Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Los sueños de Idomeni, en el ciclo de cine #LaOtraActualidad (Jueves de 19:30 a 21:30; Cines Golem, Madrid)

Autor: Economistas Sin Fronteras

En esta segunda sesión del ciclo de cine foro “La Otra Actualidad” proyectamos el documental “Los sueños de Idomeni”, y acto seguido comenzará el debate ”Europa: ¿crisis migratoria o crisis política?” con los/as ponentes: Ramiro Muñiz (CEAR), Raquel González (Médicos sin Fronteras), Virginia Rodríguez (Fundación PorCausa) y Amparo Climent (Codirectora del documental).
Esta segunda sesión del ciclo de cine será el Jueves, 15 de noviembre y, como todas las sesiones, tendrá lugar en los cines Golem de Madrid (calle Martín de los Heros, 14) a las 19.30 horas. La entrada es gratuita para estudiantes y personas desempleadas. Para el resto del público, la entrada cuesta 4 euros.
¡Os esperamos!

Edinburgh in Protest: codo con codo en el exilio económico

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

El Salto

En 2015 se calculaba que, de 300.000 inmigrantes que había en Escocia el 61% procedían de otros países de Europa. La española es la tercera nacionalidad más alta después de las personas procedentes de Irlanda y Polonia. Respecto a Edimburgo, entre los 35.300 nuevos trabajadores registrados en el National Insurance Number entre el 2014 y 2016, el 71% eran de origen europeo, principalmente del Estado español, Polonia e Italia. Son datos que aporta Matías Viotti, uno de los activistas del grupo Edhinburg in Protest, un colectivo de trabajadores españoles inmigrantes en Edimburgo que está haciendo una serie de actividades para sensibilizar a la población española emigrante y los escoceses sobre la situación política y social de España.

¿Hay muchos españoles en Escocia? ¿Cómo les tratan la población y las instituciones locales?
Podríamos decir que la mayoría viene en busca de una mínima estabilidad que el Estado español no ofrece. Aún realizando los trabajos más duros en el ámbito de la hostelería y otros servicios. Lógicamente existe una preocupación y una relación constante de idas y venidas tanto de la gente que vive aquí como de sus familiares que vienen de visita desde allí.

Tanto Edimburgo como Escocia están llenos de lugares maravillosos y la gente es muy amable y hospitalaria, las instituciones suelen estar abiertas para todo el público, independientemente de la nacionalidad que se tenga y en líneas generales el trato es bueno.

Ahora bien, hay dos cosas fundamentales que no las resuelve la estabilidad laboral en la inmigración: además de la dureza del clima, por un lado resulta extremadamente difícil olvidar de donde vienes, a tu gente, tu familia y por otro lado la posición social que ocupamos. Es decir, la diferenciación de clase inmigrante y población autóctona, donde los primeros estaremos siempre en desventaja, y seremos más vulnerables a la explotación laboral o el abuso de poder en otros ámbitos como por ejemplo, la vivienda.

¿Qué es Edimburgh in Protest? ¿Quiénes lo componen? ¿Qué es lo que hace? ¿Por qué?
Edinburgh in Protest (EIP) es un colectivo compuesto por exiliados y exiliadas económicas que surge principalmente con el objetivo de reflexionar sobre el reforzamiento del Estado penal/punitivo que se viene incrementando no sólo en el Estado español sino también en todos los países neoliberales. Aunque la principal preocupación tiene que ver con lo que acontece en el lugar de donde venimos, no se descartan temas relacionados con la represión en otros contextos.

Generalmente las actividades consisten en invitar a distintas personas afectadas por violencia institucional a participar en charlas, jornadas, cine debate, tanto presencialmente como por Skype, abriendo un espacio para la expresión, la visibilización y la reflexión. Todos los años se organizan unas jornadas anti-represivas con charlas, un taller feminista y conciertos donde todo el dinero recaudado se destina a las personas afectadas.

El grupo surge hace algunos años principalmente por la preocupación que siempre habíamos tenido por esta situación donde además, en todo este tiempo, podemos observar un sorprendente incremento de la criminalización de la pobreza y los movimientos sociales. Por otro lado, también sentíamos la necesidad de solidarizarnos de alguna manera con lo que ocurre en el Estado español y fue en un momento, después del 15M, cuando muchos teníamos ganas de hacer cosas aunque sin saber bien cómo ni qué hacer.

Seguir leyendo…

Bienestar, fronteras y feminismo

Autor: Maria Pazos Moran

Blog de Alternativas Económicas en eldiario.es

En las elecciones celebradas en septiembre pasado en Suecia, el partido de la extrema derecha subió sustancialmente. Su tema estrella: la amenaza de la inmigración. Por su parte, el líder del Partido Socialdemócrata, Stefan Lofven, señaló que estas elecciones eran un referéndum sobre el estado del bienestar.

En Suecia, los partidos de izquierda defienden el Estado del bienestar como pilar fundamental de un modelo social más equitativo, eficiente y sostenible. Esta ordenación de la sociedad en base al principio “a cada cual según sus necesidades y de cada cual según sus posibilidades” ha funcionado: los países nórdicos son los primeros en competitividad económica, en equidad social y de género, en estado de salud, en cohesión social e incluso en el índice de felicidad elaborado por la ONU.

Los partidos de derecha, en cambio, siempre exigen recortes en prestaciones y servicios públicos, privatizaciones y bajadas de impuestos. Su orientación ultracapitalista (o neoliberal) se basa en dos dogmas: el primero, que el crecimiento económico resolverá los problemas de desempleo y pobreza; mejor cuanto menor sea la intervención pública. El segundo, que cada persona es responsable de atender a sus propios riesgos y necesidades.

En resumen, para la derecha el Estado del bienestar siempre es excesivo. Pero, oh paradoja, esos mismos partidos se erigen en sus defensores cuando esto les sirve para agitar la inmigración como amenaza. En esos momentos se muestran preocupadísimos por el futuro del Estado del bienestar que ellos mismos están arruinando.

Sin embargo, las fronteras sí importan, aunque en un sentido muy diferente. Suecia ha sido víctima del conocido mito del “socialismo en un solo país”. Desde hace mucho tiempo, se ha mirado a sí misma y ha creído que era autosuficiente. Es cierto que su política exterior y de inmigración ha sido más progresista que la de otros países, pero ha cerrado los ojos al hecho de que su Estado de bienestar no podía sobrevivir aisladamente.

Seguir leyendo…

¿Fascismo en italia? Decreto dignidad

Autor: Hector Illueca Ballester, Julio Anguita y Manolo Monereo

Cuarto Poder

La aprobación del llamado “Decreto Dignidad” por parte del gobierno italiano ha provocado furibundas reacciones en diversos círculos políticos y empresariales. La multinacional alemana Foodora abandona Italia. Lejos de toda prudencia, las principales organizaciones patronales amenazan con despidos masivos. El día de su aprobación en el Senado, los representantes del Partido Demócrata exhibieron carteles en los que podía leerse #ByeBye lavoro (“Adiós trabajo”), lo que motivó que la presidenta de la cámara los llamara al orden. Periodistas a sueldo de las finanzas han emprendido una campaña sin precedentes contra el artífice de la norma, Luigi di Maio, el joven ministro de Trabajo y vicepresidente del país transalpino. Hasta los sindicatos han manifestado su oposición al Decreto, aunque en este caso por motivos muy distintos a los anteriores. Lo cierto es que el Decreto Dignidad ha abierto un intenso debate en la sociedad italiana sobre los parámetros que rigen las relaciones laborales y, más allá, sobre las políticas sociales y económicas aplicadas en Europa desde la aprobación del Tratado de Maastricht.

Seguir leyendo…

En defensa de los manteros

Autor: Miren Etxezarreta

Público.es

Como un pequeño homenaje a Samir Amin, que falleció esta semana. Intelectual  y activista durante toda su larga vida en la que luchó al lado de los más débiles

Como cada año, ha llegado el momento de acusar a los manteros de muchos problemas. Sobre todo de dos: hacen la competencia ilícita al comercio y ocupan  el espacio público e incomodan en él. Además, no pagan impuestos y son molestos para los intocables turistas. Y cuando hace falta  se les acusa también de violentos…Como ‘la opinión pública’ no se atreve a decir que hay que enviarlos a sus países sea como sea, se dice que ‘hay que enfrentar y resolver este problema’. Pero si se pregunta cómo resolverlo, enseguida se percibe que no tienen mucha idea más que prohibir la venta ambulante y perseguirla con dureza.

Seguir leyendo…

Europa: inmigración y asilo, campo de batalla de las élites políticas

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Revista Crisis

Los cerca de 630 refugiados del Sur global que llegaron al puerto de Valencia en el buque Aquarius, al que el gobierno español permitió desembarcar tras la negativa al del Ministro del Interior neofascista italiano Mateo Salvini, junto a los otros 60 rescatados por la flotilla de la ONG Proactiva Open Arms que  acaban de ser acogidos en el puerto de Barcelona, ponen sobre el tapete las limitaciones y tensiones que se esconden tras la superficie de las políticas de la Unión Europea. Estas medidas asumen a la inmigración y al derecho al asilo como válvulas de escape a sus propias contradicciones internas y como un campo de batalla entre la burocracia de Bruselas  y las nuevas élites del populismo de derechas, cada vez más poderosas, euroescépticas y xenófobas .

La hegemonía de los partidos del populismo de derechas en numerosas países del Este, pertenecientes a la UE, como Hungría o Polonia, ha permitido la emergencia del llamado “Grupo de Visegrado” un conglomerado del países que está funcionando como un lobby antiinmigración, desde el que se achaca de todos los crecientes males de la sociedad europea a la oleada de refugiados de Oriente Medio y Norte de África recibidos en los últimos años de guerra en Siria e inestabilidad en el Magreb. Países como Hungría, donde el número de inmigrantes no supera el 5,14 % de la población (datos de la ONU para 2017), dirigida por el ultranacionalista Viktor Orbán,  han visto cómo sus políticas xenófobas  cuentan cada vez con más apoyos europeos. Hungría ha adoptado una normativa en el Día Internacional de los Refugiados que castiga la ayuda a los inmigrantes irregulares dentro de una franja de ocho kilómetros desde la frontera, aunque sea sin ánimo de lucro. El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, indicó que la nueva legislación “se dirige a parar y castigar a todos aquellos que organizan la inmigración ilegal y que quieren llenar Europa con inmigrantes”.

Seguir leyendo…

Imperialismo defensivo: de populismos y migraciones (Cuaderno postcrisis: 9)

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

I

La dinámica del capitalismo se ha basado en la expansión permanente. En términos espaciales y en términos de un creciente número de actividades  sujetas a la lógica de la rentabilidad privada.  Las sociedades capitalistas se desarrollaron dentro del proceso que el historiador Alfred Crosby llamó acertadamente de creación de “nuevas Europas”. Un proceso a través del cual Europa exportó personas, tecnologías, animales, vegetales y parásitos para tratar de reproducir en otras latitudes el mismo tipo de producción que existía en Europa. Crosby llamó acertadamente a este proceso “Imperialismo Ecológico” porque de lo que se trataba era de reproducir el hábitat productivo europeo.  Esta primera fase colonizadora incluye muchas de las características que podemos encontrar en las sucesivas fases del capitalismo:  papel crucial de la esfera pública que garantiza condiciones básicas del proceso (de la financiación de las primera exploraciones, a la construcción de infraestructuras y la garantía de los mecanismos coactivos básicos),  proyectos de enriquecimiento privado cobijados bajo esta intervención,  destrucción de las condiciones sociales y materiales que garantizaban la vida de los pueblos colonizados,  ignorancia de los impactos ambientales, recurso recurrente a la violencia tanto pública como privada. La historia posterior ha experimentado numerosas variaciones del proceso pero la tendencia a la expansión, a la reproducción de modelos productivos y sociales, no ha cesado. La globalización neoliberal del último periodo ha sido una nueva variante de un viejo proceso adaptado a las nuevas condiciones del mundo post-colonial y a las potencialidades que ofrecían las tecnologías del transporte y las comunicaciones.

Hay muchos aspectos comunes en estos procesos. En primer lugar, un olvido bastante persistente de las condiciones sociales y ambientales que sustentan la posibilidad de un proceso productivo reproducible. Esto es muy obvio en la economía extractiva de la minería (y de gran parte de la pesca) o en la destrucción de comunidades humanas generada por el esclavismo, pero su continuidad es evidente tanto en la relación que establece la economía capitalista con el mantenimiento de la vida (básicamente realizado en la esfera doméstica) como en la continuada ignorancia de los ciclos naturales y la proliferación de desastres ecológicos. En segundo lugar, la persistencia de una visión eurocéntrica, racista con respecto al resto de poblaciones con las que se interacciona. Sin este supremacismo moral hubiera sido más difícil autolegitimar  el esclavismo, la expulsión de las poblaciones indígenas, la servidumbre y la rapiña que caracterizan gran parte de nuestras relaciones con el Sur. En tercer lugar, la ya comentada colaboración público-privada, en la que el sector público garantizó los elementos de fuerza y las infraestructuras básicas de modo que empresas e individuos se limitaron a desarrollar sus “proyectos” privados dentro del contexto que los hacía viables. Y en cuarto lugar, una permanente transformación de la geografía productiva  del planeta, con tendencias a la concentración espacial de las actividades, la desertización de otros espacios, etc. Quizás la resultante más evidente es la imparable tendencia a la urbanización. Seguir leyendo…

Europa no celebra el Día de las Personas Migrantes

Autor: Miguel Urban

Público.es

Hoy 18 de diciembre es el Día Internacional de las Personas Migrantes. Y digo “es” y no “se celebra” porque, desafortunadamente, tenemos poco que celebrar en Europa. Dos años después de la mal llamada crisis de los refugiadostenemos, por solo citar algunos hitos, un acuerdo que externaliza el control de nuestras fronteras a Turquía, ya se han gastado millones de euros en Libia entrenando a milicias y paramilitares que dicen ser guardacostas que acosan a las ONGs de búsqueda y rescate del Meditérraneo, al tiempo que descubríamos que allí mismo florecían, puede que con ese mismo dinero, mercados de esclavos. ¡Oh, sorpresa! ¡En pleno siglo XXI! ¿Quién lo hubiera imaginado? Nos hemos dado golpes en el pecho. Nos hemos rasgado las vestiduras. Y se nos ha vuelto a olvidar. Dos años después de que la foto de Aylan nos removiera las conciencias y nos estremeciera en nuestras sillas, ya no renta hablar de refugio. Pero mucho menos aún de migrantes.

Este año 178.277 personas han inmigrado a Europa, de las cuales 167.724 (el 94%) lo han hecho por mar. En el mismo tiempo, 3.095 personas han desaparecido o muerto en el Mediterráneo. Se dice pronto: de media, en 2017 cada tres horas ha muerto un migrante intentando llegar a Europa. Si bien la tendencia global es que ha descendido el número de llegadas a nuestras costas, especialmente con respecto a 2015 y 2016, en el caso español se ha duplicado, pasando de 13.246 en 2016 a las 26.000 contabilizadas este año. El cierre de otras rutas migratorias reabre viejas y nuevas rutas: como las que de nuevo pasan por nuestra frontera sur o las que ya operan en el Mar Negro. Porque quienes huyen del hambre, de las bombas o del cambio climático, o quienes simplemente ejercen un derecho básico universal a la movilidad, no van a dejar de venir, sino que lo harán por rutas más largas y peligrosas, exponiéndose más a las mafias, a la trata y a la muerte.

Que hoy apenas se hable ya de personas refugiadas y mucho menos de migrantes no es casualidad: la perversa diferenciación entre ‘refugiados políticos buenos’ y ‘migrantes económicos malos’ está hoy bien consolidada. El cuestionamiento de quién tiene derecho a tener derechos es una realidad que nos sacude a diario. Pero no es un fenómeno climatológico que haya caído del cielo. Es el resultado de las políticas xenófobas aplicadas por las instituciones europeas y estatales, mezclada con la equidistancia, cuando no connivencia, con el discurso y agenda de la extrema derecha que recorre Europa cual fantasma retornado del pasado más oscuro. No en vano, este fin de semana se ha confirmado la entrada del FPO en el Gobierno austriaco, asumiendo carteras tan centrales como Interior, Defensa y Exteriores. Esta vez no veremos quejas internacionales como cuando, hace ya más de quince años, la extrema derecha de Haider entró en el gobierno de coalición. En este tiempo, el establishment eurocrático de Bruselas ha asumido muchas de las propuestas migratorias de la derecha radical.

Seguir leyendo…

La Frontera Sur como síntoma

Autor: Miguel Urban

eldiario.es

Pasan los meses y cada vez oímos hablar menos de la mal llamada crisis de las personas refugiadas. Hacen falta naufragios con cientos de muertos e imágenes espectaculares para que la tragedia se cuele en las noticias. La barbarie cotidiana se ha normalizado. Ya apenas repunta en sus formas más extraordinarias. Pero la realidad sigue ahí. En muchos casos más cerca de los que pensamos y solemos escuchar. Estos días, en parte gracias a las distintas acciones lanzadas por la Caravana Abriendo Fronteras, el foco se ha dirigido a nuestra frontera sur: Ceuta, Melilla, la costa sur peninsular. Lugares tan olvidados en el imaginario de la crisis migratoria europea como fundamentales para entenderla.

Es verdad, las dichosas cifras contribuyen a ese olvido mediático. En lo que llevamos de 2017 “solo” 9.000 personas extracomunitarias han entrado a territorio europeo de forma irregular a través de la frontera sur española. Una cifra muy inferior a las 100.000 que han cruzado el resto del Mediterráneo, pero que, en términos comparativos, suponen el triple de las llegadas registradas en el mismo periodo del año anterior. ¿Mera casualidad o cambio de tendencia? Alejemos un momento el foco para ver el mapa completo.

Desde hace un año la UE y sus Estados miembro se felicitan por el “éxito” del (no) acuerdo de la vergüenza con Turquía (porque, recordémoslo: la UE nunca firmó nada con Turquía, solo informó de un acuerdo bilateral entre los gobiernos griego y otomano). Pero al taponar en abril de 2016 esa vía y en ausencia de vías legales y seguras, las migraciones no desaparecieron por arte de magia. Nunca lo hacen, mucho menos cuando las motivan el hambre, las bombas o los efectos del cambio climático. Simplemente se desplazan. Las nuevas rutas actuales, más largas, más peligrosas, más mortíferas (2.300 muertes registradas en lo que llevamos de año), no tardaron en aparecer: hoy el trayecto Libia–Italia ha sustituido al trágicamente famoso de Turquía–Lesbos.

Seguir leyendo…

Breve reflexión sobre las inmigraciones

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

Los responsables comunitarios hacen lo posible y lo imposible, vulnerando la legislación internacional y los principios humanitarios más elementales, echando al cubo de la basura los principios sobre los que, en teoría, descansaba el denominado proyecto europeo, para deshacerse de los refugiados  y poner freno a la inmigración.

El mensaje es claro: FUERA.

Al mismo tiempo que Europa intenta echar el candado a sus fronteras –reto imposible-, cerrando el paso a los centenares de miles de personas que huyen de la guerra y la pobreza, ganan terreno y espacio político movimientos xenófobos y de extrema derecha. Y también avanza en la derecha más “civilizada” un discurso político que sitúa a la inmigración como problema.

Seguir leyendo…

Globalización y salarios. Más allá de la austeridad @Fluengoe

Autor: Fernando Luengo

Otra Economía

A menudo se asocia la represión salarial con las políticas de ajuste presupuestario y con la búsqueda de posiciones competitivas en el mercado internacional. Esa asociación es, sin duda, correcta. La pérdida de capacidad adquisitiva de los salarios y la degradación de las condiciones de trabajo tiene mucho que ver con esas políticas, aplicadas en los años de crisis. Propongo al lector, no obstante, trascender la coyuntura de la Gran Recesión para situar la reflexión en la impronta globalizadora de las últimas décadas.

Ese horizonte temporal más amplio permite dar cuenta de un cambio trascendental en la configuración de la economía global: el formidable crecimiento de la oferta de fuerza de trabajo. Desde esta perspectiva, la existencia de relativamente altos niveles de desempleo en periodos de auge económico apunta a un desequilibrio sistémico: el capitalismo no crea empleos suficientes para absorber la oferta de los que quieren trabajar (por no hablar de la cada vez más baja calidad de los mismos). Existía, pues, un desequilibrio oferta-demanda que la globalización de los mercados ha acentuado.

Seguir leyendo…

Marcos normativos invisibles ante las migraciones forzadas. Análisis en PAPELES 132, FUHEM Ecosocial

Autor: FUHEM-Ecosocial

Mientras Jordania, con seis millones de habitantes, cuenta con un millón de refugiados, y en Líbano es refugiada una de cada cuatro personas; la Unión Europea ha concedido estatuto de refugiado a un 0.024% sobre su población, en los últimos dos años. Este es uno de los datos que aporta Jesús Núñez en la Entrevista titulada Yihadismo internacional, Daesh y la respuesta de Occidente, concedida a la Revista Papeles.

Seguir leyendo…

Necesitamos la inmigración

Autor: Fernando Luengo

Blog Otra Economía en Público.es

Los responsables comunitarios hacen lo posible y lo imposible, vulnerando la legislación internacional y los principios humanitarios más elementales, echando al cubo de la basura los principios sobre los que, en teoría, descansaba el denominado proyecto europeo, para deshacerse de los refugiados  y poner freno a la inmigración.

El mensaje es claro: FUERA.

Al mismo tiempo que Europa intenta echar el candado a sus fronteras –reto imposible-, cerrando el paso a los centenares de miles de personas que huyen de la guerra y la pobreza, ganan terreno y espacio político movimientos xenófobos y de extrema derecha. Y también avanza en la derecha más “civilizada” un discurso político que sitúa a la inmigración como problema.

Seguir leyendo…

Papeles Nº 132: Migraciones forzadas

Autor: FUHEM-Ecosocial

Revista Papeles de Relaciones Ecosociales y Cambio Global

Revista Papeles Punto Intelectual/Papeles
Suscribete a la revista
N.º 132: Migraciones forzadas
Las personas empujadas a dejar atrás sus raíces, sus casas y sus vidas por circunstancias que sobrepasan su voluntad son las protagonistas de Migraciones forzadas, el nuevo número de la revista PAPELES. Los artículos que la componen ofrecen una panorámica sobre los distintos tipos de desplazamientos involuntarios, sus causas e implicaciones, haciendo especial énfasis en quienes se agolpan, día tras día, en las distintas fronteras de la Unión Europea y Turquía.

Esta movilidad poblacional sin precedentes implica la necesidad de repensar los conceptos y denominaciones que han quedado sobrepasados por una realidad desbordante. La responsabilidad de Occidente en las causas originarias, tanto en los conflictos armados actuales, como en los procesos de expulsión por destrucción de hábitat, pone en evidencia la insuficiente respuesta ofrecida y el continuado incumplimiento de los compromisos adquiridos.

Sumario

Consulta la variedad de artículos, enfoques y temas que aportan los diferentes autores y secciones.

Leer más…

Introducción

Santiago Álvarez analiza las causas, responsabilidades y respuestas de los desplazamientos forzados que caracterizan nuestro tiempo.

Leer más…

Artículo Destacado

«Refugiados: Preguntas y Respuestas ante una crisis que no es coyuntural» por Javier de Lucas.

Leer más…

CIP Eco Social © FUHEM Ecosocial
C/ Duque de Sesto 40, 28009 Madrid
Tel. 91 431 02 80 Fax. 91 577 47 26
http://www.revistapapeles.es/

Fenómeno migratorio global: la humanidad o se mueve hacia el futuro o lo hará hacia atrás

Autor: Daniel Albarracin

Otra mirada social y económica es posible

El ser humano forma parte de una especie que se ha desplazado en el planeta desde tiempos remotos. Su habilidad para desplazarse fue vital para ocupar los espacios habitables del planeta según incrementaba la población. Una vez las civilizaciones se asentaban se dotaron de reglas para regular esa movilidad y establecer una diferencia inclusiva y a la vez excluyente, que se consolidó con la formación del Estado-Nación. La figura del extranjero, descalificado como bárbaro, constituyó la mejor forma para justificar la invasión de territorios ajenos, o para explotar sin derecho a alguno a aquel que caía en el “nuestro”, hasta el punto de no reconocer ni siquiera su humanidad (el esclavismo). Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: