Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Ecuador: La Comuna de Quito y la insurrección popular. Entrevista a Carlos Pazmiño

Autor: Jose Luis Carretero Miramar

Categoría: Alternativas, América Latina

Etiquetas:

Kaos en la Red

Todos, Chile, Perú, Colombia, todos los presidentes de estos países han expresado públicamente su solidaridad con Moreno, pero son regímenes que se encuentran interconectados políticamente. Respecto a Pedro Sánchez no sé que decirte, me parece que es un exabrupto y es un error terrible expresar el apoyo a un presidente como Lenin Moreno.

Entrevistamos a Carlos Pazmiño, editor de la revista on line Crisis (www.revistacrisis.com), un espacio de contrainformación ecuatoriano vinculado con los movimientos de base y las luchas populares, en el que he tenido el honor de escribir algunos artículos, sobre el paro nacional que se está desarrollando en el país y que ha acaparado la atención global en los últimos días.

-Dime, ¿Cuáles son las razones del levantamiento?

-Voy a intentar responder lo más sencillo posible. Estoy extremadamente cansado. El gobierno de Lenin Moreno es un gobierno que luego de este recodo que tuvo la Revolución Ciudadana como un proceso modernizador del Estado implementó una agenda neoliberal, de ahí el término que el correísmo, la Revolución Ciudadana más bien, usa para denominarle: traidor, por la traición al proyecto de la Revolución Ciudadana. Implementó un proyecto de Estado neoliberal, desmantelando las estructuras del aparato estatal reguladoras e interventoras, en general, en la vida del país, produciendo un desequilibrio a nivel político, económico, institucional, etc. Este gobierno se ha caracterizado por una alianza con los sectores oligárquicos más conservadores del país, como son el Partido Social Cristiano y, en alguna medida, con Creando Oportunidades. El líder del Partido Social Cristiano es Jaime Nebot y de CO Guillermo Lasso.

De esta forma comienza la desestructuración de un Estado neoliberal, restando los derechos que habían sido reconocidos en la Constitución de Monte Christi, al inicio de la Revolución Ciudadana, como parte de un acumulado histórico antineoliberal de luchas populares que en ese momento de los 90, de inicios de los 2000, se concreta en esa Constitución. La Revolución Ciudadana en ese momento significó el espacio para la concreción de esa acumulación, más no podemos decir que fue el único actor o el actor que la ejecutó, sino que es parte de un acumulado histórico. Entonces, en el marco de esta regresión neoliberal el Fondo Monetario Internacional le da una tarea fundamental a Moreno que es comenzar a implementar estas medidas para obtener algunos créditos que en todo caso podrían ayudar a equilibrar la balanza fiscal, lo cual es cierto, porque este país tiene una crisis autoinducida. El precio del barril de petróleo no se encontraba tan bajo, de hecho. Cuando fue el terremoto en abril de 2016, el barril de petróleo estaba en 20 dólares y, sin embargo, no hubo paquetazo. El paquetazo se caracteriza fundamentalmente por la aplicación de las políticas del Fondo Monetario Internacional en la economía nacional sobre el achicamiento del Estado, el retiro de los subsidios de los combustibles. Por lo tanto hay una convulsión de todo el ciclo económico, se quitan las barreras de entrada y salida de los capitales y al no emitir nosotros el papel moneda corremos el riesgo de una fuerte inflación, porque se van más billetes de los que entran. Evidentemente, entraríamos en un ciclo de recesión brutal y, por tanto, deberíamos convertir la moneda a una nacional, lo que nos llevaría a un proceso inflacionario brutal, posiblemente peor que el de Venezuela y el de Argentina.

-Habéis hablado en Crisis de la existencia de lo que llamáis “la Comuna de Quito”, qué queréis decir?

-Respecto a la Comuna, esto es algo generalizado a lo largo y ancho del país. En algunos lugares se encuentra más profundizada y en otros no. Hay que entender también que hay un cerco mediático impresionante. Los medios de comunicación masivos, tradicionales, están contando absolutamente todo menos lo que pasa, intentando reducir el paro nacional a hechos vandálicos, delincuenciales. Están tratando de inducir la figura de que el correísmo es el elemento de conducción de esto, lo cual es absolutamente falso. Es un pueblo insurrecto. Es una cosa impresionante. No tienes ni idea de lo que estamos viviendo aquí. Es impresionante.

Y se están desarrollando procesos organizativos espontáneos, asamblearios, en muchas partes, pero que parten de esa tradición. Es la tradición del movimiento indígena, así como la tradición rebelde del pueblo quiteño. En el centro de Quito era impresionante, en cada esquina o cada ciertas cuadras, hay una barricada, corte de calle. La gente, hombres, mujeres, niños, viejos, jóvenes, mirando hacia las barricadas. La gente sirviendo café, la gente sirviendo agua de panela. Se me emociona la voz solo de acordarme lo que hemos visto estos días. Y niveles de combatividad impresionantes. No se como explicar esto en realidad. O sea, sabemos como explicarlo, pero es complejo, te entra en el corazón. Y, sí, es un proceso espontáneo. Es un proceso también que ha superado a todas las agrupaciones de izquierda, a todos los políticos tradicionales. Aquí nadie puede decir que es el que conduce. Son las masas, es el pueblo el que está en las calles. Es una insurrección popular de proporciones brutales. Y, sí, ha adquirido esta dimensión, por eso nosotros hablamos de la Comuna, porque es un escenario insurreccional único: la gente cuidándose, la gente solidaria, la gente cuidando que no haya saqueos, que no haya robos, que no haya excesos, etcétera.

-Háblanos de la represión de las protestas. Pedro Sánchez ha manifestado su solidaridad a Lenin Moreno, ¿qué piensas de eso?

La represión ha sido brutal. El aparato represivo, tecnificado en la última década, ha hecho gala de todo el pertrecho, todo el armamento que tenía, muy tecnificado. Carros de antidisturbios muy muy tecnificados. Estrategias de lucha en la calle de la policía antimotín bastante efectivas. La gente en la calle no ha podido pasar al cuerpo a cuerpo, siempre ha habido lucha a distancia, pero, sin embargo, poco a poco se ha ido sobreponiendo esa desventaja técnica con el tesón, con el corazón que le pone la gente en la calle. Y, sí, esto no sale en los medios. Tenemos cientos de detenidos. Te recomendaría que veas el informe de la Defensoría del Pueblo del Ecuador sobre el porcentaje de detenidos.

Todos, Chile, Perú, Colombia, todos los presidentes de estos países han expresado públicamente su solidaridad con Moreno, pero son regímenes que se encuentran interconectados políticamente. Respecto a Pedro Sánchez no sé que decirte, me parece que es un exabrupto y es un error terrible expresar el apoyo a un presidente como Lenin Moreno. Una persona que las medidas que está haciendo son inconstitucionales, violan los derechos humanos. Decreta Estado de Excepción el primer día de las movilizaciones, restricción de circulación, restricción vehicular. Interpuso un toque de queda desde las tres de la tarde hasta las tres de la tarde del día de hoy y, sin embargo, la gente está saliendo. Esto es una estupidez completa, es un escenario dictatorial

-¿Cuál es el posible desenlace de las protestas?

Creo que el gobierno va a tener que negociar. El movimiento indígena negociará sobre sus condiciones. Veremos si se llega a un fin del paro con una victoria popular. Hay que entender que el movimiento indígena no puede regresar a las provincias, a las comunidades, a las parroquias rurales, a las ciudades pequeñas, a los pueblos, con una derrota. Aquí se está jugando el capital político, está quemando sus cartuchos y está poniendo los muertos.

-¿Cuáles son tus reflexiones, en la intersección entre lo vivido estos días y las propuestas políticas que habías hecho anteriormente en tus artículos en Crisis?

Creo que nuestros análisis, modestia aparte, han sido correctos en algunos aspectos. En otros nos hemos equivocado, pero aquí hay una cosa que hay que señalar y es que la Revolución Ciudadana en esta movilización no existe. Únicamente existe como chivo expiatorio, como te decía, como el instigador, como el sedicioso, como el terrorista. Pero hay que decir que la Revolución Ciudadana no ha jugado el rol protagónico, no ha sido quien ha puesto los muertos, no ha sido quien ha salido a combatir. Tiene una capacidad de movilización y de convocatoria muy escasa. Han sido las masas indígenas de los barrios populares, los estudiantes de las universidades públicas, los trabajadores, quienes han estado peleando en estas jornadas. Creo que esta forma de endosar a la Revolución Ciudadana todo este lío es bastante exagerada. Hay que decir que la Revolución Ciudadana no tiene la capacidad de conducción de esto. De hecho, nadie la tiene, porque es una insurrección del pueblo. Y, por lo tanto, esta acusación de que la Revolución Ciudadana es el chivo expiatorio es bastante peligrosa porque trata de reducir la movilización a eso: o son terroristas, o son delincuentes, o son correístas. Y hay que enfatizar que es el pueblo organizado.

Algunos sectores han comenzado también a reproducir el discurso de Moreno culpando al correísmo, lo cual también puede ser un error político si se entiende desde una perspectiva purista, pero, sobre todo, creo que ellos están tratando de tener un margen de maniobra incluso para el diálogo al reproducir este tipo de acusaciones. Y hay que entender, además, que el movimiento indígena fue criminalizado, perseguido, en los diez años de Revolución Ciudadana, independientemente de cualquier simpatía que la gente pueda tener con el proceso de la Revolución Ciudadana, porque fue así.

-¿Qué podemos hacer, desde Europa, para apoyar al pueblo ecuatoriano?

Esto va a seguir. Entonces, lo que debería hacer la gente es romper el cerco mediático, hablar de que es lo que existe aquí y consultar los medios alternativos que hemos estado cubriendo esto desde un inicio, difundir, realizar protestas en las embajadas o consulados ecuatorianos. Por otro lado, la ayuda económica es necesaria. Incluso si a día de hoy se terminase el paro, se necesitaría dinero para alimentación, transporte, de los compañeros, para el regreso, para cuestiones de salud, intervenciones, etcétera. Es importante.

—–

Entrevista: José Luis Carretero Miramar

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: