Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Entrevista a José Luís Carretero de Solidaridad Obrera

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Categoría: Alternativas, Sindicalismo, Trabajo

Etiquetas:

alasbarricadas.org

Entrevistamos a José Luís Carretero, secretario del sindicato Solidaridad Obrera, que es la tercera central anarcosindicalista del estado. A menudo se trata de uno de los sindicatos menos conocido del panorama libertario (dejando a un lado sindicatos sectoriales tipo SAS y otros de ámbito local), mientras que en otras ocasiones se lo presenta como la bisagra necesaria para volver a juntar el anarcosindicalismo en una sola organización. Con la entrevista pretendemos acercarnos a su realidad más cotidiana y ver su proyección.

Además aprovechamos para conocer la militancia tan polifacética de Jose Luis, economista amateur (aunque sin diploma – suele bromear con que le van a acusar de intrusismo-) a través del ICEA o del colectivo Burbuja, profesor, divulgador (revista Crisis, editorial Queimada), cara visible de los movimientos en algunos medios internacionales (Sputnik, HispanTV) y en definitiva una cara amable que siempre se muestra dispuesto a aportar.

ALB Noticias.- Qué tipo de SO te has encontrado al asumir la secretaría?

Solidaridad Obrera es una organización pequeña, con mucha presencia en algunas empresas concretas, como el Metro de Madrid. Una organización asamblearia y muy combativa con una actividad sindical que se ha extendido en los últimos años fuera del Metro, que fue su lugar de nacimiento, para abarcar otros sectores como el telemárketing, la limpieza viaria o la Renfe. Además, la “Soli” es muy activa en el plano de las luchas sociales, participando en una innumerable cantidad de plataformas contra la represión (Plataforma por la libertad de Alfon, por la libertad de expresión, etc), por los derechos sanitarios (CAS Madrid) o por el Transporte público (Madrid en Transporte Público), por ejemplo.

Solidaridad Obrera ha apostado siempre por la unidad de acción del sindicalismo combativo y del anarcosindicalismo, y siempre hemos estado presentes en las coordinadoras y plataformas que, como el Bloque Combativo y de Clase a nivel estatal o el fenecido Bloque Unitario a nivel de Madrid, han pretendido generar espacios para el trabajo en común de todo el sindicalismo que se opone al burocratismo y oficialismo de CCOO y UGT.

Asimismo, Solidaridad Obrera es una organización que no cobra subvenciones estatales y que tampoco tiene liberados. Las horas sindicales de los delegados se disfrutan por quincenas y  todo el mundo tiene que pasar por su trabajo todos los meses. Los delegados, además, son revocables en todo momento por la asamblea de la sección sindical (aunque la justicia burguesa no siempre entiende la legitimidad democrática de esta forma de funcionamiento). Solidaridad Obrera sólo se financia con las cuotas de sus afiliados y, pese a lo que pueda parecer  en un mundo regido por los grandes donantes y las subvenciones públicas, no tiene problemas de dinero: tenemos los ingresos justos para nuestro nivel de actividad, y somos independientes de cualquier fuerza externa, ya sea el Estado, los patrones o cualquier partido político.

ALB Noticias.- ¿En qué ha cambiado el sindicato en los últimos años (por ejemplo en la última década)?

En la última década se ha producido un proceso de crecimiento y extensión más allá del Metro de Madrid, y de algunos otros reductos como Alicante, así como el desarrollo de una dinámica de apertura ideológica y de capacidad de trabajar con otras fuerzas sindicales y movimientos sociales.

Ya hubo una etapa de crecimiento en los años 90 relacionada con los fuertes vínculos establecidos con el movimiento autónomo juvenil madrileño de aquellos años, pero el crecimiento de los últimos tiempos tiene más que ver con la actividad sindical: hemos ampliado nuestra actividad a nuevas localidades (Barcelona, Guadalajara, Valencia…) y a otros sectores laborales (telemárketing, limpieza, paquetería…).

Además hemos decidido impulsar todo lo posible la unidad de acción con las fuerzas sindicales alternativas y con los movimientos sociales de base. Se trata de practicar un sindicalismo que no se encierre en los centros de trabajo, sino que también de pie a la conformación de un contrapoder efectivo de la clase trabajadora en todos aquellos temas que le conciernen (servicios públicos, ecología, vivienda, represión, etc). Un sindicalismo social que complemente y nutra el sindicalismo laboral de combate y asambleario que practicamos en los lugares de trabajo. Se trata de operar en tres planos fundamentales: organizar a los trabajadores y trabajadoras de todo tipo frente a la precariedad y la pérdida de derechos, construir un contrapoder obrero que tenga presencia en los sectores estratégicos como el transporte, y recuperar el discurso y la cultura de clase dando la batalla de las ideas contra el neoliberalismo y la teoría de que no hay alternativas.

ALB Noticias.- ¿Ha habido ajustes en el modelo sindical de Solidaridad Obrera? ¿Nos lo podrías recordar?

En nuestro VII Congreso, celebrado en Madrid a principios de este año, se aprobaron una serie de ponencias muy importantes para el modelo sindical de la “Soli”:

Una primera, redactada con una amplia participación de afiliados, sobre la ecología y los cuidados que introducía todo el tema de las contradicciones ecológicas del capitalismo senil en el marco de nuestra actividad sindical. Además, se trataba explícitamente el feminismo como un eje de actuación primordial, lo que ha favorecido la participación de nuestra organización en la huelga de mujeres del 8M, junto al resto de organizaciones anarcosindicalistas. Es una ponencia orientada a determinar algunos ejes importantes del modelo de sociedad por el que apostamos (ya que no somos únicamente un sindicato sin más, sino un sindicato revolucionario que busca el fin del capitalismo y su sustitución por una sociedad igualitaria, libre y autogestionaria) como el ecofeminismo y los cuidados.

Hubo también otra ponencia dedicada a la puesta en marcha de un completo sistema de formación interna y de acción cultural de nuestra organización, que ha abarcado desde la realización de charlas y talleres para el conjunto de la clase trabajadora, a la puesta en marcha de una plataforma de formación on-line para los afiliados y a la recuperación de nuestra revista de análisis y debate (El Solidario). Se trata de recuperar, actualizar y expandir la cultura obrera, en todas sus vertientes, y de formar a nuestros militantes para la acción sindical y social. Poner la inteligencia al servicio de la lucha.

Otra ponencia, por su parte, ha sido dedicada a la política de alianzas de la organización. Sabemos que el cambio social que deseamos no podemos hacerlo solos, así que buscamos los aliados y compañeros de viaje que apoyen nuestra propuesta de sociedad y nuestra lucha por los derechos de los trabajadores. Esas alianzas tienen varias vertientes: la alianza con el resto de fuerzas obreras combativas e independientes (sindicales o no) que, algún día, permita construir una gran sindicato de clase que pueda barrer con el oficialismo y el burocratismo en el mundo del trabajo; y la alianza con el resto de movimientos sociales autónomos que permitan expandir el contrapoder de las mayorías en el conjunto social (movimiento feminista, ecologista, por la autogestión, contra la represión, etc.)

ALB Noticias.- Siguiendo vuestra información se ven nuevos puntos de implantación, por ejemplo en Catalunya. ¿Nos puedes decir cómo ha surgido?

En Barcelona tenemos desde hace tiempo un núcleo de gente que ya tenía presencia en algún sector como el  de telemárketing, pero desde hace poco ese núcleo, que ha dado lugar a un sindicato de oficios varios, se ha visto poderosamente acompañado por dos importantes secciones en el sector del transporte: Metro de Barcelona y Renfe. Ambas secciones están  formadas por compañeras y compañeros que vienen de un sindicato de mucha mayor dimensión, pero con crecientes problemas internos (CGT). Realmente, no sabemos cómo una organización como la CGT puede permitirse perder militantes de la calidad personal y humana de la que gozan nuestros nuevos compañeros. Sindicalistas firmemente insertos en sus centros de trabajo y con décadas de experiencia. Estamos encantados de que estén con nosotros, y ellos nos cuentan que nunca han trabajado tan a gusto.

ALB Noticias.- ¿Y los sindicatos de otros lugares nuevos?

Solidaridad Obrera tenía presencia, desde hace tiempo, en Madrid, Alicante , Cantabria y Barcelona. Hace escasos meses hemos puesto en marcha un sindicato de oficios varios en Guadalajara, y ahora mismo estamos en trámites de legalización de una sección sindical muy importante en la estiba del puerto de Valencia, así como de un futuro sindicato de oficios varios en esa localidad. Creemos que es el momento para que el movimiento sindical autónomo y combativo se refuerce, se organice y crezca. Como hemos visto los últimos años, la única alternativa al capitalismo sigue siendo la de la autoorganización de los trabajadores. Los aventureros políticos del ala izquierda del capital, socialdemócratas o populistas, no nos van a salvar. La ultraderecha, siempre fiel a las necesidades de la plutocracia que dice combatir, como ha demostrado la historia y como demuestran las políticas actuales de Donald Trump, tampoco.

ALB Noticias.- ¿Qué valoración haces de tu Secretaría? ¿Lo puedes combinar bien con tu trabajo y con tus otras facetas de divulgador de ICEA o de HispanTV?

Valoro como un gran honor ejercer esta secretaría. Es una enorme responsabilidad y una gran aventura representar a algunos de los trabajadores más combativos de este país. Creo que, respecto a esto, hay que tener en cuenta dos cosas:

En primer lugar: en Solidaridad Obrera las decisiones son esencialmente asamblearias y colegiadas. No tengo “mando”, sino que ayudo a engrasar la cooperación igualitaria entre los afiliados. Eso hace que el trabajo, en todo momento, sea un trabajo de equipo, lo que lo facilita mucho.

En segundo lugar: yo no estoy liberado ni cobro ninguna cantidad por mi labor como secretario general. No disfruto de ni una sola hora sindical. Voy todos los días a mi centro de trabajo a cumplir mi jornada laboral completa como profesor de la escuela pública. Tengo todas las responsabilidades y deberes asociados a mi condición de docente, en un momento en que las condiciones de trabajo en la enseñanza se están degradando a marchas forzadas. Eso ha hecho que, para centrarme en el trabajo y en la secretaría general de Solidaridad Obrera, tuviera que dejar, a finales del año pasado, otros espacios en los que colaboraba como la editorial Queimada Ediciones. También he abandonado el último mes la presidencia (que no la militancia) del ICEA. Pese a eso, sigo escribiendo habitualmente en revistas como Trasversales o la publicación ecuatoriana Crisis, doy conferencias y charlas, estoy preparando, muy lentamente, algún libro, participo en algunas plataformas de mi profesión como el grupo #FOLinvestigAcción, colaboro esporádicamente en programas de Hispan TV o Sputnik Radio…Hago lo que puedo.

ALB Noticias.- Ahora, la pregunta del millón, ¿tiene futuro el anarcosindicalismo?

El anarcosindicalismo sólo tendrá futuro si es capaz de adaptarse al nuevo tiempo sin perder sus elementos definitorios: la acción obrera de base, la acción directa, el asambleísmo, un discurso de clase capaz de integrar a todos los sectores de la clase trabajadora (tanto precarios, como funcionarios; temporales y falsos autónomos; parados y estudiantes, autóctonos y migrantes…etc).

Estamos transitando una etapa de capitalismo senil a nivel global en la que las contradicciones internas del capitalismo son cada  vez más acusadas. Hay una nueva pobreza, una creciente ofensiva contra las conquistas históricas de la clase trabajadora, un discurso extendido, y financiado por los think tanks del poder, contra el concepto mismo de clase social y contra la autoorganización obrera. Hay un nuevo fascismo y nuevas formas de explotación, asociadas a las nuevas tecnologías.

Pero también hay nuevas formas de combate del sindicalismo revolucionario global. Huelgas salvajes en el taller asiático del mundo (donde se concentra la gran industria manufacturera en grandes fábricas de cientos de miles de obreros). Recuperación de empresas en crisis, para hacerlas funcionar de manera autogestionaria. Experiencias de autoorganización obrera en los sectores laborales y barrios más degradados, como las kellys o los riders de las plataformas coleborativas…

El anarcosindicalismo  puede convertirse en la música recurrente de todo eso, en la referencia de lucha de las próximas generaciones, en lo que unifique y de sentido a todas esas experiencias de lucha. Solidaridad Obrera está por eso.  Pero también puede hundirse en el basurero de la historia, convertido en una caverna sectaria de tipos desgajados de las luchas de su sociedad. En una ideología conformista en lo esencial, con una retórica muy radical y estrafalaria que sólo sirva para alejarse de la realidad y no mancharse con las necesidades de la clase trabajadora real.

A las y los anarcosindicalistas nos corresponde decidir que vamos a hacer con el anarcosindicalismo las próximas décadas. Pero la clase obrera seguirá luchando, con o sin nosotros. Eso es lo que tiene futuro.

ALB Noticias.- ¿Cuales son las relaciones internacionales de S.O.?

Solidaridad Obrera pertenece a la Coordinadora Roji-Negra Europea, una plataforma anarcosindicalista a la que pertenecen organizaciones como la SAC sueca, la USI italiana o la CNT francesa. También pertenece a la Red Internacional de Solidaridad y de Lucha, una organización internacional de sindicatos de base, de la que forman parte organizaciones como Solidaires (Francia) o Conlutas (Brasil). Asimismo, colaboramos asiduamente con otras redes como la Red Internacional La Economía de los Trabajadores, que agrupa a empresas recuperadas, organizaciones sindicales y movimientos sociales de todo el mundo; o con distintas organizaciones del anarquismo latinoamericano como la Federación Anarquista Gaúcha (Brasil) o Acción Socialista Libertaria(Argentina).

También formamos parte de redes internacionales de trabajadores del transporte, colaborando con los sindicalistas del subte de Buenos Aires, por ejemplo. Entendemos que un capitalismo global sólo puede enfrentarse por una organización global de los trabajadores. Que tenemos que reconstruir en algún momento la Internacional obrera capaz de enfrentar las cadenas transnacionales de valor del capital. Es la hora de ponernos a trabajar en esa dirección.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: