Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Precariedad y Respuestas populares en las periferias urbanas francesas

Autor: Jon Bernat Zubiri Rey

Categoría: Poder, Sin categoría, Trabajo

Etiquetas:

Los barrios populares de las periferias urbanas francesas son un claro ejemplo de como precariedad, urbanismo y violencia institucional y policial pueden conjugarse en la perpetuación de una dominación que se refuerza a través de generaciones de inmigración, (lumpem)proletariado y marginalidad. Historias de opresión, pero también de rebeldía contra un orden social injusto. Sus poblaciones, alejadas de las esferas de poder político y económico, están sometidas a una permanente instrumentalización de partidos e instituciones, que florece en momentos puntuales de crisis, elecciones o escaladas de disturbios.

Artículo escrito junto a los compañeros Idriss y Régis para el Periódico de actualidad crítica Diagonal.

El Cóctel explosivo de la Precariedad: Explotación laboral, Vivienda indigna, Represión institucional y Violencia policial

La Explotación laboral es una de las piezas clave de esta dominación: El 28% de los trabajadores de las Zonas Urbanas Sensibles (catagoría de análisis e intervención pública) están por debajo del umbral de la pobreza, siendo este porcentaje de 38% en el caso de las mujeres. La renta media de sus habitantes no alcanza el 60% de la renta nacional media. Flagrante el caso de los jóvenes, ya que entre el 30 y 40% de los menores de 26 años están inactivos y el 40% de los activos no tienen trabajo (mayormente chicos), mientras el resto viven en la economía sumergida, la precariedad laboral y las discriminaciones ligadas a su condición de clase, edad, sexo y/o color de piel. Con unas tasas de fracaso escolar que doblan la media nacional, la falta de expectativas en estos barrios no hace sino empeorar con los años. La Vivienda indigna es otra de las claves de esta situación: hacinamiento en altas torres de cemento, con edificios mal aislados de la humedad y el frio (1 de cada 4) y degradaciones permanentes que a veces tardan muchos años en renovarse. A esto debe sumarse la progresiva disminución del acceso y el tamaño de las viviendas sociales y la imposibilidad crónica de emancipación de los jóvenes.
Lejos de limitarse a factores socioeconómicos estructurales, cabe destacar la Represión institucional que se vive cotidianamente en los suburbios. Esta empieza en el sistema escolar, sobre todo con la actual proliferación de dispositivos punitivos y de segregación de los alumnos “problemáticos” (ficheros de control, relegación en centros especiales, seguridad privada….). En un plano más global, toda una gama de mecanismos amenazan a los jóvenes y a las familias: dispositivos de control y sanción, gentrificación y desplazamiento involuntario, expulsión de los sin-papeles (¡29.796 en 2008!) y criminalización de toda forma de supervivencia ilegal (reventa de estupefacientes, pequeños robos, engaño a las instituciones…).
La Violencia policial es, por último, la forma más cruda y directa de represión que se vive en estos barrios. Como afirma el historiador Maurice Rajsfus (ex-militante del notable grupo del 68 francés Socialisme ou Barbarie), los diferentes cuerpos de la policía francesa “están fuera de la ley”. Controles rutinarios injustificados, insultos y vejaciones permanentes (ver videos con las palabras Banlieue-Police en internet), son la norma en una policía infestada de patriotismo racista, que además tiene con el nuevo Ministro de Interior Brice Hortefeux, manga ancha para vulnerar todos los protocolos de intervención. Los jóvenes descendientes de la inmigración son a sus ojos “criminales en potencia”.
Motines juveniles y Procesos de auto-organización popular: De la protesta a la propuesta

El conflicto entre la policia y los jóvenes de los barrios populares tuvo eco internacional durante los múltiples motines que se produjeron en ciudades de toda Francia en noviembre del 2005. La cobertura mediática excepcional, su larga duración y su simultaneidad en decenas de ciudades fueron el hecho diferencial de esta escalada de rabia popular y violencia policial (Estado de excepción decretado durante tres meses, 4.470 arrestos, 763 encarcelamientos). Desde los primeros motines urbanos en los suburbios de Lyon (Vaulx-en-Velin en 1979 y en Les Minguettes en 1981 y 1983) hasta los enfrentamientos de 2007 en Viliers-le-bel, tales revueltas sociales espontáneas son frecuentes en este país. Siendo varias las razones, el detonante suele ser la muerte de jóvenes en contacto con la policía: Habib en Toulouse en 1998, Bouna y Zied en Chichy-sous-Bois en noviembre 2005, Larami y Mushin en Villiers-le-bel en noviembre 2007, Yakou Sanogo en Bagnolet y Mohamed en Fréjus en 2009… A pesar de lo expresado por los medios de desinformación, los que participan activamente en estos motines no son inmigrantes. Son jóvenes, en general de nacionalidad francesa, descendientes de la inmigración y las clases populares, herederos de un pasado de opresión y colonialismo que adquiere nuevas formas contemporáneas.
Más allá de estas revueltas espontáneas, colectivos como Verité et Justice reivindican un esclarecimiento de las muertes de jóvenes de barrios populares a manos de la policía. También emergen procesos de auto-organización como el Mouvement de l’Immigration et des Banlieues (MIB), fundado en 1995 o el Forum Social des Quartiers Populaires (FSQP). Este último trata de impulsar un movimiento político nacional, favoreciendo un espacio de convergencia para dar voz a los habitantes de los barrios populares, con autonomía de las organizaciones políticas tradicionales, acusadas de ser partícipes del abandono de las banlieues y de los hijos e hijas de la inmigración.

“¡Basta de crímenes y violencias policiales impunes, basta de degradación escolar, basta de paro programado, sub-empleos y alojamientos insalubres, basta de cárcel, basta de hagra y humillaciones ! ”
(Llamamiento del FSQP del 2007)

En un plano inter-clasista, florecen en todo el país plataformas de solidaridad y denuncia contra la represión de los sin-papeles, tales como el Réseau Education Sans Frontières y el Réseau Universités Sans Frontières, así como huelgas de hambre y acciones radicales contra los centros de retención. Las luchas por la vivienda digna también cuentan con numerosos colectivos y plataformas, tales como Defends-Toit (Defiéndete y Defensa-Tejado) en Grenoble, impulsando una auto-defensa colectiva a las expulsiones de familias morosas o de ocupantes ilegales de inmuebles.

Hip-Hop y Cine combativo: Referentes culturales de los suburbios

El Hip Hop combativo es una referencia central para muchos jóvenes de las banlieus. Desde que Assassin empezara en 1990 con mensajes radicales sobre racismo, ecologismo o colonialismo, grupos como IAM de Marsella o NTM de Paris son los grandes referentes del rap de los ‘90. Actualmente, el Hip-Hop comercial se ha incubado en radios y televisiones, rompiendo con la cultura originaria de expresión política, y promoviendo cada vez más un estereotipo agresivo, viril, delictivo, resignado, individualista, consumista y carente de expectativas. Aún así quedan integrantes de grupos como Anfalsh o La Rumeur (o su compañera de barrio, Cassey, con su Zone Libre), que no se han amedrentado ante la criminalización y los continuos litigios judiciales por difamación de las élites políticas. Nuevos proyectos como Skalpel (uruguayos del distrito 93 parisino) o la jóven Keny Arkana (con su colectivo marsellés La Rage du Peuple y su inspirada Victoria con los piqueteros argentinos), demuestran que pervive una tradición rapera rebelde que transmite una memoria del colonialismo y una cultura de solidaridad y lucha organizada contra la explotación.

También hay películas de culto como La Haine (El Odio) o Ma 6-T va craquer (Mi barrio va a estallar, de JF. Richet). La primera está arraigada en el plano humano de los personajes. La segunda es más descarnada y rabiosa mostrando la violencia policial como detonante de una conciencia insurreccional al grito rapeado de “La sédition est la solution! / Révolution! / Multiplions les manifestations! / Passons à l’action!”.

La sédition est la solution !

Révolution !

Multiplions les manifestations !

Passons à l’action !

(2 Bal 2 Neg y Mystik enla película Ma 6-T va craquer)

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios