Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

No habrá salida de la crisis sin un aumento de los salarios

Autor: Jorge Uxo

Público.es

Es muy sintomático que cada vez que aparece la palabra “salario” en el último Informe Anual que el Banco de España acaba de publicar, lo hace al lado de las palabras “coste” o “competitividad”. O que cuando se refiere al aumento que se ha producido en los márgenes de beneficio de las empresas a la vez que se deterioraban los salarios, no se mencionen sus consecuencias distributivas, sino únicamente la “necesidad de desendeudamiento que todavía presentaban las sociedades no financieras” (como si los hogares de los asalariados no tuvieran deudas que eliminar).

Para la economía española es fundamental modificar esta perspectiva, para destacar que las rentas salariales son el principal origen de la renta disponible de los hogares, y que por tanto su crecimiento es imprescindible para la demanda agregada, el crecimiento y, finalmente, el propio empleo. En Macroeconomía, esto se conoce como la “paradoja de los costes”: si el estancamiento de los salarios se generaliza, lo que aparentemente es una ventaja para las empresas vistas individualmente (se reducen sus costes) se convierte en una rémora para el conjunto de la economía (no hay demanda).

La OCDE también coincide en este planteamiento en el Economic Outlook publicado este mes de junio, en el que refiriéndose a la zona euro vaticina un escenario de bajo crecimiento que asocia al escaso dinamismo de los salarios y afirma que “un aumento sólido de los ingresos de los hogares y de su consumo requiere un mayor crecimiento de los salarios”. (Por cierto, ya es un clásico que las instituciones que siempre proponen una reforma laboral para cualquier problema, se sorprendan después de las consecuencias negativas para el crecimiento que provoca la devaluación salarial).

Seguir leyendo…

La política salarial alemana: La no Europa

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

El discurso económico dominante está plagado de lugares comunes, con un marcado perfil ideológico, que se presentan como verdades incontrovertibles, respaldadas por la lógica y la evidencia empírica.

Uno de esos lugares comunes es el que sostiene que el aumento de los costes laborales unitarios nominales (CLUn) registrados en la economía española desde que se creó la zona euro hasta el crack financiero explica la pérdida de competitividad externa, los desequilibrios en la balanza comercial, el continuo crecimiento de la deuda externa y, como colofón de todo ello, la crisis económica. El contrapunto de esos excesos se encuentra en la virtuosa Alemania, austera por tradición y por convicción, donde los CLUn han seguido una senda de moderación.

La política salarial alemana

Trabajo, empleo y salarios: La cuña ideológica del poder

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

El termino “mercado de trabajo” da nombre a muchas asignaturas en las facultades de ciencias económicas y a muchos libros, académicos y de divulgación. Su utilización se sostiene en una mezcla de tradición y de sentido común. Pero, como sucede a menudo en la economía, el lenguaje, lejos de ser una herramienta neutra, aséptica o inocua, contiene un relato, caso siempre al servicio de los que detentan posiciones de privilegio.

El mercado de trabajo es un mercado y funciona –o, mejor dicho, debe funcionar- como cualquier otro mercado. Esta sería la piedra angular de ese relato. Pero cabe preguntarse ¿existe un mercado, en singular, que sirva como referencia a la hora de organizar el trabajo? Se desliza la idea de que sí, que en efecto existe ese mercado, dotado de atributos que aseguran una utilización óptima de los recursos productivos; un mercado gobernado por las leyes de la competencia perfecta, sin trabas ni restricciones, donde los precios se forman a partir de la intersección de oferentes y demandantes, y donde los diferentes actores actúan racionalmente, manejando toda la información a su disposición.

Sabemos, sin embargo, que la realidad nada tiene que ver con esa descripción –idealizada, más que estilizada- de los mercados. Utilizo el plural porque el singular es inapropiado, confunde más que aclara. Existen diferentes procesos y lógicas mercantiles, donde, por cierto, no se reconocen ni se visualizan las supuestas “leyes” de la competencia perfecta.

Seguir leyendo…

Aumentar los salarios y democratizar las relaciones laborales es bueno para las empresas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

La economía dominante ha colonizado el debate sobre el papel de los salarios en la configuración de la oferta, como si sólo fuera posible una mirada, la suya. La secuencia propuesta según este relato es bien conocida. La moderación de los costes laborales es necesaria para que las empresas mejoren sus márgenes y de esta manera estén en condiciones de activar y consolidar el proceso inversor; esa moderación es asimismo imprescindible para fortalecer la competitividad en los mercados globales.

Como se supone que ese argumentario sienta catedra, los críticos contraponen un enfoque de demanda, en virtud del cual habría que proceder justo en el sentido contrario de lo planteado desde las filas de la economía convencional. Los argumentos son asimismo de sobra conocidos. Los salarios son el principal factor de dinamización del consumo y, en consecuencia, contribuyen a dinamizar la demanda agregada, asunto clave en estos años de crisis, cuando familias y empresas tienen unos niveles de endeudamiento muy altos y los gobiernos se empeñan, erróneamente, en contraer el gasto público.

Pero, como cada vez más economistas críticos reivindican, hay otro planteamiento que, situado también en la lógica de la oferta, ofrece una perspectiva radicalmente diferente de la convencional y dominante, cuya piedra angular sería el crecimiento de los salarios, no su represión.

Seguir leyendo…

Stagers y Kellys: precariedad y clase obrera

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

El sector turístico está de moda. Hostelería y restauración ha sido en los últimos tiempos el sector de mayor crecimiento económico y del empleo. El impacto del turismo está en el punto de mira de los movimientos urbanos y ecológicos. Y las condiciones de empleo del sector ejemplifican el grado de precariedad al que se ha llegado en la era neoliberal.

Las primeras en saltar a la palestra fueron las trabajadoras de habitaciones (el género masculino brilla por su ausencia en esta actividad), que realizan un trabajo esencial para el buen funcionamiento de cualquier establecimiento hotelero. Ha sido siempre un trabajo duro y mal pagado. Ahora la situación ha dado una vuelta de tuerca, y muchas empresas hoteleras han externalizado la gestión de esta actividad a empresas de “servicios”. Meros prestamistas laborales que explotan las posibilidades que ofrece la “moderna” reforma laboral para reducir brutalmente los salarios en beneficio propio y de sus clientes, las empresas hoteleras.

El caso de los stagers es distinto y parecido a la vez. Se trata de gente que en teoría está realizando prácticas profesionales con el objetivo de convertirse en cocineros y camareros de restaurantes de lujo. En la práctica, en muchos de estos restaurantes con estrellas Michelin los tratan como semi-esclavos: sin salario, largas jornadas de trabajo, y realizando faenas estructurales para la marcha del negocio. Es algo que se sabía de hace tiempo. Lo contó el periodista alemán Gunter Wallraff en un capítulo de “Con los perdedores en el mejor de los mundos posibles” (Anagrama, 2010). Un reportaje de El Confidencial ha vuelto a destapar el tema. Quizás más importante que la misma denuncia es la forma en la que algunos grandes chefs han defendido esta práctica. Aunque también es cierto que eldiario.es explicó en un reportaje cómo había restaurantes de lujo que criticaban esta práctica, y sólo recurrían a stagers como lo que realmente deberían ser: estudiantes en prácticas.

Desde una cierta lectura, kellys y stagers representan dos caras de la precariedad. Dos colectivos integrantes de la nueva clase del precariado. Pero desde otra lectura pueden observarse diferencias significativas. Las kellys realizan trabajos considerados poco cualificados, a menudo invisibles (estamos acostumbrados a encontrar las habitaciones de hotel impolutas, con las camas impecables, como si un hada hubiera pasado en nuestra ausencia); empleos que nadie desea para su descendencia. En cambio, los stagers compiten para ser estrellas del futuro, neo-artesanos especializados, un empleo por el que muchas familias están dispuestas a gastarse los cuartos en carísimas escuelas de formación. Hace pocos años, el costoso anuncio veraniego de la cerveza Damm contaba una historia divertida de unos stagers del Bulli. No creo que a ninguna empresa se le ocurriera anunciarse de forma glamourosa con la imagen de trabajadoras de habitaciones. Las kellys saben que su trabajo es de por vida (o que su vida laboral circulará por actividades parecidas), mientras que los stagers consideran esta experiencia como una mera etapa en un futuro brillante.

Seguir leyendo…

Empleo y precariedad laboral

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Según la información aportada por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, en 2016 había en España 2.493.574 puestos de trabajo menos que en 2007, lo que, en términos porcentuales, significa un 87.4% del empleo existente en ese año. Si ponemos el foco en el periodo gobernado por el Partido Popular (PP), la destrucción de empleos entre 2010 y 2016 ha sido de 829 mil, situándose en el ejercicio que acabamos de cerrar todavía por debajo del umbral de 2010 (95,4%). Mal balance, sobre todo si se tiene en cuenta que desde 2014 el producto interior bruto de nuestra economía ha crecido, alcanzando en los dos últimos años tasas superiores al 3%.

Las estadísticas comunitarias ofrecen información sobre otra variable que, en el caso de nuestra economía, es muy significativa: el empleo equivalente a tiempo completo. Este indicador se elabora dividiendo las horas de trabajo realizadas en contratos a tiempo parcial con las requeridas con un contrato a tiempo completo. Por ejemplo, una jornada de 36 horas semanales sería equivalente a tres empleos a tiempo parcial de 12 horas cada uno de ellos.

Seguir leyendo…

La importancia de las preguntas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Las preguntas condicionan los relatos. Dos ejemplos, relacionados con el empleo y el desempleo.
¿Bajo qué condiciones existe el pleno empleo y se reproduce el equilibrio? Esta pregunta, propia del pensamiento neoclásico (dominante en las universidades), presupone que una situación de plena ocupación es posible en el capitalismo y que las fuerzas de la oferta y la demanda, actuando sin restricciones, absorben la oferta de trabajo, esto es, todo el que quiere trabajar puede hacerlo, sólo existiría el “desempleo voluntario”, situación en la que se encontrarían los que, enfrentados al dilema ocio/trabajo, prefieren la primera opción a la segunda.

Aclarando dudas y confusiones sobre los datos de empleo en la ciudad de Madrid

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

La oposición del Ayuntamiento de Madrid siempre ha afirmado que el gobierno de Ahora Madrid lastra la creación de empleo, insistiendo en que la evolución del mercado laboral es peor en la capital que la del resto del país. El ejecutivo ha respondido a las críticas mostrando otros datos en los que se evidencia que el ritmo de creación de empleo es precisamente más positivo en el caso de la ciudad de Madrid que en otras regiones del país. ¿Cómo es posible que se produzca esta divergencia tan amplia entre unas aseveraciones y otras y entre los datos que las respaldan?

Estas exposiciones contradictorias se deben fundamentalmente a que los datos que existen sobre el mercado laboral provienen de varias bases estadísticas notablemente diferentes entre sí y que además no son fáciles de interpretar, lo que da lugar a mucha confusión (y también a mucha manipulación).

Seguir leyendo…

¿Qué explica la creación o la destrucción de empleo? El paro como violencia política

Autor: Daniel Albarracin

Otra Mirada Social y Económica es Posible

El mercado de trabajo, no es exactamente un mercado, porque hay regulaciones y negociaciones y para eso la política de empleo, la política económica y la negociación colectiva juegan un papel; tampoco es de trabajo (porque lo que se mercadea no es empleo ni trabajo, dado que la mercancía en juego es la fuerza de trabajo en sí; ni es libre, porque los empleadores pueden imponer la mayoría de las condiciones. De tal manera que, históricamente, las patronales y gobiernos han tenido pocos problemas si crecía el desempleo si con ello se normalizaba un contexto en virtud del cual los trabajadores empezaban a aceptar unas condiciones de empleo peores, peor pagadas, menos estables y con menos garantías. Únicamente el contrapeso de la lucha sindical y la movilización obrera puede poner límites a este sobrepoder.

En el desarrollo del capitalismo la dinámica de empleo ha estado ligada al ciclo económico y a la política económica, condicionada su calidad por la política de empleo. La cuestión tecnológica sólo ha incidido de manera transicional en los procesos de reestructuración y organización del trabajo, como una expresión de la tendencia recurrente al crecimiento del peso de la composición orgánica del capital, es decir, el aumento del peso del capital muerto o constante sobre el vivo o variable, o dicho de otra manera, del aumento relativo del peso del capital (maquinaria, edificios, materias primas) en términos de valor trabajo acumulado en relación al peso del trabajo directo de las personas (horas de trabajo humano).

El aumento de la tasa de desempleo ha sido fruto más bien de dos factores, básicamente.

Seguir leyendo…

Devaluación salarial y estrategia exportadora en la economía española

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Las políticas de ajuste salarial se han justificado y aplicado con el objetivo de hacer a la economía española (y a las economías periféricas, en general) más competitiva. Con ellas se trataba de corregir a la baja la evolución alcista de los costes laborales unitarios (CLU), cuyo crecimiento en los años previos a la crisis –según el planteamiento del mainstream- estaría en el origen del continuo aumento del déficit de la balanza comercial. Este desequilibrio habría propiciado un desbordante aumento de la deuda externa, finalmente insostenible, que culminó en el crack financiero.

Las líneas que siguen pretenden desgranar algunas reflexiones críticas sobre la viabilidad de una estrategia económica que descansa en dos pilares básicos: la contención salarial y el dinamismo exportador.

Una de las grandes paradojas de la crisis actual es que, habiéndose incubado en los mercados financieros y teniendo entre sus causas más destacadas el prolongado estancamiento de los salarios y el aumento de la desigualdad, se pretenda resolver con políticas que protegen e incluso premian el negocio financiero y los grandes patrimonios y fortunas, haciendo recaer la carga del ajuste sobre los salarios; para ser más exactos sobre los trabajadores que perciben salarios medios y bajos, pues los directivos y ejecutivos, salvo raras excepciones, han mantenido o reforzado su privilegiado estatus.

Pero la devaluación interna –término utilizado para ocultar lo que no ha sido sino un sustancial recorte de los salarios- ha introducido a las economías que la han aplicado en un bucle recesivo. En una situación caracterizada por una notable caída de la inversión y el consumo, por un elevado endeudamiento de familias y empresas, por una apreciable reducción del gasto público, corriente, social y productivo, y por un aumento de los impuestos directos e indirectos que soportan las rentas medias y bajas…, en este escenario, presionar a la baja sobre los salarios tiene un efecto contractivo sobre la demanda agregada, lo que refuerza la amenaza deflacionista, muy presente en la actual coyuntura comunitaria. A la luz del retroceso experimentado por el PIB en los últimos años y del muy tenue crecimiento de este indicador en los últimos meses, la incidencia desfavorable sobre la demanda interna ha pesado más que el impacto potencialmente positivo sobre las exportaciones.

Seguir leyendo…

«Sindikatua sindikaturik bako sektoreetan berrituko da». Elkarrizketa Berrian

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey

Berria Ekonomia

Maiatzaren Lehena. Elkarrizketa. Jon Bernat Zubiri Rey. Ekonomia aplikatuko EHUko irakaslea

Zubiri Reyk uste du sindikatuek eragile sozialekin batera lan egin beharko luketela sindikatu gabeko sektore ugaritan. Horretarako mahai horizontal bat sortu beharko litzatekeela dio.

Argazkia: ARITZ LOIOLA / ARGAZKI PRESS

Sindikatuak egungo testuinguruan hartu beharko luketen jarreraren inguruan jardunaldi bat antolatu zuten joan den astean EHUren Lan Harreman eta Langintza fakultatean. Han hartu zuen parte Jon Bernat Zubiri Rey Ekonomia Aplikatuko EHUko irakasleak. Gazte enplegua eta zerbitzuetako soldatapeko ekonomien sindikalismoa izeneko ikerketa egin du, egungo sektore berriak sindikatzeko dauden zailtasunen inguruan. Gazteak presente dauden sektore berri askotan ez dira sartu sindikatuak, baina horietan sartzeko zailtasunak ere badauzkate. Zein bideri jarraitu beharko lioketen proposatu du Zubiri Reyk. Horretaz gainera, sindikatuen eta unibertsitatearen arteko harremanak gehiago estutu beharko liratekeela ere uste du. Videos de las jornadas pinchando aquí, eta zuzenean Jon Bernat-en hitzaldira joateko, klikatu amen.

La letra pequeña de los datos de paro del primer trimestre de 2017

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

1) El número de ocupados ha caído en 69.800 personas. De todas ellas, 17.200 siguen buscando empleo y 52.600 han dejado de buscarlo.

Desde que el PP llegó al gobierno el número de parados ha caído en 1.412,90, pero de todos ellos sólo 673.200 han pasado a trabajar. El resto (739.700) emigraron, se jubilaron o dejaron de buscar empleo.

2) Todavía hay 4,2 millones de personas en paro. La tasa de paro se sitúa en el 18,75%, un nivel propio de Estados fallidos o de países recién salidos de una guerra civil. Sólo se han recuperado 4 de cada 10 empleos perdidos desde el inicio de la crisis en 2007.

Seguir leyendo…

III Encuentro de Profesionales del Asesoramiento Laboral y Social (Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social UPV-EHU (Leioa); 11 y 12 de mayo)

Autor: Lluís Rodríguez Algans

El ejercicio pleno y extensivo de la huelga por parte de trabajadores y trabajadoras y sindicatos es básico en cualquier sociedad democrática. El creciente poder del empresariado y la patronal frente a la clase trabajadora a la hora de establecer las condiciones de empleo y vida, solo es compensado con la posibilidad del trabajo para cesar en la actividad productiva ejerciendo la presión correspondiente al capital. La huelga es imprescindible para que no sea el capital quien determine unilateralmente dichas condiciones.

En este encuentro trataremos la huelga, el conflicto laboral estructural en el sistema capitalista y su relación con la negociación colectiva desde la mayoría de aristas posibles. Empezando por el contexto territorial vasco, la capacidad sindical de huelga y confrontación con las políticas económicas y empresariales del capitalismo neoliberal, es una característica diferencial del movimiento obrero y sindical vasco respecto al del resto del estado. Tanto el mayor índice de huelgas de empresa o sector y su intensidad, como el hecho de haber sido convocadas en el periodo 2009-2013 ocho huelgas generales en Euskal Herria frente a las tres en el resto del estado, nos lleva a preguntarnos las causas y sus efectos económicos y sociolaborales. Por otra parte, el ciclo de huelgas generales en el estado español, ha llevado a visualizar nuevas formas sindicales de intervención en los procesos huelguísticos como son las huelgas generales en sectores estratégicos de la economía, y a una larga lista de represalias contra sindicalistas por ejercer y defender la efectividad de la huelga ante las políticas económicas antisociales. Sin embargo, la represión penal no es la única forma que existe para limitar o anular los efectos de las huelgas.

Seguir leyendo…

Más confusión. Política salarial igual a política de rentas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

“La hora del pacto salarial”. De este modo titulaba El País, uno de sus editoriales del 6 de marzo. Ya en el texto se hace referencia a la política salarial y a la de rentas, como si ambos términos fueran intercambiables, como si significaran lo mismo.

Esta confusión es un clásico y desde hace muchos años está presente, tanto en los medios de comunicación como en el discurso político. Antes y ahora, cuando los agentes sociales –sindicatos y patronales- suscriben un acuerdo en materia salarial se desliza el mensaje de que dicho acuerdo representa la materialización de la política de rentas. Se traslada, igualmente, la idea de que los intereses de las partes convergen en una suerte de pacto social sustentado en la negociación, donde de alguna manera todos ceden y todos ganan.

La hora del pacto salarial

¿HEGO EUSKAL HERRIA A LA CABEZA DE EUROPA MITO O REALIDAD? Informe de HerriUni

Autor: Nekane Jurado y HerriUni

EAE/CAV-Nabarra Aurrekontuak / Crítica a los Presupuestos 2008-2017. Informe de HerriUni

INFORME COMPLETO (100 PÁGINAS), CASTELLANO

https://drive.google.com/file/d/0B2jBE8A2WMD9LTNzM3NCOWpGYlk/view

EAE-Nabarrako 2017ko aurrekontuak – Datu interesgarrienak euskeraz (Klikatu hemen).

LABURPENA / RESUMEN (klikatu hemen).

  • HerriUNik, zenbait erakunde sozial eta politikorekin batera, EAEko eta Nabarrako aurrekontuei buruzko azterlan sakona egin du, 100 orrialdeetan biltzen dena.
  • Bertan azken hamarkadako datuak jasotzen dira, krisi garaia izan dugun honetan
  • Lanean ikusten denez, aurrekontu hauekin, EAEn gehiago, beheranzko joera sozial eta ekonomikoa ikusten da.
  • Azterlanak zenbait esparru barne hartzen ditu (etxebizitza, fiskalitatea, kultura, euskera, gizarte politikak, hezkuntza, osasuna…) eta hamarkadako bilakaera ikusita datu kezkagarri asko azalerazi dira.
  • Aztertutako datu asko Europako beste herrialdeekin alderatu dira, ikuspegi osatua izateko.
  • Nekane Jurado azterketa sakon hau egin duen ekonomilaria da.

——————————————————————————————————————————————–

Nekane Jurado Youtube (11 minutu, gazteleraz-castellano)    https://www.youtube.com/watch?v=7Dnmx3RHr6A&feature=youtu.be

Lanaren aurkezpena (euskeraz)  https://www.youtube.com/watch?v=KEmzEY9tdLQ&feature=youtu.be

———————-————————————————————————————————————————

  • La HerriUNi junto con diferentes grupos sociales y políticos han realizado un completo estudio de 100 páginas sobre los presupuestos de la CAV y Nabarra.
  • El estudio comprende el último decenio donde se ha centrado la crisis (2008-2017).
  • En el trabajo se observa, con estos presupuestos, un declive social y económico, mayor en la CAV.
  • El estudio abarca diferentes ámbitos (vivienda, fiscalidad, cultura, euskera, políticas sociales, educación, sanidad…) y ofrece datos muy inquietantes.
  • Muchos de los datos estudiados se comparan con otros países europeos para tener una visión más adecuada.
  • La economista Nekane Jurado ha sido la persona que realizado este exhaustivo estudio.

Seguir leyendo…

Salarios, poder y democracia

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

¿La economía española puede competir en salarios en la economía global? ¿debe hacerlo? Además del mantra de la austeridad y de la disciplina salarial, se escuchan voces que, apelando a la necesidad de ganar en competitividad, comparan las retribuciones de nuestros trabajadores con las que reciben los de los denominados capitalismos periféricos; algunos empresarios se han convertido en la “punta de lanza” de un planteamiento que no sólo pretende trasladar el mensaje de que los salarios de aquí son demasiado altos (a pesar de la regresión que han experimentado durante los últimos años) sino que el espejo donde debemos mirarnos es China, por poner un ejemplo muy citado y alabado.

¿Ignorancia, atrevimiento, arrogancia, irresponsabilidad, desprecio a los derechos de los trabajadores? De todo un poco o mucho de todo, pero creo que lo más importante es ser conscientes de que hay una apuesta, apenas disimulada, por intentar definir la agenda política y económica, la de ahora y la de los próximos años; influir y determinar la hoja de ruta, ese es el objetivo, y ya se verá hasta donde se puede llegar. Previsiblemente, muy lejos, dada la correlación de fuerzas cada más favorable a las oligarquías económicas y políticas y la inconsistencia y debilidad de buena parte de las izquierdas.

Seguir leyendo…

¿A la mierda el trabajo?, perdón ¿de qué trabajo hablamos?

Autor: Cristina Carrasco Bengoa

ctxt.es

El término trabajo se puede entender como la actividad realizada por la especie humana destinada a satisfacer sus necesidades y, por tanto, directamente relacionada con su supervivencia y reproducción. Sin embargo, desde los procesos de industrialización, el concepto de trabajo fue secuestrado por la ideología productivista de las sociedades industriales, estableciéndose una identificación entre trabajo (una actividad) y empleo (una relación social). De esta manera, tradicionalmente, los estudios sobre el trabajo han considerado solo la parte mercantil de la actividad económica y, por tanto, un tipo de trabajo –el empleo– que ha estado socialmente asignado a la población masculina.

Pero una rápida mirada hacia el pasado nos permite observar que a lo largo de la historia de la humanidad se han desarrollado formas de trabajo absolutamente diversas, bajo distintos marcos sociales, con distintos niveles tecnológicos, realizadas por distintos miembros del hogar, dentro o fuera del ámbito doméstico y con o sin remuneración. De estos distintos tipos de trabajo el que históricamente ha ocupado más tiempo y el que siempre ha acompañado al resto de los trabajos es el que podríamos denominar en términos genéricos “de subsistencia directa” y que hoy llamaríamos “doméstico y de cuidados”.

Seguir leyendo…

Los países que más robots tienen disfrutan de menos paro

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado originalmente en el número 46 de La Marea

Es muy frecuente escuchar a todo tipo de personas afirmar con rotundidad que la mecanización y la robotización destruyen puestos de trabajo y que, puesto que cada vez hay más y mejores robots en los procesos productivos, en un futuro no muy lejano viviremos en sociedades en las que habrá muy poca (o ninguna) necesidad de trabajo humano.

Sin embargo, hay varios motivos para pensar que esa deducción es, cuanto menos, inexacta e incompleta. En primer lugar, la evidencia empírica actual no es coherente con la reflexión citada y es, de hecho, contraria a ella: los países que más densidad robótica industrial tienen (número de robots industriales en relación al número de trabajadores industriales) son precisamente los que menos paro sufren.  En el gráfico se puede observar cómo Corea del Sur, Singapur, Japón y Alemania son los países con más robots y al mismo tiempo los que disfrutan de tasas de desempleo más reducidas, inferiores al 5% de la población activa. También podemos observar cómo no parece existir ninguna relación clara entre paro y robotización, pues países con similares niveles de robotización presentan tasas de paro muy dispares. Esto nos viene a decir algo que, por otro lado, ya podíamos imaginar porque es bastante obvio: el número de robots instalados es solamente un factor explicativo –entre muchos– del desempleo (en uno u otro sentido), y no tiene por qué ser el más importante. No obstante, lo que sí parece evidente es que disponer de un elevado número de robots no tiene por qué implicar elevadas tasas de desempleo. Así lo atestigua otra constatación: desde el año 2000 hasta el año 2008 Corea del Sur, China y Brasil multiplicaron varias veces el número de robots utilizados en sus economías y el empleo creció en todos ellos con bastante fuerza[1].

Captura de pantalla 2017-02-24 a las 10.18.27

Seguir leyendo…

Costes laborales: Una mentira tras otra

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Uno de los axiomas fundamentales sobre los que se asienta la economía convencional es considerar los salarios como un coste para las empresas. Sin ignorar que los costes laborales son una pieza esencial en la competitividad de las empresas y en el precio final de los bienes y servicios ofrecidos, es necesario introducir más complejidad a la argumentación.

Hay que saber, en primer lugar, que la incidencia de los costes laborales es muy dispar dependiendo, entre otros factores, del tamaño de la firma, del sector de la actividad económica donde opera, del contenido en capital de los procesos productivos que desarrolla y de su inserción en el mercado internacional. Atendiendo a estos y otros criterios, encontramos una variedad de situaciones en cuanto a la repercusión de los costes laborales en los costes globales de las empresas.

Pero, además de los salarios, hay otros factores, tan decisivos en su formación, o más relevantes aún, que poco o nada tienen que ver con ellos; relacionados, por ejemplo, con el consumo de energía, la adquisición de materias primas y bienes intermedios, el precio de los servicios contratados o los costes financieros soportados. De este modo, el precio final es el resultado de la compleja articulación de los costes laborales y no laborales.

Seguir leyendo…

El paro puede erradicarse si hay voluntad política, pero al poder le interesa que exista

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Mundo Obrero

Cuantos más parados haya, mayor va a ser el miedo de los trabajadores a perder su empleo y por lo tanto mayores concesiones estarán dispuestos a hacer.

Que haya desempleo o no –y cuánto en el caso de haberlo– es una decisión política. Cualquier comunidad puede organizarse política y económicamente de forma que no quede ninguna persona sin participar en las actividades económicas que tengan lugar en su seno. Así ocurría, por ejemplo, en las comunidades primitivas, en las que todos sus integrantes contribuían con las actividades básicas de recolección de alimentos, caza, cuidados y defensa; también ocurría lo mismo en las sociedades esclavistas porque siempre existía la posibilidad de ser propiedad de alguien y trabajar para él o ella a cambio de cobijo y comida; o en las sociedades feudales, donde todo el mundo tenía una labor determinada en función de su posición social; o en las comunidades socialistas, donde el Estado tiene como objetivo garantizar un puesto de trabajo a todo el mundo. Hay mil formas de lograr que no haya desempleo, y evidentemente no todas son igual de aceptables que otras desde un punto de vista de justicia social, pero lo importante es entender que si se quiere, se puede evitar el desempleo, al contrario de lo que nos intentan vender en nuestras sociedades capitalistas cuando insisten en que, aunque el paro es una lacra, es prácticamente inevitable.

Hace ya muchísimo tiempo que los economistas clásicos, con Marx a la cabeza, denunciaron que en sistemas capitalistas el desempleo favorece a los empleadores por razones bastante evidentes: cuantos más parados haya, mayor va a ser el miedo de los trabajadores a perder su empleo y por lo tanto mayores concesiones estarán dispuestos a hacerle a los capitalistas con tal de no ser sustituidos por cualquier integrante del ejército de parados. Cuanto menos cobren los trabajadores, más podrán cobrar los capitalistas. Ésta es la razón fundamental por la cual en nuestras sociedades se permite que exista desempleo. La élite económica y política se llena la boca diciendo cómo va a combatir el desempleo, pero luego sus políticas van precisamente en sentido contrario, porque necesitan que éste exista para conservar su poder y privilegios.

Seguir leyendo…

“El desempleo es una decisión política” (Entrevista a Eduardo Garzón)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Nueva Revolución

Hoy os traigo una entrevista con el economista y asesor en el gabinete de economía del Área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid, Eduardo Garzón Espinosa.

Eduardo es un tipo brillante, con un currículum espectacular para su corta edad, licenciado en Economía y en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Malaga, Doctorado en Economía en la Universidad Complutense y Máster de Economía Internacional y Desarrollo con Matrícula de Honor también en la Complutense. Actualmente colabora además, en varios programas de televisión como La Sexta Noche e incluso saca tiempo para escribir libros, en abril saldrá el último: “Desmontando los mitos económicos de la derecha”.

La entrevista la realizamos en su despacho en el Ayuntamiento de Madrid, donde a esa hora Eduardo es de los últimos que quedan en el edificio trabajando, ‘ves ese despacho con luz, ese es el de Eduardo’, me dice Susana quien amablemente me acompaña hasta allí. Al entrar me encuentro con un tipo amable y correctísimo que además no nos ha puesto ninguna condición para la entrevista, ni límite de tiempo, cosa de la que quizás quien escribe estás líneas abusa un poco, porque la conversación acaba durando casi una hora y media. Razón por la cual esta entrevista consta de dos partes, la primera sobre economía que es la que podréis leer hoy y una segunda sobre su trabajo en el Ayuntamiento de Madrid y la gestión que está realizando Ahora Madrid del mismo, así como de las críticas constantes de Esperanza Aguirre de la misma, entre otras muchas cosas.

Eduardo contesta a todo y además siempre tratando de explicar de una forma sencilla todo lo que quiere comunicar en sus respuestas. Quiere que se le entienda y además es de esas personas que cuando hablan contigo te miran directamente a los ojos, captando toda tú atención y asegurándose de que lo estás entendiendo, por lo que conversar con él además de didáctico acaba siendo todo un placer, dejándote con la sensación de haber estado charlando con un buen amigo, más que de haber estado entrevistando a alguien.

Seguir leyendo…

Re: Fuck work? (Debate: a la mierda el trabajo)

Autor: Scott Ferguson

La versión original en inglés de este artículo fue publicada por la revista Arcade.

La versión traducida fue publicada por Contexto y acción

El profesor Livingston y yo compartimos muchos objetivos políticos. Los dos deseamos revertir la polarización de la riqueza, aliviar la pobreza sistémica, y posibilitar diversas formas de florecimiento humano. El profesor y yo discrepamos, sin embargo, en la naturaleza de la realidad económica contemporánea. Como consecuencia de ello, proponemos programas políticos muy diferentes para conseguir el tipo de sociedad próspera y justa que ambos deseamos. Seguir leyendo…

La tasa de paro oficial está maquillada: debería ser 9 puntos más elevada

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es

Cuando vemos u oímos en las noticias que la tasa de paro española sube o baja, raramente solemos preguntarnos qué significa exactamente el dato que nos están ofreciendo. Los datos oficiales de tasa de paro son ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y están expresados de la siguiente forma: porcentaje de personas que llevan un mes buscando activamente empleo sobre el total de activos (personas que trabajan + personas que llevan buscando empleo un mes). Como se puede apreciar, este indicador no refleja fielmente la situación de desempleo que existe en nuestro país, ya que no está contando como parados a muchas personas que quieren trabajar pero no pueden.

Es el caso de las personas que llevan buscando empleo menos de un mes, personas que no buscan empleo aunque quieran trabajar (no lo hacen porque han perdido la esperanza), personas que hayan trabajado aunque sea una hora en el último mes, personas que quieren trabajar a tiempo completo pero sólo encuentran empleos a tiempo parcial, personas que han comenzado a estudiar porque no encuentran un trabajo, etc. Todas estas personas están descontentas con su situación laboral porque o no trabajan o trabajan muy pocas horas y el mercado laboral existente no satisface sus necesidades y, a pesar de ello, en las estadísticas oficiales no aparecen como parados. Esto provoca una minimización del número de parados y por lo tanto una tasa de paro más baja de lo que realmente es.

Para evitar esta importante limitación en los datos de desempleo, países como Estados Unidos diseñaron una nueva metodología para estimar una tasa de paro con el objetivo de reflejar mejor la problemática del paro. Este método consiste en calcular nuevos indicadores a partir de la tasa de paro oficial, a la que denominan U3. Uno de ellos es el U4, consistente en tener en contabilizar como parados a aquellas personas que, aunque quieren trabajar, no buscan empleo porque creen que no van a encontrarlo (conocidos como “desanimados” y que en la tasa de paro oficial no aparecen como parados).

Seguir leyendo…

Respuesta a Scott Ferguson

Autor: James Livingston

Debate ‘A la mierda el trabajo’

Versión original en inglés en Ctxt.es

Traducción de Álvaro San José

¿Qué pasaría si Scott Ferguson fuera exactamente el tipo de persona de izquierdas a quien iba dirigido mi argumento, el tipo de pleno empleo que quiere ponernos a trabajar a todos porque por algún motivo eso sería bueno para nosotros? Seguir leyendo…

Democratizar las relaciones laborales

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

¿Tiene la economía española un problema de productividad? Sí, lo tiene, existe una opinión unánime al respecto y una evidencia empírica contundente. Un dato como muestra: en 2016 el Producto interior bruto (PIB) por hora trabajada en nuestra economía era el 65,6% de la alemana alemán y la diferencia entre ambas ha aumentado desde 2008 en algo más de tres puntos porcentuales.

La brecha de productividad con respecto a las economías más avanzadas de nuestro entorno tiene que ver con factores muy diversos, relacionados, por ejemplo, con la actividad inversora, las especializaciones productivas, el modelo de empresa y la disponibilidad de rutas de financiación adecuadas. No entraré en estos asuntos, sin duda cruciales, pero sí me detendré en otro de la mayor trascendencia que, a menudo, queda fuera de foco o, en el mejor de los casos, relegado a un segundo plano: la democratización de las relaciones laborales.

Lejos de avanzar en esa dirección, las reformas del mercado de trabajo -las llevadas a cabo por el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español- han apuntado exactamente en la opuesta. Con el objetivo de reducir los costes laborales –los de la mayoría de los trabajadores, no los de los ejecutivos- y de debilitar el poder negociador de los sindicatos, dos piezas centrales de la política económica, el gobierno actual, siguiendo las instrucciones de la troika, ha procedido a una histórica desregulación de las relaciones laborales.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios