Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Imposibilidad de devaluar el euro y consecuencias

Autor: Eduardo Garzón Espinosa

Categoría: Finanzas

Etiquetas:

La progresiva liberalización comercial acometida por tantos países en tantos ámbitos fue creando unas nuevas condiciones en el comercio internacional. Aumentó el volumen de transferencias y con él las posibilidades de entrada de ingresos a un país (y de salida) motivado por la actividad comercial. En definitiva, si un país vendía más de lo que compraba, recibía ingresos del exterior; si vendía menos de lo que compraba, enviaba renta al exterior. El comercio con otros países (llamado “sector exterior”) empezó a cobrar cada vez mayor importancia como impulso económico de un país hasta convertirse en nuestros días en un motor económico crucial e imprescindible.

Cuando la economía de un país empieza a fallar, existe la posibilidad de propulsar el crecimiento económico a través de las exportaciones a otros países mediante una técnica sencilla y muy utilizada: la devaluación de la moneda. Para entender claramente este procedimiento se expone un ejemplo.

Imaginemos que el Reino Unido comercia con Estados Unidos. La moneda del primer país es la libra esterlina, y la del segundo es el dólar. Comencemos pensando que el tipo de cambio es unitario, es decir, que 1 dólar se puede cambiar por 1 libra esterlina. Por lo tanto, si el Reino Unido quiere comprar un paquete de sillas que cuesta 100 dólares a EEUU, necesitará gastar 100 libras. Ahora supongamos que EEUU entra en una recesión y necesita mejorar su crecimiento económico, y para ello quiere vender más cantidad de mercancías a otros países porque de esta forma entrarán más ingresos al país. Así las cosas, el gobierno estadounidense decide devaluar el dólar hasta el nivel en el que se puede cambiar 1 libra esterlina por 2 dólares; es decir, reduce el valor del dólar a la mitad.

En la nueva situación, si el Reino Unido quiere comprar el mismo paquete de sillas que cuesta 100 dólares, tan sólo tendrá que gastar 50 libras (ya que 1 libra se cambia por 2 dólares). Pero mucho mejor que eso es poder comprar dos paquetes de sillas por el mismo precio que pagaba en la anterior situación. Por lo tanto, el Reino Unido comprará dos paquetes de sillas pagando 100 libras (lo que pagaba antes), y EEUU recibirá 200 dólares (el doble de lo que ganaba antes). El Reino Unido ha aumentado su negocio y con ello ha incrementado el volumen de ingresos.

Extrapolando el caso de las sillas a todas las actividades económicas que generen bienes susceptibles de ser exportados, es fácil percibir el aumento de ingresos que se produciría gracias al comercio y, consecuentemente, el impulso al crecimiento económico del país.

Esta técnica de la devaluación ha sido utilizada por muchos países a lo largo de la historia. Sin ir más lejos, en los años 1990 el gobierno español tuvo que recurrir a la devaluación de la peseta para afrontar mejor la crisis de aquellos años. Era un mecanismo sencillo y simple que a corto plazo daba muy buenos resultados macroeconómicos, a pesar de que iba acompañado de varios efectos negativos a medio plazo. Devaluar la peseta significaba hacer a la economía española un poco más pobre; pero esa pobreza, al afectar a toda la población por igual, apenas era percibida. Se podría decir que los efectos positivos superaban a los efectos negativos, por lo que era una técnica muy recurrida.

Con el cambio de la peseta al euro y el traslado de la política monetaria y cambiaria desde el gobierno español al Banco Central Europeo, España perdió la posibilidad de emplear esta herramienta. En la actualidad sólo el Banco Central Europeo puede decidir si devaluar el euro o no, pero no tiene previsto hacerlo porque aunque la devaluación beneficiaría a países como España (cuyas exportaciones son reducidas) también perjudicaría a países como Alemania (cuyas exportaciones son elevadas). La pérdida de esta arma contra la crisis supone posiblemente uno de los perjuicios más notables que ha supuesto para España su adhesión a la moneda única. Perjuicios que son consecuencia de que países tan heterogéneos como lo son los dos países citados compartan la misma moneda.

Desechada la posibilidad de devaluar la moneda, se reduce el abanico de soluciones para impulsar el crecimiento económico. Pero enfocando el problema desde la misma óptica, existe una solución que en ciertos aspectos resulta similar. Si el objetivo de la devaluación es empobrecer levemente la economía para poder vender en el exterior de forma más barata (ganar en competitividad); existen otras formas para ganar en competitividad empobreciendo también la economía. No obstante, esta vez el empobrecimiento no afecta a todos por igual como la devaluación de la moneda, sino que pasa por empobrecer a una parte de la población: reducir los salarios de los trabajadores y flexibilizar el mercado laboral. Es obvio; si las empresas exportadoras han de pagar menos a sus trabajadores, o pueden despedirlos cuando las cosas no vayan bien, tendrán que afrontar menos costes y por lo tanto podrán reducir el precio del producto que van a vender.

Desde esta perspectiva se puede entender por qué las directrices de los economistas de influencia apuntan en la vía de reducción de salarios. Es una de las pocas vías que quedan para ganar competitividad (al menos, la más fácil y rápida de todas las que barajan los políticos que actualmente están en el poder) habiendo perdido la posibilidad de devaluar la moneda. La entrada al euro ha supuesto en este sentido que los ajustes para superar la crisis no pasen por empobrecer a todo el país por igual, sino empobrecer a una parte de la población; concretamente a la más indefensa.

Como ya se ha apuntado, no quiere decir que éste sea el único camino para ganar en competitividad, y mucho menos para impulsar el crecimiento económico. Existen otros muchos caminos que conducen a la misma meta que no perjudican a las clases populares, pero la cuestión es que los políticos actuales no se plantean esas soluciones porque afectarían negativamente a la élite política y económica y al círculo de poderosos que salen ganando con las vigentes reglas del sistema económico. No se trata de que no existan otras soluciones, lo que ocurre es que no hay voluntad política de llevarlas a cabo. Los poderosos prefieren que el resto de la población pague los platos rotos antes que ellos. Pero esta triste e indignante realidad se disimula con un complejo procedimiento de maquillaje de la verdad y transformación del pensamiento general que acaba por hacernos creer que la única alternativa consiste en que las clases menos pudientes deban apretarse el cinturón.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

14 Responses

  1. Jonber dice:

    AUpa Eduardo, esta muy bien el artículo, muy pedagógico para entender un mecanismo guardado en el baúl de los recuerdos como es la devaluación de la divisa para ganar competitividad. Aún así, ahí van algunos cuestionamientos :

    - Vale que España no puede devaluar su moneda, tan sólo Europa puede tomar esta decisión , que según dices implicaría problemas para las empresas alemanas orientadas a la exportación de bienes o servicios y, por lo tanto, estaría totalmente fuera de la agenda de las políticas monetarias europeaas. También es verdad que la devaluación de la moneda es una medida monetaria para atraer clientes de los productos nacionales en el exterior, agudizando la participación de la producción española y europea en los cíclos globales de la mercancía.

    - Esta vía no sólo orienta las inversiones y la producción de las empresas españolas hacía la venta al exterior, sino que incentiva que los otros países, por ejemplo Inglaterra o el Maghreb, prefieran comprar en España y dejar de hacerlo en sus propios países.

    - Esto aumenta la dependencia de la economía española en relación al comercio exterior. Aunque puede mejorar su balanza comercial – altamente deficitaria – la aleja de la transformación del modelo económico hacía una mayor soberanía y proximidad en los intercambios, que son cada vez más intra-europeos dada la estabilidad monetaria que da el tener una moneda única – lo cuál no se puede defender tampoco en el actual marco regulador financiero-dictatorial de inspiración germana.

    - Además esta devaluación encarece los consumos intermedios energéticos – creo que en torno al 50% de la deuda exterior española es debida al fuerte déficit estructural energético-, sobre todo los provenientes de fuera de la UE, Por ejemplo, la energía nuclear francesa adquirida masivamente por España se mantendría al mismo precio, pero el petroleo o el gaz subirían aún más de lo que ya tendencialmente lo están haciendo.

    - Aqui chocarían dos fenómenos – la internacionalización creciente del modelo productivo y los límites geofísicos para dar soporte energético al mismo – cuyas dimensiones no podemos controlar en el momento presente, dada la inestabilidad actual de muchos países extractores de recursos fósiles y la fuerte incertidumbre respecto a las repercusiones del “pico del petroleo” – que tan lucidamente han vaticinado desde hace tiempo personas de la talla de Ramon Fernandez Duran (Q.E.P.D.) o Roberto Bermejo.

    Entonces creo que la crítica a la dictadura monetaria del capitalismo europeo, no debería hacer tanto incapié en la imposibilidad de devaluar la moneda, ni siquiera en la existencia misma de dicha UEM (Unión Económica y Monetaria), sino más bien en el sometimiento de las políticas económicas – monetarías y presupuestarias – a los dictados de los poderes fácticos y anti-democrçáticos que – si no me equivoco – tienen mayor interés en seguir atrayendo capitales exteriores a base de tipos de interés altos – lo cuá reevalua el euro – y de argumentaciones anti-inflacionistas que dicen defender los bolsillos – el poder adquisitivo – de las clases trabajadoras.

  2. sonia dice:

    Muchas gracias por el artículo! Está muy clarito y me ayudado a comprender finalmente la devaluación! gracias”

    • Ciro A. Guevara Trombetta dice:

      Apreciados y ocasionales compañeros, les significo que las diversas y distantes economias europeas fundan la utopica integracion economica europea divisadas ahora en la practica real que obliga a cambiar las aspiraciones iniciales para escribir una triste historia integracionista mal planificada por no cumplir previamente con todos las Fases Catedraticas Integracionistas previstas en la Literatura del Derecho Internacional Economico y de la Integracion; solo salva la integracion, la voluntad politica, pero ello, no es suficiente. El tema resulta muy extenso para ser desarrollado en pocas letras. Espero que mis apreciaciones puedan nutrir a vosotros.

  3. Eduardo dice:

    Excelentes puntualizaciones, Jonber. Lo cierto es que apenas había pensado en ellas, especialmente en el encarecimiento que supondría los consumos intermedios, que es la consecuencia más negativa a corto plazo que veo ahora tras leer tu comentario. De todas formas, todavía no me queda claro cuál de esos dos caminos (devaluar o no hacerlo) acabaría siendo menos perjudicial para la economía española. Quizás la supuesta devaluación daría un respiro a la economía y se podría encarar los problemas desde otra perspectiva, sin la necesidad de ver el futuro tan negro por ese lado. Me parece que es una medida rápida y sencilla que aliviaría un poco las cosas; y sobre todo, a la que es preferible acudir antes que a empobrecernos a base de reducir salarios.

    Y todo esto teniendo en cuenta que hablaba en el texto -y he hablado ahora- de medidas reformistas y no realmente transformadoras que se podrían adoptar a corto plazo evitando poner sobre la mesa la indiscutible insostenibilidad del actual sistema de producción, distribución y consumo. Mi análisis está sesgado con la intención de analizar con algo de detalle un fenómeno para verlo con más claridad, aun pecando de dejar de lado factores importantísimos.

  4. Mikel Burgasaenz dice:

    En contraste con devaluaciones macroeconomicas estan los paises de latino america que son maestros a las devaluaciones tales como Venezuela, Mexico, Brasil, Argentina, por citar algunos, donde los empresarios de alto riesgo se hacen mas agresivos y las inversiones son de un mas alto rendimiento que en los paises de mayor estabilidad monetaria tales como EEUU o eurozona. Conceptualmente hay que revisitar el modelo Venezolano para aquellos que no permiten devaluar (caso de Espana), y la economia nacional crea una moneda paralela (el bolivar negro) que tiene un valor apreciado por la devaluacion verdadera y la inflacion galopante. Como espanol trabajando en latino america y residiendo en Espana, creo que deberiamos acordarnos como manejabamos la economia antes de existir el dinero el cual fue creado en 1694 http://www.usdebtclock.org/money-history/money-timeline1100-1791.html en aquella epoca nosotros todavia usabamos los doblones de oro con la cara de la reina Isabel y podiamos confiar que el oro sobrepasaba cualquier valor que le dieramos a un manuscrito de papel que representase “dinero”. Yo creo que como todas las tendencias monetarias de los paises en los que vivimos tenemos que regresar al doblon y dejarnos de valores “nominales” pues esto lo unico que genera es pobreza y falta de competitividad entre las sociedades. Rescatar eso es facil, no invirtamos en papel sin valor nominal, sino en convertir todo lo que tenemos en monedas de oro, las cuales si son emitidas por los gobiernos y podemos vivir de ellas, ya que ahora solamente vivimos de los numeros que dicen los banqueros que tienen nuestros “capitales” bajo su control.

  5. Jose Maria dice:

    Interesante articulo. Creo que hay varios puntos atener en cuenta. La devaluacion en el marco expresado seria la ultima opcion. Las reservas del Banco Europeo estan respaldadas por lo los bancos de los 27 paises que la integran, entiendo que hay varios de ellos que tienen crisis economicas graves, por mencionar España, Grecia, no nos olvidemos de Portugal. Alemania junto a francia son unos de los impulsores de realizar salvatajes para evitar que se abran de la eurozona, y a partir de esto queda al descubierto que primero es una acumulacion de deuda a futuro, que el euro da la impresion de no tener respaldo en si mismo (como si lo es el dolar). Obviamente hay paises a los que no les conviene devaluar, hay paises que les conviene abrirse de la eurozona,pero veamos. A no muchos años de la creacion de esta moneda, ya presenta falencias y endeudamiento, resistiran los paises miembros tanta presion? Pordran en el mediano o largo plazo hacer frente al endeudamiento en el que se metieron, principalmente los mas chicos?

  6. Juan A. Ramón dice:

    Pues yo humildemente y sin tener casi ni idea de econmía veo la devaluación como la única salida a la crisis actual, aunque puede ser un wishthinking que tengo por estar hipotecado hasta las cejas.

    Y el argumento es el siguiente: desde mi punto de vista existen dos grande poderes fácticos los que ganan dinero prestando dinero (entidades financieras) y las que ganan dinero dando valor añadido a las mercancias (empresas y trabajadores). La estabilidad y la justicia ocurre cuando se da un equilibrio entre ambas fuerzas. En los últimos años se ha permitido a las entidades financieras aumentar su apalancamiento, por lo que los mismos mil euros (por ejemplo) los pedían prestar hasta 20 o 25 veces lo que ha provocado un incremento de sus ganancias desmesurado.

    Esto ha provocado que las empresas se endeuden como medio para ser competitivas, pero esta no era una competitividad real sino que se basaba en que parte de los ingresos llegaban vía préstamos. Qué ocurre ahora, pues que ya no dan préstamos y ahora hay que devolver todo lo tomado prestado con anterioridad.

    Qué conseguimos si devaluamos?? Me imagino que la mejor manera de devaluar es imprimiendo billetes, o sea creando más dinero, lo que inmediatamente provoca que todo suba de precio en la misma proporcion en que se haya incrementado la cantidad de dinero, lo que obligatoriamente provoca una subida de salarios (ocurrió en España en los años 70 y 80) con lo cual la cantidad que pagamos por nuestros pasaría de suponer un 50% de nuestros ingresos (por ejemplo) a un 40%. Y si, evidentemente que tendríamos que comprar el petroleo más caro, pero el precio en proporción seguiría siendo el mismo.

    EN definitiva, si consideramos a los poderes fácticos como dos boxeadores, la banca se ha convertido en un monstruo enorme que apenas deja moverse al contrincante y la única solución es que demos más de comer a empresas y trabajadores para que generen más músculo y así puedan aunque sea estar a la misma altura en el ring.

  7. juan barredo dice:

    Me uno al debate, que sin duda me parece de alto interés. Lo hago señalando varios puntos que creo importantes para no olvidar en el debate.

    - el primero de ellos es un apunte en torno al aumento del valor de las importaciones. Jonber hace bien en indicar que la balanza comercial “puede mejorar”. LA DEVALUACIÓN PUEDE, EN ALGUNOS CASOS, EMPEORAR LA RELACION EXPORTACIONES/IMPORTACIONES. Como nos lo demuestran economistas como Marshall-Lerner o incluso nuestra querida Joan Robinson, el aumento del importe de las importaciones puede provocar un deterioro de nuestras cuentas de comercio exterior. Las importaciones pueden ser tan caras que acaben contrarrestando la disminución del volumen de las mismas. Y por el lado e las exportaciones, lo mismo ocurriría en la relación entre el volumen exportado y el menor valor en divisas recibido por cada unidad exportada. Conclusión: la situación acreedora/deudora de un país no mejora necesariamente con una devaluación.

    -Creo que habría que recordar que el sistema capitalista de producción compleja y globalizada actual no consiste en procesos monofásicos paralelos e independientes entre sí que se producen en el interior de los países por decisión soberana y democrática.
    Por un lado, son complejos en el sentido de que para la elaboración final de un produto hacen falta las intervenciones de varias cadenas productivas insumo-insumo-insumo-…-producto final.
    Por otro lado, estas cadenas de producción son globalizadas. Los insumos intermedios se importan y se exportan, las manos de obra de un sólo producto son de varios países…
    Devaluar significa, como indicabais anteriormente, encarecer todos los insumos intermedios. Incluído el capital fijo. Un país sin un tjido ni una estrategia industrial clara, que recurra sin contemplaciones a la devaluación como estrategia económica, estará abocado a servir de periferia a los paises competitivos con monedas fuertes, y acabará exportándoles_en nuestro caso_ jugosas naranjas valencianas y sabrosos pepinos murcianos. (permitidme la exageración ;) )

    -En una economía bancaria, el dinero es atio y pasivo. Devaluar la moneda significa un aumento de todo el endeudameinto que los bancos, Gobiernos o particulares, hayan contraído con agentes de otras zonas monetarias. La mera devaluación, sin otras medidas complementarias, reforzaría la dependencia que he descrito en el punto anterior!

    -Habeis hablado de otras experiencias en diferentes países. Estos mismos nos enseñan que cuando las devaluaciones se convierten en la receta exclusiva de relance económico, la mayoría de las veces acaba en fracaso. La toma de medidas complementarias a la devaluación por parte de las autoridades locales, ha permitido otras veces hacer funcionar de nuevo la acumulación de capital en el interior del país.

    -creo que Eduardo, indicabas la poca conveniencia de devaluar el € para Alemania y lo ventajoso que sería para España. Te invito a hacer algún articulo sobre los balances comerciales en Europa durante la crisis.
    Creo que encontraríamos elementos interesantes sobre la forma de construcción europea.

    Por un lado, parece que tras la caída en el volumen de comercia global que afecta a toda la zona €, el Euro débil que encontramos tras “la crisis de las deudas” ha beneficiado bastante a las exportaciones extra-europa de Alemania.

    Por otro lado veríamos que el fuerte volumen de exportaciones del país germano se destina, en sus dos terceras partes, a importaciones de otros países europeos. Por lo tanto, EL DESEQUILIBRIO (qué poco me gusta esa palabra)HAY QUE BUSCARLO DENTRO DE EUROPA
    ¿por qué el sistema bancario alemán es acreedor del español? Porque durante la gestación de la crisis (que podríamos situar en finales de SXX) nosotros pagamos nuestras importaciones, proyectos inmobiliarios y demás aventuras españolas a través de cuentas en € a los alemanes. De ahí una deuda privada española tan fuerte, y tan dependiente del exterior.

    -Y ya para acabar, en referencia a la explicaicón de Burgasaenz, me extraña la precisión con la que ha encontrado una fecha a la aparición del dinero. Creo que es salirse del tema del debate, pero si puede precisar un poco ese punto…. (sí, he abierto el link). Considero que la emergencia del dinero sin respaldo real es una necesidad del capitalismo. Salir de un dinero “virtual” y volver al oro no es sinónimo de evitar las crisis. Es, al contrario, hundir la economía y pretender vovler a otra etapa del capitalismo sin conseguirlo. De todas formas, ¿qué le hace al oro tan atractivo? ¿por qué no la plata? ¿por qué no las lechugas y los tomates de la huerta? Estas preguntas, incluída la ultima, van sin sorna.

  8. [...] características estructurales compartan moneda y ya no dispongan de la capacidad de utilizar la política monetaria para estabilizar su economía. PLISTA.items.push({"objectid":10562,"title":"El gobernador del [...]

  9. absalon dice:

    Yo soy de México, un país con mas políticos corruptos, que toda la población de España, lo q se alcanza a ver desde el continente americano, es q España vivió una bonanza económica y cuando cayo en declive, ya había muchos programas populistas ejecutandoce en España, que solo hacían q el gobierno regalara dinero, en su intento del gobierno por crear empleos, los absorbió, creando mas burócratas mantenidos por cada vez menos contribuyentes de la iniciativa privada, y ahora,he acá, la crisis por mantener una economía con una prosperidad de fantasía,superficial, financiada con dinero volátil y prestado. Como dicen, el caso no es devaluar la moneda, si no ejecutar acciones d austeridad, no en el pais, si no en el gobierno, por que ese, es el que realmente creo la crisis, esta en crisis y quieren que la población sea la sacrificada para pagar. Eso no es justo.

  10. Mike dice:

    Decir que la devaluación de la moneda empobrece a todos por igual es incierto. La devaluación de la moneda beneficia al que tiene deudas, al que ha tomado decisiones equivocadas, al que ha especulado y le ha salido mal, si debes 100€ y devaluas un 50%, ya sólo debes la mitad!!! y por qué no empezar de nuevo??? devaluemos un 100%, qué más da la inflacción si vamos a empezar de cero. Sin embargo, la devaluación perjudica al ahorrador, al que ha sido prudente, al que ha valorado los riesgos, al que ha tomado decisiones acertadas, al que ha recogido la leña durante todo el año para afrontar el duro invierno (crisis), amparándose en unas reglas del juego, en una seguridad jurídica y en una estabilidad de precios, que no olvidemos que debe ser la principal función de un banco central que emite moneda….y ahora hay unos pseudo-economistas que dicen que la única solución es que el ahorrador pierda su trabajo y su esfuerzo. Vale que es una solución pero no digamos que todos pierden por igual, ah y que el año que viene corte la leña otro…

  11. David dice:

    “…aunque la devaluación beneficiaría a países como España (cuyas exportaciones son reducidas) también perjudicaría a países como Alemania (cuyas exportaciones son elevadas)…” CUANDO SE DEVALUA UNA MONEDA PERJUDICA LAS EXPORTACIONES??? PERO USTED SABE ALGO DE ECONOMIA????

  12. Cuando se devalúa una moneda común puede perjudicar a la exportaciones de quien sin devaluación exporta ya que “pierden valor” sus exportaciones que eran fuertes y no necesitaban devaluación.

    Sin embargo, no estoy de acuerdo con Eduardo en ciertos aspectos. En primer lugar, la justificación de la devaluación interna como consecuencia de la imposibildad de la devaluación monetaria. Quien te conoce sabe que no es eso lo que piensas, pero en el artículo parece indicar lo contrario. Casi es una justificación a la devaluación interna!

    Además, la devaluación monetaria no es ni mucho menos la panacea -ni tampoco creo que deba ser considerada una salida-.

    Es más, habría que asumir que cuanto más barato es un producto más se compra, lo cual no es necesariamente así. Nuestra moneda puede devaluarse un 50% y no necesariamente incrementar el doble nuestras ventas (de las empresas españolas). Así, para una paridad 1 €= 100 ptas= 1 kg de naranjas, en el caso en el hubiese una devaluación que fijase el cambio en 1€=200pts=2 kg de naranjas españolas (los precios no suben), pues dependería de que el que posee euros (o dólares) quiera mantener los precios relativos (comprar 1 kg en lugar de 2kg) o no. Sólo en el caso de “cuanto más, mejor” el efecto hacia afuera sería nulo -ingresaríamos 1€-, de lo contrario ingresaríamos menos (0,5€ que es el precio del kg). Eso sí, se puede dar que a 0,5€/kg haya más compradores interesados en comprar y entonces lo que “pierdes” de un lado lo pillas de otro. En teoría, al bajar precios (0,5€/kg) ganarás más compradores o venderás más producto. Pero que no tiene porqué haber un efecto único.

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: