Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Salarios, desigualdad y cumbre social de Götemburg

Autor: Lucia Vicent Valverde, Mariu Ruiz-Galvez Juzgado y Fernando Luengo

Blog de Econonuestra en Público.es

El balance de las políticas de austeridad salarial y presupuestaria ha sido claramente negativo. No han sacado a las economías europeas de la crisis y mucho menos se ha avanzado en el terreno de la equidad y la cohesión social; tampoco han corregido las insuficiencias y sesgos institucionales de la zona euro.

La crisis económica –o, para ser más exactos, la gestión que de la misma han realizado las oligarquías económicas y las élites políticas- está suponiendo en la Unión Europea una notable redistribución del ingreso desde las rentas salariales hacia las del capital, y desde la mayor parte de los trabajadores hacia los altos ejecutivos y directivos de las empresas.

La creación de empleo es a todas luces insuficiente, pues todavía persisten altas tasas de desempleo, se generaliza el infraempleo, aumenta el número de trabajadores pobres, la negociación colectiva se degrada y se ejerce una presión sistémica y sistemática sobre los salarios. Además, los gobiernos perseveran en las políticas de ajuste presupuestario, que han incidido muy especialmente sobre las partidas sociales, que suponen un importante complemento –salario indirecto-, sobre todo para los trabajadores que perciben retribuciones más bajas. Un proceso que bien puede calificarse de ajuste estructural cuyos efectos sociales no han impedido al gobierno central seguir insistiendo en medidas que intensifican las desigualdades, que se ha institucionalizado en los últimos años, a pesar de los contundentes efectos sociales que se derivan del mismo.

Seguir leyendo…

Curso en Leioa (22-nov – 10-ene, 12:00) : La crisis del trabajo asalariado y la transición al postcapitalismo

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey, Eduardo Garzón Espinosa, Jose Luis Carretero Miramar, Alvaro Briales Canseco, Observatorio Metropolitano y Yayo Herrero

Curso que realizaremos en las siguientes semanas en Leioa, en la Facultad de Ciencias sociales de la Euskal Herriko Unibertsitatea (seminario D). La idea es seguir el curso on line “La crisis del trabajo asalariado y la transición al postcapitalismo” que realiza la Fundación de los Comunes

http://aula.fundaciondeloscomunes.net/curso/con-el-sudor-de-tu-frente

Haremos sesiones presenciales en Leioa (Campus de Bizkaia) los siguientes miércoles (salvo el martes 5 de diciembre).

En cada sesión veremos los videos de las charlas que se van colgando semanalmente y discutiremos las lecturas propuestas, con la ayuda de una persona que, en cada una de ellas, animará la discusión presencial

1. saioa (Az-22): Postcapitalismo: mapeando las propuestas de transición (BIDEOA : Nociones Comunes ; EZtaBAIda : Andrea Bartolo)

2. saioa (Az-29): La crítica ecofeminista del «capitalismo verde» (BIDEOA : Yayo Herrero ; EZtaBAIda : Ignacio Cazcarro)

3. saioa (Ab-05): La democracia en el trabajo: cooperativismo/autogestión (BIDEOA : Jose Luis Carretero ; EZtaBAIda : Irati Mogollón)

4. saioa (Ab-13): La reducción de la jornada laboral frente a la división capitalista y patriarcal del tiempo (HITZALDIA eta EZtaBAIda : Jon Bernat Zubiri)

5. saioa (Ab-20): ¿Qué sindicalismo para el siglo XXI? La lucha obrera en la encrucijada (BIDEOA : Tomás Rodríguez, CGT Telemarketing ; EZtaBAIda : Eneko Ander Romero)

6. saioa (Ur-10): ¿Trabajo garantizado o Renta Básica? Medidas reformistas para una revolución (BIDEOA : Eduardo Garzón; EZtaBAIda : Eki Etxebarria)

SESIONES PRESENCIALES :

EGUAZTENETAN, 12:00 n

En el Seminario E Mintegian

APUNTATZEKO : jonbernatARROBAsindominio.net

(zehaztu 20-70-120 €-ko matrikula nahi duzun)

SAIOETAN PARTEARTZEA LIBRE DA

LA PARTICIPACIÓN EN LA SESIONES ES LIBRE, ABIERTA Y GRATUITA

Curso “Con el sudor de tu frente: La crisis del trabajo asalariado y la transición al postcapitalismo”

Autor: Consejo de Redacción, Eduardo Garzón Espinosa, Jon Bernat Zubiri Rey, Jose Luis Carretero Miramar y Yayo Herrero

Aula Virtual Fundación de los Comunes

«Ganarás el pan con el sudor de tu frente»: maldición bíblica, justo castigo divino que pesa sobre nuestras vidas porque «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades». Trabajar, trabajar y trabajar, emprender, buscar trabajo, tomarse el fracaso como «oportunidad». Tiempos de austeridad, de «hacer los deberes», «apretarse el cinturón», «menos politiqueo y más trabajar». El reto del Gobierno: «20 millones de personas trabajando en 2020». La panacea que todo lo justifica: «no hay mejor política social que crear empleo».

Vivir para trabajar parece ser la única solución imaginable en los discursos dominantes. Paradójica solución mientras millones de personas no pueden acceder a ningún empleo y mientras cada vez hay más pobres que de hecho tienen empleo(s). Se profundiza la desconexión entre empleo y acceso a derechos básicos: los trabajos de mierda se expanden por todas partes, se intensifica la precarización y se complejizan las estrategias vitales que ya no pasan por el mercado laboral. Somos pobres de tiempo, de trabajos con sentido y los salarios no alcanzan, pero la ética del trabajo se eleva como dogma de fe.  Globalmente, la salida de «más neoliberalismo» a la que se nos ha arrojado tras la crisis de 2008 nos sitúa en un mundo de dueños —como dice Rita Segato— en el que, según Oxfam, «ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial»: el término «desigualdad» se queda muy corto. Pero además, si por un lado hemos de reivindicar una radical redistribución de la riqueza, por otro lado la destrucción medioambiental y la crisis energética nos recuerdan cada día que urge avanzar en otros modelos de producción, intercambio y consumo realmente viables, democráticos y sostenibles —especialmente en el Norte Global—. En este panorama, quedan pocas dudas que la auténtica utopía es creer que el capitalismo va a poder sostenerse mucho más sin arrasar todo a su paso: más realista, y esperanzador, resulta imaginar todo lo que podríamos hacer, y de hecho ya estamos haciendo.

Frente a la barbarie capitalista, han emergido con fuerza múltiples alternativas al trabajo asalariado como centro de la sociedad, a la productividad como único valor y a la competencia como relación básica con el mundo. Desde Nociones Comunes, os proponemos un recorrido sintético por algunas de las principales alternativas que los movimientos sociales tienen sobre la mesa. Huyendo de los debates dicotómicos y simplificadores, os proponemos un sucinto recorrido para poner a discutir las propuestas radicales —de raíz— que apuntan hacia el horizonte de una buena vida. ¿Cuáles son las premisas fundamentales de estas alternativas? ¿Qué condiciones exigiría su puesta en marcha y viabilidad? ¿En qué se complementan o se contradicen? ¿Cómo estamos siendo, y seremos, capaces de llevarlas a cabo? Estas y otras preguntas obligadas para hacernos cargo colectivamente de lo que se nos viene, para imaginar y abrir los caminos hacia una transición más allá del capital.

De Martes, 21 Noviembre, 2017 hasta Jueves, 18 Enero, 2018

Seguir leyendo…

Discusiones sobre clase, pueblo y régimen económico

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey

Nociones Comunes

Al hilo de las discusiones durante el curso “La lucha de (des)clases” de la Fundación de los Comunes

Comentarios tras nuestras sesiones presenciales

Versión corregida, matizada y ampliada para Economía Crítica y Crítica de la Economía

Célula Norte

Decía jonbernat en las presentaciones del curso que el objetivo de este trabajo sería :

Hacer algunos aportes de las concepciones euskaldunes de la clase popular, el pueblo trabajador o incluso desde la influencia que la acepción decimonónica (carlista) de lucha de clases anti-liberal, moral y jurídicamente agregadora en unos términos no contenidos en la tradición obrera y marxista que principalmente se suele manejar a este respecto. La última cuestión sobre la que trataré de incidir es que, al hilo también de lo que discutían por ahí Eki, Álvaro y otrxs compas, me parece fundamental traer a colación al Marx tardío y su defensa de la comuna rural como sujeto revolucionario en la Rusia de la época, tal y como muestran los borradores de respuesta a la carta de Vera Zassoulitch. Los pueblos del norte de España acumulamos una experiencia compartida – no superior, pero sí diferenciada – en cuánto a la agregación y confrontación de clase contra la mediocre y panderetesca élite caciquil y burguesa radicada en Madrid. Esto, sin comprometer la fuerza y vigencia histórica del Madrid del “no pasarán”, sólo quiere dejar constancia de ese elemento agregador que es el pueblo, la historia compartida en términos de confrontación contra los ejércitos de ocupación y sus alfiles locales vendidos a sus intereses. En general me parece un elemento material mucho más sólido y consolidado que la serie de cuestiones y segmentos, atributos y características que se vienen remarcando en las primeras sesiones.”

Seguir leyendo…

¿Cataluña? No. Baleares y las trabajadoras precarias

Autor: Bruno Estrada Lopez

El Siglo de Europa

Disculpen ustedes que no dedique este artículo al problema de la relaciones entre Cataluña y España. Ocurren otras cosas en nuestro país. El pasado 28 de septiembre se firmó el convenio colectivo más importante de las Illes Balears que va a afectar a 137.000 trabajadoras y trabajadores, a más de diez mil empresas: el convenio de hostelería.

Lo primero que hay que resaltar es que este convenio colectivo, firmado por CC OO, UGT y la Federación Hostelera de Mallorca (FEHM), se enmarca en un acuerdo más amplio, el “Acuerdo por el empleo de calidad en la Hostelería de las Islas Baleares 2018-2021” en el que también participa la Consejería de Trabajo, Comercio e Industria del Govern Balear. Este aspecto resulta muy relevante porque significa una importante implicación de la Administración Pública en la mejora de las relaciones laborales y las condiciones de trabajo de miles de trabajadoras y trabajadores. Este convenio mejorará los salarios y condiciones de trabajo a una de cada cuatro trabajadoras de Les Illes. Primera conclusión, las Administraciones Públicas pueden, y deben, jugar un papel activo y positivo en las relaciones laborales, algo inédito en nuestro país en los últimos años. Gracias, consejero de Treball de Les Illes.

Seguir leyendo…

SEMINARIO INTERNACIONAL”Globalización, trabajo y poder sindical” Experiencias e investigaciones sobre el terreno 2-3 Octubre

Autor: Consejo de Redacción

Información del próximo SEMINARIO INTERNACIONAL “Globalización, trabajo y poder sindical” Experiencias e investigaciones sobre el terreno , que se celebrará los proximos 2-3 Octubre de 2017 en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación UPV/EHU

La evolución del mundo del trabajo y los tipos de ocupaciones, la internacionalización de la producción así como las características socio-demográficas de los trabajadores están erosionando la representatividad sindical.
Cuestiones a tratar:

- cómo los sindicatos se están adaptando a esos cambios
- cómo se están cambiando a sí mismos
- cómo se enfrentan al reto de las identidades colectivas
- qué nuevas formas de organización se están dotando
- qué recursos de poder disponen para enfrentar esos retos

Seguir leyendo…

La “primavera” del empleo

Autor: Carlos Sanchez Mato y Eduardo Garzón Espinosa

Público.es

El pasado lunes 4 de septiembre conocimos los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social correspondientes a agosto y descubrimos que se había producido la mayor destrucción de empleo en dicho mes desde 2008. De hecho, el día 31 de agosto se volatilizaron 266.362 contratos. Nunca antes se había destruido tanto empleo en un solo día. Ni siquiera el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, pudo ocultar su preocupación reconociendo que estos datos “representan un problema, no sólo en términos estadísticos sino para los derechos de los trabajadores”.

En efecto, lo que estos datos están desvelando es un mercado laboral caracterizado por una intensa contratación temporal que aumenta fuertemente en épocas estivales pero que desaparece automáticamente con su fin. Según la patronal de empresas de trabajo temporal Asempleo, una cuarta parte de los contratos que se firman en España dura menos de siete días. La duración media de un contrato en julio de 2007 era de 73 días, en julio de 2017 ha sido de 49 días. Y el acceso a empleos eventuales no es un capricho de los trabajadores: según datos del INE, el 91,4% de ellos prefiere uno de duración indefinida pero no lo encuentra.

No se podía esperar otra cosa de un mercado laboral regulado conscientemente por el PSOE y el PP mediante una legislación profundamente laxa con las obligaciones de los empresarios e intensamente restrictiva con los derechos de los trabajadores. Esta regulación laboral ha sido la guinda del pastel que conformaba el modelo productivo concentrado en el turismo de bajo valor añadido y en la construcción que fue y sigue siendo fomentado por los sucesivos gobiernos estatales, junto con la elevada tasa de paro. La combinación de esos tres factores ha derivado en una bomba explosiva que ha situado a la economía española en el segundo puesto de toda la Unión Europea de los 28 en el ranking de tasa de temporalidad que agudiza aún más si cabe la brecha de género ya que los contratos indefinidos firmados por mujeres representan únicamente el 3,4% de todos los formalizados. Hasta la propia Comisión Europea deja claro en su Informe anual sobre desequilibrios macroeconómicos lo nocivo que es el uso generalizado de contratos temporales en España para la productividad y lo asociado que va este modelo a la exclusión y la pobreza.

Seguir leyendo…

¿Bajar los salarios para aumentar la competitividad? NO

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

La reducción de los costes laborales está abriendo posibilidades de negocio a las empresas, fruto de la mejora en la competitividad-precio. No en vano el peso de los salarios en la renta nacional se ha reducido -acentuándose una larga tendencia, muy anterior al estallido de la crisis-, ganando importancia los beneficios. Pero, en mi opinión, una estrategia exportadora sostenida en la moderación salarial no sólo es inviable sino que también es contraproducente, por varias razones.

En primer lugar, los costes laborales representan una parte, significativa pero variable, de los costes totales que debe soportar la firma. Influyen, por supuesto, en el precio final de los bienes y servicios ofertados por las empresas, pero hay otros factores, tan decisivos o más relevantes aún, en su formación, que poco o nada tienen que ver con los salarios; por ejemplo, el consumo de energía, la adquisición de materias primas y bienes intermedios, el precio de los servicios contratados, los costes financieros, el grado de eficiencia de la gestión empresarial, la tecnología utilizada o la intensidad de capital de los procesos productivos… y también los márgenes de beneficio, determinados por las relaciones de poder y la configuración más o menos oligopólica de los mercados donde operan las empresas.

Seguir leyendo…

El tiempo capitalista: la mercantilización de todo

Autor: Coral Martinez Erades

eldiario.es (Economistas Sin Fronteras)

Hay segundos más determinantes que décadas, años que pasan volando y momentos que se hacen eternos. El tiempo puede ser medido y percibido de distintas formas. Los griegos lo comprendían desde tres conceptos: Aión (duración de la vida), Crono (duración del tiempo o infinito) y Kairós (presente, decisivo). Mientras Crono es cuantitativo y terrenal, Kairós es cualitativo y tiempo de dioses.

Kairós representa un tiempo difícil de medir o comparar, relevante, determinante, adecuado, oportuno, en el que sucede lo especial, “el instante fugaz en el que aparece, metafóricamente hablando, una abertura que hay que atravesar necesariamente para alcanzar o conseguir el objetivo propuesto” 1 . Según Eurípedes “el mejor guía de cualquier actividad humana” 2. Sin embargo, Crono, un dios mucho más reconocido, es lineal y medible. Con Crono, los diferentes tiempos y momentos se comparan con una misma unidad de medida.

San Agustín, Kant, Husserl, Bergson y Heidegger analizaron la parte subjetiva del tiempo. Platón distinguía entre mundo inteligible y mundo sensible y Xavier Zubiri distingue entre tiempo mental y físico. Y más allá de la filosofía, Einstein demostró que a velocidades cercanas a la de la luz, el tiempo pasa más despacio. Desde la economía, Marx y autores más recientes como Diego Levis o Álvaro Briales distinguen y caracterizan al tiempo capitalista.

En el tiempo capitalista, el tiempo de trabajo subordina al resto de tiempos cualitativos a través del dinero como unidad temporal de medida. El tiempo de trabajo es desde donde –y en torno al cual– articulamos el resto de tiempos. Claro ejemplo de ello son las vacaciones pagadas. Así, el reloj y el dinero determinan nuestra forma de valorar el tiempo abstracto, perdiéndolo, invirtiéndolo ohaciéndolo productivo. Comenzamos a utilizar el dinero como unidad de medida para otros tiempos y vamos mercantilizando no sólo el trabajo –convertido en trabajo asalariado o empleo–, sino otros aspectos de la vida, el tiempo que dedicamos a otras actividades. Eso es mercantilizar, convertir en transable, hacer que su valor de cambio prevalezca sobre su valor de uso y posibilitar que alguien pueda enriquecerse con ello.

Así, al igual que muchos espacios, muchos tiempos son mercantilizados. El tiempo de ocio no-lucrativo es colonizado por la enorme industria del entretenimiento; en el mercado laboral, la demanda de trabajo por parte del capital prima sobre las propias necesidades sociales; el tiempo dedicado a la educación es valorado –y el sistema educativo configurado– según su capacidad para satisfacer la demanda de trabajadores cualificados. Convertimos la educación en formación de capital humano y sacrificamos la filosofía, la música o el dibujo al dios Crono . Medimos cualquier actividad con la vara de la productividad y subestimamos toda actividad que no nos dé garantía de un alto valor transable.

Para más inri, la multiplicación de las fuerzas del capital –ésas que aumentan la división internacional de trabajo sólo porque ya lo han hecho previamente– hace que el trabajo haya transcendido su función como actividad creadora de riqueza material y busque la propia reproducción del trabajo. En este sentido, Álvaro Briales 3 argumenta que el tiempo en el que no estamos en un trabajo asalariado ni consumiendo es básicamente consumido por el “mantenimiento de la inmensa infraestructura social que pivota en torno al trabajar por trabajar”. Un trabajo ideado para auto-reproducirse.

Seguir leyendo…

¿Cómo reconstruir la clase media en tiempos de globalización y robotización? (parte 2)

Autor: Bruno Estrada Lopez

Radicales Libres

Sindicatos más fuertes y modernos.

En los países más desarrollados los incrementos de productividad experimentados en los últimos años cada vez en menor medida han tenido como origen la automatización de las cadenas de producción industrial, debido a que la mayor parte de estos procesos industriales ya fueron mecanizados con anterioridad, o deslocalizados a países emergentes con salarios más bajos.

Es cierto que en los países desarrollados se está produciendo una notable mejora de la productividad de los servicios, debido en gran medida a la digitalización e informatización de muchos procesos productivos repetitivos, que hasta hace poco se consideraban propios y exclusivos del conocimiento racional de los seres humanos. Sin embargo, por ahora, los incrementos de la productividad de los servicios están siendo muy inferiores a los obtenidos hace unas décadas en la industria. Hay que tener en consideración que la mayor parte de las actividades de servicios suponen una actividad económica que requiere una profunda interacción humana (entre vendedor y comprador, entre alumno y profesor, entre enfermo y personal sanitario) por lo que los bruscos incrementos de la productividad en muchos casos pueden suponer un deterioro de la calidad del servicio ofrecido.

Lo más relevante en la actualidad en estos países es el nuevo tipo de “productividad emocional” generada en los mercados de bienes superiores, en la que más importante que fabricar barato es vender caro. Esta nueva “productividad emocional” depende de dos factores: 1) de la capacidad de las empresas para crear valores intangibles-emocionales en sus bienes y servicios; 2) del poder de mercado de esas mismas empresas en las cadenas globales de producción, para imponer precios baratos en el suministro de piezas y componentes estandarizados.

Seguir leyendo…

¿Cómo reconstruir la clase media en tiempos de globalización y robotización? (parte 1)

Autor: Bruno Estrada Lopez

Radicales Libres [1]

La importancia creciente de la “economía emocional”.

La ley de la oferta y la demanda ha muerto. Bueno, no en todos los mercados de bienes y servicios, pero sí en un número creciente de ellos. En todos los mercados en los cuales una ciega confianza de los consumidores sobre la supuesta calidad de los productos es lo que determina el precio que estamos dispuestos a pagar por ellos. En estos mercados los consumidores confían en que el precio es la señal más potente sobre la calidad de los bienes: “si es tan caro es que será bueno”.

Esto no es algo nuevo, numerosos economistas han resaltado desde hace bastantes años que en algunos mercados, en los cuales hay información asimétrica entre consumidores y vendedores (los vendedores saben lo que están vendiendo de verdad mientras que los consumidores no sabemos realmente lo que estamos comprando), los precios son fundamentales para que el consumidor se oriente sobre la calidad del bien.

Eso no quiere decir que la calidad de esos productos siempre esté en relación con su precio, ya que en la mayor parte de los casos los consumidores no estamos en disposición de acceder a esa información, o nos es muy costoso adquirirla. Cuando estamos dispuestos a pagar un precio elevado por la supuesta mayor calidad de un producto sin que tengamos una idea fehaciente de sus verdaderas características, en esos casos estamos hablando de los bienes superiores. La demanda de bienes superiores crece a pesar de que sus precios se incrementen, lo que pone en cuestión la ley de oferta y de demanda.

El ejemplo más utilizado es el del mercado de los coches de segunda mano. Si un vendedor de vehículos usados baja los precios de sus coches lo más probable es que venda menos, ya que la mayor parte de los posibles compradores pensará que la reducción de precios tiene que ver con una peor calidad de los coches ofertados.

Tal como indicó Joseph Stiglitz en su artículo “The causes and consequences of de dependence of quality on price”, publicado hace ya treinta años, en los mercados de bienes superiores la tradicional competitividad vía reducción de precios, y costes de producción, no es una garantía de que las empresas eliminen a los competidores con mayores precios y salarios y, por tanto, aumenten su cuota de mercado.

Para crear mercados de bienes superiores las empresas desarrollan innovadoras “tecnologías de comercialización” cuyo principal objetivo es crear valor emocional para sus productos, mediante la valorización de la marca, la creación de intangibles o la diferenciación del producto. Cuando un producto consigue “algo de valor de obra de arte” ello significa que los consumidores dejamos de tener criterios objetivos-racionales sobre la relación precio-calidad de dichos productos. Cuando el principal criterio para comprar un bien es subjetivo-emocional -“lo compro porque me gusta”-, los precios de venta, como en las obras de arte, se desconectan de los costes de producción.

Seguir leyendo…

LAS POLÍTICAS DE REDUCCIÓN DEL TIEMPO DE TRABAJO EN EUSKALERRIA: Aprendizajes de un estudio para Gipuzkoa

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey, Verónica Castrillón Serna y Aitor Bengoetxea Alkorta

Revista GALDE nº18. Junio 2017

Dossier Galde 18 en pdf, “Trabajo y empleo”

Tras participar en una de las investigaciones financiadas por el Departamento de Innovación de la Diputación Foral de Gipuzkoa sobre el reparto del trabajo y del empleo, entregamos tras el verano del 2015 el informe de restitución «Reparto del empleo y del tiempo de trabajo: efectos en la fiscalidad y tratamiento jurídico» (Zendoia et al., 2015), con análisis, diagnósticos y propuestas de Reducción del Tiempo de Trabajo (en adelante, RTT), que más tarde recogimos en el monográfico “La reducción del tiempo de trabajo. Una propuesta para reducir el desempleodel nº 34 de la revista Lan Harremanak (V.V.A.A., 2016-I). Aunque con el cambio Gobierno no ha habido una valoración de las propuestas que restituimos los diferentes equipos de tres universidades vascas, aprovechamos la ocasión para reiterar la conveniencia y la viabilidad de la políticas de RTT –también desde las instituciones forales y autonómica–, además de la necesidad de abordar con urgencia una reflexión acerca del futuro del empleo, lo cual requiere diseñar estrategias transformadoras en materia laboral y fiscal que reconduzcan la actual situación de crisis y ajuste permanente.

Seguir leyendo…

Seminario Internacional Globalización, trabajo y poder sindical. Experiencias e investigaciones sobre el terreno. Facultad Relaciones Laborales y Trabajo Social, UPV / EHU, 2-3 Oct 2017 (Leioa, Bizkaia)

Autor: Consejo de Redacción

Embedded

Programa Seminario Internacional Globalización, trabajo y poder sindical

EXPERIENCIAS E INVESTIGACIONES SOBRE EL TERRENO

2 y 3 de octubre de 2017

Organiza: Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social UPV/EHU. Consultoría Primero de Mayo y Manu Robles-Arangiz Institutoa

La evolución del mundo del trabajo y los tipos de ocupaciones, la internacionalización de la producción así como las características socio-demográficas de los trabajadores están erosionando la representatividad sindical.

Cuestiones a tratar:
 cómo los sindicatos se están adaptando a esos cambios
 cómo se están cambiando a sí mismos
 cómo se enfrentan al reto de las identidades colectivas
 qué nuevas formas de organización se están dotando
 qué recursos de poder disponen para enfrentar esos retos

2 de octubre – Lugar -  Auditorio Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación

9:30h. Presentación
9:45h. Melanie Dufour-Poirier: Jovenes y acción sindical
10:45h. Christian Levesque: recursos de poder para la renvación sindical
11:45h. Pausa-Café
12:15h. Adelheid Hege: comparativa de la negociación colectiva en Europa
13:00h. Christian Dufour: los fundamentos de la representación sindical
13:45h. Comida
15:30h. Presentación de las comunicaciones recibidas sobre investigaciones sindicales sobre el terreno

3 de octubre- Lugar- Auditorio Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación

9:30h. Melanie Dufour-Poirier y Crhistian Levesque: situación de la investigación sindical en Norteamérica
10:30h. Adelheid Hege y Christian Dufour: situación de la investigación sindical en Europa
11:15h. Pausa-café
11:45h. Beltrán Roca: situación de la investigación sindical en el Estado español

Seguir leyendo…

Y le llaman democracia ¡¡¡ Sobre la huelga de El Prat (Escrito el 13.8.2017)

Autor: Miren Etxezarreta

Público.es

Acabo de escuchar la noticia que los trabajadores de seguridad del aeropuerto  han votado en su segunda asamblea en contra de la propuesta que les habían hecho para resolver la huelga del Prat. Es emocionante. Una vez más en la historia, los trabajadores han demostrado que tienen las ideas claras y que están dispuestos a luchar por sus derechos frente a las enormes presiones que están recibiendo estos días desde todos los ámbitos.

Con tristeza he echado de menos a los representantes de partidos y sindicatos que les apoyasen y dieran pruebas públicas de su solidaridad. Especialmente de los que se reclaman  de la izquierda y aquellos que presentan un futuro independiente de Catalunya como la icaria del futuro. Anna Gabriel estaba acusando hoy a ciertas autoridades por denunciar a los de Arran y no hacerlo por  problemas mucho más graves de la sociedad que tenemos. Siento Anna que no hayas aplicado el mismo mensaje a tu organización, que defiende muchas causas válidas,  pero a la que no le oído una sola vez referirse a la lucha de los trabajadores del aeropuerto.  También ¿dónde están los sindicatos para iniciar rápidamente campañas de solidaridad? UGT ha convocado huelgas similares pero en Santiago y A Coruña. No está mal, pero, ¿no hubieran  podido organizar algo más próximo también?

Y tantas personas e instituciones que se dicen preocupadas por el modelo turístico de esta ciudad, pero que  insisten todo el tiempo en que no se puede perjudicar a quienes nos visitan. ¿Creen que s e puede establecer un modelo distinto sin incomodar a nadie?  Es verdad que la acción de los trabajadores del aeropuerto molesta a miles o millones de viajeros. Es fácil de entender esta molestia pues es sabido que todos valoramos nuestros  viajes y más en época de vacaciones, pero ¿se ha preguntado alguien que posibilidades de una lucha real por sus derechos tienen los trabajadores  como no sea manifestar su malestar e intentar forzar unas mejores condiciones laborales,  aunque sea perjudicando a los viajeros? Y, además,  aunque no haya que subvalorar las molestias, en la mayoría de casos no son daños vitales.  ¿En las condiciones actuales, tienen los convenios o los comités de empresa por si solos suficiente fuerza para alcanzar sus reivindicaciones?  Ya se ha visto lo que proponía la mediación de la Generalitat, y el laudo que propone el Ministerio, ¿se puede creer que podían conseguir algo sin molestar a nadie?.  Habla a favor de muchos viajeros que a pesar de verse perjudicados han sido capaces de entender el conflicto y la inevitabilidad de acciones de fuerza en el mismo, pero todas, absolutamente todas las autoridades, de las centrales y autonómicas a las locales (nos ha entristecido mucho escuchar  a la alcaldesa Colau manifestarse a favor de utilizar a la propia Guardia Civil como esquiroles forzados, incluso contra  la opinión del sindicato del Cuerpo¡), sólo han criticado a los trabajadores y les han urgido a adaptarse a lo que les proponían. ¡Que pocas voces se han oído en solidaridad con los más modestos¡

Seguir leyendo…

La huelga del Prat: peleando por los frutos de la “recuperación”

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Kaos en la Red

Lo hemos visto: los trabajadores de seguridad de Eulen en el aeropuerto del Prat deciden interrumpir el tráfico habitual de las personas y las mercancías en un día de ajetreo para los flujos internacionales del capital. Y, de repente, todo se trastoca. La huelga, fantasma insepulto de una clase trabajadora cuya extinción ha sido decretada hace ya tiempo, vuelve a ocupar los titulares de los periódicos y las cadenas televisivas del mainstream. Lo que hace pocos días era una vetusta muestra de inútil falta de adaptación a los nuevos tiempos, pletóricos de manifestaciones de hologramasy pliegos petitorios virtuales y colaborativos, de repente vuelve a conquistar su carga secular de amenaza e intranquilidad para con lo establecido: ¿si el trabajo no existía cómo es posible que se pare nuestra ultra-veloz sociedad por la acción de unos cuantos pelagatos, de los de precariedad impuesta y cursos gratuitos de motivación para con la empresa?

La huelga, la pesadilla dela burguesía que ya fue, reemplaza por sorpresa a los fulgurantes demonios de la nueva clase empresarial transnacional y adicta al networking, el coworking y la programación neurolingüística: los hackers, la desafección o la deriva nómada. El primer George Sorel, Salvador Seguí o el insepulto Ferrer Guardia (autor y financiador de las más incendiaras proclamas de la publicación barcelonesa de principios del siglo XX, “La Huelga General”) amagan con tomarse una especie de desquite veraniego, tras toneladas de propaganda, y de lo que no se llama a sí mismo propaganda, sobre el “fin del trabajo organizado”, “la futilidad sindical” o “la empresa –comunidad”.

Seguir leyendo…

Cinco años después, no más becas por trabajo

Autor: Segundo Gonzalez

Cuarto Poder

1 de mayo de 2012, había pasado casi un año del 15-M y el movimiento había cristalizado en cientos de iniciativas temáticas y asambleas locales, como una constelación del cambio social. En ese contexto un puñado de activistas lanzamos la Oficina Precaria, una plataforma para combatir todas las formas de precariedad laboral, especialmente aquellas a las que por su elevada dispersión y atomización no estaban llegando los sindicatos, el llamado empleo atípico.

Partíamos del análisis de que la regulación laboral en España no solo desprotege a los trabajadores, sino que, igual que ocurre con el sistema fiscal, tiene multitud de agujeros por los que se cuela el fraude. Dentro de éstos, uno de los fenómenos que más nos llamaba la atención eran las “becas en fraude”, el uso de las prácticas formativas para sustituir puestos de trabajo. Muchas empresas se aprovechan tanto del 44% de desempleo juvenil –la segunda tasa más alta de la UE– como de la elevada sobrecualificación de dicha población, para ofrecer todo tipo de prácticas a estudiantes universitarios y de FP, pero también a jóvenes que ya habían terminado sus estudios, en total más de 150.000.

Seguir leyendo…

Un robot me quitó el trabajo

Autor: Mario Risquez Ramos

eldiario.es

En los últimos meses parece estar consolidándose en la opinión pública la idea de que caminamos a un escenario en el que fruto del desarrollo tecnológico una proporción nada desdeñable de la población quedará desplazada del mercado de trabajo. Más pronto que tarde, las máquinas terminarán sustituyendo a los trabajadores en cada vez más sectores productivos, sobre todo en aquellos más proclives a ser mecanizados. Se trata nada menos que del progreso tecnológico, y en consecuencia histórico, ese impulso irrefrenable que nos hace avanzar como especie, cada vez más alto, cada vez más lejos. Como Ícaro.

No obstante, existe cierto debate acerca del efecto neto que sobre el empleo pueda tener la aplicación de las nuevas tecnologías a los procesos productivos. Algunos argumentan que, a pesar de que ese efecto sustitución de máquinas por trabajadores pueda darse, las nuevas tecnologías también pueden generar nuevos nichos de empleo en actividades que surgen al calor de esas nuevas invenciones tecnológicas, sectores de actividad que actualmente no existen, e incluso actividades que a día de hoy ni podemos llegar a imaginar. En este marco de debate, sin embargo, parece existir cierto consenso sobre la pérdida neta de empleos que trae consigo el desarrollo de la tecnología aplicada a la producción. Algunos organismos internacionales, como el Foro Económico Mundial, se aventuran a estimar que alrededor del 47% de la tipología de empleos que se desempeñan en la actualidad estarían en riesgo de desaparecer paulatinamente.

Pero lo cierto es que ese marco de debate se encuentra sesgado, por un lado, de una mirada occidental, y en concreto eurocéntrica; por el otro, por una falta de perspectiva histórica en el análisis. Empezando por lo segundo, el desarrollo tecnológico, como es lógico, no es algo nuevo ni reciente, sino que a lo largo del siglo XX hemos visto como el desarrollo tecnológico, la mecanización y la automatización de los procesos productivos, ha sido una constante y ha marcado los puntos de inflexión del ciclo de acumulación de capital a escala mundial en dos momentos históricos concretos.

Seguir leyendo…

No habrá salida de la crisis sin un aumento de los salarios

Autor: Jorge Uxo

Público.es

Es muy sintomático que cada vez que aparece la palabra “salario” en el último Informe Anual que el Banco de España acaba de publicar, lo hace al lado de las palabras “coste” o “competitividad”. O que cuando se refiere al aumento que se ha producido en los márgenes de beneficio de las empresas a la vez que se deterioraban los salarios, no se mencionen sus consecuencias distributivas, sino únicamente la “necesidad de desendeudamiento que todavía presentaban las sociedades no financieras” (como si los hogares de los asalariados no tuvieran deudas que eliminar).

Para la economía española es fundamental modificar esta perspectiva, para destacar que las rentas salariales son el principal origen de la renta disponible de los hogares, y que por tanto su crecimiento es imprescindible para la demanda agregada, el crecimiento y, finalmente, el propio empleo. En Macroeconomía, esto se conoce como la “paradoja de los costes”: si el estancamiento de los salarios se generaliza, lo que aparentemente es una ventaja para las empresas vistas individualmente (se reducen sus costes) se convierte en una rémora para el conjunto de la economía (no hay demanda).

La OCDE también coincide en este planteamiento en el Economic Outlook publicado este mes de junio, en el que refiriéndose a la zona euro vaticina un escenario de bajo crecimiento que asocia al escaso dinamismo de los salarios y afirma que “un aumento sólido de los ingresos de los hogares y de su consumo requiere un mayor crecimiento de los salarios”. (Por cierto, ya es un clásico que las instituciones que siempre proponen una reforma laboral para cualquier problema, se sorprendan después de las consecuencias negativas para el crecimiento que provoca la devaluación salarial).

Seguir leyendo…

La política salarial alemana: La no Europa

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

El discurso económico dominante está plagado de lugares comunes, con un marcado perfil ideológico, que se presentan como verdades incontrovertibles, respaldadas por la lógica y la evidencia empírica.

Uno de esos lugares comunes es el que sostiene que el aumento de los costes laborales unitarios nominales (CLUn) registrados en la economía española desde que se creó la zona euro hasta el crack financiero explica la pérdida de competitividad externa, los desequilibrios en la balanza comercial, el continuo crecimiento de la deuda externa y, como colofón de todo ello, la crisis económica. El contrapunto de esos excesos se encuentra en la virtuosa Alemania, austera por tradición y por convicción, donde los CLUn han seguido una senda de moderación.

La política salarial alemana

Trabajo, empleo y salarios: La cuña ideológica del poder

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

El termino “mercado de trabajo” da nombre a muchas asignaturas en las facultades de ciencias económicas y a muchos libros, académicos y de divulgación. Su utilización se sostiene en una mezcla de tradición y de sentido común. Pero, como sucede a menudo en la economía, el lenguaje, lejos de ser una herramienta neutra, aséptica o inocua, contiene un relato, caso siempre al servicio de los que detentan posiciones de privilegio.

El mercado de trabajo es un mercado y funciona –o, mejor dicho, debe funcionar- como cualquier otro mercado. Esta sería la piedra angular de ese relato. Pero cabe preguntarse ¿existe un mercado, en singular, que sirva como referencia a la hora de organizar el trabajo? Se desliza la idea de que sí, que en efecto existe ese mercado, dotado de atributos que aseguran una utilización óptima de los recursos productivos; un mercado gobernado por las leyes de la competencia perfecta, sin trabas ni restricciones, donde los precios se forman a partir de la intersección de oferentes y demandantes, y donde los diferentes actores actúan racionalmente, manejando toda la información a su disposición.

Sabemos, sin embargo, que la realidad nada tiene que ver con esa descripción –idealizada, más que estilizada- de los mercados. Utilizo el plural porque el singular es inapropiado, confunde más que aclara. Existen diferentes procesos y lógicas mercantiles, donde, por cierto, no se reconocen ni se visualizan las supuestas “leyes” de la competencia perfecta.

Seguir leyendo…

Aumentar los salarios y democratizar las relaciones laborales es bueno para las empresas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

La economía dominante ha colonizado el debate sobre el papel de los salarios en la configuración de la oferta, como si sólo fuera posible una mirada, la suya. La secuencia propuesta según este relato es bien conocida. La moderación de los costes laborales es necesaria para que las empresas mejoren sus márgenes y de esta manera estén en condiciones de activar y consolidar el proceso inversor; esa moderación es asimismo imprescindible para fortalecer la competitividad en los mercados globales.

Como se supone que ese argumentario sienta catedra, los críticos contraponen un enfoque de demanda, en virtud del cual habría que proceder justo en el sentido contrario de lo planteado desde las filas de la economía convencional. Los argumentos son asimismo de sobra conocidos. Los salarios son el principal factor de dinamización del consumo y, en consecuencia, contribuyen a dinamizar la demanda agregada, asunto clave en estos años de crisis, cuando familias y empresas tienen unos niveles de endeudamiento muy altos y los gobiernos se empeñan, erróneamente, en contraer el gasto público.

Pero, como cada vez más economistas críticos reivindican, hay otro planteamiento que, situado también en la lógica de la oferta, ofrece una perspectiva radicalmente diferente de la convencional y dominante, cuya piedra angular sería el crecimiento de los salarios, no su represión.

Seguir leyendo…

Stagers y Kellys: precariedad y clase obrera

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

El sector turístico está de moda. Hostelería y restauración ha sido en los últimos tiempos el sector de mayor crecimiento económico y del empleo. El impacto del turismo está en el punto de mira de los movimientos urbanos y ecológicos. Y las condiciones de empleo del sector ejemplifican el grado de precariedad al que se ha llegado en la era neoliberal.

Las primeras en saltar a la palestra fueron las trabajadoras de habitaciones (el género masculino brilla por su ausencia en esta actividad), que realizan un trabajo esencial para el buen funcionamiento de cualquier establecimiento hotelero. Ha sido siempre un trabajo duro y mal pagado. Ahora la situación ha dado una vuelta de tuerca, y muchas empresas hoteleras han externalizado la gestión de esta actividad a empresas de “servicios”. Meros prestamistas laborales que explotan las posibilidades que ofrece la “moderna” reforma laboral para reducir brutalmente los salarios en beneficio propio y de sus clientes, las empresas hoteleras.

El caso de los stagers es distinto y parecido a la vez. Se trata de gente que en teoría está realizando prácticas profesionales con el objetivo de convertirse en cocineros y camareros de restaurantes de lujo. En la práctica, en muchos de estos restaurantes con estrellas Michelin los tratan como semi-esclavos: sin salario, largas jornadas de trabajo, y realizando faenas estructurales para la marcha del negocio. Es algo que se sabía de hace tiempo. Lo contó el periodista alemán Gunter Wallraff en un capítulo de “Con los perdedores en el mejor de los mundos posibles” (Anagrama, 2010). Un reportaje de El Confidencial ha vuelto a destapar el tema. Quizás más importante que la misma denuncia es la forma en la que algunos grandes chefs han defendido esta práctica. Aunque también es cierto que eldiario.es explicó en un reportaje cómo había restaurantes de lujo que criticaban esta práctica, y sólo recurrían a stagers como lo que realmente deberían ser: estudiantes en prácticas.

Desde una cierta lectura, kellys y stagers representan dos caras de la precariedad. Dos colectivos integrantes de la nueva clase del precariado. Pero desde otra lectura pueden observarse diferencias significativas. Las kellys realizan trabajos considerados poco cualificados, a menudo invisibles (estamos acostumbrados a encontrar las habitaciones de hotel impolutas, con las camas impecables, como si un hada hubiera pasado en nuestra ausencia); empleos que nadie desea para su descendencia. En cambio, los stagers compiten para ser estrellas del futuro, neo-artesanos especializados, un empleo por el que muchas familias están dispuestas a gastarse los cuartos en carísimas escuelas de formación. Hace pocos años, el costoso anuncio veraniego de la cerveza Damm contaba una historia divertida de unos stagers del Bulli. No creo que a ninguna empresa se le ocurriera anunciarse de forma glamourosa con la imagen de trabajadoras de habitaciones. Las kellys saben que su trabajo es de por vida (o que su vida laboral circulará por actividades parecidas), mientras que los stagers consideran esta experiencia como una mera etapa en un futuro brillante.

Seguir leyendo…

Empleo y precariedad laboral

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Según la información aportada por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, en 2016 había en España 2.493.574 puestos de trabajo menos que en 2007, lo que, en términos porcentuales, significa un 87.4% del empleo existente en ese año. Si ponemos el foco en el periodo gobernado por el Partido Popular (PP), la destrucción de empleos entre 2010 y 2016 ha sido de 829 mil, situándose en el ejercicio que acabamos de cerrar todavía por debajo del umbral de 2010 (95,4%). Mal balance, sobre todo si se tiene en cuenta que desde 2014 el producto interior bruto de nuestra economía ha crecido, alcanzando en los dos últimos años tasas superiores al 3%.

Las estadísticas comunitarias ofrecen información sobre otra variable que, en el caso de nuestra economía, es muy significativa: el empleo equivalente a tiempo completo. Este indicador se elabora dividiendo las horas de trabajo realizadas en contratos a tiempo parcial con las requeridas con un contrato a tiempo completo. Por ejemplo, una jornada de 36 horas semanales sería equivalente a tres empleos a tiempo parcial de 12 horas cada uno de ellos.

Seguir leyendo…

La importancia de las preguntas

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Las preguntas condicionan los relatos. Dos ejemplos, relacionados con el empleo y el desempleo.
¿Bajo qué condiciones existe el pleno empleo y se reproduce el equilibrio? Esta pregunta, propia del pensamiento neoclásico (dominante en las universidades), presupone que una situación de plena ocupación es posible en el capitalismo y que las fuerzas de la oferta y la demanda, actuando sin restricciones, absorben la oferta de trabajo, esto es, todo el que quiere trabajar puede hacerlo, sólo existiría el “desempleo voluntario”, situación en la que se encontrarían los que, enfrentados al dilema ocio/trabajo, prefieren la primera opción a la segunda.

Aclarando dudas y confusiones sobre los datos de empleo en la ciudad de Madrid

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

La oposición del Ayuntamiento de Madrid siempre ha afirmado que el gobierno de Ahora Madrid lastra la creación de empleo, insistiendo en que la evolución del mercado laboral es peor en la capital que la del resto del país. El ejecutivo ha respondido a las críticas mostrando otros datos en los que se evidencia que el ritmo de creación de empleo es precisamente más positivo en el caso de la ciudad de Madrid que en otras regiones del país. ¿Cómo es posible que se produzca esta divergencia tan amplia entre unas aseveraciones y otras y entre los datos que las respaldan?

Estas exposiciones contradictorias se deben fundamentalmente a que los datos que existen sobre el mercado laboral provienen de varias bases estadísticas notablemente diferentes entre sí y que además no son fáciles de interpretar, lo que da lugar a mucha confusión (y también a mucha manipulación).

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios