Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

La hiperinflación en Venezuela (I): la emisión monetaria y su carácter político

Autor: Juan Barredo Zuriarrain

Venezuela vive un periodo de bloqueo económico promovido desde Estados Unidos con unas consecuencias nefastas. No obstante, el tan particular fenómeno hiperinflacionario observado en los últimos años no debe ser atribuido directamente a tal bloqueo; la hiperinflación es consecuencia directa de una fuerte emisión monetaria por parte de la Banca Central (BCV) desde hace casi una década en una economía fuertemente sobrevaluada. En primer lugar, porque la sobrevaluación implicaba la imposibilidad de desarrollar un tejido productivo nacional competitivo. Pero además, tener un bolívar a un tipo de cambio artificialmente alto, impedía a la empresa pública PDVSA, principal fuente de divisas para el país, obtener suficientes bolívares para cubrir sus costes internos. La diferencia entre estos costes en bolívares y sus ingresos se los ha venido cubriendo la BCV vía creación monetaria. Este incremento de la masa monetaria, frente a un tejido productivo en caída, (sí) genera inflación.

La política actual de restringir el crédito en el sistema bancario no sólo no parece arreglar el problema de la subida de precios, sino que agrava el de la caída de la producción. Seguir leyendo…

El Fondo Monetario Europeo: látigo financiero para imponer la austeridad y ser generoso con los bancos privados

Autor: Daniel Albarracin

Otra mirada social y económica es posible

En 2008 la Unión Europea se vio atravesada por la crisis económica y financiera más dura desde los años 70. Tras más de una década los problemas de fondo permanecen, sino se han incrementado. La Unión Europea dio una respuesta equivalente a darle una patada adelante a los problemas, escarmentando mientras tanto a las clases populares y trabajadoras europeas y a los pueblos de la periferia.

Desde entonces, mediante recortes y sistemas fiscales más regresivos los poderes públicos rescataron a parte del sistema bancario, a costa de la mayoría, y emprendieron una política decidida de socialización de las deudas privadas, cargando al erario público los costes de la crisis y, por consiguiente, a la ciudadanía y el mundo del trabajo.
En Mayo de 2010, se creaba el mecanismo de Facilidad de Estabilidad Financiera Europea, para realizar préstamos a países en crisis, como Irlanda o Portugal, por un desembolso global de 47,7 mil millones de Euros. Este mecanismo también prestó a Grecia un importante volumen. También coincidía con una presión política de primera magnitud que llevó al gobierno socialista de Zapatero a modificar el artículo 135 de la Constitución que priorizaba el pago de la deuda frente a cualquier otra prioridad. La crisis desencadenó una fuerte destrucción de empleo, mientras que el sistema bancario se reestructuraba, concentraba y reformulaba, contando con sustanciales rescates para reestablecer su solvencia. También el Banco Central Europeo profundizaba su política monetaria ultraexpansiva de privilegio a la banca privada.
El Mecanismo de Estabilidad Financiera sustituyó al FEFE en 2012, proporcionando entre entonces y 2018 un total de 109,5 mil millones, a Grecia, España y Chipre, para que pudieran hacer frente a su crisis bancaria, imponiendo una condicionalidad que supuso un fortísimo ajuste estructural en sus políticas públicas y mercado de trabajo.
El Mecanismo de Estabilidad es un fuerte instrumento financiero que cuenta con 704,8 mil millones de capital suscrito, con una capacidad de préstamo máximo de 500 mil millones de euros, y ahora actualmente de 410 mil millones. Su potente capacidad tanto de préstamo como de condicionamiento de la soberanía económica y la orientación de la política económica es indudable, como se constatará durante décadas en países emblemáticos de la UE.
Hasta la fecha ha funcionado fuera del marco legal de la UE. Ante una previsible nueva crisis bancaria y financiera, cuyos posibles epicentros pueden estallar en Italia y Alemania, la UE ha ideado un conjunto de reformas económicas, menos ambiciosas que los federalistas neoliberales deseaban, pero con un corte ordoliberal indudable.
El popularizado Presupuesto para la Eurozona, antes Mecanismo de Estabilidad Financiera, al que se le deseaba pomposamente denominar Fondo Monetario Europeo, quizá no alcance el lustre pretendido. Sin embargo, los grandes países del Euro pueden lograr su propósito de sostener un gobierno bajo los principios de la Troika, y el Fondo Monetario Internacional a la cabeza, con el poder decisorio de quien paga manda, y una garantía para afianzar el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en los países en crisis, como medida de disciplina. Asimismo, este Fondo Monetario Europeo, o Mecanismo de Estabilidad reformado, consolidará su vocación de respaldo ante crisis bancarias, con el mismo contenido acostumbrado: los préstamos los devuelven los Estados, aplicando políticas que austeridad social, aumento de impuestos regresivos, y generosidad con los bancos, que se cargan a las mayorías productivas.

Sin embargo, salvo menciones que aluden a sempiternos procesos bloqueados, no consigue avanzar en un sistema de garantía de depósitos que proteja a los pequeños ahorradores. Ahí funciona aquello de que cada palo aguante su vela. No habrá mecanismos de amortiguación automáticos, ni estabilizadores antícíclicos, ni transferencias redistributivas interiores. En cambio, los diferentes mecanismos de reforma económica, entre los que está el Fondo Monetario Europeo, el Fondo de Estabilización de las Inversiones, InvestEU o el Programa de Apoyo a las Reformas admitirá transferencias de fondos de cohesión y de otras fuentes para reforzar estos mecanismos.
En nuestra opinión, esto no da respuesta a las necesidades de las clases trabajadoras y populares. No afronta los problemas de la crisis económica que puede volver a extenderse ante el ascenso del peso de la deuda privada, y también ahora pública, debido a las políticas de conversión de la deuda privada en pública, y responde a una presumible crisis bancaria con fórmulas de disciplina. Primero a la ciudadanía, con memorandos de entendimiento que atarán de pies y manos y gobierno y sacrificarán a la mayoría. Segundo, empujando a los países fuera de la zona euro a acatar la moneda única, sin corregir la nefasta arquitectura sobre la que se levanta.
Seguir leyendo…

Los fondos buitre sobrevuelan España

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

pulsonoticias.com.ar

El Tribunal de Cuentas español ha condenado a Ana Botella, exalcaldesa de Madrid y esposa del expresidente José María Aznar y a otros seis políticos del Partido Popular a abonar 22,7 millones de euros a las arcas del Ayuntamiento de la capital por haber decidido, mientras formaban parte del órgano de gobierno de la corporación local, vender 18 promociones inmobiliarias (unas 1.860 viviendas) de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo a una filial del fondo buitre Blackstone.

La venta se produjo en julio de 2013, causando un menoscabo a las arcas públicas de 25,7 millones. El procedimiento, según el Tribunal de Cuentas, fue ilegal al no garantizarse concurrencia alguna. La operación se cerró por debajo del precio de mercado de los inmuebles e, incluso, por debajo de su precio contable. La enajenación se realizó “sin elaborar un pliego de condiciones de la venta, ni hacer un estudio técnico de la necesidad económica y viabilidad jurídica de la misma ni fijar con carácter previo, mediante el oportuno informe técnico o tasación homologada, el valor de los inmuebles a enajenar”.

No ha sido esta, por otra parte, la única noticia reciente en la que los llamados fondos buitre se han visto citados en la actualidad económica española. El viernes 14 de diciembre se hizo público que el fondo activista Elliot Management quiere comprar una participación importante en una de las principales empresas del país: la empresa de telecomunicaciones  Telefónica.

Seguir leyendo…

¿Es posible llamar democracia al régimen político del euro?

Autor: Sergi Cutillas

ctxt.es

El BCE está obligado a comprar bonos de deuda soberana de los diferentes estados miembros partícipes en el capital del BCE en una proporción equivalente a su participación en el capital de la entidad, lo que se llama capital key o clave de capital.

La compra de bonos de Italia y España en tal programa debería ser por tanto correspondiente a su capital key, de 17,5% y 12,6% respectivamente. Sin embargo, en el mes de mayo, estas proporciones se situaron en 14,9% para Italia y en 11,7% para España. En el caso de Italia este es el porcentaje más bajo desde que se inició el programa de compras de bonos del BCE.

Porcentaje de compra de bonos por parte del BCE. Fuente: BCE.

Porcentaje de compra de bonos por parte del BCE. Fuente: BCE.

Seguir leyendo…

La amenaza de la deuda (Cuaderno de postcrisis: 7)

Autor: Albert Recio Andreu

Mientras Tanto

El último informe del FMI vuelve a alertar sobre el crecimiento de la deuda. Se trata de una de las cuestiones recurrentes en el período neoliberal, a menudo utilizada como un elemento de crítica contra las políticas públicas y como justificación de los sucesivos planes de ajuste impulsados por el Consenso de Washington y la teoría del ajuste expansivo que ha dominado la política de la UE a partir de 2010.

El nivel de endeudamiento global, el 225% del PIB mundial, es superior al de la crisis. El FMI insiste en la solución tradicional, reducir los déficits públicos aprovechando los bajos tipos de interés. El problema es que una parte mayoritaria de la deuda es privada. Gran parte del crecimiento de la deuda a partir de la crisis se debió a que el sector público socializó parte de la deuda privada, especialmente la bancaria, y, a pesar de ello, la deuda privada sigue siendo superior en todas partes, también en España. A finales de 2017 el endeudamiento total del Estado español se situaba en el 235,4% del PIB, siendo del 98,1% el público y el 137,3% el privado.

Para las ideas económicas convencionales (y para buena parte del sentido “moral” colectivo) el endeudamiento es algo malo, una muestra de que uno gasta más de lo que ingresa, y por tanto es siempre el deudor el que debe pagar por su mala cabeza. Pero la situación es diferente si se analiza desde otra perspectiva.

Seguir leyendo…

Empresas no financieras: desapalancamiento y variables de ajuste

Autor: Alvaro Risquez Ramos

Blog de Econonuestra en Público.es

A lo largo de la historia del capitalismo las crisis económicas han sido recurrentes, dotando a su vez al sistema de un componente cíclico. No obstante, no todas ellas se materializan por las mismas causas ni acarrean las mismas consecuencias. La última crisis económica, que se desarrolló a partir de un excesivo endeudamiento del sector privado –pues no hay que olvidar que el sector público presentaba unas cuentas saneadas en los años previos al estallido de la misma-, dotó a la fase recesiva de unas características particulares, y es que, a diferencia de cualquier otra recesión ordinaria, el sector privado fijó como objetivo prioritario la reducción del volumen de deuda generado en la época de la burbuja, conllevando ello unos costes que analizaremos más adelante.

Este hecho económico fue bautizado por Richard Koo como recesión de balance, dibujando un escenario donde, tras el colapso en el precio de los activos y el mantenimiento del valor de las obligaciones, el sector privado intenta recomponer sus balances saldando la deuda adquirida anteriormente. De esta forma, al colocar el proceso de desapalancamiento como piedra angular de la nueva estrategia empresarial, partidas como la remuneración de los asalariados o la inversión productiva pueden responder como variables de ajuste para facilitar dicho proceso, provocando una mayor contracción de la economía por la caída de la demanda agregada. Además, los beneficios empresariales pueden verse también supeditados al objetivo de reducir la masa de deuda.

Dicho esto, ¿podemos hablar de que en España se haya dado un proceso como el descrito anteriormente? ¿En qué medida han funcionado los salarios o la inversión como variables de ajuste? ¿Cuál ha sido el comportamiento de los beneficios empresariales en la fase recesiva del ciclo?  Para tratar de acercarnos a la contestación de algunas de estas preguntas utilizaremos la base estadística que proporciona el INE en las ‘Cuentas no financieras trimestrales por sector institucional’‘Cuentas Financieras’, centrándonos en el sector de las empresas no financieras.

En primer lugar, señalando 2010 como el año en el que se inicia el proceso de desapalancamiento en las empresas no financieras, constatamos algunos cambios en la estructura de pasivos y en su participación sobre el PIB. Así pues, mientras que los préstamos representaban un 131% del PIB en 2010, en 2016 los niveles habían registrado una caída de 32 puntos porcentuales, alcanzando el 98% del PIB. También se puede apreciar una reducción en la participación de los créditos comerciales y anticipos, al pasar de tener un peso del 44% del PIB en el año 2010 a un 30% en 2016.  Paralelamente, la financiación a través de participaciones en el capital y fondos de inversión fue ganando peso en el total de los pasivos (del 44% en 2010 a un 56% en 2016), siendo la única partida que obtuvo tasas de variación anuales positivas durante todo el periodo 2010-2016. Por último, el proceso de desapalancamiento debe entenderse también a partir de la reducción de la carga financiera soportada por las empresas vía pagos de intereses: en porcentaje del Excedente Neto de Explotación, el pago de intereses llegó a rondar casi el 50% antes del estallido de la crisis, por solo un 10% en 2016.

Ahora bien, una vez entendido a grandes rasgos la dinámica del proceso de desendeudamiento podemos preguntarnos lo siguiente, ¿supuso los salarios una variable de ajuste que permitiese en última instancia impulsar el proceso de desapalancamiento?

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (IX): Conclusiones

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Cerramos la serie “La antigravedad del bitcoin”. Puede encontrar el documento completo para descargar en este enlace.

En esta serie hemos planteado dos preguntas: La primera ¿es el bitcoin una burbuja? Definiendo burbuja como lo hemos hecho, la pregunta anterior es equivalente a esta otra ¿Existe en la dinámica interna del bitcoin un mecanismo que garantiza su estallido?

La segunda pregunta es: ¿cuál será el papel probable que va a jugar el bitcoin en las economías futuras?

A la primera pregunta hemos aventurado la siguiente respuesta: El activo “bitcoin” es un caso especial en el que el valor fundamental y el precio en dólares se identifican, se mueven paralelamente. Por lo tanto, no existe el mecanismo de frenado –que se activa en las burbujas clásicas cuando el precio se aleja desmesuradamente del valor fundamental– que inhibe su ascenso primero y provoca al final su estallido. El precio del bitcoin podría experimentar caídas bruscas, pero para ello es preciso que actúe un evento externo que modifique las expectativas alcistas existentes en ese momento. Lo que suceda en este caso dependerá del peso que tengan los especuladores cuyas expectativas se modifican y realimentan por descensos del precio de corta duración en el total de los propietarios de bitcoins? Si su peso es pequeño, cuando hayan vendido todos, el precio se estabilizará y se producirá el rebote. Además, los que se planteen vender se harán el razonamiento de que, si el bitcoin fuese nitroglicerina inestable, ya habría tenido chispazos-oportunidades que le habrían permitido deflagrar y no lo ha hecho. Al bitcoin, como a los humanos, los golpes que no le derrumban le hacen más fuerte.

A la segunda pregunta, la respuesta sería: La elevación continua del precio del bitcoin, que suponemos, le hace incapaz de sustituir a las monedas convencionales en la mayor parte de las tareas importantes que éstas desempeñan. Veamos. Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VIII): Nueva visita a la cooperativa

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

“¿Se hacen ricos los miembros fundadores de la cooperativa?” Con esta pregunta comencé la entrevista a uno de sus ex-miembros conocido como autor de notables relatos de ciencia ficción, saboreando una de esas cervezas artesanas que están ahora de moda en Madrid.

“Para responderte a esta pregunta aclaremos antes algunos puntos”, comenzó:

“Cuando se funda la cooperativa y se repartieron los babycoins ninguno de sus miembros resultó beneficiado porque, aunque cada babycoin recibido incorpora un derecho para quien lo recibe sobre los otros miembros, los recibidos por éstos comportan un derecho frente a él.

Se supone que cuando un miembro del grupo de los veteranos abandona la cooperativa tiene que devolver la misma cantidad de babycoins que recibió. Si la abandonase habiendo gastado todos sus babycoins se iría con la ventaja de haber recibido más cuidados de otros miembros que los que él prestó. Abandonar la mesa de juego cuando se va ganando no resulta elegante.

Sin embargo, cuando ingresa un miembro nuevo en la cooperativa, si –como  se estableció al fundarla, no recibe babycoins y tiene que obtenerlos comprándolos con dólares o bien prestando cuidados iniciales antes de recibirlos– parece razonable  que, cuando la abandone, lo haga habiendo gastado todos sus babycoins, lo que garantiza también que ha prestado y recibido cuidados en la misma medida.

Pero el efecto que produce su entrada de reducir el precio de la noche en babycoins, beneficiando a los veteranos –que mantienen sus babycoinsiniciales o  bien los han vendido por dólares–, se convertirá en el efecto contrario cuando la abandonen. Es decir, que el efecto neto positivo sobre los veteranos del ingreso de un nuevo miembro se compensa con un efecto inverso e igual cuando la abandona.

Por tanto, podríamos decir que el enriquecimiento de los veteranos por el aflujo de nuevos miembros es provisional o, lo que es lo mismo, que el patrimonio o capital colectivo de los veteranos solo crece mientras está creciendo el número de miembros nuevos y que, cuando algún día se disuelva la cooperativa, su riqueza final será idéntica a la inicial. Su beneficio a lo largo de la vida de la cooperativa habrá sido cero.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VII): La cooperativa del cuidado de bebés y el bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Un grupo de parejas jóvenes en período de crianza de su prole forman una cooperativa para que cada una de ellas cuide a los hijos de otra cuando ésta, en un fin de semana, decida liberarse de sus tareas materno-paternas y salir a cenar.

Se establece un sistema por el cual cuando una pareja cuida a los hijos de otra recibe de ésta un vale nominado en babycoins, que servirá a la pareja cuidadora para pagar a otra cuando ella, a su vez, decida salir por la noche.

Inicialmente, la cooperativa la crearon 20 parejas y en el momento de su fundación se repartieron 6 vales de un babycoin por pareja. Es decir, que el fondo inicial de la cooperativa fue de 120 babycoins.

A la dirección de la cooperativa le pareció razonable que cada pareja cobrara y pagara aproximadamente 3 babycoins por noche. A ese precio, cada pareja tenía inicialmente una reserva de babycoins para salir dos noches sin cuidar niños de otras parejas. Pero las parejas deseaban una cantidad mayor de babycoins para estar seguras de no tener que perderse salidas irrenunciables. Para aumentar el número de babycoins de reserva, aplazaron sus salidas y ofrecieron sus cuidados a otras parejas. Todas las parejas ofrecían cuidados y ninguna los solicitaba. La cooperativa parecía abocada al fracaso.

Pero el exceso de oferta de cuidados para acumular babycoins provocó que descendiese el precio en babycoins por una noche de cuidados de 3 a 2 babycoins. Este descenso permitió que cada pareja tuviese acumulados, por término medio, babycoins para asegurarse tres noches de salida. Fue en el momento en que lograron acumular reservas suficientes cuando las parejas comenzaron a salir y a producirse el intercambio de cuidados. La cooperativa empezó a funcionar. El precio en babycoins fue el necesario para que, con el fondo inicial, cada pareja lograse la reserva de babycoins que garantizaba tres noches de salida.

Seguir leyendo…

Marco Financiero Plurianual y Recursos Propios de la Unión: El futuro de las finanzas europeas

Autor: Daniel Albarracin

Otra mirada social y económica es posible

Introducción

Ciertamente estamos ante uno de los debates decisivos para la UE, que no es otro que la definición de la estructura material y de recursos de la que se dotará el proyecto europeo. Resulta una paradoja o, más bien, una fuente de frustración que el Parlamento, del que se dice tiene competencias para influir, aunque sea a rebufo de Comisión y Consejo, en la definición del presupuesto de la Unión, no pueda más que lanzar palabras al viento en lo que refiere a los capítulos sobre las fuentes de ingresos de la Unión y sobre el marco financiero que orienta y limita las finanzas europeas, sin olvidarnos de otros tantos recursos que se perfilan a escala intergubernamental fuera del control efectivo de esta cámara.


Son los gobiernos, en el Consejo, los que adoptan el criterio -en este caso mayoría cualificada-, con la aprobación del Parlamento, y dada la regla de decisión, eso supone una superposición de bloqueos que paralizan a Europa. Un bloqueo sistemático en el cambio de los fundamentos de la UE que sólo invita a pensar que lo ya definido resulta el camino a seguir: un camino que hace la UE un espacio de legitimación de las políticas austeritarias, apelando a mitos fundadores sistemáticamente ignorados a la hora de la práctica, de apoyo a las grandes empresas transnacionales, a la gran banca privada, los terratenientes, y que, si acaso, a lo máximo que nos permite aspirar es a racionalizar algunos recursos comunes que brindan ventajas a aquellos que se mueven en el mercado interior de la UE.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (VI): Inquietantes simetrias

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

El aumento del precio en dólares del bitcoin supone un incremento de su poder adquisitivo en términos de bienes, ya que la pérdida de valor del dólar –el 2% de la inflación habitual– resulta insignificante frente al ascenso del bitcoin.

Dicho esto, queremos argumentar que el comportamiento del bitcoin es simétrico al de la moneda de cualquier país que experimenta un proceso de hiperinflación. En este caso, –hiperinflación– se produce una huida del dinero porque éste no es capaz de mantener su valor real –su poder adquisitivo– y en el caso del bitcoin se produce una huida hacia ese tipo concreto de –llamémosle– dinero porque experimenta un incremento fulgurante de su precio en dólares y de su valor en bienes.

La hiperinflación suele iniciarse –y solo se mantiene– porque el banco central del país que la padece incrementa su oferta monetaria –normalmente para financiar déficits públicos crecientes– a un ritmo superior al que crece la renta real del país. Pero los precios se elevan no solo por el crecimiento excesivo de la oferta monetaria sino también porque los individuos reducen sus tenencias de dinero líquido para eludir las pérdidas que sobre esa parte de su riqueza –los activos líquidos– imponen las elevaciones de precios.

El bitcoin se eleva en dólares porque el crecimiento programado de su oferta es limitado e inferior al crecimiento de su demanda para financiar transacciones. Pero tampoco lo hace solo por este motivo sino, además, porque los agentes económicos procuran acumularlo, dado que su valor crece en el tiempo. No solo es un depósito solvente de valor, sino que lo acrecienta.

Si la liquidez que desean mantener los individuos en los procesos de inflación aguda depende inversamente de la tasa de inflación esperada, la liquidez que se desea mantener en bitcoins depende directamente de la variable contraria, de la tasa de crecimiento esperada de su valor en dólares que, repetimos, equivale al incremento de su valor en bienes.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (V): Dinámicas del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Hasta el momento, en los anteriores artículos, hemos analizado: (i) el nacimiento del bitcoin, (ii) los mecanismos mediante los que se forman las burbujas(iii) la configuración del valor fundamental del bitcoin(iv) el papel de la ley de Gresham. El presente artículo lo dedicamos a la evolución de su precio.

En la dinámica del precio del bitcoin podemos diferenciar dos fuerzas que se superponen: una elevación tendencial y un mecanismo especulativo.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (IV): La ley de Gresham y el futuro del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

La ley de Gresham se enuncia de forma taxativa así: la mala moneda desplaza a la buena. Esto significa que, si un agente económico tiene la posibilidad de pagar con dos monedas que tienen el mismo valor facial pero cuyo valor metálico difiere, pagará con la que posee el menor valor metálico, retendrá la que lo tiene mayor y, cuando esta conducta se generaliza, la buena monedad acabará desapareciendo de la circulación. Ajustándose a esta lógica se explica que las monedas de plata españolas de 100 pesetas desapareciesen de la circulación cuando el valor de su peso en plata superó las 100 pesetas.

En nuestro caso, deberemos calificar como moneda buena al bitcoin y como moneda mala al dólar o a cualquiera de las otras monedas normales. La razón es que un bitcoin vale cada vez más dólares, y como esta moneda mantiene su capacidad adquisitiva aproximadamente constante en términos de bienes, el bitcoin no solo mantiene su valor real, su poder adquisitivo, sino que lo incrementa.

¿Deberemos considerar, por tanto, que el bitcoin es una supermoneda? Argumentaremos que un aumento continuo del precio del bitcoin en dólares lo incapacita para cumplir satisfactoriamente varias de las funciones esenciales que una moneda debe desempeñar. Veamos:

Seguir leyendo…

THE POLITICAL ECONOMY OF CONTEMPORARY SPAIN. FROM MIRACLE TO MIRAGE (Routledge, 2018)

Autor: Luis Buendía, Ricardo Molero Simarro, Antonio Sanabria Martin, Bibiana Medialdea Garcia, Eduardo Garzón Espinosa, Javier Murillo, Juan Pablo Mateo Tomé, Lucia Vicent Valverde, Miguel Montanya Revuelto, Mariu Ruiz-Galvez Juzgado, Maria Jose Paz y Manuel Gracia Santos

We are very glad to announce the release of the collective book The Political Economy of Contemporary Spain. From Miracle to Mirage, written by a group of up to 12 Spanish economists and just published by Routledge in its “Frontiers of Political Economy” series.

It is available in both hardback and ebook:

https://www.routledge.com/The-Political-Economy-of-Contemporary-Spain-From-Miracle-to-Mirage/Buendia-Molero-Simarro/p/book/9781138305717

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (III): El valor fundamental del bitcoin

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

En el anterior artículo presentamos la definición del valor fundamental de un activo y concluíamos que el precio del bitcoin no se derrumbará de forma inevitable ya que, en su caso, no existe el mecanismo de frenado propio de las burbujas habituales. En este caso, el precio en el mercado del activo y su valor fundamental se mueven a la par y todo incremento del precio eleva en la misma cuantía el valor fundamental del activo. El presente artículo lo dedicamos al desarrollo de esta idea.

El valor fundamental del bitcoin debe determinarse cuantificando las ventajas que ofrece como instrumento: a) para materializar transacciones y b) para constituirse en reserva de valor.

  1. Las ventajas para realizar transacciones respecto a las que otra moneda pueda ofrecer dependen, a su vez, de los dos factores siguientes: 1) Del precio en otra moneda, por ejemplo, en dólares del bitcoin. Un bitcoin que duplica su precio en dólares duplica la cuantía de las transacciones que puede vehicular. 2) De las ventajas diferenciales (opacidad, ausencia de intermediarios, rapidez, posibilidad de eludir impuestos) respecto a las monedas normales. Si suponemos que estas características no van a desaparecer o a reducirse por las intervenciones de los gobiernos, las ventajas del bitcoin para realizar transacciones crecen proporcionalmente con su precio.
  2. La capacidad del bitcoin para acumular valor o incrementarlo depende positivamente de su precio en dólares. Porque las variaciones de precio que experimenta el bitcoin dependerán del valor ya alcanzado. Preservará el valor en la misma medida un bitcoin cuando vale 1.000 dólares que cuando vale 100 dólares porque es razonable suponer que las variaciones de su precio en dólares en ambos sentidos serán diez veces superiores cuando vale 1.000 dólares que cuando vale 100 dólares.

Por lo tanto, por los dos argumentos expuestos, cuando el precio en dólares de un bitcoin se duplica también lo hacen las ventajas totales de su posesión, es decir, se duplica su valor fundamental. El valor del bitcoin sigue a su precio como la sombra al cuerpo.

Seguir leyendo…

El eterno retorno de la fragilidad financiera

Autor: Nacho Álvarez Peralta

El País

Los propósitos enunciados por Sarkozy para “refundar” el capitalismo se quedaron en humo. Al contrario, la política económica se ha afanado en apuntalar los pilares del neoliberalismo: la libre movilidad de capitales continúa siendo el sancta sanctorum, la liquidez de los mercados financieros sigue resultando excesiva y permanece la opacidad de los títulos derivados. Tampoco se ha desarrollado una regulación efectiva para embridar la expansión del crédito.

Cierto es que la política de expansión cuantitativa de los bancos centrales frenó un desplome financiero aún mayor, pero a costa de una fuerte expansión de la liquidez y de la sobrevaloración de activos de renta fija y variable. El potencial desestabilizador que se ha acumulado es notable.

La situación hoy sería muy distinta si, aprovechando el margen que daba esta política monetaria, se hubiesen aplicado medidas en la dirección señalada por Reinhart y Rogoff, profesores de Harvard. Se trataba de controlar los ciclos crediticios y de propiciar un intenso desendeudamiento global a través de reestructuraciones de deuda, inflación moderada y “represión financiera”.

Sin embargo, la crisis de 2007 no produjo los cambios que sobrevinieron a la crisis de 1929. No hubo cambio de paradigma intelectual, y la orientación liberal de la política económica ha seguido imponiéndose. Como consecuencia, hemos dejado que sea el propio mercado quien haga la digestión de las pesadas deudas contraídas, cargando todo el ajuste sobre los deudores. Cuando el Estado ha intervenido ha sido para socializar las pérdidas de las entidades financieras y quedarse con los activos tóxicos que el mercado no quería, salvando a los acreedores de sus operaciones fallidas.

Seguir leyendo…

La antigravedad del bitcoin (II): ¿Qué es una burbuja?

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

En el anterior artículo presentamos nuestro planteamiento inicial junto con algunos datos del nacimiento del bitcoin y su evolución. Concluimos con la presentación del debate existente en torno al valor del bitcoin, en el que algunos autores sitúan el valor de la criptomoeda alrededor de los 50.000 dólares, mientras que, para otros carece de valor. Para introducir el presente artículo comenzamos exponiendo algunas respuestas ofrecidas por Robert Shiller, premio nobel en economía, en la entrevista “Three Questions: Prof. Robert Shiller on Bitcoin” acerca de la posibilidad de la existencia de una burbuja en el mercado de bitcoins. Traducimos.

¿Le parece a usted que el bitcoin es una burbuja? ¿Por qué?

El bitcoin es el mejor ejemplo actual de una burbuja especulativa, al menos como yo defino una burbuja. En mi libro “Exuberancia irracional” de 2005 definí una burbuja como “una situación en la que las noticias sobre los incrementos de precios despiertan el entusiasmo inversor, que se difunde por contagio psicológico de una persona a otra en un proceso de historias amplificadas que podrían justificar los incrementos de precios y que atraen a una clase inversores cada vez más amplia que, a pesar de las dudas sobre el valor real de la inversión, están motivados en parte por la envidia del éxito de los otros y en parte por la euforia de los jugadores.” Muchos investigadores encontrarían está definición inviable porque incluye términos psicológicos. Pero el comportamiento del bitcoin se ajusta claramente a esta definición. En 2013, en la oleada inicial de entusiasmo por el bitcoin y ahora, tras el colapso temporal del bitcoin, de nuevo en 2017.

Seguir leyendo…

Entrevista a Miren Etxezarreta: “El sistema financiero global está detrás de la crisis de las pensiones”

Autor: Miren Etxezarreta

La Sexta

La economista Miren Etxezarreta denuncia en El Intermedio que el sistema público de pensiones “tal y como está planteado ahora no hay ningún interés en que sea viable” y asegura que “no existe tal problema de las pensiones” ya que “separar el gasto de las pensiones del resto de gastos colectivos” del Estado es inviable. Apuesta por financiar las pensiones a través de los impuestos como el resto de gastos del Estado.

Para ver la entrevista pincha aquí.

La antigravedad del bitcoin (I): Planteamiento inicial

Autor: Luis Alberto Alonso

La Paradoja de Kaldor

Este es el primer artículo correspondiente a la serie “La antigravedad del bitcoin” donde, con el objetivo de ofrecer visiones alternativas, analizaremos el surgimiento de la criptomoneda, su evolución y dinámica, e indagaremos en el papel futuro que puede tener en la economía.

Planteamiento inicial

En el momento actual, el bitcoin es lo que podríamos denominar una moneda de tránsito. Los individuos obtienen rentas nominadas en dólares o en otras monedas convencionales, compran con ellas bitcoins, los retienen o los utilizan para realizar transacciones y quienes las reciben, aunque pueden también retenerlos provisionalmente, acabarán convirtiéndolos de nuevo en dólares para acudir con ellos al mercado. Este esquema se justifica porque no existe de forma generalizada ni percepción de rentas en bitcoins ni bienes y servicios cuyos precios estén fijados en esta moneda.

Con este punto de partida, la evolución del precio del bitcoin en dólares, que es determinado por las decisiones de los agentes económicos y, a su vez, determina estas decisiones, es la variable fundamental para entender el papel que juega –y predecir el que va a jugar en el futuro– en las economías actuales.

Una opinión muy difundida es que el comportamiento del bitcoin se ajusta a la evolución típica de una burbuja especulativa y que su rápido ascenso tendrá un abrupto final. Nuestra posición sobre este punto es que el bitcoin no se comporta como lo hacen las burbujas especulativas clásicas. En concreto, que el proceso especulativo, que es la principal causa de su fulminante crecimiento, no activa, como sucede en estas burbujas, un mecanismo interno que acaba provocando el colapso.

Esta idea sobre el futuro de su cotización es menos pesimista que la que difunden los augures del desastre y más pesimista, respecto a la importancia de su papel futuro en las economías de mercado, que las que proclaman sus entusiastas defensores. En efecto, un crecimiento rápido y continuo del precio del bitcoin en dólares lo incapacita para que instrumente de forma satisfactoria las tareas que una moneda debe cumplir en una economía de mercado.

La explicación que sigue, improvisada y provisional, ha eludido de forma premeditada adentrarse en la complejidad de los procesos criptográficos e informáticos de su generación y funcionamiento. Única justificación: la ignorancia del que esto escribe. De lo que no se sabe es mejor callar.

Para nosotros, el bitcoin es una moneda virtual que se “emite” a un ritmo decreciente –que acabará haciéndose nulo– y que ofrece ciertas ventajas respecto a las monedas convencionales, permitiendo transacciones opacas, ausencia de intermediarios, rapidez, seguridad, etc. Razonaremos aceptando que estas características van a mantenerse en el futuro.

Seguir leyendo…

Caídas en los mercados: ¿ligero resfriado o enfermedad terminal?

Autor: Isidro López

Es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero si no es este, será el siguiente.

Sao Paulo Bolsa

Las caídas de la bolsa de Wall Street de anoche, que muy posiblemente se van a repetir hoy, seguidas de las réplicas en las bolsas de Asia y Europa, están haciendo pedazos lo que hasta ayer era un panorama de placidez autocomplaciente en el que los políticos y financieros de todo el mundo no han parado de congratularse de algo a lo que han decidido llamar “recuperación económica”. No podemos sino estar de acuerdo en que llamarlo “intervención masiva y constante de los bancos centrales para evitar una nueva recesión” resultaba menos sexy. Pero mucho nos tememos que esto es lo que ha sucedido en realidad.

Aún es pronto para valorar si este estallido va a sacar a relucir todas las debilidades del modelo de acumulación financiera de los últimos años, pero desde luego hay motivos para pensar que si no es este estallido será el siguiente el que haga saltar las endebles costuras de nuestro actual modelo económico y social.

Durante los últimos cuatro años, los bancos centrales de todos los países capitalistas han acometido unas políticas de expansión monetaria —han abierto el grifo del dinero— para inundar de liquidez a los mercados financieros y generar un ciclo de rentabilidad que, sobre todo en el caso de Europa, alejase temporalmente a los agentes financieros de la presión sobre los bonos de deuda pública de los países del sur y los acercase a las operaciones con acciones y bonos privados.

Una política de tipos de interés cercanos a cero ha apuntalado esta riada de dinero hacia los mercados financieros. Pero los problemas han persistido en otro lugar: la producción. Toda esta arquitectura financiera para salvar a los mercados de sí mismos se ha encontrado con las mismas dificultades con las que se ha venido topando desde hace dos décadas, los ciclos productivos tienen gigantescos problemas de rentabilidad que no hacen sino agravarse con las políticas de contención y ataque a los salarios en prácticamente todo el mundo.

Seguir leyendo…

Los mercados reciben con un flash crash al presidente de la FED nombrado por Trump

Autor: Marta Luengo

El Salto

Los mercados expresan su temor el primer día del mandato de Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal. Las tensiones inflacionistas podrían estar detrás del pánico que provocó la caída exprés del parqué neoyorquino.

Jerome Powell Reserva Federal estadounidense FED
Jerome Powell juraba el cargo como presidente de la Reserva Federal estadounidense. Foto: Federal Reserve
Jerome Powell asumía este lunes el cargo de presidente de la Reserva Federal estadounidense (FED), la institución que hace las veces de banco central al otro lado del charco. Pero no debió pasar un fin de semana precisamente tranquilo en la víspera de su nombramiento: la semana anterior los mercados estadounidenses cerraron con bajadas en lo que se interpretaba como un inminente cambio de sentimiento. A las pocas horas de su juramento, el índice de referencia de la Bolsa de Nueva York sufrió un flash crash de más de 1.500 puntos.

El mandato de Janet Yellen expiraba el pasado día 3 de febrero tras la decisión de Donald Trump de relevarla a favor del primer banquero de inversión que ocupa la presidencia de la FED. Powell ya era gobernador en la FED y era una apuesta por mantener la línea establecida por su predecesora para volver a la normalidad en la política monetaria tras una dilatada época de bajos tipos de interés.

En diciembre de 2015, Yellen fue la encargada de comenzar la senda de sutiles subidas (en tandas de 0,25%) que han ido encareciendo el precio del dinero en Estados Unidos hasta ponerlo en la banda que va del 1,25% al 1,5%. En la eurozona Draghi, aunque sí ha comenzado a reducir las compras de deuda, no tiene pensado comenzar con la subida de tipos hasta 2019, lo que revela la diferencia de ritmo en el ciclo económico a un lado y otro del Atlántico.

Seguir leyendo…

En víspera de una crisis financiera, todo parece ir bien

Autor: Eric Toussaint

Público.es

A menudo, en víspera de una crisis financiera, todo parece ir bien. Algunas señales son por ejemplo completamente engañosas. El crecimiento económico parece alentador cuando en realidad está fundado en gran medida en una fiebre especulativa en ciertos sectores. Las quiebras son limitadas, los balances de las empresas parecen sólidos. Recordemos las notas triple A concedidas por las agencias de notación a la firma norteamericana Enron en 2000 antes de que la empresa quebrara, dando la señal de partida para la crisis de las punto-com de 2001-2002. Recordemos las notas triple A atribuidas a los productos estructurados ligados al mercado de las subprimes en 2006-2007. Recordemos las declaraciones tranquilizadoras de Alan Greenspan, director de la Reserva Federal de los Estados Unidos entre 1987 y 2006, en vísperas de la crisis de las subprimes. Afirmaba que los riesgos estaban tan bien diseminados en el sistema y tan bien cubiertos por los CDS (Credit Default Swap, especie de seguros contra los riesgos de impagos) que ninguna crisis estaba a la vista. El FMI, en su informe anual de 2007, pretendía que todo estaba tranquilo y que el crecimiento económico era sólido.

La situación en 2017 hace pensar en situaciones de precrisis en las que todo parece estar bajo control y durante las que los dirigentes políticos hacen declaraciones tranquilizadoras. La situación actual se parece de una cierta forma a lo que ocurrió en 1987. Se había conocido un alza fuerte de los mercados bursátiles y una subida importante de las obligaciones de empresas privadas (las obligaciones de empresas, corporate bonds en inglés, son títulos financieros emitidos por las empresas privadas para financiarse, son promesas futuras de reembolsos a cambio de fondos).

Hay sin duda una diferencia importante entre la situación actual y la de hace 30 años: algunos bancos centrales (el Banco de Japón, el BCE, el Banco de Inglaterra…) poseen una parte de las corporate bonds y es un elemento de estabilidad pues no corren el riesgo de vender catastróficamente en caso de comienzo de pánico en el mercado privado de obligaciones. La FED, por el contrario, no las ha comprado aún. El año pasado, viendo que el mercado de las corporate bonds corría el riesgo de implosionar en el futuro, su directora general anunció que la FED podría eventualmente ponerse a comprar pero no se ha tomado ninguna decisión hasta hoy. Ahora bien, es el mercado americano el más desarrollado y el que corre más riesgos.

Seguir leyendo…

Catalunya y la dictadura financiera del BCE

Autor: Isidro López

El Salto

La derecha y, en general, la prensa española, lleva meses intentando buscar una especie de reacción económica de los mercados financieros para tener el argumento último contra el Govern de la Generalitat.

Esa reacción no ha existido y han seguido las tendencias que venían arrastrándose desde la intervención del Banco Central Europeo (BCE) hace ya tres años. Esto, faltaría más, ha sido interpretado como un signo de la fortaleza de la posición del Estado español frente a Cataluña. Los designios del dios de la lluvia son inescrutables.

Desde luego, esto es un reflejo de los “buenos tiempos” de la crisis económica, cuando las posiciones ideológicas del mainstream español se veía refrendado por las acciones y los discursos de los agentes financieros transnacionales.

Ayer, por fin, tuvieron algo que llevarse a la boca. Una caída del Ibex del 3% y un repunte de unos pocos puntos en la prima de riesgo. Por supuesto, inmediatamente se ha declarado el estado de emergencia económico.

Pero, lo cierto, es que esta es una bajada rutinaria que no tiene ni punto de comparación con las bajadas de los años 2009-2013. En aquellos momentos, hubo al menos 30 días peores que este en la Bolsa de Madrid. La prima de riesgo, a 133 puntos básicos, está en otra galaxia de los 649 que se llegaron a marcar en 2012.

Seguir leyendo…

Algunas lecciones de la crisis financiera

Autor: Nacho Álvarez Peralta

El Confidencial

Recientemente el Banco de España ha presentado su ‘Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España’, haciendo balance del impacto de la crisis en nuestro sistema financiero. El informe condensa algunas enseñanzas significativas, pero también olvida otras muy relevantes. Entre las lecciones que olvida el regulador, y que convendría tener presentes para el futuro y para las decisiones de política económica que están por tomar, conviene destacar cinco:

Primera lección: una década después de la quiebra del Northern Rock, la crisis aún no ha terminado, como demuestra el reciente colapso del Banco Popular. La estrategia de ocultar y enmascarar los activos tóxicos en los balances bancarios ha prolongado innecesariamente la crisis.

Segunda lección: en contra de lo que sostiene el interesado discurso liberal, no han sido solo las cajas de ahorros las que han sufrido la crisis. De hecho, las cajas supuestamente más ‘politizadas’ (las tres vascas, BBK, Vital Kutxa y Kutxa, o la catalana La Caixa) han sobrellevado mucho mejor que otras las tensiones de este periodo, sin requerir ayudas públicas. La razón de la crisis radicó en la sobreexposición de las entidades —tanto públicas como privadas— al crédito inmobiliario, y no en su titularidad. Recordemos que el Banco Popular, en vísperas de su quiebra, acumulaba 36.000 millones de euros en activos inmobiliarios tóxicos.

Tercera lección: los mecanismos de supervisión financiera no funcionaron antes de la crisis, y tampoco lo han hecho ‘a posteriori’. El Banco Popular superó los test de estrés realizados por la Autoridad Bancaria Europea en 2014, lo que evidencia que los procedimientos de evaluación de activos no han mejorado. La laxitud de la regulación, la opacidad y en muchas ocasiones el fraude continúan siendo la tónica en nuestro sistema financiero. Nadie podrá sorprenderse por tanto de los futuros episodios de inestabilidad financiera que estén por venir.

Seguir leyendo…

La crisis de Europa: un debate en Cluj con Mark Blyth

Autor: Michael Roberts

Artículo aparecido el blog www.thenextrecession.wordpress.com y traducido por G.Bluster para Resumen Latinoamericano

Acabo de regresar de Cluj, la segunda mayor ciudad de Rumania, donde discutí de la crisis del euro y el futuro de Europa con Mark Blyth, de la Universidad de Brown. Mark Blyth ha publicado varios libros, entre ellos La austeridad: una idea peligrosa, que aborda la historia de la doctrina de austeridad como él la entiende y su impacto en la crisis financiera global y en las economías de Europa. Seguir leyendo…

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: