Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

¿Nos dirigimos hacia otra crisis económica? (One Question: Economic Crash)

Autor: State of Nature

Categoría: Ajuste, Deuda

Etiquetas: , , , ,

La revista State of Nature, de reciente aparición, realiza cada mes una pregunta crucial a especialistas y pensadores en materias sociales y económicas. Este mes acaba de hacer una pregunta que flota en el aire . Aquí van las respuestas

Respuestas:

Wolfgang Streeck, profesor emérito de sociología. De 1995 a 2014 fue director del Instituto Max Planck para el Estudio de las Sociedades en Colonia, Alemania. Sus últimos libros: ¿Cómo será el final del Capitalismo?” y Ensayos sobre un sistema que falla” (Verso, 2016).

No soy un profeta. Pero no hay capitalismo sin un crash ocasional, por lo que el sistema siempre se dirige a algún tipo de crisis. La inflación en la década de 1970 termino por un retorno a la ‘moneda fuerte’ en 1980, que engendró la desindustrialización y la alta tasa de desempleo, que junto con los recortes de impuestos para los ricos, engendró una elevada deuda pública. Cuando la deuda pública llegó a ser demasiado alta, la consolidación fiscal en la década de 1990 tuvo que ser compensada, por razones macroeconómicas, así como políticas, por la desregulación del mercado de capitales y la deuda de los hogares, que engendró la crisis de 2008.

Ahora, casi una década más tarde, la deuda pública es mayor que nunca, y es una deuda privada; el volumen global de dinero ha ido en constante aumento desde hace décadas; y los bancos centrales están produciendo dinero como si no hubiera un mañana, mediante la compra de todo tipo de deuda con dinero en efectivo hecho ‘de la nada’, llamado “flexibilización cuantitativa”. Aunque todo el mundo sabe que esto no puede seguir para siempre, nadie sabe cómo terminar con él -lo mismo pasa con la deuda pública y privada, lo mismo con la oferta de dinero. Algo va a suceder, probablemente pronto, y no va a ser agradable.

Cédric Durand, Profesor asociado de Economía de la Universidad de París. Autor de El capital ficticio o ¿cómo las finanzas se está apropiando de nuestro futuro (Verso, 2017).

La ilusión que los activos financieros pueden crear valor “ya que la propiedad de los perales es dar peras” es hoy en día mucho más vívida que en tiempos de Marx. Esta fetichización de las finanzas y su potenciación son las razones por las que, después de 2008, la avenida principal del peligro de la regresión de una espiral deuda-deflación tiene un enorme estímulo en la políticas monetario. Como reconoce Claudio Borio, una figura prominente en el Banco de Pagos Internacionales, las economías ricas se convirtieron en adictas a las bajas tasas de interés y los bancos centrales han aumentado dramáticamente la dosis en los últimos años con los tipos de interés cerca de cero o incluso por debajo de cero, y con programas de compra de activos .

El resultado de esta secuencia es una dinámica tremendamente insostenible: por un lado, la fragilidad financiera está de nuevo en alza (en particular con la deuda corporativa excesiva de los EE.UU.), la fragilidad bancaria persiste en Europa y los mercados de valores están sobrevaluados. Por el otro lado , en la economía real, el estímulo monetario no ha logrado mucho: las tasas de crecimiento son anémicas, el subempleo endémico, hay escasa productividad y la inversión es apenas suficiente para evitar una involución productiva en todo el mundo desarrollado.

Parece, pues, que no hay recuperación, sólo hay una renovada especulación financiera respaldada por políticas altamente sesgadas. Las formas elementales de capital financiero -capitalización del mercado de valores, el crédito al sector privado no financiero, y la deuda pública- representan ahora más de 350% del PIB en promedio en los principales países de ingresos elevados en comparación con el 150% a principios de los años ochenta y 330% antes de la crisis. Con el fin de ser sostenida, el valor de estos títulos financieros requiere que la caída esperada ingresos financieros a su debido tiempo: la deuda, los intereses y dividendos deben ser pagados.

Pero ¿se puede mantener el estancamiento de las economías? La primera posibilidad es amparar el sistema “ponzi”: mientras ocurran más aluviones de deuda, todo se movería aparentemente sin problemas. Sin embargo, esto pone a los bancos centrales en un punto muerto. Si aplican de nuevo políticas monetarias normales, se producirá una recesión con el aumento de las dificultades financieras.

El hecho que las tasas de interés a largo plazo en los EE.UU. siguen la tendencia a la baja (a pesar de los recientes aumentos del interés de la Reserva Federal) indican que los mercados no creen en una normalización de la política monetaria. Sin embargo, si los bancos centrales no cambian de política, los desequilibrios financieros continuarán acumulándose, favoreciendo una mala asignación de recursos y aumentando la amplitud de la próxima crisis. La hegemonía financiera ha sido capaz de sobrevivir algunos años adicionales en cuidados intensivos – pero ahora es el momento de decir adiós.

La próxima crisis no será una repetición de 2008: esta vez la credibilidad de los bancos centrales estará en juego, con el riesgo de una crisis monetaria abultada al completo. En este predecible desarrollo de los acontecimientos, ya debería estar claro que la financiación privada no debe ser salvada de nuevo, que las delirantes exigencias financieras de los más ricos, sobre el trabajo del resto de nosotros, no serán admitidos por la intervención gubernamental.

Es el momento pasar a la ofensiva con la agenda de la socialización de los bancos, el fin de la deuda, la pensión universal, los sistemas educativos y de salud, planificación de la inversión ecológica y de datos abiertos. La liberación de nuestras sociedades desde de la atadura financiera requerirá de una nueva práctica para diseñar el futuro.

Susan Newman, profesora titular de Economía de la Universidad del Oeste de Inglaterra, donde conduce el programa de maestría en economía política global .

Nos dirigimos a otra crisis económica debido a que las condiciones subyacentes que llevaron a la crisis financiera de 2007-8 permanecen. La caída posterior a la crisis reestructuró el capital, ayudado por las políticas del gobierno y de los bancos centrales, con el fin de recuperar la rentabilidad y los ingresos y la riqueza del 1% como premisa la acumulación ficticia.

Las finanzas especulativas siguen dominando las actividades económicas en las economías capitalistas avanzadas. Los beneficios empresariales, la riqueza personal, la provisión de pensiones y de los alimentos, continúan atadas a los caprichos de las finanzas. Las proyecciones del FMI de crecimiento para 2018 reconocen un modesto crecimiento impulsado por los mercados financieros con poco impacto en la inversión real, la creación de empleo, la productividad o salarios. La capitalización de mercado de valores con relación al PIB es mayor que en cualquier momento, excepto para la víspera del 2000, indicando la desconexión entre la inversión financiera y las actividades productivas.

A pesar de Basilea III, el sistema financiero continúa caracterizándose por un elevada apalancamiento y una interconexión global debido al alza de la banca en la sombra del sistema.

La austeridad en el Reino Unido, desde 2010, ha creado nuevos puntos de activación para las crisis. La deuda personal en el Reino Unido ha alcanzado niveles alarmantes e insostenibles de más de 200 mil millones de £. Los recortes sociales, el estancamiento de los salarios y el deterioro de los contratos de trabajo ha hecho que las familias de bajos ingresos en el Reino Unido hayan tenido que pedir prestado para los gastos diarios.

Uno puede esperar muchas más grietas en el sistema que surgirán en la próxima crisis. Sin embargo, en lugar de intentar predecir el momento o el origen de crisis inminentes, los esfuerzos se deben orientar hacia un cambio radical del sistema económico. Reformas como las que se apoyó la edad de oro podrían ayudar a moderar algunos de los efectos secundarios letales del crecimiento capitalista. Pero en el largo plazo tenemos enfrentar los principales objetivos para construir una sociedad que alcance nuestro máximo potencial ,viviendo libre de la alienación de los demás y de nuestro entorno.

David M. Kotz, profesor de economía en la Universidad de Massachusetts Amherst. Autor de Auge y la caída del capitalismo neoliberal (Harvard University Press, 2015).

Sí y no. Es decir, una recesión es probable que comience en los EE.UU. en un futuro no muy lejano. Sin embargo, las condiciones previas para el tipo de crisis grave que se ha vivido en 2008-09 no están presentes en la actualidad.

Las condiciones económicas en los EE.UU. tienen algunas similitudes con los mediados del 2000 (los ingresos y desigualdad se encuentran aún en el cielo). La Administración Trump ha puesto en marcha una nueva ronda de desregulación bancaria. Sin embargo, estas similitudes no son suficientes para traer otra crisis importante.

La crisis financiera y la gran recesión de 2008-09 fueron causadas por tres tendencias insostenibles por la forma neoliberal del capitalismo: una burbuja de precios de activos gigantes (en el sector inmobiliario) que necesariamente tenía que colapsar, la propagación de los valores derivados en todo el sistema financiero de Estados Unidos y en gran parte del sistema financiero global, y una acumulación insostenible de deuda de los hogares que tuvo un crecimiento apuntalado por el gasto del consumidor.

Después del shock, la Reserva Federal descargó a los bancos de sus valores derivados fallidos. La deuda familiar disminuyó en relación con los ingresos después de 2009 y se ha estabilizado en un nivel seguro desde 2015. Y …mientras los precios de las acciones estadounidenses han ido en aumento, estas no tienen las características de perpetuarse -el sobre-a-colapso de la burbuja. La relación precio-ganancias, aumentó de manera constante durante cuatro años después de 2011, se ha estabilizado desde a un nivel muy inferior al de la burbuja bursátil de finales de 1990.

Sin embargo, es probable que una recesión más típica comience en un futuro próximo, con sus costos en el aumento del desempleo, la destrucción de pequeñas empresas, y un apretón en los ingresos y los servicios estatales y locales. La actual expansión económica de Estados Unidos tiene ahora 10 años de edad, y cada expansión en el capitalismo finalmente termina en recesión. La tasa de ganancia sobre el capital invertido del sector empresarial empresarial no financiero disminuye desde 2014, lo que por lo general indica que viene una recesión. Sin embargo, el gran problema económico actual es el estancamiento a largo plazo que ha afectado a la economía de Estados Unidos y a gran parte del sistema capitalista mundial desde la Gran Recesión, causando mucho sufrimiento económico y desestabilizando los sistemas políticos en todo el mundo.

Minqi Li, profesor de economía en la Universidad de Utah. Sus libros más recientes incluyen El ascenso de China y la economía capitalista mundial (Monthly Review, 2009), El petróleo, el cambio climático, y los límites del crecimiento económico de China (Routledge, 2014) y China y las crisis del siglo XXI (Plutón, 2015).

La respuesta a esta pregunta depende en parte de lo que se entiende por ‘crisis económica’. Si uno quiere decir recesiones “normales” que suceden a la economía capitalista global una vez cada varios años, entonces es casi seguro que veremos una recesión en los próximos dos o tres años.

La pregunta más interesante es qué tan grave será la próxima recesión. Desde la ‘gran recesión’ del 2008 al 2009, en los países centrales del sistema mundial capitalista se ha mantenido un estancamiento económico persistente. Por otro lado, la deuda de los hogares en los EE.UU. ha caído a niveles relativamente normales y en la actualidad no hay un gran desequilibrio financiero entre los EE.UU. y el resto del mundo. Desde un punto de vista puramente técnico, la próxima recesión global en torno al 2020 no será tan grave como la anterior.

Mucho más importante es lo que ha sucedido en China. La industrialización de China ha transformado su estructura social y producido una clase obrera industrial al estilo del siglo 19. Como esta clase obrera ha comenzado a organizarse y exigir los derechos económicos y sociales, su creciente poder ha contribuido a una caída de la tasa de ganancia en la economía china. Esto es similar a lo que ocurrió con las economías capitalistas occidentales en la década de 1970 y es algo que ninguna economía importante ha visto desde entonces. Será interesante ver si este desarrollo dará lugar a una transformación fundamental de las relaciones capital-trabajo no sólo en China sino también en todo el sistema mundial en la década de 2020.

En términos de una ‘crisis económica’, el mundo capitalista sigue caminado sin descanso hacia el cambio climático que amenaza con acabar con la civilización, tal como la conocemos. Corresponde a la lucha de clases a nivel mundial para determinar, en las próximas décadas, si el monstruo capitalista puede ser detenido antes de que sea demasiado tarde.

María Mellor, profesora emérita en el Departamento de Ciencias Sociales, Universidad de Northumbria, Reino Unido. Sus libros más recientes son El futuro del dinero (la crisis financiera de los recursos públicos y la deuda) y La crisis de la Democracia (el dinero público para la sostenibilidad y la justicia social) (Plutón, 2015-2016).

Si esto se refiere al sector financiero, se producirá otra crisis, porque nada se ha hecho para hacer frente a las contradicciones subyacentes en un sistema alimentado por la deuda y un casino financiero de dinero caliente. Los signos de inestabilidad y ‘exuberancia irracional’ están impulsando la especulación insostenible, tal como sucede con el Bitcoin. La deuda personal y de los hogares va en aumento. La era de la especulación en deuda que desencadenó la crisis de 2008 es igual de mala ahora, si no peor, ya que las personas tienen incluso menor capacidad de recuperación financiera.

Sin embargo, mi preocupación es la crisis de la justicia social y de la sostenibilidad ecológica en la economía: proporcionar bienes y servicios que crean bienestar para las personas y para el planeta son esenciales. Ecológicamente, podemos estar más allá del punto de no retorno: el calentamiento global; los contaminantes de plástico; la drástica disminución en el número de insectos.

La crisis en la justicia social está destruyendo nuestras sociedades. Lejos de llevar la riqueza universal, el capitalismo globalizado ha vaciado a los países centrales del sistema, mientras que explota la mano de obra barata en los países “emergentes”. Los gritos de dolor tanto en las viejas y como en las nuevas economías están produciendo líderes populistas y autoritarios.

El fundamentalismo del mercado también está destruyendo la economía pública. Los estados de bienestar ya no pueden lograr su objetivo de atender a las personas desde la cuna hasta la tumba. La economía neoliberal se opone ideológicamente a los fondos públicos para las infraestructuras y los servicios. El estado es visto como el equivalente a una casa, que depende de la financiación del sector privado. Los programas de austeridad tienen como objetivo reducir el tamaño del sector público al nivel que el sector privado está dispuesto a sostener. Esto se agrava por la evasión, el fraude y la deslocalización.

Este sistema ignora el papel del Estado para crear dinero ‘soberano’. El rescate público de la financiación privada a través de la flexibilización cuantitativa revela que el nuevo dinero público se puede crear a voluntad. Si el dinero público puede ser creado para financiar el sector financiero también puede ser utilizado para financiar las personas, por lo que la justicia social y la sostenibilidad ecológica se convierte en la prioridad para las economías públicas y privadas

Andrew Ross, activista social y profesor de Análisis Social y Cultural en la Universidad de Nueva York. Autor de Creditocracy y el caso de denegación de la deuda, Bird On Fire: Lecciones de la ciudad menos sostenible del mundo (OR Books, 2014), Trabaja, si puedes conseguirlo: Vida y Trabajo en tiempos precario (Universidad de Nueva York, 2010).

En 2007, el hito Informe Stern describió el ‘cambio climático’ como “el mayor fracaso del mercado que el mundo ha conocido en su historia”. En algunos sectores, esta observación se tomó como un reto para los capitalistas que hacerlo mejor, en lugar de una acusación a un sistema cuya dependencia del crecimiento ha producido como resultado inevitable el colapso ambiental del planeta. El deterioro constante de la vida de la biosfera está tan normalizado que muchos militantes rezan para que la próxima catástrofe climática impulse simplemente el llamado de atención sobre la “causa cero para emisiones de carbono”.

La angustia generalizada de que sigue una crisis económica periódica se produce en un universo paralelo, desconectado de fusión de los casquetes polares y la mortandad de las especies, pero estas respectivas zonas de desastre tienen las mismas causas fundamentales de un sistema económico propenso a las crisis.

El reciente aumento de la especulación financiera de alto riesgo sólo ha agudizado esta tendencia que sirve para resolver las contradicciones internas del capitalismo a través episódicos de limpieza. El eufemismo estándar para este auge y caída es el ‘ciclo económico’, como sugiriendo que hay alguna conducta racional que conduce los ‘espíritus’ de los inversores.

Como siempre, la mala suerte puede conjurarse estimando cuándo y dónde ocurrirá la próxima crisis. ¿Qué va a estallar? ¿ Qué provocará el colapso? ¿Bitcoin? ¿El mercado inmobiliario de China? ¿Los bonos del Tesoro de Estados Unidos? ¿Los Euro Bonos? ¿Los Préstamos estudiantiles? Elige tu la opción. El único consuelo es que la secuela ruinosa ofrece una oportunidad, como lo hizo después de 2008: construir una economía sin carbono, junto con un montón de empleos verdes sostenibles. Si realmente necesita algo por lo cual orar, ese mantra le puede servir.

Tim Di Muzio profesor asociado en Relaciones Internacionales y Economía Política en la Universidad de Wollongong, Australia. Autor de La tragedia de Desarrollo Humano (Rowman & Littlefield, 2017).

La respuesta corta es sí. Sin embargo, la gran pregunta tiene que ver con el momento y la forma en que la crisis se experimentará y por quién. Normalmente, una crisis económica significa que el valor de los activos, como las acciones de propiedad (acciones en sociedades) se devalúan radicalmente. Por ejemplo, en el apogeo de la crisis financiera mundial, la capitalización de mercado de todas las empresas por encima de los 60 billones de dólares en pocos meses que fue recortada aproximadamente a la mitad.

La crisis se inicio, como todo el mundo sabe, con el mercado de la vivienda en los Estados Unidos, pero era mucho más amplia en su alcance, ya que llevó a los inversores a sospechar que los bancos congelarían el crédito en un momento de precios récords del petróleo. Esto, en una economía capitalista, donde la oferta de dinero aumenta con el otorgamiento de crédito / deuda a empresas y particulares,

Es probable que haya una nueva devaluación de la bolsa en el futuro causada por el temor a ganancias futuras menores, pero la próxima crisis que sacudirá al núcleo del capitalismo se relaciona con tres factores.

En primer lugar, nos quedan cerca de 50 años de petróleo al ritmo de producción actual según BP. Así que podemos esperar los precios del petróleo van a finalmente irse al cielo, y ya que el petróleo se utiliza en todo, desde ordenadores a la gasolina, podemos esperar una inflación sin precedentes.

En segundo lugar, el capitalismo es un sistema de contabilidad de costo (siempre notado por CH Douglas) lo que significa que nunca hay suficiente poder adquisitivo en la economía en la circulación de bienes y servicios -de ahí la necesidad del crédito. Esta brecha es estructural y matemática, y no se puede superar internamente.

En tercer lugar, hay un entorno inflacionario incierto. Las predicciones son notoriamente malas.

Hay que preocuparse menos por el momento exacto de la próxima crisis. Es necesario entender los tres factores que conducen a la próxima crisis: el precio del petróleo, la naturaleza de la contabilidad capitalista y la forma en que el nuevo dinero es producida.

Dario Azzellini, investigador de la Escuela de ILR, Universidad de Cornell . Publicaciones recientes: Comunas y el control obrero en Venezuela: construir el socialismo desde abajo (Brill, 2017) y Una alternativa : historia del trabajo y democracia (el control de los trabajadores y el lugar de trabajo. Zed Books, 2015). Junto con Oliver Ressler está produciendo Ocupar, resistir, producir , una serie de documentales sobre las fábricas recuperadas bajo el control obrero en Europa. Más información: www.azzellini.net

Sin duda nos dirigimos a otra crisis económica. El capitalismo siempre se dirige a otra crisis económica. Es la naturaleza del capitalismo para aumentar el capital excedente para luego destruirlo de nuevo a través de una crisis o de la guerra, con el fin de reiniciar el proceso de acumulación, una vez más. Después de cada crisis, como muestran los datos históricos, los ricos se hacen más ricos y la concentración de capital crece. Los ciclos de las crisis son cada vez más cortos ya que la acumulación de capital excedente se vuelve más rápida.

Hay dos desarrollos que hacen un colapso económico en un futuro próximo muy probable. Al igual que en el tiempo previo a la crisis de 2008, es inminente una crisis de los préstamos de alto riesgo privados. Desde la última crisis, los bancos (especialmente en los EE.UU. y el Reino Unido) no han cambiado su comportamiento.

Sólo en los EE.UU. los prestamos subprime para automóviles particulares están en el orden de los 26 billones de dólares . Esto está sucediendo porque el capital no puede ser reinvertido en una forma materialmente productiva. Por eso, por ejemplo, Uber, que sólo produce una pérdidas financieras, valía, un estimado de $ 48 billones de dólares en diciembre de 2017 (por debajo de 68 mil millones de dólares de semanas antes!) O el Bitcoin ha tenido un vertiginoso crecimiento en valor.

¿Cuan desastroso será el shock? Dependerá del grado en que la crisis de las deudas de alto riesgo exploten junto a la burbuja creada por las aventuras del capitalismo de casino.

La destrucción no sólo de la clase media, sino también en términos más generales la capacidad de la mayoría de las personas para satisfacer sus necesidades básicas, es una realidad en todo el mundo. Sin embargo, los EE.UU. han suprimido la mayoría de los anclajes sociales y tiene menos mecanismos de control financiero que otros países. Por lo tanto, es muy probable que la próxima crisis emanará de los EE.UU., y / o el Reino Unido (especialmente teniendo en cuenta brexit).

Chen Ying, Profesor de economía en la New School for Social Research. Su investigación actual se centra en el desarrollo sostenible en la China contemporánea desde la perspectiva de la sostenibilidad social, económica y ambiental.

En realidad, apenas hemos salido de la última recesión por completo todavía. En Europa, el crecimiento desde el año pasado solamente ha sido experimentado por las economías más fuertes como Alemania y los Países Bajos. La gente en los países más afectados, como Grecia e Italia siguen sufriendo el desempleo y de las medidas de austeridad como secuelas de la última crisis. En los EE.UU., donde se inició la crisis financiera, la participación laboral se mantiene 4 puntos porcentuales por debajo del nivel previo a la crisis. Esto sugiere una imagen sombría del mayor número de personas en edad de trabajar que, o bien no pueden encontrar trabajo o no se animan a buscar empleo.

Por otra parte, China, el país cuyo crecimiento es de más del 30% respecto del crecimiento económico mundial, está experimentando una tasa de descenso de los beneficios y del aumento del ratio de la deuda-PIB. El primero podría conducir a disminuir la inversión y la crisis económica, mientras que el último podría conducir a una crisis financiera. De cualquier manera, la crisis de China tendrá enormes implicaciones en la economía mundial dada que hoy representa casi 20% del PIB mundial.

La recuperación no sólo ha sido desigual, también es difícilmente sostenible si la inversión privada sigue siendo tan lenta. Esto es lo que preocupa a los economistas. A pesar de una cierta recuperación temporal del estímulo impulsado por los países capitalistas avanzados de hecho han entrado en un estancamiento secular.

Cuando el crecimiento se estanca, el crecimiento de la población y la productividad, no es absorbido por la economía, lo que produce desempleo y desigualdad. El capitalismo era más progresista que el feudalismo porque los capitalistas invertían parte del capital produciendo crecimiento económico. El capitalismo perderá su legitimidad como sistema si se detiene la inversión. Y para empeorar las cosas, los bancos centrales han expresado su preocupación porque la política monetaria podría ser de una eficacia muy limitada y la política fiscal de poca viabilidad para la próxima recesión económica.

Richard Murphy, profesor de Práctica en Economía Política Internacional, Ciudad, Universidad de Londres.

La respuesta a esta pregunta tiene que ser sí: el capitalismo se basa en el concepto del fracaso y así las crisis son inevitables. La verdadera pregunta es qué tan pronto será la próxima crisis?

Mi respuesta es pronto. Las razones son múltiples. Podría ser que el Brexit provoque una crisis de liquidez para las empresas transportistas que hacen cola en los puertos lo que significa que corran a pedir dinero en efectivo. O podría ser la sobrevaloración de los mercados de valores se estrellase, sobre todo si los bancos centrales intentan aumentar las tasas de interés y desencadenar una crisis de deuda de los hogares. Alternativamente, podría estar colapsando la deuda china. O (Dios no lo quiera) Trump aprete su ‘botón grande’. Y podría ser algo completamente distinto.

El hecho es que las economías históricamente hacen recesiones. Estamos atrasados ​para la próxima. Esto no sería demasiado preocupante, excepto que la austeridad y la incapacidad de hacer frente a la mayoría de las crisis del capitalismo financiero desde el 2008 nos han dejado irremediablemente mal preparados para la siguiente contracción. Por eso que será una crisis y no un golpe manejable.

Michael Roberts, economista marxista que ha trabajado en la City de Londres por más de 30 años. Autor de La gran recesión ( 2009) y La Larga Depresión (Haymarket, 2016).

La respuesta es sí . Ha habido una caída en la producción y la inversión de los diversos grados cada 8 a 10 años desde 1945. Es un ciclo regular y recurrente. La crisis es endémica en una economía capitalista (la producción y la inversión con fines de lucro) y el ciclo actual desde el final de la gran recesión del 2009 después de más de ocho años, el periodo más largo de los últimos 70 años.

La crisis económica no sucederá en el año 2018 debido a que los beneficios empresariales siguen aumentando en la mayoría de las principales economías y el crecimiento se ha acelerado en Europa y Japón -pero va a suceder, a más tardar, antes del final de la década.

Lo que podría suceder en el 2018 es una caída de la bolsa porque los precios de las acciones son muy altos en comparación con las ganancias de las empresas en los EE.UU., Europa y Japón. Los costos de los préstamos baratos (bajas tasas de interés) están llegando a su fin ya que los bancos centrales empiezan a revertir sus esquemas de crédito fácil y elevar las tasas de interés.

La forma de una crisis económica siempre es financiera, pero la causa subyacente no lo es. Rentabilidad y beneficios en los sectores productivos de la economía son los factores claves. La crisis es probable que comience en los EE.UU., ya que esta economía sigue siendo el mayor economía. Esta vez la crisis económica se iniciará en el sector empresarial donde la deuda sigue aumentando. Los beneficios empresariales podrían estar aumentando, pero la rentabilidad de cada unidad de inversión está cayendo. Y los costos del servicio de la deuda aumentará a medida que los bancos centrales suban los tipos de interés.

Lena Rethel, profesor de Economía Política Internacional en la Universidad de Warwick y en el Centro de Estudios Islámicos de Oxford. Autor de El problema con los bancos (Zed Books, 2012).

La respuesta corta a esta pregunta es sí. Desde una perspectiva del Reino Unido, parece que poco ha cambiado sustancialmente desde la última crisis. La deuda actual de los hogares cada vez más se acerca a los niveles vistos en el inicio de la crisis de 2007-2009. Los niveles de préstamos personales y la deuda de los estudiantes – son marcadores importantes que – a diferencia de las hipotecas no se corresponden directamente por la propiedad de un activo – han producido un fuerte aumento del endeudamiento en los últimos años. Sin tratar de ser demasiada sombría, es justo decir que la cuestión no es si otra crisis va a pasar, pero cuando va a ocurrir y quienes sufrirán las consecuencias.

De hecho, es importante reconocer que la economía ha estado fallando para muchos desde hace bastante tiempo. Durante la última década, la desigualdad de ingresos ha cambiado poco y desigualdad de la riqueza se ha incrementado de manera efectiva en el Reino Unido. También lo ha hecho el número de personas sin hogar y de quienes dependen de los bancos de alimentos para llegar a fin de mes. El crecimiento de los ingresos del trabajo se ha estancado y la pobreza infantil está aumentando de nuevo.

Desde la crisis de 2007-2009, ha habido recuperación para algunos, pero no para todos. Esto es diferente a las crisis anteriores que – a pesar de las dificultades que han causado – a menudo también provocaron una cierta reducción de la desigualdad, o ciertos esfuerzos en políticas distributivas progresivas. En cambio, lo que vemos ahora es mayor estratificación social,

Es hora de repensar el papel de la deuda en nuestra vida cotidiana y como una medida provisional de la política económica. Es difícil pensar que alguien pueda considerar que la deuda personal podría o debería reemplazar a las redes de seguridad social. Esto requiere un replanteamiento que está lejos de analizarse . Significa subvenciones en lugar de préstamos, productos financieros basados ​​en acciones en lugar de productos a base de deuda y una cultura de la distribución del riesgo en lugar de transferencia de riesgo, donde la peor parte con demasiada frecuencia la soportan los menos capaces de soportar riesgos. Hasta que esto no ha cambiado, las posibilidades de evitar otra crisis suceda son cada vez más menores- para no hablar de la superación de la actual crisis.

Heikki Patomäki, profesor de política mundial en la Universidad de Helsinki, Autor de Tendencias en la economía política global: salidas y conflictos (Routledge, 2018) y co-editor con Jamie Morgan de Brexit y la economía política de la fragmentación (Routledge, 2018).

Las tasas de interés están cerca de cero. Es demasiado fácil obtener crédito para el consumo o la especulación. Las corporaciones están usando sus ganancias para comprar sus propias acciones en lugar de invertir. Los mercados de valores se han disparado y los precios de los activos están en su punto más alto.

Mientras que la economía mundial está creciendo y se habla de recuperación generalizada, especialmente en Europa, las tasas de crecimiento per cápita siguen siendo inferiores a las vigentes antes de la crisis financiera global 2008-9 – para no hablar de las décadas anteriores. La productividad está creciendo lentamente y las inversiones reales están a la zaga de las expectativas.

Este tipo de divergencia no es inusual para una economía de mercado capitalista. La financiarización y el aumento de las desigualdades, están estrechamente relacionadas con las respuestas contradictorias de los estados en la economía mundial. La base de un verdadero crecimiento económico se erosiona, mientras que la súper-burbuja subyacente crece.

El esquema “minskyana” de auge y caída es simple. El apalancamiento de la deuda afecta a las valoraciones financieras permitiendo el crecimiento de la riqueza de los inversionistas al aumentar el valor de la garantía lo que provoca un falso optimismo s. Con el tiempo una deuda, cada vez más grande, hace que el sistema financiero sea más caótico, es decir, sensible a pequeñas perturbaciones. A medida que la calidad de la deuda se deteriora gradualmente y los riesgos son mas grandes (aunque estén bien escondidos) el sistema se vuelve más vulnerable. Finalmente, algo sucede: un disparador a la baja emerge, generando rondas de pánico, lo que resulta en el colapso.

En contraste con 2006-7, muchos analistas conocidas y las organizaciones internacionales desde el Deutsche Bank hasta el FMI han estado advirtiendo acerca de una crisis futura que pudiera ocurrir en el año 2018, pero es probable que se acerca al año 2020. Las anticipaciones son reflexivas y pueden tener efectos en el futuro. Por otra parte, algunos economistas creen que los bancos centrales han aprendido nuevas lecciones en sus políticas no convencionales y ahora están listos y dispuestos a utilizar sus – en principio – un número ilimitado de recursos para evitar un que colapso financiero suceda. ¿Estamos por lo tanto más seguro que antes?

Las lecciones del pasado y reflexividad tienen efectos a través de acciones e instituciones transformadoras. No estamos, sin embargo, viendo los intentos de regulación o de gravar las finanzas globales, de lucha contra el aumento de las desigualdades, o de nuevos programas de estímulo de las inversiones privadas y públicas. La administración Trump está dando enormes beneficios fiscales a los súper-ricos y apunta a la desregulación de las finanzas. Incluso en la cautelosa UE, el proyecto de establecer un impuesto sobre las transacciones financieras parece haber llegado a su fin, y la unión financiera europea carece de recursos suficientes. El aumento de los niveles de deuda en China son una preocupación mundial cada vez mayor. Mientras tanto, la burbuja mundial es cada vez mayor.

Una gran cantidad opiniones gira en torno a lo que harán los bancos centrales, pero estos están en una posición contradictoria. Al intentar ajustar la economía con el fin de ralentizar el crecimiento de la burbuja pueden poner en movimiento una espiral descendente. En ausencia de mejores políticas comunes, regulaciones e instituciones, la acción de los bancos centrales pueden realmente ser menos potente lo lo que a menudo se piensa.

Por lo tanto, el colapso del sistema financiero y económico parece bastante probable. Si estoy en lo cierto, es probable que veamos la mayor crisis de la historia, acompañada por una profunda depresión global, para el año 2020 más o menos.

Fuente original: State of Nature

Traducción de Emilio Pizocaro para Rebelión.org

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: