Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

La antigravedad del bitcoin (I): Planteamiento inicial

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Este es el primer artículo correspondiente a la serie “La antigravedad del bitcoin” donde, con el objetivo de ofrecer visiones alternativas, analizaremos el surgimiento de la criptomoneda, su evolución y dinámica, e indagaremos en el papel futuro que puede tener en la economía.

Planteamiento inicial

En el momento actual, el bitcoin es lo que podríamos denominar una moneda de tránsito. Los individuos obtienen rentas nominadas en dólares o en otras monedas convencionales, compran con ellas bitcoins, los retienen o los utilizan para realizar transacciones y quienes las reciben, aunque pueden también retenerlos provisionalmente, acabarán convirtiéndolos de nuevo en dólares para acudir con ellos al mercado. Este esquema se justifica porque no existe de forma generalizada ni percepción de rentas en bitcoins ni bienes y servicios cuyos precios estén fijados en esta moneda.

Con este punto de partida, la evolución del precio del bitcoin en dólares, que es determinado por las decisiones de los agentes económicos y, a su vez, determina estas decisiones, es la variable fundamental para entender el papel que juega –y predecir el que va a jugar en el futuro– en las economías actuales.

Una opinión muy difundida es que el comportamiento del bitcoin se ajusta a la evolución típica de una burbuja especulativa y que su rápido ascenso tendrá un abrupto final. Nuestra posición sobre este punto es que el bitcoin no se comporta como lo hacen las burbujas especulativas clásicas. En concreto, que el proceso especulativo, que es la principal causa de su fulminante crecimiento, no activa, como sucede en estas burbujas, un mecanismo interno que acaba provocando el colapso.

Esta idea sobre el futuro de su cotización es menos pesimista que la que difunden los augures del desastre y más pesimista, respecto a la importancia de su papel futuro en las economías de mercado, que las que proclaman sus entusiastas defensores. En efecto, un crecimiento rápido y continuo del precio del bitcoin en dólares lo incapacita para que instrumente de forma satisfactoria las tareas que una moneda debe cumplir en una economía de mercado.

La explicación que sigue, improvisada y provisional, ha eludido de forma premeditada adentrarse en la complejidad de los procesos criptográficos e informáticos de su generación y funcionamiento. Única justificación: la ignorancia del que esto escribe. De lo que no se sabe es mejor callar.

Para nosotros, el bitcoin es una moneda virtual que se “emite” a un ritmo decreciente –que acabará haciéndose nulo– y que ofrece ciertas ventajas respecto a las monedas convencionales, permitiendo transacciones opacas, ausencia de intermediarios, rapidez, seguridad, etc. Razonaremos aceptando que estas características van a mantenerse en el futuro.

Seguir leyendo…

EKO TV: Bitcoins, criptomonedas y tulipanes. HOY a las 20:30h en Público TV

Autor: EKO TV, Ivan H. Ayala y Nuria Alonso

Resultado de imagen de eko tv

Hoy a las 20.30 tercer programa de la temporada, ‘Bitcoins, criptomonedas y tulipanes’ en EKO – Público TV.

¿Conoces qué es el bitcoin? ¿Qué limitaciones presentan la emisión de criptomonedas? ¿Supone una revolución en los mercados financieros o funciona a modo de burbuja como la de los tulipanes en Holanda?

Para tratar estas cuestiones y muchas más tendremos el lujo de contar con lxs siguientes invitadxs:

-Nuria Alonso, profesora de Economía Aplicada en la URJC.
-Juan Ignacio Crespo, matemático y analista económico y financiero.
-Juan Carlos Barba, coordinador de la asociación Colectivo Burbuja.
-Miguel Sebastián, profesor de Economía en la UCM y ex-ministro de Industria.

Caídas en los mercados: ¿ligero resfriado o enfermedad terminal?

Autor: Isidro López

Es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero si no es este, será el siguiente.

Sao Paulo Bolsa

Las caídas de la bolsa de Wall Street de anoche, que muy posiblemente se van a repetir hoy, seguidas de las réplicas en las bolsas de Asia y Europa, están haciendo pedazos lo que hasta ayer era un panorama de placidez autocomplaciente en el que los políticos y financieros de todo el mundo no han parado de congratularse de algo a lo que han decidido llamar “recuperación económica”. No podemos sino estar de acuerdo en que llamarlo “intervención masiva y constante de los bancos centrales para evitar una nueva recesión” resultaba menos sexy. Pero mucho nos tememos que esto es lo que ha sucedido en realidad.

Aún es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero desde luego hay motivos para pensar que si no es este estallido será el siguiente el que haga saltar las endebles costuras de nuestro actual modelo económico y social.

Durante los últimos cuatro años, los bancos centrales de todos los países capitalistas han acometido unas políticas de expansión monetaria —han abierto el grifo del dinero— para inundar de liquidez a los mercados financieros y generar un ciclo de rentabilidad que, sobre todo en el caso de Europa, alejase temporalmente a los agentes financieros de la presión sobre los bonos de deuda pública de los países del sur y los acercase a las operaciones con acciones y bonos privados.

Una política de tipos de interés cercanos a cero ha apuntalado esta riada de dinero hacia los mercados financieros. Pero los problemas han persistido en otro lugar: la producción. Toda esta arquitectura financiera para salvar a los mercados de sí mismos se ha encontrado con las mismas dificultades con las que se ha venido topando desde hace dos décadas, los ciclos productivos tienen gigantescos problemas de rentabilidad que no hacen sino agravarse con las políticas de contención y ataque a los salarios en prácticamente todo el mundo.

Seguir leyendo…

Los mercados reciben con un flash crash al presidente de la FED nombrado por Trump

Autor: Marta Luengo

El Salto

Los mercados expresan su temor el primer día del mandato de Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal. Las tensiones inflacionistas podrían estar detrás del pánico que provocó la caída exprés del parqué neoyorquino.

Jerome Powell Reserva Federal estadounidense FED
Jerome Powell juraba el cargo como presidente de la Reserva Federal estadounidense. Foto: Federal Reserve
Jerome Powell asumía este lunes el cargo de presidente de la Reserva Federal estadounidense (FED), la institución que hace las veces de banco central al otro lado del charco. Pero no debió pasar un fin de semana precisamente tranquilo en la víspera de su nombramiento: la semana anterior los mercados estadounidenses cerraron con bajadas en lo que se interpretaba como un inminente cambio de sentimiento. A las pocas horas de su juramento, el índice de referencia de la Bolsa de Nueva York sufrió un flash crash de más de 1.500 puntos.

El mandato de Janet Yellen expiraba el pasado día 3 de febrero tras la decisión de Donald Trump de relevarla a favor del primer banquero de inversión que ocupa la presidencia de la FED. Powell ya era gobernador en la FED y era una apuesta por mantener la línea establecida por su predecesora para volver a la normalidad en la política monetaria tras una dilatada época de bajos tipos de interés.

En diciembre de 2015, Yellen fue la encargada de comenzar la senda de sutiles subidas (en tandas de 0,25%) que han ido encareciendo el precio del dinero en Estados Unidos hasta ponerlo en la banda que va del 1,25% al 1,5%. En la eurozona Draghi, aunque sí ha comenzado a reducir las compras de deuda, no tiene pensado comenzar con la subida de tipos hasta 2019, lo que revela la diferencia de ritmo en el ciclo económico a un lado y otro del Atlántico.

Seguir leyendo…

La trampa de Tucídides y el futuro del Euro

Autor: Fernando Esteve

La Paradoja de Kaldor

Existe un acuerdo unánime de que China está en su fase ascendente en la escala del poder económico y militar. Menos acuerdo hay respecto a la cuestión de si la hegemonía norteamericana está ya en declive. En cualquier caso, el escenario geopolítico en las próximas décadas se augura complejo y marcado por esa doble circunstancia. Hay quienes anticipan el riesgo de que el mundo se vea abocado a lo que se conoce como Trampa de Tucídides y, al igual que Esparta ante el ascenso de Atenas desencadenó una guerra preventiva -la Guerra del Peloponeso-  antes de que la expansión de su rival amenazara su hegemonía, EE.UU. haga lo mismo con China. Hay quienes, por el contrario,   prevén un futuro pacífico definido por una hegemonía compartida chino-americana. Sea cual sea ese futuro, lo que parece hoy por hoy claro es que en su construcción la Unión Europea  nada parece contar. Europa es hoy por hoy un convidado de piedra en la escena geopolítica mundial.

No debiera ser así. Pero la realidad es que la Unión Europea no ha podido convertir su peso económico en poder económico ni tampoco sus valores políticos y culturales en poder político  en la esfera de las relaciones internacionales a escala mundial. La Unión es, por así decirlo,  autista, en el sentido de que todas sus energías las dirige hacia sí misma. Es como esos enfermos a los que la gravedad y urgencia de sus dolencias les llevan a desinteresarse de todo cuanto sucede en su entorno. Y la razón de ello es que el “corazón” de la Unión, la eurozona,  no funciona como sería de desear y se preveía en sus orígenes, hace una quincena de años.  Y no funciona porque adolece de una enfermedad “genética”, porque de salida, desde su concepción, su “corazón”: el euro,  estaba mal diseñado y se ha convertido en una fuente incesante de problemas.

Cierto que no era fácil construir una moneda única a partir de un conjunto heterogéneo de países que no conformaban una área monetaria óptima. Pero el diseño que se siguió a la hora de hacerlo, lo que se puede denominar como  “modelo neoliberal” de moneda única en la medida que, ante los inevitables desequilibrios comerciales y fiscales y sus consecuencias que tendría el establecimiento de una moneda única y una política monetaria común del Banco Central Europeo en los países de la eurozona dada su diversidad de situaciones y “culturas” económicas nacionales, sólo preveía para corregirlos de un mismo mecanismo: la puesta en práctica de políticas de ajuste  y de reformas estructurales, sobre todo de los mercados de trabajo, así como la imposición de sanciones a quienes no cumpliesen unos criterios en buena medida arbitrarios.

Seguir leyendo…

El bitcoin: ¿oro digital o fraude colosal?

Autor: Bruno Estrada Lopez

ctxt.es

El bitcoin la criptomoneda más famosa y más utilizada en el mundo fue creada hace solo ocho años, en 2009. Una criptomoneda es un medio digital de intercambio que no está respaldado por ningún activo, su valor intrínseco es cero, se basa en la confianza que millones de personas dan a un sistema descentralizado de creación de dinero.

No hay ningún Banco Central de un gran país detrás de su creación, ni ninguna entidad financiera global, ni ninguna gran empresa. Son miles de “mineros” los que están continuamente creando esta moneda en base a unos códigos que aseguran las transacciones.

Su creación se hace de forma conjunta por un sistema competitivo descentralizado de estos “mineros” digitales. Para que estos nuevos bitcoins, estas nuevas transacciones, sean confirmados es necesario que se incluyan en un bloque con una prueba de trabajo matemático. Dichas pruebas son muy difíciles de calcular ya que la única manera de pasarlas es intentando hacer miles de millones de cálculos por segundo.

Cuando los bloques son validados por el universo de “mineros” entonces el “minero” creador recibe una propina en bitcoins, propina que se ha ido reduciendo con el paso del tiempo. Los “apolojetas” del bitcoin dicen que esto es democratizar la creación de dinero.

Inicialmente, en la “época romántica” del bitcoin, los mineros eran personas individuales que, armados con un cierto conocimiento de electrónica e informática y un potente ordenador generaban esos bloques. Ante el aumento de valor de esta criptomoneda su producción se ha ido industrializando. Actualmente hay “granjas de servidores” trabajando permanentemente para calcular el valor de un nuevo bloque.

Su creciente éxito como instrumento de intercambio plantea dos graves problemas: su insostenibilidad financiera y medioambiental.

Seguir leyendo…

¿Tiene la política monetaria efectos distributivos?

Autor: Juan Francisco Albert Moreno y Carlos Ochando

La Paradoja de Kaldor

Es notoriamente constatable que la desigualdad tanto de renta como de riqueza se ha incrementado desde la década de los 80 dentro de los países desarrollados. Asimismo, es bien conocido que factores estructurales, tales como la demografía, el papel de las instituciones, la digitalización o la propia globalización, y factores cíclicos que tienen que ver con la reciente crisis económica y la exigua recuperación, están detrás de esta tendencia alcista. Sin embargo, los efectos distributivos que puede ocasionar la política monetaria son menos perceptibles para el público en general.

Aunque tradicionalmente, con la supuesta creencia en la neutralidad del dinero, académicos y banqueros centrales han ignorado esta cuestión, los efectos distributivos que puede acarrear la política monetaria no son nuevos. El economista francés, Richard Cantillon – quien para muchos es considerado el padre de la economía política – ya en 1755 advertía en su conocido “efecto cantillon” de la no neutralidad y de los efectos distributivos que la entrada de nuevo dinero podía causar al no introducirse éste en el sistema económico de forma homogénea entre los distintos ciudadanos o grupos sociales.

Más recientemente, con la implementación de las medidas de política monetaria no convencional para hacer frente a la Gran Recesión y al problema de la cuota 0 del tipo de interés nominal, los efectos distributivos de la política monetaria han tomado relevancia y se han convertido en una de las principales críticas a estas políticas inusualmente expansivas, especialmente al otro lado del Atlántico con las sucesivas rondas de quantitative easing aplicadas por la Reserva Federal.

Con el resurgir de esta preocupación, la reciente literatura económica ha puesto el foco en los diversos canales a través de los cuales la política monetaria tiene efectos en la distribución de los ingresos y la riqueza.  No obstante, la dirección neta de tales efectos es ambigua. Por un lado, existen diversas vías por las que una política monetaria acomodaticia ayudaría a conseguir una distribución de renta y de riqueza más equitativa:

Seguir leyendo…

El bitcoin está destinado al fracaso

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es

Cada vez se habla más de las criptomonedas, y especialmente de la más famosa y utilizada de todas: el bitcoin. Este tipo de monedas, creadas desde el sector privado, se caracterizan esencialmente por ser digitales y por regirse a través de un software informático complejo que conecta a todos sus usuarios de forma que se origina para cada transacción un modelo de contabilidad distribuida. La forma de emitir nueva moneda se lleva a cabo a través de la resolución de un algoritmo informático que cada vez se va complejizando más y en el que puede participar cualquier usuario. En el caso del bitcoin, la emisión de la moneda está limitada a un máximo de 21 millones de unidades.

El bitcoin se creó en el año 2009, en plena crisis económica mundial, y desde entonces su utilización ha ido en aumento. Empleada en un primer momento en muy pocas regiones y sólo en determinados sectores económicos, se ha ido extendiendo cada vez más hasta llegar a nuevos países y a nuevas ramas económicas. Y, aunque hoy día sigue siendo una moneda con una utilización marginal a nivel mundial, llama muchísimo la atención la importancia que ha alcanzado una moneda creada por el sector privado, ya que ha registrado un éxito que no tiene parangón alguno en la historia.

Seguir leyendo…

Vuelve la crisis del euro: los saldos de los bancos centrales nacionales con el BCE vuelven a marcar récord

Autor: Sergi Cutillas

Público.es

El riesgo de fractura reaparece en la Eurozona. Este riesgo se ve reflejado en los incrementos en los saldos del sistema TARGET2 (Sistema de Transferencias Trans-europeo Automatizado para Liquidación en Tiempo Real) del Eurosistema (sistema de bancos centrales de la Eurozona incluyendo al BCE).

El TARGET2 es el sistema de pago para transacciones bancarias entre países europeos que forman parte del Eurosistema. Tiene más de 1.500 participantes directos y más de 16.000 participantes o corresponsales indirectos. Este sistema sustituye el mercado de divisas entre estos estados, y sus saldos muestran las transacciones transfronterizas que se producen entre bancos europeos. Estas transacciones generan saldos acreedores y deudores de estos bancos centrales respecto al BCE si no son saldadas entre éstos  el mismo día. Tal como explica Roger Jones, Presidente del Grupo de Trabajo de TARGET, es importante entender que los saldos de TARGET2 no representan obligaciones bilaterales entre los bancos centrales del sistema euro excepto en la forma intra-día (en el mismo día). En 1999, el Consejo de Gobierno del BCE decidió que los saldos bilaterales debían compensarse diariamente por novación, lo que se consideraba que estaba en consonancia con el principio de una zona monetaria integrada. Por consiguiente, con efectos a partir del 30 de noviembre de 2000, los créditos y pasivos relacionados con TARGET (TARGET 1 en esos días) se compensan por novación al final de cada día de TARGET, reflejándose este concepto en el artículo 6 de la Directiva TARGET 2.

Hasta 2007, las posiciones de TARGET2 se mantuvieron cerca del equilibrio. A partir de 2007 (y más aún con la intensificación de la crisis de la deuda soberana en 2010) los saldos comenzaron a crecer y divergir entre países del norte y del sur, con Alemania convirtiéndose en el mayor acreedor y Grecia, España, Italia, Irlanda y Portugal, siendo los mayores deudores netos.

Actualmente el TARGET2 se sitúa de nuevo en records históricos, como ya ocurrió en 2011-12 cuando existió riesgo de fractura de la Eurozona. Según los datos del BCE de enero de 2017, el monto total de activos y pasivos del sistema supera el billón de euros. En el lado deudor destacan Italia, con 364.700 millones de euros y España con 350.200 millones de euros, mientras que en el lado acreedor el principal actor es Alemania, que posee activos por 795.600 millones de euros.

Seguir leyendo…

Crítica al libro de Rallo “Contra la Teoría Monetaria Moderna”

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Recientemente el economista liberal Juan Ramón Rallo ha publicado otro libro para arremeter contra la Teoría Monetaria Moderna (TMM). Yo, que creo muy necesario que la TMM sea ampliamente difundida y explicada porque ofrece poderosas herramientas analíticas para la izquierda, no puedo sino agradecer este nuevo y nada desdeñable empuje publicitario que Rallo le ha brindado porque, aunque sea desde una perspectiva contraria a ella, ofrece la posibilidad de que muchas personas que jamás habían escuchado nada de la TMM acaben conociendo en qué consiste (que no es poca cosa). Además, llama mucho la atención que este conocido economista liberal haya escrito ya su segundo libro en contra de una perspectiva teórica que apenas es conocida (desgraciadamente) en España; lo que creo que evidencia el temor que existe por parte de la derecha económica a que la TMM pueda cobrar importancia en los años venideros. Parecería que existe interés en ponerle palos en las ruedas al vehículo de la TMM para que cuando arranque no pueda avanzar, pero la jugada les puede salir mal porque este movimiento está atrayendo la atención de muchas personas que, tras conocer el vehículo, podrían verse fascinados por él y por lo tanto animados a empujarlo.

Es de agradecer que el libro en general esté redactado con mucho cuidado y rigor a la hora de explicar en qué consiste la TMM. Afortunadamente su autor ha leído bastante sobre el tema y respeta sus planteamientos (de no ser así nunca hubiese dedicado tiempo y esfuerzo a escribir dos libros al respecto), a diferencia de muchos otros economistas que se dedican a ridiculizar la TMM porque se han quedado en la epidermis del asunto y no han comprendido (o no han querido comprender) en qué consiste exactamente este marco analítico. Eso sí, Rallo mete bastante la pata en la portada del libro y en la utilización recurrente del verbo “imprimir” para referirse a la creación de dinero: en la portada aparece un helicóptero distribuyendo billetes y eso no es en absoluto lo que se puede desprender de la TMM (de hecho corresponde a un ejemplo del economista monetarista Milton Friedman), y hablar de impresión cuando se estima que el 97% de todo el dinero que existe en el mundo no es físico (no son monedas ni billetes sino anotaciones electrónicas en cuentas bancarias) es cuanto menos una grave incorrección que probablemente no sea azarosa[1].

En este artículo más que desarrollar una crítica extensa y completa al citado libro (ya tuve ocasión recientemente de extenderme sobre ello –aunque no tanto como me hubiese gustado- en el acto de presentación del mismo) me centraré en la argumentación central que utiliza Rallo en todo su trabajo y también en lo débil que resulta para criticar la TMM.

Seguir leyendo…

[BILBAO] Presentación de libro y mesas redondas sobre política económica con Stuart Medina . Viernes 27 de enero

Autor: Stuart Medina Miltimore, Jon Bernat Zubiri Rey, Juan Barredo Zuriarrain, Consejo de Redacción, Endika Alabort Amundarain y Lluís Rodríguez Algans

x
Presentación en Bilbao de “El Leviatán desencadenado. Siete propuestas para el pleno empleo y la estabilidad de precios. Veintiuna razones para salir del Euro” de la Editorial Lola Books, a cargo del autor Stuart Medina Miltimore, economista y miembro de la Asociación Red MMT. VIERNES 27 DE ENERO 2017
x

x

La gravedad de la crisis económica, las políticas neoliberales implementadas y sus impactos sociales obligan a repensar los objetivos e instrumentos de la política económica, laboral e industrial vigentes. Varios objetivos, cómo el pleno empleo o una economía dirigida por los salarios, llevan décadas relegados por las doctrinas capitalistas neoliberales que impone el sistema euro. Con la presentación del libro y las mesas redondas trataremos de abordar el debate sobre cuestiones de relevancia económica, social y política en Euskalerria en relación a los objetivos de pleno empleo, recuperación salarial e inversión socialmente útil desde diferentes perspectivas: la relación entre los objetivos citados y las medidas de política económica y sectorial -agricultura, industria y servicios, sectores verdes y estratégicos, etc.- con impacto en los multiplicadores de empleo y renta, política fiscal -lucha contra el fraude y reforma fiscal progresiva- o política laboral -salarios mínimos, recuperación salarial, reducción de jornada laboral y reparto del empleo, etc.-. Las ponentes abordaran, por la mañana, la cuestión desde un plano financiero y monetario respecto a las posibilidades de implementar una política monetaria autónoma y las implicaciones de una desconexión con el sistema euro en Euskal Herria y/o en el Estado español. Por la tarde, aportarán sus reflexiones desde la experiencia en el análisis económico, de políticas públicas y macroeconómicas, así cómo desde un plano sindical, siendo la negociación colectiva y la política sindical una vía eficaz para implementar estos objetivos de política económica, laboral e industrial, impulsando con ello la democracia económica. En este sentido se trataran estas cuestiones a la luz de los aspectos desarrollados en este libro sobre Teoría Monetaria Moderna de cuño postkeynesiano: el sistema euro y la política monetaria, las finanzas públicas funcionales y las políticas de Garantía de Empleo.

- – -
VIERNES 27 DE ENERO 2017
- – -
12:00h Presentación del autor. “Salir o no salir del Euro. ¿Existen razones para una ruptura con el Banco Central Europeo?”.
12:30h Mesa redonda “Buscando alternativas soberanas al euro”.
Juan Barredo Zuriarrain (Doctor en economía la por la Université Grenoble Alpes y Docente-investigador en el Departamento de Economía Aplicada I de la EHU) y Joaquín Arriola (Profesor de Economía Política en la UPV/EHU. Miembro del Consejo Cientifico de FOESSA, miembro de FLACSO-España).
13:15h Debate abierto con la participación del autor y los ponentes de la mesa redonda.
- – -

19:00h. Presentación del autor. “Garantía de empleo y pleno empleo con otro modelo productivo: ¿es posible?”.
19:30h. Mesa redonda: “Otra política económica. Finanzas, empleo y salarios en Euskal Herria”; Endika Alabort Amundarain (Profesor de economía en la EHU, miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión -ICEA- y militante de la CNT Sindikatua) y Mikel Noval (Economista y responsable del Gabinete de Estudios de Euskal Langileen Alkartasuna -ELA-).
20:15h. Debate abierto con la participación del autor y las ponentes de la mesa redonda.
LUGAR : Louise Michel Liburuak (Elkano Kalea, 27).

- – -

La Irracionalidad de la Unión Europa y el Euro

Autor: David Montañez Roldán

Opinión Express

Cada vez que un estudiante de economía va a tratar el temido fenómeno de la hiperinflación, se nos suele dar como ilustre ejemplo el caso de la República de Weimar acontecido entre 1921-1923. Nos cuentan que este vino provocado por una creación masiva de dinero, y que al haber una mayor cantidad de dinero, quedando una misma cantidad de bienes, los precios irremediablemente acaban subiendo. Y que por ello, “crear dinero alegremente nunca es bueno”.

Lo cierto es que esta historia no es del todo cierta, y está tergiversada. Es importante mencionar que durante La Primera Guerra Mundial comenzó en toda Europa un proceso inflacionario, y tras la guerra, las duras condiciones impuestas a Alemania mediante el Tratado de Versalles, tuvo unos efectos terribles sobre su estructura productiva. Pero fue cuando el comercio exterior se detuvo y teniendo que seguir realizando los pagos de guerra, el gobierno alemán tomó la decisión de seguir gastando, cuando debió de haber realizado una restricción del mismo acorde a su nivel de producción, de esa manera no se hubiera provocado la hiperinflación. Pero decidió no hacerlo debido a las tensiones políticas durante 1921.

Es por ello que el miedo a la inflación está implantado en el subconsciente colectivo de los alemanes. Existen estudios que indican que los alemanes tienen más miedo a la inflación que a contraer una enfermedad grave, ser víctima de un crimen salvaje, separarse de su pareja, sufrir la soledad o sufrir una guerra (William Mitchell, La Distopía del Euro). Esta irracionalidad se manifestó en su momento en el funcionamiento del Bundesbank, posteriormente en el Banco Central Europeo (BCE) y la Unión Europea (UE).

Seguir leyendo…

La Teoría Monetaria Moderna contra la futilidad neomercantilista

Autor: Esteban Cruz Hidalgo y Stuart Medina Miltimore

http://blogs.publico.es/econonuestra/2016/11/11/la-teoria-monetaria-moderna-contra-la-futilidad-neomercantilista/

Una de las principales críticas hacia la Teoría Monetaria Moderna (en adelante TMM) es si sus propuestas políticas serían aplicables a economías abiertas o cuya divisa no desempeñe la función de moneda de reserva internacional. En oposición al posicionamiento a favor de la soberanía monetaria que la TMM defiende en función de su análisis sobre el dinero fiduciario, corrientemente se teme la vuelta a una moneda nacional; y es evidente por qué para países dependientes de la importación de alimentos y energía. La depreciación a la que la moneda se vería sujeta incrementaría los costes relativos de las importaciones e impartiría un sesgo inflacionario a la economía, que se vería agudizado por las expectativas de una mayor depreciación que se harían efectivas por el papel de la especulación contra la divisa nacional.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (10)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la décima entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos anteriores vimos que entre las distintas causas que pueden provocar inflación se encuentra la aparición de nuevo dinero. En el artículo anterior exploramos una importante forma de introducir nuevo dinero en circulación: el crédito bancario. En este artículo exploramos otra: el déficit público.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (9) @edugaresp

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la novena entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos inmediatamente anteriores vimos que entre las distintas causas que pueden provocar inflación se encuentra la creación de dinero. En este artículo exploramos las distintas formas que existen de crear dinero, empezando por el dinero que los bancos privados crean a través de la concesión de préstamos.

Seguir leyendo…

En España necesitamos que se cree más dinero y se ponga a disposición de familias y empresas @edugaresp para @eldiarioes

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

eldiario.es

Existe una idea terriblemente extendida entre economistas y no economistas que consiste en lo siguiente: crear dinero provoca inflación. O lo que es lo mismo: crear dinero hace que éste pierda valor y que cueste más comprar productos. A muchos incluso les viene a la cabeza fenómenos hiperinflacionarios en los que se cargan carretillas llenas de fajos de billetes que apenas sirven para comprar una barra de pan. Es impresionante lo extendida que está esta idea, y también la falta de crítica que tiene. Porque poner en cuestión este axioma, por poco que sea, supone inmediatamente ser tachado de ignorante o de loco.

Pero lo cierto es que esa famosa idea es parcialmente falsa o, cuanto menos, profundamente imprecisa. Crear dinero puede provocar inflación, pero puede que no lo haga. La clave reside en la cantidad de dinero que se cree y también el momento en el que se haga. Estaremos todos de acuerdo en que la creación de un único euro no provocará inflación y en que la creación de billones de euros sí lo hará. Por lo tanto, existirá un punto intermedio entre esos dos extremos en el que la creación de dinero pasará de ser irrelevante para los precios a provocar efectos sobre los mismos. Veamos cuál es ese punto intermedio.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (8)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la octava entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos anteriores identificamos las distintas causas que provocan inflación, y vimos que ésta puede aparecer por causas diferentes a la creación de dinero. Para que esos factores causales terminen provocando inflación o no, y en qué cantidad, importará mucho el margen que tengan los vendedores para reaccionar modificando el precio de sus productos, que dependerá a su vez del nivel de competencia al que estén sometidos y de la estrategia de venta que empleen. Con estos mimbres analíticos procedemos a abordar qué ocurre con los tres casos identificados (caso A: incremento de coste de producción; caso B3: nuevo dinero en circulación; y caso B4: caída de la producción). Este artículo corresponde al segundo caso, que es precisamente el centro de nuestra atención.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (7)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la séptima entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos anteriores identificamos las distintas causas que provocan inflación, y vimos que ésta puede aparecer por causas diferentes a la creación de dinero. Para que esos factores causales terminen provocando inflación o no, y en qué cantidad, importará mucho el margen que tengan los vendedores para reaccionar modificando el precio de sus productos, que dependerá a su vez del nivel de competencia al que estén sometidos y de la estrategia de venta que empleen. Con estos mimbres analíticos procedemos a abordar qué ocurre con los tres casos identificados (caso A: incremento de coste de producción; caso B3: nuevo dinero en circulación; y caso B4: caída de la producción). Este artículo corresponde al primer caso.

Seguir leyendo…

La Teoría Monetaria Moderna contra el fetichismo de la mercancía @econoNuestra

Autor: Esteban Cruz Hidalgo

Blog de Econonuestra en Público.es

Tendemos a pensar en el dinero como una mercancía establecida espontáneamente por individuos racionales por poseer unas determinadas propiedades a las cuales debe su valor intrínseco para ser utilizada como equivalente general en el intercambio. Esta es la exposición que se hace en los libros de texto sobre el origen del dinero, una innovación creada para superar el inconveniente del trueque puro reduciendo los costos de transacción, de encontrar exactamente alguien que esté buscando cambiar lo que uno tiene por lo que quiere.

Esta explicación del surgimiento del dinero como un fenómeno de mercado es una de las historias favoritas de los economistas. Es el mito fundacional de nuestro sistema de relaciones económicas pese a no haber pruebas de que alguna vez ocurriera así, sino todo lo contrario. Su pervivencia y atractivo se debe a su instrumentalización, a las importantes implicaciones para los privilegios de la élite gobernante que se desprenden de tal visión del dinero, de los arreglos institucionales que permite mantener tratando el moderno sistema monetario como si funcionásemos con un anacrónico patrón oro en que el dinero opera como un simple lubricador de los mercados y cuyo valor se deriva de su contenido metálico.

La evidencia histórica establece que la misma naturaleza del dinero es un crédito o una relación de deuda, y que su aparición es anterior a la acuñación de moneda por casi 3.000 años y previa a los mercados, siendo su función principal la de unidad de cuenta. Incluso en la época de Adam Smith la circulación de moneda para las compras habituales era escasa y se usaba ampliamente el crédito.

Seguir leyendo…

La izquierda necesita aprender de la Teoría Monetaria Moderna @edugaresp

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

A pesar de su antipático y nada atractivo nombre, la Teoría Monetaria Moderna (TMM) representa una forma de entender cómo funciona el dinero que viene de perlas a todos aquellos que quieren poner la economía al servicio de la mayoría social, ya que rellena una de las principales fallas que ha tenido siempre la izquierda en materia económica. Desgraciadamente la inmensa mayoría de los pensadores progresistas –incluyendo especialmente a los economistas– han absorbido hasta la médula las falsas creencias liberales en relación a la naturaleza y funcionamiento del dinero, y esto hoy supone un enorme lastre a la hora de vislumbrar un modelo económico alternativo al actual. No son pocas veces en las que la izquierda repite los falsos mantras liberales creyendo que son verdades absolutas: “el déficit público es malo y hay que reducirlo –aunque sea más lento de lo que propone la derecha-“, “el Estado necesita recaudar mucho más dinero para disfrutar de un adecuado Estado del Bienestar”, “crear dinero provoca siempre inflación”, etc. Interiorizar estas falsas creencias neoliberales y pensar y hablar en su mismo idioma implica entrar en un callejón sin salida para la izquierda, ya que al hacerlo quedan obstruidas casi todas las alternativas económicas progresistas. La Teoría Monetaria Moderna es la cura que necesitamos para romper los esquemas que nos han impuesto y poder idear y desarrollar un proyecto económico más justo.

¿A qué se debe que la izquierda ande tan perdida en este tema? A que no es verdaderamente consciente del radical cambio que el sistema monetario mundial experimentó en 1971. La inmensa mayoría de analistas comete el profundo error de seguir utilizando los mismos esquemas mentales que se utilizaban para comprender el sistema monetario antiguo, sin darse cuenta de que en la actualidad esas herramientas analíticas han quedado absolutamente obsoletas porque la realidad es otra. Es como si, para conocer el éxito de un grupo musical, nos fijásemos únicamente en las ventas de discos y no tuviésemos en cuenta la celebración de conciertos o la audiencia lograda a través de internet con programas como Youtube o Spotify. Estaríamos utilizando herramientas que eran muy útiles en el pasado pero que son absolutamente estériles en el presente simplemente porque la realidad ha cambiado. Lo mismo le ocurre desgraciadamente a la izquierda con el asunto del dinero.

Seguir leyendo…

Soberanía monetaria e hiperinflación: las apariencias engañan. Artículo de @edugaresp en @elEconomistaes

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

El Economista

Existe un principio básico en el debate científico que consiste en conceder la mejor lectura posible al interlocutor cuando existen dudas sobre lo dicho o frente a factores que puedan limitar u obstaculizar la comunicación. Es decir: frente a cualquier duda producida por un contexto comunicativo confuso o limitado debe primar la cautela y presuponerle al interlocutor la mejor intención posible.

Pues bien, esto es lo que no hizo el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre al publicar un artículo en elEconomista respondiendo a dos tuits publicados por mí, probablemente porque su intención no era enriquecer el debate científico sino enturbiar todo lo posible la postura de formaciones políticas adversarias a la suya como lo son Podemos e Izquierda Unida, y así lo sugiere su ridículo esfuerzo en vincular forzadamente mis dos opiniones sobre teoría fiscal y monetaria con la situación de Venezuela y con nombres como Íñigo Errejón o Alberto Garzón.

Seguir leyendo…

Respuesta a Gurusblog sobre su artículo de creación de dinero e inflación

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

El pasado sábado me dedicaron un post en el conocido blog de economía y finanzas “Gurusblog” en el que se le daba respuesta a mis tesis sobre dinero e inflación. Aunque, para ser exactos, la respuesta se le ha dado a lo que el autor cree que son mis tesis, porque desgraciadamente no ha entendido bien mi postura y ha supuesto demasiadas cosas que yo nunca he dicho ni sugerido. A pesar de todo agradezco mucho que se haya tomado la molestia de informarse y redactar un artículo sobre lo que yo opino, aunque desearía que no hubiese caído tan fácil en la falacia del hombre de paja. Con la idea de deshacer malentendidos y enriquecer el debate al respecto escribo este artículo.

Lamentablemente ya en el segundo párrafo el autor resume mi tesis erróneamente, poniendo en mi boca cosas que yo jamás he dicho ni diré. El párrafo dice: “Eduardo ha desarrollado la tesis, y la podéis leer aquí, según la cual la creación de dinero no provoca inflación”. Invito a su autor y a cualquier persona a que busquen en cualquiera de mis escritos o ponencias esa afirmación; aunque les adelanto el resultado: no la encontrarán. En realidad lo que yo siempre he dicho y sostengo es que la creación de dinero no tiene por qué provocar inflación. Es decir, que en algunas ocasiones crear dinero no provocará inflación, y en otras sí. Que ocurra o no dependerá de muchos motivos, de entre los cuales el más importante es el nivel de capacidad utilizada de la economía con respecto al nivel de capacidad instalada: mientras haya infrautilización de la capacidad existente (parados, maquinaria inutilizada, recursos ociosos, etc) la creación de dinero no provocará inflación sino que estimulará la actividad económica. Así lo traté de explicar de una forma muy sucinta en este artículo, y de forma más desarrollada en esta serie de artículos que aún no ha sido publicada en su totalidad. Lamento que el autor haya resumido de esta forma tan desafortunada y errónea mi tesis.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (6)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la sexta entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En el artículo anterior identificamos las distintas causas que provocan inflación, y vimos que ésta puede aparecer por causas diferentes a la creación de dinero. Para que esos factores causales terminen provocando inflación o no, y en qué cantidad, importará mucho el margen que tengan los vendedores para reaccionar modificando el precio de sus productos. En este artículo señalaremos las dos fuerzas fundamentales a las que están sometidos los vendedores a la hora de modificar los precios.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (5)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la quinta entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos anteriores llegamos a la conclusión de que el valor del dinero no se desprende directamente de la cantidad total del mismo, por lo que crear dinero no tiene por qué provocar necesariamente inflación. Hay otros muchos factores diferentes de la cantidad de dinero que intervienen en el proceso de la inflación y que podrían intensificarlo, frenarlo, o incluso anularlo. También vimos que el elemento central en todo este asunto (que desgraciadamente se suele olvidar) es que los precios son establecidos por los vendedores. En este artículo exploraremos las posibles causas que llevan a los vendedores a subir los precios.

Seguir leyendo…

Desmontando los mitos sobre la inflación y la creación de dinero (4)

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Saque de Esquina

Ésta es la cuarta entrega de una serie de artículos en los que estoy abordando poco a poco la relación entre la creación de dinero y la inflación, con el objetivo de rebatir muchos falsos mantras ampliamente extendidos y ofrecer explicaciones alternativas más serias que las que imperan en el imaginario colectivo. En los artículos anteriores (aquí el primerosegundotercero) exploramos la afirmación de que los precios dependen de la cantidad total del dinero debido a la ley de la oferta y la demanda. La conclusión a la que llegamos fue la siguiente: el valor del dinero no se desprende directamente de la cantidad total del mismo. Por lo tanto, crear dinero no tiene por qué provocar necesariamente inflación. Hay otros muchos factores diferentes de la cantidad de dinero que intervienen en el proceso de la inflación y que podrían intensificarlo, frenarlo, o incluso anularlo. A partir de este artículo iremos explorando esos factores, pero para ello debemos tener claro un elemento central en todo este asunto que desgraciadamente se suele olvidar: los precios son establecidos por los vendedores.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios