Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Participacion de las mujeres en la Red de Economía Crítica

Autor: CONSEJO REDACCION ECCE

Categoría: Editorial

Etiquetas:

Hace ya un año que esta publicación comenzó sus pasos como forma práctica de visibilizar una serie de reflexiones, debates, iniciativas y propuestas de esta Red de estudiantes y de economistas críticos que llevá años funcionando. En esta editorial mostramos nuestra preocupación por el rol secundario al que son relegadas las mujeres en esta red, carencia de la que nuestra propia dinámica de origen estudiantil ha sido prueba indiscutible.


Desde que nos encontramos por primera vez gentes de distintas universidades en las IX jornadas de Economía Crítica en la UCM de Madrid (2004) han pasado tres años y medio. Desde entonces se puso en marcha la iniciativa de Estudiantes por una Economía Crítica, se hicieron un Primer encuentro en Bilbao (2005)(meter enlace) y un Segundo en Málaga (2007), se aprobó y difundió a nivel local una Declaración sobre la Convergencia Europea y la Enseñanza de la Economía” y se participó activa y propositivamente en las X Jornadas de Economía Crítica en la UB de Barcelona (2006)(¿enlace?). En este tiempo hemos fortalecido nuestra Red, hemos profundizado nuestras relaciones académicas y personales, hemos compartido nuestras experiencias e implicaciones transformadoras locales y hemos hecho crecer una imagen de grupo que hoy en día va más allá de los meros estudiantes de algunas ciudades españolas.

Hoy en día la Red por una Economía Crítica cuenta con la participación de profesores, de jóvenes investigadores, de trabajadores, de estudiantes de otras disciplinas distintas de la economía, de gentes de los países latinoamericamos, todos ellos bienvenidos y cuyas aportaciones, mensajes y textos son y serán siempre bienvenidos en nuestra publicación y en nuestro movimiento. En todo momento hemos tratado de expandir nuestra iniciativa a otras Ciencias Sociales y de tejer lazos con colectivos donde nuestra aportación puede ser últil en la modesta medida de lo posible. Aún así hemos dejado de lado una cuestión crucial: La participación de las mujeres.

La construcción de nuestra Red de Economía Crítica ha dejado de lado una cuestión crucial: La participación de las mujeres”

Más de la mitad de la población son mujeres. Este porcentaje crece considerablemente si nos ceñimos a la población universitaria. En primer lugar porque una parte importante del personal de administración y servicios (en plantilla o subcontratadas) son mujeres. Además porque hoy en día más mujeres que hombres acuden a estudiar en la universidad y obtienen de hecho mejores resultados académicos. Este incremento de la población femenina en nuestras facultades no se plasma en los cargos de responsabilidad y en los puestos de alto estatus, como por ejemplo en el acceso a cátedras o en la dirección de departamentos o centros de investigación, aún en su mayoría ocupados por hombres.

Esta realidad se reproduce con una fuerte presión de género, en la que la condición de cada persona determina o al menos condiciona notablemente las expectativas y las posibilidades a las que tenemos acceso. Las mujeres, lejos de haber terminado su camino hacia una igualdad real, están lejos de ser tenidas en cuenta, desde sus diferencias y particularidades, en igualdad de condiciones que los hombres. Y por desgracia esta realidad se ha reproducido en el seno de nuestra Red, mal que nos pese.

Ya desde nuestra primera asamblea en Madrid en el 2004 la presencia masculina era mayoritaria. Ocupando su rol tradicional de acceso a la palabra y al espacio público de participación política e intelectual, los hombres tomamos desde el primer momento un rol protagonista en esta Red. Aún así un grupo de mujeres al menos considerable (y muy estimado) tuvo también desde el inicio un rol de palanca para que esta iniciativa fuera posible. Para que aquella primera reunión se realizara, el nexo principal lo crearon de hecho dos chicas de Barcelona y Bilbao con un chico de Madrid. Pero ya al poco de nacer nuestra iniciativa, y mediante la incorporación predominantemente masculina de los compañeros de Málaga, Sevilla, Zaragoza y Lisboa, nuestra Red (tan horizontal y no jerarquizada en el plano organizativo) tomó un cariz donde, por alguna razón, las mujeres no supieron encontrar su espacio (o los hombres no supimos dejar que lo hicieran). Esto nos llevó a la asistencia de muy pocas mujeres a nuestros encuentros y de su nula presencia en la asunción de responsabilidades en el funcionamiento cotidiano de nuestra iniciativa. Por la razón que fuere nos habíamos convertido en una Red de HOMBRES por una Economía Crítica.

Esta situación se consagra con la hasta ahora también inexistente participación de las mujeres en la publicación de artículos en esta revista, a pesar de que se observa por la lista de 150 (corregir cifra) suscriptores y suscriptoras a nuestro boletín, que las mujeres están presentes y dan vida y sentido a nuestra acción periódica de divulgación crítica. Por tanto, debemos pararnos a reflexionar. Reflexión compleja si tenemos en cuenta que no es una cuestión periférica de nuestras relaciones sociales el hecho de que las mujeres ocupen aún un lugar secundario en los espacios de activismo, participación y construcción de iniciativas públicas. También se debe tener en cuenta que dadas las diferentes potencialidades entre hombres y mujeres, esta situación hace que nuestra inicativa pierda capacidad e incidencia, dado que las mujeres han notablemente desarrollado a lo largo de la historia la habilidad crucial para integrar y cohesionar los grupos humanos en el día a día de sus experiencias. Ya no es sólo el hecho de que haya cientos o miles de mujeres que escriben y que tienen mucho que decir en todos los campos de la crítica económica y del resto de las ciencias sociales, sino también el de constatar el empobrecimiento que supone en nuestra relaciones internas a la Red de Economía Crítica el hecho de no saber integrar en su seno a una parte muy considerable de la población que pueda encontrar útil e interesante nuestra iniciativa.

Por tanto, lejos de buscar esta editorial la proposición de recetas mágicas e infalibles, tan sólo pretendemos mediante la misma el dejar constancia del malestar y preocupación que nos genera la situación descrita. Y además no nos conformamos con hacer una llamamiento a todas las mujeres del mundo (en especial a aquellas estudiantes o jóvenes investigadoras de las universidades o a las militantes de los movimientos sociales) a contactar con nosotros, a escribir o a proponer formas y medios de tomar parte en esta Red de Economía Crítica. Además manifestamos nuestro compromiso de salir en vuestra búsqueda, de invitaros a asumir compromisos y a publicar vuestras reflexiones críticas y, de darse el caso, de hacernos a un lado para que ocupeis el lugar que por derecho y por deber os pertenece en una iniciativa que, como la nuestra, se autoproclama emancipatoria y que trata de promover una construcción integral y participativa de nuevas visiones alternativas de la economía y de la sociedad.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: