Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

¿Juventud, divino tesoro? La precariedad de los jóvenes vascos en el trabajo y la vivienda

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey

Categoría: Sin categoría, Trabajo

Etiquetas:

La juventud más acomodada y sin duda más distraída y apática de la historia, se encuentra hoy en día con nuevos problemas que hipotecan sus posibilidades de tener una existencia social plena y satisfactoria. El objetivo de este articulo es tratar de introducir esta realidad precaria en lo que se refiere a las cuestiones centrales del trabajo y la vivienda, via ineludible para sumarse a los nuevos movimientos sociales de base ciudadana y apartidista que cuestionan esta realidad.

Articulo escrito con Rafael Leonisio para la Revista Bake Hitzak,  julio 2007

http://www.gesto.org/bakehitzak.htm

Vivimos tiempos de cambio, aunque a veces parezca que las cosas siguen como siempre. Cambia nuestro entorno, nuestro país avanza (o eso dicen) y la sociedad va tomando nuevas formas que requieren una renovación de nuestros esfuerzos de comprensión de la realidad y de proposición alternativa. Los jóvenes vamos entrando en la vida adulta y vivimos cada día una creciente extrañeza ante lo que vamos encontrando a nuestro paso.

Se dice que todo va divinamente. Las tasas de paro ya dejaron las escandalosas cifras de los años 80′. Nuestra economía va bien y va integrándonos en su seno de bienestar material y participación a la vida “activa”. Somos la generación más preparada de la historia, la primera que llega masivamente a las empresas con una gran gama de nuevos saberes especializados a aplicar en las labores que nos encomiendan. A pesar de todo, seguimos descontentos. Rebeldes sin ca(u)sa, jóvenes inconformistas por sistema, sin argumentos, sin propuestas. La juventud más acomodada y sin duda más distraída y apática de la historia, se encuentra hoy en día con nuevos problemas que hipotecan sus posibilidades de tener una existencia social plena y satisfactoria.

La precariedad que condiciona nuestras vidas tiene múltiples facetas y sutiles colores y formas. En esta breve argumentación nos ceñiremos a dos de sus grandes bazas, aquellas que a nuestro entender dificultan de forma más evidente la participación digna de los jóvenes en la sociedad adulta. Nos encontramos con un oscuro mercado de trabajo, cuyo tunel de entrada nos exige absoluta disponibilidad, flexibilidad sin garantías y sometimiento pleno. Sumado a la escandalosa inaccesibilidad del derecho básico a una vivienda digna, que niega a los jóvenes el inicio de una nueva vida emancipada en torno a cuatro paredes que den cobijo a nuestros sueños y proyectos. Dos problemas, una única realidad interconectada con otros muchos factores y realidades que escapan a las modestas intenciones de este artículo.

Los jóvenes: Menos paro más precariedad laboral

A pesar de que las tasas de desempleo juvenil siguen siendo bastante considerables (entre el 9’2 y el 28% según los criterios y fuentes estadísticas consultadas) y las tasas de actividad y de ocupación de los menores de 25 años han bajado en los últimos años (mostrando un retraso de la entrada en la vida activa[1]), es cierto que el acceso a un trabajo que  nos proporcione un estatus y una renta, es una opción al alcance de la mayoría. El 80 % de las contrataciones se producen en un sector servicios donde la temporalidad, las actividades sumergidas y la falta de derechos sociales y garantías contractuales son las grandes tendencias observadas.

Con unas tasas de temporalidad en las nuevas contrataciones del 95%[2] (de las cuales ¾ no superan los tres meses de duración[3]) y una movilidad y estado de transición ocupacional permanentes[4], los jóvenes encadenan un sinfín de trabajos formales e informales, que en muchos casos les dificultan una promoción sociolaboral ascendente y tendente a una estabilización de sus trayectorias profesionales. La falta de garantías y derechos de autonomía en los periodos de desempleo, empuja a los jóvenes a la descualificación de sus trabajos, a aceptar condiciones por debajo de sus expectativas (contratos de aprendizaje o de prácticas mal remuneradas y/o poco formativas, becas que sustituyen puestos de trabajo, subordinación ocupacional, falsos autónomos, contratos a tiempo parcial involuntario, trabajadores que no superan el umbral de la pobreza….) o, como última opción, a permanecer eternamente en una pseudo-infancia no emancipada o en una inactividad formal y supervivencia crónicas.

Y en este contexto, las políticas públicas responden con unas medidas orientadas a incentivar las nuevas contrataciones a base de exoneraciones y rebajas fiscales. Una reducción de los costes de gestión, contratación y despido de la mano de obra, que dudosamente se encuentra como causa principal de los nuevos empleos y que, sin duda, estimula los beneficios empresariales y fomenta una tendencia a crear puestos de baja cualificación[5] y al aumento de la precariedad en el contexto de desregulación-privatización de las relaciones laborales que viene impulsándose durante  las últimas décadas (y que culmina con la última reforma laboral del 2006 de degradación del empleo indefinido, acordada incomprensiblemente por el gobierno socialista y los sindicatos mayoritarios con las organizaciones patronales). Por otro lado, las estadísticas del Servicio Vasco de Empleo muestran cómo las instituciones de orientación  y acompañamiento (Lan Ekintza, Behargintzas, Lanbide…) tienden a colocar y hacer permanecer a sus usuarios en el mercado de trabajo secundario (bajo estatus, escasa remuneración, poca estabilidad,…)[6], no dotándoles del tiempo, la autonomía y los recursos necesarios para que la entrada en el mercado de trabajo facilite una inserción laboral y una pertenencia social estable y satisfactoria.

Vivienda: Precios indignos, hipotecas de por vida

El acceso a una vivienda digna es sin duda el otro gran problema que impide a los jóvenes de este país llevar una vida normalizada. Mientras que en Europa lo habitual es la emancipación temprana (en torno a los 20 años), en Euskadi la edad media se sitúa por encima de los 34. En 2006, según el OBJOVI[7], los jóvenes en Euskadi debíamos dedicar, de media un 82,8% del sueldo para acceder a una vivienda, llegando al 112% para los que tenían entre 18 y 24 años, cuya única posibilidad de independencia es la eterna dependencia de sus respectivas familias.

Esta situación es relativamente nueva y hay que buscar su inicio en el boom inmobiliario que comenzó en España a finales de los años 90. En la última década, el precio de los pisos se ha encarecido en un 150% y si en 1997 un joven debía dedicar de media 6 años de su salario anual bruto para comprar una casa, hoy nos encontramos con que son 15. Esto nos ha llevado al escenario, impensable hace relativamente poco tiempo, pero ya completamente real, de hipotecas a 40 ó 50 años. Casados con el banco en indisoluble matrimonio. Como los de antaño.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?  Las causas serían muchas, aunque aquí sólo apuntaremos brevemente cuatro de las que consideramos más importantes: una cultura de la propiedad que hace que el alquiler sea algo muy extraño en nuestra sociedad; el hecho de que parte muy importante de la financiación de los ayuntamientos (y bajo cuerda de los partidos) se ha hecho a cuenta de sobreelevar el precio del suelo; la exagerada cantidad de vivienda vacías, en torno a un 10% del total del parque inmobiliario vasco; y finalmente la bajada en el precio del dinero, que llevó a mucha gente a dejar de invertir en bolsa y pasarse al “ladrillo” como inversión segura, generando un encarecimiento exagerado de la vivienda. Por otro lado, esa misma bajada ha hecho posible la menor dureza de las condiciones crediticias y por tanto el acceso a unas sobrevaloradas viviendas por parte de gente que, aún sin interés especulativo, han contribuido al sobreprecio.

Tras Madrid y Barcelona, las tres capitales de la CAPV son las más caras de España. A pesar de la propaganda del Gobierno Vasco en dirección contraria, nosotros creemos que sus políticas no sólo no han contenido sino que han incrementado el precio de la vivienda libre. El fomento del alquiler podría haber frenado el ansia compradora de los vascos en los últimos años y por tanto haber ayudado a que el crecimiento de la burbuja inmobiliaria no se disparara tanto. Si bien programas como Bizigune han conseguido sacar al alquiler algunos pisos que permanecían vacíos, la principal política del departamento de Vivienda ha sido la construcción masiva de Viviendas de Protección Oficial (VPO) para su puesta en venta. Según datos del propio departamento, de las 6.625 VPO que se pusieron en marcha en 2003, tan sólo el 18,4% se concedieron en régimen de alquiler. Esta apuesta por el régimen de compra (o derecho a superficie a 75 años, que a efectos prácticos nos parece lo mismo) ha generado la injusta situación de que el privilegio de unos pocos agraciados (2% de los apuntados en las listas de Etxebide) se haya financiado con el dinero del resto de los ciudadanos, hayan querido o no jugar a esa lotería de derechos.  Este grave problema del conjunto de nuestra sociedad, tiene sin duda a los jóvenes como principales damnificados.

Conclusión

Esta situación lleva a los jóvenes a vivir una precariedad y una falta de autonomía que retrasa nuestra entrada emancipada en la vida adulta y dificulta la proyección de unas orientaciones vitales estables y libremente elegidas. Perdemos todo margen para la reivindicación de nuestra identidad y nuestras protestas deben alejarse de las esferas básicas del trabajo y la vivienda que nos encadenan sumisamente al orden social establecido. Aún así van apareciendo nuevas formas de movilización y propuestas que superan los marcos tradicionales de representación, hoy sin duda obsoletos. Nuevos movimientos sociales de base ciudadana y apartidista cuestionan la realidad que hemos tratado de describir en este artículo y no se contentan con leves reformas. Las plataformas contra la precariedad, dónde inmigrantes, parados y trabajadoras precarias van más allá del modelo sindical tradicional y demandan un replanteamiento del rol que juegan el trabajo y las políticas sociales en el conjunto de la sociedad (cuyas transformaciones reclaman un avance radical de nuevos derechos y nuevas garantías universales). En cuanto a la vivienda digna, las sentadas y manifestaciones que se han dado por todo el país al margen de las estructuras tradicionales de acción reivindicativa, han impulsado una nueva oleada de propuestas que empiezan a calar en el conjunto de la población y de la clase política. La limitación por ley de los años de hipoteca, el establecimiento de gravámenes considerables sobre los pisos vacíos y la puesta en alquiler del conjunto de viviendas de promoción pública son sin duda las más destacadas. Nuevas formatos de acción que permiten que los jóvenes mantengamos viva la esperanza y sigamos siendo (o volvamos a ser) sujetos activos de reflexión crítica y de construcción social de alternativas.

Jon Bernat ZUBIRI REY y Rafael LEONISIO

(jóvenes investigadores y activistas)


[1]EUSTAT, 1er trimestre del 2007

[2]INEM, 1er Semestre 2006

[3]EGK-Consejo de la Juventud de Euskadi (2006), Juventud y Trabajo

[4] Ver diferenciales entre las contrataciones y los nuevos puestos creados en términos absolutos cada año. Los trabajadores temporales tienen de media una tasa de rotación de 3,4 contratos al año, siendo de 4 en el sector servicios. Sólo se dan 12’6 prórrogas por cada 100 contratos temporales realizados cada año (CCOO, El Empleo en Euskadi, 1er Semestre 2006)

[5] La contratación no cualificada es el País Vasco se encuentra en torno al 36%, 9 puntos mayor que en el conjunto de España.

[6]Los datos de Lanbide del 1er trimestre del 2006 muestran que los tres empleos donde más personas se colocan con diferencia son el personal de limpieza, entrevistador y agentes comerciales (www.lanbide.net)

[7]Observatorio Joven de Vivienda de España

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: