Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Auténticos amigos de las transnacionales

Autor: Silvia Ribeiro

Artículo publicado en Alainet el 10 de Agosto de 2015

El Acuerdo de Comercio en Servicios que negocian en secreto gobiernos de 50 países, incluido México, (TISA por sus siglas en inglés) supera todo lo que se ha visto hasta el momento en materia de tratados internacionales en pos de dar beneficios irrestrictos a las empresas trasnacionales, contra los intereses y el bien público.  El término “servicios” en este contexto abarca desde agua y alimentación, a salud, educación, investigación, comunicaciones, correos, transportes, telecomunicaciones, comercio electrónico, venta minorista y mayorista, servicios financieros, y mucho más, incluso los mal llamados “servicios ambientales” relacionados a bosques, sistemas hidrológicos y otras funciones de los ecosistemas. ¡Hasta los migrantes se incluyen en el tratado como supuestos “proveedores de servicios”!  El sector servicios es además el mayor empleador de los países de ingresos altos y medios, son enormes los impactos contra derechos laborales y sindicales. Seguir leyendo…

La aprobación del TTIP: por qué debemos exigir un referéndum

Autor: Adoracion Guaman

Artículo publicado en Dominio Público

Más allá de la polémica acerca de la sigilosa elaboración de los tratados de libre comercio e inversión de la Unión Europea con los Estados Unidos y con Canadá – el TTIP y el CETA respectivamente – se abre ahora el debate sobre cómo proceder a la aprobación  de estos tanto a nivel de cada Estados como a nivel europeo. Las autoras defienden, junto a otros analistas, que por su naturaleza y sus consecuencias en términos de soberanía, tales tratados sean considerados como ‘mixtos’, lo cual implicaría mayores consensos a nivel nacional abriendo la puerta, incluso, a la celebración de referendums en distintos países para su aprobación. Seguir leyendo…

Acumulación por desposesión en Europa

Autor: Hector Illueca Ballester

Artículo publicado en Dominio Público el 3 de junio

La Unión Europea pretende anular el resultado de las elecciones celebradas en Grecia el pasado 25 de enero. Como era previsible, el Eurogrupo intenta aprovechar las dificultades financieras que atraviesa el país heleno para liquidar definitivamente el programa de Syriza y desautorizar su mensaje. Al exigir nuevas reformas del mercado laboral y del sistema de pensiones para desbloquear el último tramo del rescate financiero, medidas absolutamente ajenas a las necesidades reales del país, la Unión Europea evidencia que su estrategia de negociación no responde a motivaciones de índole económica, sino política: se trata, ante todo, de subvertir el proceso democrático y quebrantar la soberanía de Grecia, enviando al mismo tiempo un elocuente mensaje a los países de la periferia, y muy especialmente a España, que tiene a la vista las elecciones generales más importantes de su historia reciente. En este contexto, cabe preguntarse por la auténtica naturaleza del experimento social y político al que se enfrentan los pueblos del sur de Europa. ¿Qué está pasando en el Viejo Continente? Seguir leyendo…

El euro no es tan culpable de provocar desequilibrios comerciales como parece

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Artículo publicado originalmente en el número 25 de La Marea

De sobra es conocido que la economía española presentó importantes déficits comerciales durante los años anteriores a la crisis. Es decir, que las empresas y familias españolas compraron durante todos esos años muchos más productos extranjeros de los que vendían fuera las empresas españolas. En términos económicos: España importaba mucho más de lo que exportaba. Lo mismo ocurrió con países de la periferia europea como Grecia, Portugal y, en menor medida, Italia. Y lo contrario ocurrió en el caso de algunas economías del centro, como Alemania, Países Bajos y Finlandia.

Seguir leyendo…

BRICS o los cimientos del nuevo orden económico internacional

Autor: Ivan H. Ayala

Blog de Econonuestra en Público.es

BRICS, PIIGS, MINT… los acrónimos no solo tienen como objetivo abreviar el contenido del mismo, sino que pretenden también crear una sensación de unidad entre los elementos que los componen. Cumplen además la función de permitir un fácil consumo de esa imagen conglomerada. Es el caso de los BRICS, que en los últimos tiempos han acaparado numerosos focos mediáticos. En principio Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica no tienen demasiados elementos en común, sus estructuras productivas son diferentes, su evolución histórica también, sus raíces culturales no tienen demasiados elementos en común… Lo que les unió fue Goldman Sachs que fue quien inventó en 2003 el famoso “BRIC” para designar a grandes países cuya emergencia económica empezaba a despuntar. La “S” de Sudáfrica fue añadida tiempo después. Como decía en estas mismas páginas el profesor de la UCM y compañero de econoNuestra José Antonio Nieto Solís, antes fueron los NPI, ahora son los BRICS.

Seguir leyendo…

Los BRICS desde una mirada latinoamericana

Autor: Alfredo Serrano Mancilla

Público.es

Las gigantescas expectativas creadas acerca de la VI Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) tienen su razón de ser. El encuentro constituye un evento político de absoluta centralidad internacional. La transición geopolítica acelera su curso hacia un mundo multipolar. El grupo BRICS ha dejado de ser un conjunto de siglas para erigirse en el nuevo espacio geoeconómico que ha puesto el mapamundi patas arriba. Los acuerdos de Bretton Woods, nacidos pos Segunda Guerra Mundial con el afán de organizar la casa mundial capitalista, sienten de cerca el aliento de este conjunto de países que han decidido no continuar acatando la totalidad de las reglas del juego destinada a garantizar, solidificar y potenciar la hegemonía económica de Estados Unidos.

Seguir leyendo…

Para entender la Unión Económica y Monetaria europea, la crisis de la zona euro y las posibles soluciones a debate

Autor: Ivan Gordillo

La Unión Económica y Monetaria (UEM) es el entramado institucional resultante del proyecto de integración económica y política llevado a cabo en Europa. Acelerado en los años 80 de la mano del neoliberalismo, institucionalizado en los años 90 alrededor del Tratado de Maastricht, adoptó la moneda común a partir de 2002. Las implicaciones políticas de este proceso de integración económica e institucional son muy relevantes. La promoción de la liberalización y la preeminencia del sector privado en el desarrollo económico, juntamente con el control de la inflación y la defensa del sector financiero han estado el buque insignia de la UE y el proyecto de moneda común. Un proyecto europeo que por sus características ha favorecido el dominio de Alemania a expensas de los países llamados periféricos. La integración económica y monetaria favorece al capital de los países centrales, que necesitaban un ámbito sectorial y geográfico de acumulación, de obtención de mano de obra barata, de destino de las mercancías producidas y de reciclaje de excedentes comerciales y financieros. Es decir, dónde poder producir a costes reducidos y cerca de las empresas matriz, al mismo tiempo que se abrían nuevos mercados para el capital financiero, que inundaría de crédito aquellas economías más dependientes, como las del sur europeo, para después venderles las mercancías que demandaban.

Desde 2007-2008 estamos inmersos en la que posiblemente sea la mayor crisis global del capitalismo. La crisis económica ha abierto una nueva fase en la historia de la UE, especialmente delicada para la zona euro, comenzando por demostrar lo que tantos críticos del proyecto europeo denunciaron: la imposibilidad de construir una unión económica y monetaria sin un presupuesto público relevante para el conjunto de la economía integrada y con una coordinación política más amplia y selectiva, sobretodo en lo referente a los ámbitos fiscal y monetario. Las incoherencias y asimetrías del sistema euro han sido flagrantes. El aparato institucional que se describe en este artículo – a grandes rasgos, el Tratado de Maastricht, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la Estrategia de Lisboa y el BCE– ha tenido unas implicaciones sociales nefastas y está, como mínimo, dificultando la aplicación de políticas keynesianas anticíclicas, cuando no, acentuando la eurocrisis. La crisis ha puesto en evidencia que la arquitectura institucional y económica europea lejos de permitir una gestión en términos racionales y un amortiguamiento de sus consecuencias tanto para las economías como para el conjunto de la población, ha acentuado los daños socioeconómicos.

En este artículo Ivan Gordillo, miembro del Seminari Taifa, explica como la UEM estaba fundada en un diseño genéticamente neoliberal, preocupada prioritariamente por la competitividad y la expansión del capital. En este aspecto sí ha sido una estructura propicia y ventajosa para el capital porqué, por el diseño capitalista que la impulsaba, ha permitido traspasar el ajuste a las clases trabajadoras. Por último dedica una buena parte de su exposición a discutir las tres alternativas posibles para la UE: la austeridad, la reforma institucional de la UEM y la salida del euro. Para profundizar en esta cuestiones el autor recomienda efusivamente el estudio del último informe del Seminari Taifa: “Desentrañando la UE”. Avance en línea: http://informes.seminaritaifa.org/informe-10a/

Seguir leyendo…

Reedición imperialista

Autor: Alfredo Serrano Mancilla

Página 12

La cumbre de la Alianza del Pacífico (AP) acabó tal como se esperaba. Ni más ni menos. Lograron tener un significativo papel mediático pero no tan exagerado para eclipsar el éxito de la Celac. La AP continúa su camino para conformar una versión mini del intento fallido del ALCA en América latina. Esta reedición imperialista tomó buena nota del fracaso del pasado y, esta vez, el presidente de los Estados Unidos ya no aparece en la foto de familia. La AP, a diferencia del ALCA, presenta una imagen más latinoamericanista, aparentemente independizada –al menos en la escenografía– de los países del Norte.

Esta nueva apuesta táctica del eje Pacífico obedece a varias razones. Una, Estados Unidos ya no es el país tan valorado favorablemente por las mayorías populares en estos países. Dos, la Unión Europea tampoco puede ser considerada como ejemplo de éxito económico en estos últimos años. Tres, la AP no puede obviar a sus vecinos latinoamericanos porque tienen una elevada dependencia económica con éstos. El Pacífico sabe que no debe romper abruptamente con esta región tan vigorosa económica y socialmente en el nuevo mundo multipolar en transición. Cuatro, al Norte le interesa que sea el eje Pacífico quien asuma la entera responsabilidad de frenar y torpedear al bloque progresista en América latina. No hay mejor idea que dividir el Sur desde el Norte pero con control remoto, con la apariencia políticamente correcta de ser respetuoso –y no injerencista– con los asuntos ajenos. En definitiva, la AP es más sutil que el ALCA como instrumento para que el Norte siga teniendo presencia en el nuevo Sur en América latina.

Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios