Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

La riqueza del país y la burbuja del alquiler

Autor: Carlos Sanchez Mato y Eduardo Garzón Espinosa

Cuarto Poder

Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.” Puede parecer extemporáneo citar el artículo 128 de la Constitución Española pero no vemos forma mejor de proponer un marco que habría evitado el grave problema del alquiler.

En los últimos años los precios del alquiler están incrementándose en buena parte de las localidades españolas a un ritmo frenético, causando un enorme perjuicio social a su paso que adopta el rostro de numerosos y crecientes desahucios (ya son 6 de cada 10 desahucios los provocados por impagos de alquileres según los datos del Consejo General del Poder Judicial) e intensos procesos de gentrificación. Además, esta tendencia no hace sino coger más y más fuerza (sólo en los últimos doce meses el precio medio del alquiler se ha disparado casi un 20% en ciudades como Barcelona, Madrid, Palma o Málaga, según datos de portales inmobiliarios) y no hay visos de que esta tendencia vaya a cambiar si no se adoptan medidas pertinentes por parte de las administraciones públicas. Y para saber qué actuaciones serían las más eficaces para combatir esta enorme burbuja del alquiler es imprescindible conocer bien las causas que la han originado.

La aparición de la burbuja se explica por una combinación de dos fenómenos: un incremento de demanda de alquiler de viviendas y, sobre todo, una disminución de la oferta en este sector. A su vez, cada uno de los dos fenómenos viene explicado por varios factores.

Seguir leyendo…

EKO TV: Vivienda

Autor: EKO TV, Ivan H. Ayala y Ivan H. Ayala

Resultado de imagen de eko tv

Ya disponible en @publico_es el último programa #EKOvivienda ¡Te dejamos el enlace por si aún no lo has podido ver!

http://www.publico.es/publico-tv/eko/programa/667157/mercado-inmobiliario

Ignacio Marinas, ingeniero y colaborador del Observatorio de la Sostenibilidad
Julio Rodríguez, miembro de Economistas frente a la Crisis
Juan Carlos Barba, coordinador de la asociación Colectivo Burbuja

Detrás de la economía colaborativa: el “boom” de los alquileres

Autor: Paloma Villanueva

La Paradoja de Kaldor

La aparición de lo que conocemos como plataformas digitales, englobadas dentro de lo que se denomina “economía colaborativa”, está teniendo varios efectos ya palpables en la economía española. Por un lado, hay un claro efecto en el mercado de trabajo con la consecuente contribución a una huida del Derecho del Trabajo, representada por la figura de los falsos autónomos o de los “trabajadores en demanda”, transformando las relaciones laborales tal y como las conocemos, expandiendo así a más territorios la precariedad.

Este artículo, en cambio, se centrará en el efecto de dichas plataformas, como Airbnb que, acompañadas por un modelo económico que, además de rentista, prioriza los beneficios provenientes del sector turístico frente a la calidad de vida de las personas, están incrementando los precios de los alquileres en las principales ciudades del país.

De hecho, si observamos cómo han evolucionado los precios de los alquileres de ciudades como Madrid y Barcelona, nos encontramos con una subida del precio por m2 de un 43,5% y un 33%, respectivamente, desde que alcanzaran su valor más bajo (Figura 1).

1

En primer lugar, cuando nos referimos al modelo rentista de nuestra economía, y cómo afecta esto al mercado de la vivienda, basta con mirar las estadísticas del Banco de España. La rentabilidad de las viviendas en alquiler, frente a otros activos alternativos, es considerablemente superior. Así, la rentabilidad de las viviendas en alquiler fue un 11,4% para el 4º trimestre de 2017 (Figura 2), superior a la rentabilidad de otros activos.

2.png

Seguir leyendo…

Derecho a la vivienda y negocio inmobiliario: Políticas antisociales de vivienda (y III)

Autor: Colectivo IOE

Barómetro Social

La política mantenida en España ha estado más orientada a asegurar el negocio inmobiliario que a proteger el derecho a la vivienda, a pesar de las crecientes movilizaciones de la población afectada.

El acceso a la vivienda, en condiciones aceptables, constituye uno de los pilares básicos de la calidad de vida y de la inserción social. Así fue recogido   en el plano jurídico por la Constitución de 1978 al establecer para toda la ciudadanía el “derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” y exigir de los gobernantes una política de vivienda efectiva y que evitara la especulación: “los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación” (art. 47). Evidentemente, esta norma no se ha cumplido: ni los gobiernos han tomado a su cargo asegurar el disfrute efectivo de la vivienda de toda la ciudadanía ni se ha luchado contra la especulación inmobiliaria.

El contexto europeo: España es diferente

La política de vivienda aplicada a partir de la transición siguió anclada en el modelo franquista de apoyar la construcción de viviendas en propiedad, ya fuera en el sector mayoritario del mercado libre o mediante subvenciones para la construcción y compra de viviendas, a la vez que se dejaba en un callejón sin salida el alquiler de viviendas que era el mayoritario al acabar la guerra civil. Entre 1940 y 2018 se han sucedido 16 Planes Plurianuales de Vivienda, que tuvieron un momento de inflexión en la década de los años ochenta del siglo pasado. Hasta entonces el “problema de la vivienda” se planteaba en términos de escasez (déficit residencial que los Planes estimaban por encima del millón y medio de unidades), por lo que el Estado central financiaba tanto a los promotores privados de viviendas (“ayuda a la piedra”), como a los compradores a través de diversas fórmulas (subvenciones directas, deducción fiscal en el IRPF, etc.).

A diferencia del resto de Europa, España no apostó por  la creación de parques de alquiler social para cubrir las demandas más urgentes, ni siquiera por facilitar el alquiler privado, que quedó congelado a raíz de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1946. Esta ley, con la intención demagógica de proteger a los inquilinos, estableció unas condiciones sumamente rígidas de congelación de precios y prórroga indefinida de los contratos que desincentivaron el desarrollo del mercado de alquiler, pasando éste del 51% en 1950 al 21% en 1981.

A partir de los años ochenta, el creciente superávit de viviendas en relación a los hogares colocó a España a la cabeza de la Unión Europea en este punto[1] e hizo que los planes fueran rebajando poco a poco su aportación a la construcción de nuevas Viviendas de Protección Oficial[2], orientándose más a la rehabilitación del parque existente y a pequeñas promociones de alquiler social para sectores con menos recursos, sobre todo para jóvenes[3]. Por otra parte, la llamada ley Boyer de 1985 y las posteriores modificaciones legislativas de 1994 y 2013 intentaron relanzar el mercado de alquiler al permitir fijar libremente los precios y suprimir la prórroga forzosa de los inquilinos. Sin embargo, esta nueva legislación produjo durante mucho tiempo una gran distorsión en el sector al dar lugar a unos precios inaccesibles en el caso de los nuevos alquileres, sobre todo en las grandes ciudades, junto a alquileres bajísimos de “renta antigua” anteriores a 1985.

En el nuevo estado de las autonomías la política de vivienda experimentó una notable descentralización y, aunque se han mantenido los Planes Nacionales, éstos se gestionan mediante convenios con las comunidades autónomas que a su vez delegan muchas funciones en los ayuntamientos, quienes se encargan de la aplicación de las normas y de la gestión del suelo a través de los Planes Generales de Ordenación Urbana, las normas subsidiarias y la delimitación del suelo urbano. Los tributos locales asociados a la construcción y transmisión de viviendas (licencia de obras, impuesto de plusvalías) o a su mantenimiento (impuesto anual de bienes inmuebles) son una fuente importante de ingresos para los ayuntamientos que les suele predisponer a calificar el suelo como urbanizable frente a otras alternativas posibles.

Entre 2001 y 2016 el número de hogares en España ha pasado de 14,2 a 18,4 millones. Las viviendas en propiedad sin deuda pendiente han sido en todo este período la forma de tenencia más frecuente y han aumentado en algo más de  medio millón (de 8,4 a 9 millones); sin embargo, su peso relativo se ha reducido 10 puntos, bajando del 59 al 49%. Han crecido tres veces más las viviendas en alquiler, que han pasado de 1,6 a 3,2 millones, y cuatro veces más las viviendas compradas con hipoteca pendiente, que han pasado de 3,2 a 5,3 millones del parque de primeras viviendas. Esta última modalidad fue la que más creció hasta la llegada de la crisis, reduciendo después su peso en beneficio del alquiler que ha doblado su número en lo que llevamos de siglo y ha pasado del 14,2 al 17,3% en los últimos cinco años (Gráfico 1).

Gráfico 1. Viviendas principales en propiedad y alquiler en España (1950-2016)

Fuente: Elaboración propia a partir de los Censos de Población (1950-2011) y la Encuesta  Continua de los Hogares (2016), ambas del INE. No se incluye “otra forma de tenencia”.

Seguir leyendo…

La política de vivienda del gobierno español

Autor: Antonio Sanchez Andres

La Paradoja de Kaldor

El viernes 9 de marzo se aprobó el Plan Estatal de Vivienda 2018-21, que constituye una pieza esencial de la política de vivienda del gobierno. Sus objetivos principales son el estímulo de los alquileres y la extensión de las rehabilitaciones de viviendas, con especial atención a personas muy precarias económicamente, jóvenes y mayores.

La aprobación del mencionado plan ha generado un aluvión de comentarios sobre las posibles subvenciones a las que se puede acceder, sin embargo, los análisis más profundos y de mayor alcance han sido escasos. En este trabajo pondremos de manifiesto algunos de los problemas serios de los que adolece esta programa y que deberían ser contemplados y, en su caso subsanados, si es que se pretende que este tipo de medidas sean más efectivas.

En primer lugar, el plan pretende resolver problemas estructurales de la economía española, vinculados a la desigualdad social y a desajustes en la estructura de viviendas del país. Pero a este tipo de retos sólo se les puede dar respuesta realmente a largo plazo. Por este motivo, antes que aprobar un programa para 4 años, siguiendo la tónica de los anteriores, aquello que debería haberse contemplado sería definir el escenario del que se pretendería disponer dentro de 10-15 años. Este constituiría un marco en el que ya se podrían ordenar objetivos y medidas descompuestas temporalmente a través de planes de cuatro años, ubicando el actual en el arranque para la transformación que se pretendería alcanzar. Sin embargo, el actual plan carece de esa horizonte de futuro , de manera que se elimina una parte esencial de su efectividad y vuelve a poner sobre la mesa el cortoplacismo y el carácter caótico en el diseño de la política económica en España.

Seguir leyendo…

Derecho a la vivienda y negocio inmobiliario: por qué se producen tantos desahucios (II)

Autor: Colectivo IOE

Barómetro Social

La morosidad en los pagos de hipotecas y alquileres que habitualmente está en el origen de los desahucios tiene que ver con la confluencia de dos procesos: el encarecimiento de la vivienda y la precarización del empleo, en un contexto de creciente desigualdad social y endeudamiento de los sectores empobrecidos.

Después de recoger los datos disponibles sobre la magnitud del problema de los desahucios, se apuntan ahora algunas causas de fondo. En una tercera entrega, se hará una reflexión en torno a la política de vivienda mantenida en España, más orientada a asegurar el negocio inmobiliario que a proteger el derecho a la vivienda, a pesar de las crecientes movilizaciones de la población afectada.

En la mayoría de los casos, la morosidad en los pagos se relaciona con dos procesos que atenazan a los sectores populares: el encarecimiento de la vivienda, tanto de compra como de alquiler, y el empobrecimiento de una parte notable de la población a causa del paro, el trabajo precario y la ausencia o baja cuantía de las prestaciones públicas para casos de emergencia. Ambos procesos, por lo demás, están estrechamente ligados a la forma de funcionamiento de la estructura social española, con un reparto muy desigual de la riqueza y una fuerte jerarquización de las relaciones sociales, tendencias que se han visto reforzadas por el proyecto neoliberal que prevalece en los países occidentales desde hace varias décadas.

Encarecimiento de la compra y el alquiler

Entre 2001 y 2007 el precio de venta del m2 de vivienda libre en España creció un 76% en euros constantes, lo que supuso un enriquecimiento masivo de las empresas de la construcción –con beneficios colaterales para las instituciones financieras y los ayuntamientos- a costa de endeudar a los compradores, la mayoría familias trabajadoras cuyo salario medio creció en ese tiempo diez veces menos (7,4%). Entre 2007 y 2014, a raíz del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el precio de la vivienda bajó un 37% mientras los salarios perdieron un 10% de poder adquisitivo. Por último, la compra de vivienda se ha encarecido un 4% entre 2014 y 2016, en proporción parecida a la revalorización salarial de esos años (3%). Si comparamos la evolución en el conjunto de los 16 primeros años del siglo XXI, el precio de compra de la vivienda libre ha subido un 15% mientras el salario medio ha congelado su poder de compra (Gráfico 1).

Gráfico 1. Evolución comparada del precio de venta de la vivienda libre y del salario medio en España (2001-2016), en euros constantes

Fuente: elaboración propia a partir del Ministerio de Vivienda (compra de vivienda) y Agencia Estatal de Administración Tributaria (salario medio).

Seguir leyendo…

Combinación letal: la nueva crisis de la vivienda (Cuaderno de postcrisis: 5)

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

El problema de la vivienda es estructural en el capitalismo, pero las disputas sobre el control del suelo son anteriores. Toda la historia del feudalismo está atravesada por conflictos sobre el control del suelo, de su producto. Y el nacimiento de la sociedad capitalista se caracterizó por una diversidad de confrontaciones sobre esta cuestión: el cercamiento de tierras comunales, el acortamiento de los periodos de arrendamiento, las desamortizaciones o la colonización, constituyen momentos clave en la acumulación de capital y en la generación de un proletariado urbano sin capacidad de auto-sostenerse. El conflicto de la vivienda es en gran medida una nueva versión de lo que antes acaeció fundamentalmente en el mundo rural: el control del espacio para satisfacer necesidades humanas básicas o como elemento de enriquecimiento. Y por eso la cuestión de la vivienda ha sido casi siempre un problema recurrente. Baste recordar las páginas que le dedica Engels para describir la situación de las viviendas del proletariado de Manchester a mitad del siglo XIX, o las que de Upton Sinclair sobre la clase obrera de Chicago a principios del siglo XX.

Los problemas de la vivienda han acechado de forma recurrente a las clases populares barcelonesas. El barraquismo formó parte del panorama de muchos barrios de la ciudad hasta 1989, año en que se derrocaron los dos últimos reductos. De la misma forma, la especulación fue uno de los ejes de la acumulación capitalista en la fase final del franquismo (fenómeno bien explicado en el libro colectivo “La Barcelona de Porcioles”). La otra cara de la moneda eran las interminables jornadas laborales que permitieron a la clase obrera de la época acceder a viviendas más que modestas. Tras la transición, las oleadas especulativas se han sucedido, sólo interrumpidas por la crisis “corta” —de 1991-1994— y la “larga” —de 2008 a 2015—. Y, en estas fases especulativas, el problema de la vivienda fue tan grave, especialmente en la fase final de la burbuja, que generaron respuestas locales a la evidencia del mobbing inmobiliario y el encarecimiento de la vivienda. Con la crisis llegó una versión más dramática del problema: los desahucios. Un fenómeno en sí mismo cambiante, pues al inicio afectaba a familias hipotecadas que habían dejado de pagar sus cuotas, mientras que posteriormente ha terminado afectando a personas que no pueden pagar el alquiler o a personas que han ocupado viviendas vacías ante la falta de oportunidades legales. Ahora entramos en una tercera fase, sin que las dos anteriores se hayan extinguido: la mera expulsión de personas por el fin del contrato de arrendamiento. Una nueva versión moderna, urbana, de una historia de desposesión que en el mundo rural tiene una larga trayectoria.

Que esto exige una respuesta social contundente es innegable. Que la misma se vaya a producir es más problemático. Aunque al menos bullen las iniciativas de respuesta; se multiplican las voces críticas en un amplio espectro, que abarca desde organizaciones cristianas con trayectoria en el tema de la vivienda hasta colectivos de barrio que luchan contra la gentrificación, pasando por sindicatos, asociaciones vecinales clásicas y, sin duda, con el impulso de las organizaciones que han nacido al calor de los nuevos conflictos (la PAH, la Plataforma contra la Pobreza Energética, el Sindicat de Llogaters…). Aún no está claro qué capacidad de respuesta colectiva tendrá todo este conglomerado. Las notas que siguen tratan simplemente de detectar los espacios del conflicto. Hay tres dinámicas básicas que explican la situación: las dinámicas de la especulación capitalista, la política de suelo y vivienda, y las condiciones de renta y trabajo.

Seguir leyendo…

Derecho a la vivienda y negocio inmobiliario: 1,7 millones de desahucios (I)

Autor: Colectivo IOE

Barómetro Social

La creciente desigualdad social y el empobrecimiento de la clase trabajadora han provocado un aluvión de desahucios, lanzamientos y ocupaciones de vivienda, ante el descarado posicionamiento del gobierno a favor del sector inmobiliario-financiero.

En marzo de 2018 se han actualizado los 14 indicadores del ámbito de Vivienda del Barómetro Social, que recogen la evolución del acceso a la compra y al alquiler y de las políticas públicas mantenidas en los últimos 23 años (1994-2016). El índice sintético, que resume la situación del sector, ha experimentado una evolución claramente negativa, de 5,1 a 2,7 puntos sobre 10, con ligeros vaivenes en función del ciclo económico.

Aquí nos vamos a centrar en el análisis de los desalojos judiciales de  viviendas, que han afectado a los sectores más empobrecidos de la población, sobre todo a raíz de la crisis iniciada en 2008. En esta primera entrega se recogen los datos disponibles sobre la magnitud del problema, que se agudizó en los años centrales de la crisis para las viviendas hipotecadas mientras las cifras se han mantenido siempre altas para las viviendas de alquiler. Más adelante, apuntaremos algunas causas de fondo: el encarecimiento de la vivienda y la desposesión y endeudamiento de un sector importante de la clase trabajadora, en paralelo con la voracidad del capital inmobiliario-financiero, que ha sido implacable en la defensa de sus intereses. Por último, en una tercera entrega, se hará una reflexión en torno a la política de vivienda mantenida en España, más orientada a asegurar el negocio inmobiliario que a proteger el derecho a la vivienda, a pesar de las crecientes movilizaciones de la población afectada.

Desahucios de hipoteca y de alquiler

Los desahucios de viviendas se inician en los Juzgados de Primera Instancia y de Primera Instancia e Instrucción por dos vías: “ejecuciones hipotecarias” para las casas en propiedad con deuda pendiente[1] (que incluye una minoría de bienes no inmobiliarios con garantía hipotecaria pero no otros procesos judiciales por impago de viviendas sin garantía hipotecaria) y “procesos verbales arrendaticios” para las casas en alquiler. Si tomamos como punto de partida el año 2001, en que entró en vigor la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil, la estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) registra el inicio de 809.000 ejecuciones hipotecarias y 938.000 procesos arrendaticios hasta 2016, es decir, un total de 1,7 millones de procesos de desahucio[2]. Entre 2001 y 2007, antes de la crisis, se iniciaron diariamente 180 procesos, tres cuartas partes de los cuales eran por impagos de alquiler. Entre 2008 y 2016, la media diaria se dobló, con 390 procesos diarios, y se hicieron más frecuentes los casos de ejecución hipotecaria que los de alquiler. Tal como se recoge en el Gráfico 1, las ejecuciones hipotecarias crecieron vertiginosamente entre 2007-2009 y a partir de 2012 se registra un descenso importante, mientras que los desahucios de alquileres superan a los que se registraban antes de la crisis (a pesar del descenso de 2013).

Gráfico 1. Desahucios iniciados en España (2001-2016)

Fuente: Elaboración propia a partir de la Estadística del Consejo General del Poder Judicial.
(*) Estimación de 2017 a partir de los tres primeros trimestres del año.

Seguir leyendo…

Los fondos buitre, contra el derecho a la vivienda

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

El Salto

El fondo norteamericano Blackstone compra 4.500 pisos en alquiler del Banco Sabadell. Valorados en 450 millones de euros, se trata de la mayor adquisición en bloque de viviendas de la banca realizada en los últimos años, nos explicaba el periódico económico Expansión en enero de 2016.

El fondo de inversión holandés DIF ha comprado el Hospital Puerta de Hierro y el británico Aberdeen el de Arganda y, parcialmente, los de Parla y el Henares (Coslada). Todos ellos son hospitales público-privados del modelo PFI. Ambos fondos quieren repetir el pelotazo del fondo de inversión CVC, que vendió el Grupo Quirón a la multinacional Fresenius por casi 6.000 millones de euros –este grupo tiene 4 hospitales privatizados de Madrid, el Infanta Elena-Valdemoro, Fundación Jiménez Díaz, el Rey Juan Carlos de Móstoles y el de Villalba–. Así nos los cuenta la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Madrid en uno de sus últimos comunicados.

La creciente penetración de los fondos de inversión internacionales en la economía española ha venido, en los últimos años, de la mano de la enorme crisis sufrida por España, que ha abaratado enormemente los activos. Y, por otro lado, del proceso de privatización y mercantilización de los bienes y servicios públicos, que ha sacado al mercado auténticas ‘gangas’. El emergente poder de los fondos en el accionariado de las empresas del Ibex 35 queda de manifiesto si nos centramos en las cifras de uno de los más poderosos: Black Rock.

Black Rock es la mayor gestora de fondos del mundo, con 5,1 billones de dólares en activos bajo gestión (4,7 billones de euros). Tiene presencia en todas las empresas del Ibex 35 donde controla un 3,7%, una participación que, a precios de mercado, supera los 18.000 millones de euros. El sector financiero es uno de los favoritos de BlackRock. La firma es propietaria de acciones de Popular, Sabadell, Bankia, Bankinter, CaixaBank y Santander. Pero por encima de todas ellas destaca BBVA.

La penetración de los fondos en nuestra economía no se acaba en el Ibex 35: gran parte de las ventas de vivienda y suelo de la Sareb se han realizado a fondos internacionales como Blackstone o Lone Star, que también se han hecho con grandes promociones inmobiliarias de la banca privada, así como con hospitales, empresas de renovables y emprendimientos en muchos otros sectores.

Destaca, por sus directos efectos sobre la ciudadanía afectada, la intervención de los llamados “fondos buitres”, dedicados a adquirir vivienda pública, deuda de las administraciones públicas o activos con problemas. Posteriormente los rentabiliza por la vía de su mercantilización extrema, expulsando a los habitantes originales de las viviendas o evitando entrar en las reestructuraciones de la deuda pública, para demandar posteriormente a los Estados en crisis.

Seguir leyendo…

No es turismofobia, es lucha de clases

Autor: Alfredo del Rio Casarola

Blog de Econonuestra en Público.es

En las últimas semanas los medios de comunicación han creado el término de moda de este verano, turismofobia, para identificar el comportamiento de aquellas personas que han organizado diferentes protestas por la masiva afluencia de turistas a diferentes puntos del territorio español y por sus consecuencias. Dicho término no es meramente descriptivo sino que ostenta un sentido concreto, éste es, trasladar la culpa de la situación a las personas que han participado en las protestas y eximir de toda responsabilidad a cualquier otra parte involucrada (gobiernos de diferentes niveles, empresarios, etc.). Tal sentido específico es aportado por el sufijo “-fobia”, el cual significa: aversión exagerada ante algo o alguien. Así, se dota de normalidad a las consecuencias del turismo en el territorio y se localiza el problema únicamente en las personas que han reaccionado desmesuradamente ante él.

Además este término de moda se acompaña de la habitual retórica que resalta la riqueza creada por el sector, su importancia en el conjunto de la economía española, los empleos que genera, etc. En oposición a estos logros, los organizadores de las protestas y muchas otras personas identificamos al sector turístico con los bajos salarios, las largas jornadas de trabajo, el empleo estacional, el inmenso impacto medioambiental, y, más recientemente, con el brutal proceso de expulsión de los habitantes de los barrios céntricos de muchas ciudades para aumentar la oferta turística. Son estos elementos los que convierten a las clases populares en el colectivo perjudicado por este sobredimensionamiento turístico, fenómeno impulsado desde la entrada en la Unión Europea y el consecuente proceso de desindustrialización al que se vio abocada la economía española.

En la conversión del turismo en un sector de consumo de masas, tal y como ya lo eran los automóviles, electrodomésticos o televisores, influyó decisivamente el derecho que los trabajadores conquistaron de incluir en su salario y jornada laboral anual días pagados sin trabajar. Antes de tal conquista, sólo hacían turismo los más adinerados pero paulatinamente, desde hace menos de un siglo, la población trabajadora de los países más desarrollados consiguió acceder a vacaciones en lugares diferentes al de su residencia habitual. Otro aspecto peculiar del turismo es el espacial. La producción del sector turístico no puede encerrarse en una fábrica y ser apartada de las ciudades en polígonos industriales sino que tiene que estar insertada en aquellos lugares donde se sitúan los recursos turísticos. Debido a que muchos de ellos se concentran en los centros de las ciudades, el turismo masivo obliga a reorientar gran parte del espacio de vida de la población local al servicio de los turistas. En este sentido, la influencia del turismo en la vida diaria de los habitantes de zonas turísticas supone en muchos casos la invasión de los espacios de uso comunes y diarios, lo que se materializa en situaciones concretas como, por ejemplo, la imposibilidad de consumir una bebida al atardecer en terrazas de las céntricas plazas madrileñas porque las mesas están preparadas para las cenas, la expulsión de inquilinos en los barrios Gòtic o Poblé sec de Barcelona de sus residencias para convertir edificios enteros en apartamentos turísticos o que en lugares de Ibiza haya residentes que sólo pueden alquiler pisos durante 8 meses al año porque el resto están reservados para la temporada turística, etc.

Seguir leyendo…

Ahora Madrid: La nueva política traspasa el umbral

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Kaos en la red

Esta misma semana hemos visto dos ejemplos clarísimos de la transformación final de Ahora Madrid, del traspaso del umbral que puede convertir en políticos profesionales del sistema a sus supuestos enterradores: por una parte un desahucio en Carabanchel donde los antidisturbios de la policía municipal madrileña ha hecho acto de presencia para garantizarlo, y, por la otra, la aprobación de la Operación Chamartin Norte, el gran pelotazo urbanístico de la década que estaba esperando que llegara su momento.

Madrid, la gran esperanza del municipalismo del cambio, el ayuntamiento de Carmena y los chicos guapos, el trampolín de la “nueva política” en su larga (cada vez más larga, por lo que se ve) marcha hasta el monopolio del poder estatal, la capital de las luchas sociales del 15-M y el orgullo de la “intrépida” vanguardia podemita, amenaza con acabar convertida en un gran fiasco como modelo de alternativa política a un régimen en descomposición.

La capital de la jueza feliz y los alegres asaltantes del cielo electoral se va convirtiendo, cada día que pasa, en un sinsentido normalizado (pues eso es lo cotidiano en el devenir de este régimen funesto nacido como la normalización de un franquismo chabacano, de puro y traje gris), en un vórtice que desnuda las miserias de la “nueva política” ante las espeluznadas huestes ciudadanas que entronizaron a exmilitantes de lo social para convertirlos en navajeros maquiavélicos, feroces monopolistas de la esperanza permitida y fieles servidores del mundo del ladrillo.

Seguir leyendo…

De burbuja en burbuja

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

La crisis más reciente del capitalismo estalló, al igual que la de 1929, como una doble crisis financiero-inmobiliaria. En el período anterior al crac, algunos países habían experimentado una importante burbuja especulativa en la actividad inmobiliaria, alimentada por el sector financiero mediante una “generosa” política de crédito a promotores (los creadores de la oferta) y familias (los creadores de la demanda). En España, uno de esos países, los efectos de la burbuja aun antes de estallar ya resultaban mortíferos. La vivienda era uno de los problemas del país, precisamente en el momento en que se estaban construyendo más pisos que nunca. El mobbing inmobiliario, la dedicación de una parte desproporcionada de los ingresos a costear la vivienda, la inseguridad de los inquilinos o la falta de vivienda asequible eran problemas cotidianos que alimentaron movimientos sociales “por una vivienda digna” y sirvieron como paisaje legitimador del movimiento okupa. Con la crisis los problemas adquirieron otro cariz. Con la implosión financiera y el paro masivo, lo que vino fueron los desahucios, primero por impagos de la hipoteca y después del alquiler (o simplemente por ocupaciones de viviendas vacías). De la lucha por una vivienda digna pasamos, de la mano de la PAH y otras organizaciones parecidas, a la lucha contra las expulsiones. Y posteriormente a las ocupaciones de viviendas vacías.

Ahora estamos en una nueva fase. No sabemos si va a durar mucho, pero es evidente que la actividad de la economía mercantil se ha reactivado, y con ella reaparecen con semejante o mayor intensidad los problemas de vivienda, el mobbing, el aumento de los alquileres, etc. Parece una vuelta atrás en el tiempo, o más bien que vivimos en una economía en espiral que da vueltas en torno al mismo eje. Quizá la burbuja no sea tan potente y duradera como la anterior, pero lo que sí indica es que en materia de vivienda no se ha producido ningún cambio relevante en las políticas o que posiblemente estemos ante un elemento estructural (especialmente en las grandes ciudades) al que solo se puede hacer frente con intervenciones radicales.

Seguir leyendo…

La lucha por la vivienda – Entre mates 22-7-2016 @joselecarretero

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Peleando a la Contra

En este Entre Mates, reproducimos la primera parte de las jornadas sobre la lucha por el derecho a la vivienda que tuvieron lugar el pasado dos de julio en Edimburgo. En esta ocasión habla Jose Luis Carretero Miramar, autor del libro “Tu casa no es tuya, es del banco”, y miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA). Después de la presentación del documental “7 días con la PAH”, la charla giro en torno a las diferentes dimensiones de la llamada crisis y los orígenes y objetivos de la Plataforma Antidesahucios, haciendo una pequeña comparación con la situación en el Reino Unido. Tema que corrió a cargo de Mike Williams miembro del movimiento Living Rent de Escocia, a quien escucharemos en la segunda parte de este evento en el próximo Entre Mates.

Para escuchar el programa pincha aquí.

Seguir leyendo…

Ocupar versus usurpar

Autor: Yayo Herrero

www.ctxt.es

El juicio a cuatro activistas ocupas del Patio Maravillas copa en los últimos días el foco mediático. Como era de esperar, dado el orden de cosas, comparten portadas con las legiones de seres presuntamente corruptos, corruptores, prevaricadores y delincuentes que son detenidos o investigados por docenas y acusados de apropiaciones de recursos públicos, bajo todo tipo de imaginativas fórmulas. Ocupar es una palabra que en el diccionario de la Real Academia de la Lengua tiene muchas acepciones. Habitualmente, cuando hablamos ocupación de locales e inmuebles, la más utilizada suele ser la de “tomar posesión o apoderarse de un territorio, de un lugar o de un edificio, invadiéndolo o instalándose en él”.

Las personas que ocuparon en el Patio Maravillas, indudablemente entraron en un edificio, se instalaron en él y, desde ese momento, lo que era un inmueble vacío, se convirtió en un lugar habitado, cuyo valor venía dado por el uso que se hacía de él. Lo que hoy es tratado en muchos medios como un acto inmoral y delictivo, es, sin embargo, una acción amparada por las orientaciones morales más básicas que han permitido que la humanidad haya podido sobrevivir. Ocupar el espacio vacío ha sido una estrategia de supervivencia y prácticamente todas las culturas del mundo han desarrollado mecanismos y normas para impedir el acaparamiento de espacios y bienes que no tuvieran utilidad social. Desde las constituciones que regulan la vida en común en los estados (como es el caso de la propia Constitución española), hasta los textos básicos de muchas religiones (incluida la católica), la legitimidad de un propiedad que no tenga utilidad social ha sido profundamente cuestionada.

En este marco antropológico, y teniendo en cuenta, el uso patrimonialista y especulativo que tiene la propiedad inmobiliaria, el elevado número de viviendas y espacios vacíos en la ciudad de Madrid, y la cantidad de gente precaria sin vivienda y de proyectos socioculturales que no tenían dónde llevarse a cabo, no parece extraño que la ocupación, como denuncia y respuesta política, haya ido creciendo progresivamente.

Seguir leyendo…

La plataforma de afectados por la hipoteca y la lucha contra los desahucios en el Estado español

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Blog Peleando a la Contra

La Universidad Nacional de La Plata (Argentina) me publica en su Repositorio Internacional, este artículo sobre la PAH, escrito en 2014, y que forma parte del libro “Aportes para la autogestión obrera” de inmediata publicación en Argentina  por la Cátedra Libre de Fábricas Recuperadas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).
Podéis acceder al artículo aquí: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/51770

Desahucios, lanzamientos, ¿hay alternativas? : Capítulo de @joselecarretero en el libro “Tu casa no es tuya, es del banco”)

Autor: Jose Luis Carretero Miramar y ICEA

Los problemas de la vivienda vividos durante los años de la crisis económica que vino precedida por una inmensa burbuja inmobiliaria, se ha traducido en un sin fin de deshaucios y situaciones de tremenda injusticia para muchisimas familias de la península, abocadas a un riesgo claro de exclusión social severo. La orgia especulativa de la vivienda y su posterior debacle, en forma de aumento de la morosidad, es otra parte del éxito del capitalismo financiero, que ha visto como sus cuentas han sido rescatadas, a través de diferentes metodos como, el rescate directo con dinero público, lineas de liquidez baratas, rescate de activos toxicos a través de la SAREB, exención del pago de impuestos temporales etc.

En el presente capítulo del libro Tu casa no es tuya es del Banco, os presentamos un articulo de Endika Alabort y Jose Luis Carretero, donde se hace un somero análisis sobre todos los conceptos que envuelven el problema de la vivienda, haciendo un cuadro comparativo con otros paises de nuestro entorno. Reestructuracion de deudas, Tasación, Ejecución Hipotecaria, Fresh Start, Dación en Pago son conceptos que circulan constantemente, y que no solo representan un ejemplo de la crisis inmobiliaria de España, sinó que también reciben un tratamiento diferenciado en otros paises con problemas similares aunque no de la misma magnitud que en el caso español, que de por sí presenta una rigidez legislativa que convierte en puramente formal el articulo 47 de la constitucion.

Finalmente las resistencias al desbocamiento generalizado del capital en el caso de la vivienda, aunque no han podido imponer sus tesis de forma rotunda, han hecho aflorar alternativas de urgencia en la actualidad, como la iniciativa legislativa popular de la PAH a favor de la dacion en pago (rechazada en el parlamento español), los alquileres sociales, el modelo de construcción habitacional de Marinaleda, las 11 propuestas presentadas por 90 alumnos de la Universidad de Cordoba, la rehabilitación de la deuda formuladas por Adicae, la cooperativa inmobiliaria La Borda asociada al proyecto de la Plataforma de Can Batllo en Barcelona, etc entre las más destacadas.

Por cortesía de Jose Luis Carretero y de Queimada Ediciones ofrecemos en Pdf el Capitulo “Deshaucios, lanzamientos, hay alternativas?”, que ocupa las páginas 111-135 del Libro Tu casa no es tuya es del Banco, editado por Queimada.

También colaboran en el libro Juan Carlos Barba, Héctor Rojo, Gladys Martínez, Eduardo Pérez, Leticia González y Endika Alabort.

Descargalo akí

Paseo de Jane. Reflexión sobre “muerte y vida de las grandes ciudades”

Autor: Nacho Cazcarro

https://azofra.wordpress.com/2015/05/25/paseo-de-jane-zaragoza/

¿Realmente educamos nuestra sensibilidad para entender la ciudad? Ella tan infinita, con sus calles y sus gentes, sus plazas, sus comercios. La ciudad subjetiva que cada persona vive a su manera, de la que cada uno extrae un jugo irrepetible. Si tiene 200.000 habitantes esconderá 200.000 ciudades, cada una con su horario, sus trayectos, sus miradas, sus rincones, sus lugares de trabajo y de descanso, sus “hey qué pasa!” y “por ahí no paso”. Y es todo un mismo espacio en el que se inventan 200.000 maneras de vivirlo. Ciudades particulares, mutables y todas distintas. ¿Cómo entender todas ellas? ¿Cómo diagnosticar sus problemas y necesidades? Y ¿Cómo decidir cuál es esa ciudad ideal hacia la que queremos caminar?

El urbanismo se ha erigido como puño impositor de fórmulas infalibles. Con su bandera se decidió que no era necesario comprender a los ciudadanos para diseñar sus espacios. A lo largo de la historia se han aportado soluciones estéticas, pragmáticas, estratégicas o higienistas a los conflictos o a las situaciones incomprensibles (o incómodas) para técnicos y políticos. Jane Jacobs, en su libro “Muerte y vida de las grandes ciudades”, nos aportó, antes que nada, una mirada limpia que desenmascara esta farsa: la de los urbanistas que arrastran teorías simplificadoras sobre la ciudad ideal. Y nos descubre, al menos, hacia donde dar el primer paso para comenzar a pensar la ciudad de otra manera. Y no es otro sitio que hacia nuestras calles.

paseo_jane6

Seguir leyendo…

Ya a la venta “Tu casa no es tuya, es del banco”

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

ICEA

Un grupo de escritores, activistas, investigadores, publicistas, publican este libro sobre la lucha contra los desahucios que es sumamente recomendable.
Con fotografías de Olmo Calvo, Alvaro Minguito y David Fernández. Los derechos de autor de los autores y el 25 % de los beneficios de la editorial serán donados a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Vallecas.

Seguir leyendo…

Los fondos buitres a la puerta de tu casa

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Blog Economía para Todos en Diagonal Periódico

El 19 de septiembre de 2014, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas aprobaba un texto presentado por Bolivia que mandataba al organismo internacional para establecer algún tipo de normativa que limitase la actuación de los llamados “fondos buitres” en las reestructuraciones internacionales de deuda. La Resolución fue aprobada con el voto favorable de 124 países, 41 abstenciones, y sólo 11 votos en contra.

El tema, en esos momentos, estaba en el candelero. Un grupo de 47 “fondos buitres” habían conseguido una sentencia en un tribunal de Nueva York que podía poner  en jaque las reestructuraciónes de deuda realizadas por Argentina  en los años 2005 y 2010, y que habían impedido, en su momento, el colapso económico  del país sudamericano.

Seguir leyendo…

Un ciclotour por algunos caprichos y desastres urbanísticos en Zaragoza

Autor: Nacho Cazcarro

A Zofra (Grupo de Estudios Metropolitanos de Zaragoza)

El sábado pasado, gracias a una iniciativa del CSL La Pantera Rossa y con la colaboración técnica de La Ciclería, A_Zofra realizamos una ruta muy singular por algunos de los caprichos y desastres urbanísticos de nuestra ciudad. Unas cuarenta personas recorrimos en bicicleta una pequeña selección representativa de una falta de planificación sostenible de la ciudad, que nos sirvieron de argumento para hablar de equipamientos vacíos, operaciones de especulación, promociones de vivienda injustificadas o ataques al patrimonio cultural e histórico de Zaragoza.
El contenido que habíamos preparado para este ciclotour procedía en buena parte de nuestra investigación sobre el último ciclo económico en Zaragoza así como de la experiencia personal de las personas que habíamos preparado la ruta.
La idea principal que queríamos transmitir es que en la ciudad se cruzan muchos agentes e intereses, algunos muy discretos, y todos trasversales. Son económicos, políticos, ideológicos, técnicos, institucionales, culturales… Y que entre ellos la ciudadanía hemos tenido un papel muy secundario. Cambiar esto y conseguir ser más protagonistas de nuestra propia ciudad, pasa por hacernos más conscientes de su denso entramado de intereses. Seguir leyendo…

El ladrillo se convierte en azucarillo

Autor: Eduardo Lizarraga

Blog de Econonuestra en Público.es

Todo comenzó en 1998, cuando el primer gobierno de Aznar, con Rato como asesor,  se empeñó en lograr que el precio de la vivienda fuera más asequible para todos los españoles y reactivar de paso el sector inmobiliario, muy tocado tras la crisis del ’92. Para ello aprobó una nueva Ley del Suelo. O al menos eso es lo que dijeron en su momento. Otras lenguas, seguro que perversas, aseguran que fue una petición de muchos políticos municipales que querían tener recursos a su alcance. Recursos en suelo o lo que es lo mismo en dinero.

Seguir leyendo…

Reseña de “FIN DE CICLO. FINANCIARIZACIÓN, TERRITORIO Y SOCIEDAD DE PROPIETARIOS EN LA ONDA LARGA DEL CAPITALISMO HISPANO (1959-2010)”

Autor: Observatorio Metropolitano

Revista de Economía Crítica, nº12, segundo semestre 2011

Agustí Colom (Universitat de Barcelona)
Fin de ciclo, constituye un extenso análisis de los orígenes y causas de la crisis económica española. Un análisis alejado de la teoría económica convencional, que abunda en la búsqueda de las raíces de la situación actual. Se trata, pues, de un análisis radical que profundiza en las causas de la actual crisis económica. En este sentido, los autores, sostienen que la actual crisis no se limita al estallido de la burbuja inmobiliaria española ni al más general crack financiero, si no que constituye el colapso del modelo de crecimiento económico que ha caracterizado las economías capitalistas avanzadas en las últimas décadas. Estaríamos por tanto, según los términos utilizados en el texto, ante la saturación del régimen de acumulación español.
Comprar o descargar el libro en Traficantes de Sueños pinchando aquí

Debate: por una política pública de vivienda y contra los desahucios

Autor: Que Hacemos y Carlos Huerga

¿Qué hacemos?

Este jueves, 13 de febrero, celebramos un nuevo debate del colectivo ‘Qué hacemos’. Tras los anteriores sobre Competitividad y sobre Banca pública, esta vez analizaremos la situación de la vivienda en España, y las propuestas por una política pública de vivienda y contra los desahucios de familias.

Partiendo del libro Qué hacemos con la vivienda, en el debate participan:

- Alejandro Inurrieta, economista y coordinador del libro ( @inurrieta)

- Nacho Murgui, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid ( @FRAVM)

- Carlos Huerga, activista de la PAH ( @chuerga)

Además, están invitados activistas y colectivos vinculados a las luchas por una vivienda digna y contra los desahucios, que podrán participar en el coloquio.

La cita es este jueves, a las 19h, en la Librería Muga (Avda. Pablo Neruda, 89, Madrid), con entrada libre. Podrá seguirse también en streaming en este mismo blog. Seguir leyendo…

No es ciudad para pobres

Autor: Carlos Huerga

Publico.es

Aunque se suele decir que de Madrid se va al cielo, lo cierto es que no es una ciudad fácil: respiramos una contaminación que apodamos “la boina”, sufrimos dificultades extraordinarias para acceder  a la vivienda, pagamos dos veces por que nos recojan la basura y así un largo etcétera. Todos estos males empeoran nuestra calidad de vida, pero casi nos pasan desapercibidos cuando nos recuerdan nuestra mayor vergüenza: tener una alcaldesa puesta a dedo, Ana Botella.

Seguir leyendo…

Defendiendo la autogestión como herramienta de construcción de alternativas. Conferencia-taller en Iruñea

Autor: Endika Alabort Amundarain y ICEA

ICEA

Autogestioa alternatibak eraikitzeko tresna moduan definituz

El 20 de noviembre en la Hormiga Atómica (Iruñea) ICEA volverá a hablar sobre autogestión, dentro del Sorgin Gaua organizado por Sorginkale Banaketak.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: