Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

¿Menos salarios equivalen a mayor competitividad-precio?

Autor: Paloma Villanueva

Categoría: Comercio internacional, Ideología, Trabajo

Etiquetas:

La Paradoja de Kaldor

Si el Gobierno respondiese a día de hoy a la pregunta que da título a este artículo lo tendría claro:

“Una adecuada coordinación de las reformas estructurales, que reduzca las divergencias de competitividad, ayudará a corregir los desequilibrios en la UEM y a absorber mejor las perturbaciones mediante una rápida reasignación de los factores productivos.”

Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (2018), Posición española sobre el fortalecimiento de la UEM, abril 2018, p. 6

Y así se ha entendido en el resto de la Unión Monetaria.

Cuando se estudian en economía los desequilibrios que han llevado a la crisis global y financiera que comenzó en 2008, una de las causas que se detecta es la acumulación de elevados déficits y superávits de las balanzas por cuenta corriente de los Estados Miembro, provocada por las divergencias en la evolución de sus costes laborales unitarios. Siguiendo este razonamiento, los países de la periferia europea, entre ellos España, han adoptado políticas de devaluación interna (bajadas salariales) con el fin de recuperar esa competitividad-precio que perdieron tras la introducción del euro.

Habiendo la economía española registrado 4 años de crecimiento positivo con un superávit por cuenta corriente, cabría preguntarse si esta política económica ha sido la responsable de la corrección de dicho desequilibrio.

Mecanismos de la devaluación interna sobre el sector exterior

El mecanismo de corrección de dicha medida que se considera habitualmente en la literatura económica (el de la competitividad-precio de las exportaciones) es el siguiente. En tanto que costes para las empresas, una caída de los costes laborales unitarios (CLUs) habría supuesto una caída de los precios de exportación. Al tornarse nuestras exportaciones más baratas frente a nuestros competidores comerciales, las exportaciones habrían crecido por encima de las importaciones, reduciendo progresivamente el saldo negativo de nuestras exportaciones neta.

Sin embargo, para que el mecanismo arriba descrito tenga efecto es necesario el cumplimiento de una condición económica y, por otro lado, existen dos efectos más que se derivan de la caída de los salarios.

La condición a la que nos referimos es la condición Marshall-Lerner y establece que para que una devaluación externa (bajada del tipo de cambio) o bien una devaluación interna (bajada de los precios nacionales) sea efectiva la suma del valor absoluto de las elasticidades-precio de las exportaciones y las importaciones sea superior a la unidad. Así, si la condición se cumple el saldo exterior negativo de una economía se reducirá hasta tornarse en positivo.

Por otra parte, existen dos mecanismos más por los que una devaluación interna puede tener influencia en el reajuste del sector exterior.

  • El primero de ellos es el efecto de sustitución de importaciones; de tal forma que una caída de los CLUs además de trasladarse a los precios de las exportaciones, se trasladaría a los precios domésticos. Frente a este abaratamiento de los bienes y servicios nacionales en relación a los importados, los agentes económicos optarían por consumir más producción nacional, lo cual reduciría las importaciones.
  • El segundo de ellos se deriva del modelo Bhaduri-Marglin, que contempla el carácter dual de los salarios (efecto demanda). Éstos no sólo suponen un coste para las empresas, sino que también son la principal fuente de ingresos de los trabajadores y las trabajadoras. Por tanto, cambios en los CLUs, y en la cuota del trabajo, podrán aumentar o no las importaciones en función del régimen de demanda de la economía en cuestión. Si el régimen de demanda es wage-led; lo que quiere decir que el crecimiento de la economía está liderado por los salarios; una caída de la cuota salarial, deprimirá los componentes de la demanda agregada y afectará negativamente a las importaciones. Si, en cambio, el régimen de demanda es profit-led o dirigido por los beneficios, el efecto sería el contrario.

Evidencia empírica

En la siguiente figura (1), se observa cómo tanto CLUs, exportaciones y precio de la exportación han seguido tendencias totalmente dispares desde la introducción de la moneda común.

El período que abarca desde 4tr1999 hasta el estallido de la crisis; el que recoge la acumulación de la pérdida de competitividad-precio; se caracteriza por un crecimiento sostenido de las exportaciones reales, a pesar de que tanto precios de la exportación como CLUs relativos creciesen paralelamente. Una vez estalla la crisis, vemos cómo esas relaciones cambian, siguiendo cada variable una trayectoria distinta: mientras que los CLUs relativos caen, los precios relativos de las exportaciones se mantienen y las exportaciones reales recuperan su ritmo de crecimiento anterior, a excepción del 3tr2009 en que colapsó el comercio internacional.

1

En base a esta figura, resultaría difícil de sostener que las ganancias competitividad-precio derivadas de la caída de los CLUs, en tanto que no se transmiten a menores precios, hayan tenido un efecto sobre las exportaciones reales.

Estimación y resultados

Siguiendo el trabajo de Onaran & Obst (2016), en el que estiman los efectos sobre la renta y el saldo exterior de las economías de la UE derivados de un aumento de 1 pp de la cuota del capital, nos encontramos con que la devaluación interna ha tenido en España un efecto muy limitado en la corrección del sector exterior, y que éste se ha canalizado en mayor medida por el mecanismo de la demanda.

Antes de pasar a los resultados, si atendemos a las ecuaciones de importaciones y exportaciones, podemos graficar las contribuciones al crecimiento de estas variables desglosando los efectos precio de los efectos demanda (Figura 2).

2.png

Tanto para las exportaciones como para las importaciones, los precios no han sido el factor más explicativo, destacando en ambos casos la dominación de la demanda exterior y los componentes de la demanda interna en la determinación del saldo exterior de la economía.

El otro factor decisivo, es el factor de transmisión. Este nos determina hasta que punto los cambios en los CLUs se trasladan a precios (tanto domésticos como de las exportaciones). En este caso, la relación entre CLUs y precios de la exportación no es estadísticamente significativa, mientras que sí lo es para la formación de precios domésticos, aunque relativamente baja (Tabla 1).

3

Con todo, el efecto estimado de la caída de los CLUs en la corrección del desequilibrio exterior es de 0,71 pp, siendo el efecto demanda el 90% de dicho efecto. Esto supone un 12% del reajuste en términos reales.

Conclusiones

Volviendo a la pregunta que abría este artículo, los menores salarios no han supuesto una ganancia de competitividad-precio para las exportaciones, sino que han tenido un efecto negativo sobre las importaciones, aunque bastante limitado. Las políticas económicas que se basan en el restablecimiento de la competitividad-precio, no sólo tienen un muy limitado efecto, pero carecen además de sentido puesto que los componentes de la demanda son los que de verdad determinan las exportaciones y las importaciones. Esto quiere decir, que la política de devaluación salarial implantada explica relativamente poco del reajuste exterior de la economía española.

—–

Referencias

Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (2018) ‘Posición española sobre el fortalecimiento de la UEM, abril 2018, p. 6

Onaran, Ö. and Obst, T. (2016) ‘Wage-led growth in the EU15 member-states: the effects of income distribution on growth, investment, trade balance and inflation’Cambridge Journal of Economics, Vol 40 (6) November 2016, pages 1517-1551

—–

Para ver el efecto de la devaluación interna calculamos los efectos encadenados de una caída de 1pp de la cuota del trabajo, desde que se implanta de devaluación interna en 2010.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios