10:30h. Adelheid Hege y Christian Dufour: situación de la investigación sindical en Europa
11:15h. Pausa-café
11:45h. Beltrán Roca: situación de la investigación sindical en el Estado español

Seguir leyendo…

Desmitificando la globalización

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Quienes reivindican a capa y espada los beneficios de la globalización ponen el acento, sobre todo, en el mayor crecimiento asociado a la apertura e internacionalización de los procesos económicos; estos beneficios de producirían como consecuencia de la intensificación de la competencia, la profundización de los mercados, el acceso al conocimiento y la tecnología más avanzada y la movilidad internacional de los capitales, financieros y productivos. Siguiendo este razonamiento, cabría suponer que los años de más intensa globalización, en comparación con periodos previos, han dado lugar a un plus de crecimiento; asimismo, los países más comprometidos con los procesos de apertura externa habrán cosechado mejor balance en términos de crecimiento.

Desmitificando la globalización

Economía Política. Anticapitalistas en Podemos: Entrevista a Daniel Albarracín

Autor: Daniel Albarracin

Otra Mirada Social y Económica Es Posible

Este texto, realizado como entrevista por Brais Fernandez a su autor, forma parte del libro Anticapitalistas en Podemos. En este capítulo del libro Daniel Albarracín muestra la perspectiva del autor, miembro de Anticapitalistas, sobre la perspectiva económica necesaria para abordar los problemas políticos actuales. Para conocer aportaciones de enorme interés de la perspectiva política de Anticapitalistas, recomendamos la lectura del libro.

Crisis económica global y crítica de la economía política.

La explicación política reciente más común suele referirse a aspectos ligados al mundo de lo subjetivo para comprender lo que nos sucede. Crisis de confianza para unos, crisis de legitimidad y de régimen para otros. Ni que decir tiene que debemos conceder una gran importancia a los factores subjetivos, en tanto que la acción humana es decisiva en la resolución o disolución de las contradicciones que la atraviesa. Sin duda, en una crisis objetiva como la que vivimos, que impide que las cosas puedan persistir como están, lo que orientará las transformaciones será la acción de los sujetos. Ahora bien, la contestación, reformulación o superación de las estructuras que nos sujetan -somos sujetos porque estamos sujetados-, depende de los diagnósticos y las respuestas a los problemas materiales que nos aquejan y no al margen de su realidad. Conducir el sentido de los cambios sólo es posible acometerlo transformando lo existente, conociéndolo bien. En tanto que la disputa social se dirime en ese escenario material, el único en que se puede concebir las condiciones de existencia y las relaciones sociales concretas, parece que lo más indicado es manejar un esquema, para el diagnóstico, que únicamente la crítica de la economía política provee.

Bien es cierto que entender las dinámicas sociales en términos de economía política puede hacerse con diferentes esquemas o presupuestos de partida, pero en nuestra opinión comenzar con la idea de que los sujetos hacen la historia, pero no eligen el contexto en el que la hacen, parece inapelable.
Y, no, no se trata de una crisis de confianza, como dirían las élites. No se trata de que los políticos, los sindicatos y las regulaciones impidan el funcionamiento del mercado y generen incertidumbre a las decisiones de inversión, por ejemplo. La crisis de inversión que nos atraviesa, es fruto de las condiciones de desarrollo intrínsecas a la dinámica de la acumulación capitalista. Hay razones que ocasionan el desplome de la inversión, ese factor clave que a algunos les preocupa cuando se trata de crecimiento del negocio, y que ni que decir tiene, determina, para bien y para mal, la evolución de la cantidad de empleo producido. Desde el punto de vista del funcionamiento del modelo económico en vigor, en el que la toma de decisiones se concentra en aquellos que se han apropiado de una riqueza que adopta diferente formas de capital, la tasa de rentabilidad efectiva, cuyo nivel y evolución está determinado por factores socioeconómicos, entraña el principal explicativo de la evolución de la inversión.
En el campo de las clases populares la emergencia de nuevas formaciones políticas se ha levantado en torno a la idea de que la clave del éxito político se ampara en la capacidad de conducir el sentido del discurso, identificando al adversario, involucrar a las muy diversas mayorías en torno a una legitimidad que, básicamente, se construye a partir de una nueva narrativa, bastando la voluntad política para que se forjen los cambios. Esos cambios se verían empujados por el sentido común, dañado e indignado por una distancia. Una distancia entre las expectativas creadas en un periodo anterior y respecto a nuevas agresiones añadidas por las oligarquías que, al reformar su propio fracasado régimen, permitirían la agregación de demandas muy diferentes en torno a significantes vacíos aglutinadores.
Nosotros compartimos que, más allá de la ya muy larga crisis material objetiva, nos encontramos ante una profunda crisis subjetiva, fundamentalmente en la dirección política para las clases populares. Y, por tanto, es precisa la construcción colectiva de un discurso articulador, crítico y propositivo, que cimente las bases de una nueva legitimidad para gobiernos de transformación. Sin embargo, impugnamos la valoración en virtud de la cual el campo de lo económico sería un espacio ligado a dinámicas meramente técnicas que impiden grandes márgenes de maniobra. La economía política entiende el campo de la disputa por la apropiación, distribución y uso de los recursos como uno de los ejes fundamentales que determinan las condiciones de vida, la posibilidad de la democracia y la libertad, y es precisamente el campo social donde se concentra las principales pugnas políticas. En suma, la política va primero, pero para tener una influencia decisiva ha de moverse en el campo de los siguientes interrogantes: ¿qué producir?, ¿cómo producirlo?, ¿para quién?. Es más, cualquier otro avance social en otros campos de lo social (los derechos y libertades civiles) podrán hacerse más o menos efectivos sólo si hay unas condiciones de empoderamiento, gestión, reparto y capacidad de uso de los recursos materiales. Con ello no decimos, ni se nos ocurre, que el campo cultural o el de las ideas sea inócuo o vacuo, más bien al contrario. Pero cualquier idea o planteamiento que no tenga traducción práctica en el ámbito de las condiciones de vida materiales, es pura palabrería.

Seguir leyendo…

Crisis económica. Diagnósticos y políticas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Algunas consideraciones de orden metodológico. Caben, en mi opinión, dos aproximaciones al respecto de la naturaleza de la crisis que no son necesariamente excluyentes; me atrevería a decir que ambas son necesarias y complementarias, siempre que no se confundan.

La primera apunta a una interpretación estructural de la crisis financiera y de la “Gran Recesión”; la segunda hace referencia a las fracturas sistémicas del capitalismo. La “interpretación estructural” nos lleva a explicar la crisis actual a partir de los factores que la han desencadenado, sobre los que han influido las fracturas sistémicas inherentes al capitalismo. La que apela a las “fracturas sistémicas” pone el acento en éstas y en la influencia que sobre ellas ha tenido la crisis, tanto su gestación como su gestión.

Cómo interactúan y cómo se refuerzan estos planos es crucial para entender la crisis, los factores que la alimentan y su calado más profundo. Se trata de un debate que, si bien no podemos desarrollar (de hecho, aquí sólo podemos apuntarlo con trazos gruesos) tampoco cabe eludir.

En paralelo a esta perspectiva, que se sustenta en el pack crisis estructural/crisis sistémica, hay que abordar el análisis de “otras crisis”: la que se extiende al conjunto de la economía, la centrada en las finanzas públicas y la que afecta a la deuda. Estas crisis han surgido a partir del crack financiero, pero en modo alguno deben interpretarse como resultado inevitable del mismo, pues son, antes que nada, el fruto de una gestión de política económica tan errónea como sesgada. También, en cierta medida, hunden sus raíces en la problemática estructural que constituye el “mar de fondo” de la crisis actual; problemática que, además, contribuyen a agravar.

Estamos, pues, ante una crisis sistémica, atravesada de otras perturbaciones de naturaleza más coyuntural, que se retroalimentan entre sí. Una salida equitativa, sostenible y democrática de la crisis obliga a introducir modificaciones sustanciales en el engranaje económico (y, naturalmente, en los dispositivos sociales, políticos e institucionales). Dado el carácter plural de la crisis, estamos obligados a operar en diferentes frentes, con la dificultad añadida –bajo el imperativo, para ser más precisos- de articular lo urgente y lo necesario.

Mi diagnóstico de la crisis, muy simplificado, es el que aparece en el diagrama. La idea básica, muy resumida, es que la explicación del crack financiero desborda ampliamente el perímetro de las finanzas. Remite, en mi opinión, a un conjunto de desequilibrios y asimetrías de largo recorrido, que se han acumulado a lo largo de las últimas décadas y que están en el surgimiento de una economía basada en la deuda. Aunque siempre resulta arriesgado y atrevido hacer un inventario de aspectos centrales, verdaderamente decisivos, los que en mi opinión explican esta crisis son la desigualdad, la financiarización, las asimetrías productivas y la Unión Económica y Monetaria (UEM). No creo que proceda aquí y ahora abrir cada una de estas “cajas”, pero si es necesario reparar en que estos cuatro factores, además de reforzarse entre sí, han estado en el centro mismo de la dinámica capitalista europea al menos desde la década de los 80. Situado en estos términos, el debate contiene y al mismo tiempo trasciende el ámbito de la moneda única, por importante que sea su análisis. Obliga, de hecho, a que dicho análisis integre, contextualice las carencias, déficit o simplemente sesgos institucionales en la lógica de la acumulación capitalista, dominada por las finanzas y las grandes corporaciones.

En mi opinión, es útil distinguir los factores estructurales que acabo de señalar de los que han alimentado la bola de nieve del endeudamiento y que han desencadenado el colapso de 2007/2008. Por acción o por omisión, desde que estalló la crisis esta problemática ha empeorado considerablemente, muy especialmente en los países de la periferia. Por todo ello, su tratamiento, nada sencillo, debe constituir, obligatoriamente, uno de los ejes centrales de otra política económica que abra las puertas a otra economía. Desde esta perspectiva, las proclamas en favor de más crecimiento, más Europa o incluso otra Europa deben ser cuestionadas.

En el diagrama, junto a los desequilibrios estructurales, figura lo que he denominado “fracturas sistémicas”. Tampoco en este caso he pretendido hacer un listado o una jerarquía de aspectos, sino tan sólo seleccionar algunas de las fracturas más importantes: la oligopolización de la economía y la captura de las instituciones por los mercados, los límites físicos y medioambientales y la crisis de los cuidados.

Seguir leyendo…

Desigualdad y pobreza. El país de Donald Trump

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

A menudo se afirma que la economía estadounidense es un modelo a seguir por la “vieja y desnortada” Europa.

Ya antes del estallido de la crisis este era un mantra muy utilizado en los círculos académicos, mediáticos y políticos. Lejos de evaluar las ventajas e inconvenientes de las economías situadas a ambos lados del atlántico, quienes argumentaban en estos términos pretendían justificar la necesidad de implementar en Europa las políticas neoliberales que en su opinión tan buenos resultados daban en Estados Unidos; muy especialmente las que apuntaban al mercado de trabajo, exigiendo su desregulación (flexibilización, utilizando un eufemismo muy recurrente).

El crack financiero, cuyo epicentro fue precisamente Wall Street, fue un duro golpe para este relato, alimentado en el paradigma de “todo mercado”. No obstante, cuando estamos a punto de cerrar una década de crisis económica –o, en el mejor de los casos, de lenta e inestable recuperación-, el icono estadounidense reaparece con fuerza. Este país, con un “mix” de políticas económicas acertado, estaría mostrando el camino de salida de la crisis.

Seguir leyendo…

“Economía en tiempos convulsos. Más allá del pensamiento único” (MAÑANA a las 18:30h en Espacio Abierto FUHEM, Madrid)

Autor: FUHEM ECOSOCIAL

La economía como disciplina afronta unos retos que requieren ser abordados desde distintos enfoques. La producción, la distribución y el consumo de bienes y servicios sobre los que descansa la reproducción de la existencia social determinan tanto la calidad de vida de las personas que habitan este mundo como la compatibilidad con las leyes biofísicas que permiten la vida de la especie humana en el planeta.

En este contexto, es necesaria la aportación de los distintos enfoques críticos y alternativos a la economía mundial. El enfoque estructuralista, el método marxista, la economía política, la economía feminista o la economía ecológica, entre otros, conforman un abanico de perspectivas críticas al modelo neoliberal necesario para un estudio completo de la economía mundial.

Con este objetivo, FUHEM Ecosocial organiza un debate titulado Economía en tiempos convulsos. Más allá del pensamiento único que tendrá lugar el próximo jueves 1 de junio a las 18.30 horas, en Espacio Abierto FUHEM (Avda. de Portugal, nº 79 posterior, Madrid), que se podrá seguir en directo a través de este enlace en YouTube.

En el acto, se analizarán los distintos enfoques críticos en el estudio de la economía mundial con motivo de la publicación del nuevo título de la colección Economía Crítica & Ecologismo Social: “La economía mundial. Enfoques críticos”.

Como ponentes, intervendrán:

  • ·        Pedro José Gómez, profesor y director del departamento de Economía Internacional y Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
  • ·        Carlos Berzosa, catedrático emérito de Economía Aplicada y ex rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
  • ·        Óscar Carpintero, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Valladolid (UVA).
  • ·        Ángel Martínez González-Tablas, presidente de FUHEM y ex catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Seguir leyendo…

La hipocresía de Europa y los males de la globalización

Autor: Lina Galvez

eldiario.es

El pasado 10 de mayo la Unión Europa lanzó un documento en el que reflexionaba sobre los efectos negativos de la globalización, y que la mayor parte de la prensa ha recogido como la entonación de un mea culpa y la expresión de un propósito de cambio por parte de una Unión amenazada por el Brexit, la victoria de Trump o el creciente protagonismo en Europa de lo que llaman populismos. Yo, en cambio, dudo de que simplemente reconocer que “los miedos de la globalización son reales y bien fundados”, y que ha dejado regiones y personas perdedoras también en Europa, suponga un cambio de rumbo que siente las bases de una nueva forma de gobernanza global o europea.

Por la sencilla razón de que la propia construcción europea es una pieza esencial de ese modelo de crecimiento y gobernanza que comenzó a desarrollarse en las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado, de la mano de la revolución neoliberal, la globalización, la financiarización de la economía y las grandes transformaciones -también de base tecnológica- que se han dado en el sistema productivo y en el modelo de acumulación, multiplicando los factores de inestabilidad y riesgo, aumentando las desigualdades económicas, privatizando las condiciones de vida de gran parte de la población y limitando el funcionamiento de la democracia.

Seguir leyendo…

El TTIP que viene: ni globalización ni proteccionismo, acumulación por desposesión

Autor: Adoracion Guaman y Gabriel Moreno Gonzalez

ctxt.es

Entre las muchas coincidencias que pueden encontrarse en el discurso electoral de Trump y Le Pen se encuentra el rechazo, al menos en el plano formal, de los Tratados de Libre Comercio de nueva generación y en concreto del TTIP y del CETA. Revestidos de una retórica calificada de “proteccionismo”, primero Trump en su campaña y ahora Le Pen han hecho suyo un discurso antitratados que ni parece que vaya a materializarse ni aporta ninguna alternativa en beneficio de las mayorías sociales.

Desde luego, es innegable que la llegada de la Administración Trump ha marcado un punto de inflexión en las relaciones comerciales entre la UE y Estados Unidos. Partiendo de esta afirmación, el interés radica en elucidar si la política comercial de Estados Unidos está dando un giro real o si la tan publicitada ruptura con el modelo anterior es un elemento más del discurso electoral/populista sin que exista un cambio real de modelo. El abandono del proceso de ratificación del Tratado Transpacífico, la paralización de las negociaciones del TTIP, la voluntad de renegociar el NAFTA han sido claros golpes de efecto destinados a mostrar un cambio de ruta del que aún no sabemos cuál es su alcance ni naturaleza exacta.

Lo cierto y verdad es que la contraposición entre “proteccionismo” y “globalización”, que tanto y tan bien explota la extrema derecha a ambos lados del Atlántico, no es una traslación automática de la lucha entre soberanía o democracia frente a neoliberalismo o libre mercado sin frenos. Aunque sea ese el relato del que Trump o Le Pen intentan aprovecharse, la dicotomía en el fondo es falsa, puesto que en ella subyace una similar estrategia de acumulación por desposesión, que se da tanto en el interior de los países que gobiernan o pretenden gobernar como en sus relaciones con el resto de regiones y Estados de la periferia.

La lectura del documento sobre la estrategia comercial de Trump, que se ha filtrado el pasado mes de marzo, nos da buena cuenta de ello. En el mismo se afirma que la nueva política significa un cambio “real” respecto de la sostenida por la Administración anterior (lo que en teoría “venden”), aunque un análisis pormenorizado de las propuestas revela el sostenimiento de una línea que nunca se ha perdido: América para los americanos, sí, pero fundamentalmente para algunos y contra la mayoría.

Seguir leyendo…

Trumpxit, Brexit: el soberanismo neoliberal

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

Estados Unidos y Reino Unido (sus gobiernos de derechas) acaban de realizar un verdadero ejercicio de soberanía nacional. El primero, decretando el abandono unilateral de los compromisos de reducción de emisiones y las normas de cesión de datos entre empresas. El segundo, pidiendo oficialmente la salida de la Unión Europea. Se trata, en ambos casos, de decisiones que tienen un impacto evidente —y fundamentalmente negativo— para el funcionamiento de la economía mundial y, sobre todo, para el bienestar de millones de personas.

Si lo hacen es porque tienen poder en la esfera nacional y confían que los costes, al menos a corto plazo, recaerán sobre el resto del planeta. Porque —y esto es lo que me parece más relevante— confían en que, más allá del ruido mediático y algunas críticas mordaces (especialmente de políticos europeos), gran parte de las sanciones quedarán en poca cosa. En el caso de Estados Unidos esto parece obvio; las reglas que se salta no afectan al núcleo de las regulaciones económicas, ni existe mecanismo formal delimitado para castigarle por sus maldades. En el caso británico la cosa es más compleja, y seguramente el papel fundamental lo tendrá la City y su red de aliados en el sistema financiero internacional, que pueden actuar como lobby para que al final el Brexit se acabe convirtiendo en un acuerdo de libre comercio que deja fuera del control europeo cuestiones clave para la derecha británica (al fin y al cabo, Reino Unido ya gozaba de prerrogativas específicas en el seno de la UE, y había eludido la integración en el euro para proteger a su macrocéfalo sector financiero).

Es un ejercicio de soberanía sólo al alcance de naciones poderosas en el contexto internacional. Otra cosa es que sus decisiones pueden generar efectos imprevistos por sus autores y les puedan estallar en los morros. Pero, en todo caso, las posibilidades de implementar decisiones unilaterales están directamente correlacionadas con el poder de cada país en la esfera mundial.

Seguir leyendo…

De Trump a Vistalegre

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Peleando a la Contra

La crisis sistémica iniciada en 2007 sigue sin resolverse. No parece que estemos a las puertas de un nuevo proceso de acumulación a escala global que permita a la economía capitalista salir de su atonía. Los rescates  con dinero público a las entidades financieras estratégicamente situadas siguen sucediéndose (como en el caso de Italia) o amenazando en el horizonte (como en el caso del Deutsche Bank alemán), sin que se consiga recuperar la senda de la estabilidad. La Eurozona cruje azotada por un vendaval que no se detiene, y que abarca desde el Brexit, que la pone en cuestión, hasta el muy probable avance electoral en este año de fuerzas de ultraderecha que defienden su fragmentación y el final del euro. Los refugiados se agolpan a sus puertas, en condiciones infrahumanas, y las revueltas masivas, aún carentes de un sentido revolucionario profundo,  se suceden en su frontera Este, como en Bulgaria y Rumanía en los últimos meses.

El mundo actual es cada vez más multipolar, pero también más caótico, basculando entre espasmos y turbulencias, ante  la evidente incapacidad de los norteamericanos de controlar Oriente Medio y de los chinos de desarrollar una clase media que pueda sustituir la menguante demanda de los países occidentales, atenazada por las medidas de austeridad, la liquidación del Estado de Bienestar y la precarización del trabajo.

En estas condiciones, el nuevo emperador global (Donald J. Trump) toma medidas polémicas, nos dicen los medios. No nos engañemos, lo que subyace, muy profundamente, en la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y en la polémica subsiguiente, es la existencia de una profunda fractura en el seno de la clase dirigente norteamericana.

Seguir leyendo…

Balance de la revolución rusa a la luz del análisis marxista. Conferencia inaugural del Diploma Análisis crítico del capitalismo, Universidad Complutense de Madrid

Autor: Xabier Arrizabalo Montoro


Mañana jueves día ​2​ de febrero inauguramos la séptima edición del Diploma de Formación Continua de la Universidad Complutense de Madrid Análisis crítico del capitalismo (El método marxista y su aplicación al estudio de la economía mundial actual (Ver presentación pinchando aquí).

Será con la conferencia titulada Balance de la revolución rusa a la luz del análisis marxista, a cargo de Xabier Arrizabalo, profesor de la Complutense y director del Diploma.
A las 18h en el Salón de Grados (pabellón central) de la Facultad de Económicas, Campus de Somosaguas. ASISTENCIA LIBRE.
.
Aprovechamos para enlazar también el díptico informativo del Diploma en 2016-2017.
Agradecemos la difusión de la convocatoria y os damos la bienvenida,
Coordinación del Diploma

¿Una nueva geografía manufacturera mundial?

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

La geografía productiva mundial ha experimentado en las últimas décadas cambios trascendentales; alteraciones que algunos economistas han interpretado en clave de una nueva división internacional del trabajo que llevaría la impronta de la irrupción de los capitalismos periféricos en la producción manufacturera, con consecuencias trascendentales en los flujos comerciales globales.

una-nueva-geografia-manufacturera-mundial

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: