Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Sobre otra crítica al libro de Piketty: Puntos de convergencia y divergencia

Autor: Dante A. Urbina

Categoría: Fundamentos

Etiquetas:

Habiendo dado hace poco en Alemania una conferencia de crítica al libro El Capital en el Siglo XXI de Thomas Piketty desde una perspectiva heterodoxa (cuyo video puede verse aquí: https://www.youtube.com/watch?v=MCFlY8jVThE), uno de los asistentes me compartió el video de otra conferencia también de crítica al libro de Piketty, que fue dada por el profesor Guillermo Rodríguez el 13 de noviembre de 2014 y que puede ser vista aquí: https://www.youtube.com/watch?v=9WI2rM_ksRk

Lo interesante es si bien ambos realizamos una dura crítica al libro de Piketty, lo hacemos desde posiciones prácticamente opuestas. Y que si, por un lado, la perspectiva heterodoxa desde la que yo hago la crítica en mi ponencia está más cercana del postkeynesianismo y la escuela institucionalista a ese respecto; sucede que, por el otro, la visión desde la que el profesor Rodríguez hace su crítica es una propia de la escuela austríaca. O, para ponerlo en términos más gráficos: yo hago mi crítica a Piketty desde una postura contraria al neoliberalismo, y el profesor Rodríguez la hace desde una postura acorde al neoliberalismo.

Dado este contexto, creo que resulta muy útil, pertinente e ilustrativo, el desarrollar, aunque sea de modo breve, mi valoración de la ponencia del profesor Rodríguez. Aquí tenemos puntos de convergencia y divergencia. Sin más preámbulos, paso a explicitarlos:

Puntos de convergencia

Estoy de acuerdo con el profesor Rodríguez en lo siguiente:

1. La mayor parte del éxito del libro de Piketty tiene que ver más con el marketing que con la profundidad teórica pues al final de cuentas no llega a desentrañar aquello que está detrás de las regularidades empíricas que propone ni suscita mayores cuestiones epistemológicas.

2. Al parecer, hay ciertas inconsistencias metodológicas en Piketty como considerar a la TIR como explicación de “r” cuando en realidad se requiere previamente a “r” para conocer la TIR (o sea, Piketty podría estar cayendo en una falacia de razonamiento circular).

3. Piketty no toma suficientemente en cuenta el papel de la innovación tecnológica y empresarial (si bien soy muy crítico de la escuela austríaca, al menos me parecen pertinentes las versiones “schumpeterianas” cuando se habla de estos tópicos).

4. Hay problemas asociados a la dinámica del capital fijo y el capital circulante que hacen que la ecuación de Piketty “r es mayor que g” no se pueda cumplir tan fácil o mecánicamente como se hace parecer.

Puntos de divergencia

No obstante lo anterior, y pese a que yo también he sido muy crítico de Piketty en mi respectiva ponencia, me veo en la curiosa situación de defenderlo de algunas críticas exageradas, falaces o fuera de lugar que le hace el profesor Rodríguez desde su perspectiva neoliberal. Así, los puntos de divergencia que tendría respecto de lo que él dice en su ponencia serían los siguientes:

1. Es un vergonzoso ad hominem aquel en que incurre cuando dice, en varias ocasiones y de varias formas, que Piketty es un “socialista envidioso” que “odia a los ricos” porque tiene “una agenda política”. Una crítica académica seria tiene que enfocarse exclusivamente en los argumentos y no en poner calificativos a las personas. Eso simplemente está fuera de lugar. Especular sobre las “malvadas” intenciones y motivaciones de Piketty no hace nada para refutar su libro. Hay que confrontarlo con argumentos, y al menos yo busqué centrarme en ello en mi respectiva ponencia. Asimismo, decir que “todos los socialistas son envidiosos”, como es que hace el profesor Rodríguez, no es más que caer en una burda falacia de arreglo del bulto, o sea, meter arbitrariamente a todos “en el mismo saco”. Y tal tipo de frase sí pareciera evidenciar una “agenda política”. Pero para no caer en lo mismo que el profesor Rodríguez, no me explayaré sobre ello.

2. El profesor Rodríguez trivializa la preocupación por la igualdad diciendo que para que exista igualdad tendríamos que “pensar todos igual, vestirnos todos igual y tener todos los mismos gustos”. Ese es simplemente un sofisma ad ridiculum. Ningún teórico serio que esté preocupado por el problema de la desigualdad busca tal tipo de mundo. Lo que se procura es una igualdad de oportunidades y reducir aquellas desigualdades que puedan afectar la eficiencia económica o el buen funcionamiento de las instituciones políticas y la democracia. El que haya una cada vez mayor desigualdad resulta preocupante a ese respecto sin necesidad de que uno tenga que buscar objetivos absurdos como “vestirnos todos iguales”, que es lo que tendenciosamente atribuye el profesor Rodríguez.

3. Los numerosos ejemplos de “super ricos” del pasado que no tuvieron hijos ricos y “super ricos” del presente que no tuvieron padres ricos a que dedica el profesor Rodríguez varios minutos de su ponencia devienen en una suerte de falacia de blanco móvil si con ello pretende refutar el libro de Piketty. Y es que Piketty explica bien claramente que en la sociedad actual hay no solo uno sino dos esquemas generadores de desigualdad, la “sociedad hiper-patrimonial” y la “sociedad hiper-meritocrática”, y también dice de modo explícito que en nuestra época contemporánea las herencias ya no son la principal fuente de riqueza sino que el top de multi-millonarios está poblado por super-gerentes y super-estrellas. De este modo, si Piketty hubiera dicho que en nuestro mundo actual el único mecanismo generador de desigualdad es la “sociedad hiper-patrimonial” y que la  principal fuente de riqueza son las herencias, la crítica del profesor Rodríguez sería pertinente en ese punto. Pero como Piketty no dice eso, los continuos énfasis (y ya no solo referencias) del profesor Rodríguez devienen en impertinentes. Precisamente para no caer en ese vicio es que en mi respectiva ponencia, antes de hacer la crítica, expliqué el resumen por capítulos de la obra de Piketty y explícitamente abordé esos tópicos. Tal vez al profesor Rodríguez le hubiera convenido asistir a dicha ponencia…

4. Finalmente, pero no por ello menos importante, el profesor Rodríguez cae gravemente en el mismo error que le señalé a Piketty en mi respectiva ponencia: no entra a analizar las relaciones de poder. En efecto, si uno escucha la conferencia del profesor Rodríguez se encuentra con que éste parece conceptuar al capitalismo de libre mercado como un mero sistema de intercambio voluntario y eficiente. Habla de las grandes fortunas pero no dice absolutamente nada sobre cómo el “top de los ricos” controla medios de comunicación, influye sobre los partidos políticos e instituciones internacionales, gestiona restrictivamente sus patentes y derechos de propiedad, abusa de su poder de mercado o presiona por la desregulación.

Necesitamos una crítica del libro de Piketty pues hay muchos problemas que deja de lado o que no aborda a profundidad (y debería abordarlos). Pero no queremos una crítica que oculte, minimice o incluso ridiculice estos problemas.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

One Response

  1. pobregente dice:

    Si bien el artículo de Dante resulta pertinente y rotundo respecto de la ponencia de un docente de la novel (1998) universidad privada venezolana de Monteávila ligada al Opus Dei (de allí la posición conservadora de este) cuyo vídeo le fue compartido, quienes ya somos sus seguidores por su solvencia epistemológica y académica y su prometido libro “Economía para Herejes: Desnudando los Mitos de la Economía Ortodoxa”, le pedimos, y también a ECC, si nos pudiera ilustrar a los neófitos aficionados a temas económicos (lo somos quizá la mayoría de los lectores de ECC) con un artículo sobre las principales falacias, que el parece conocer muy bien, con que “académicos” como dicho docente nos contaminan “contrabandeandonos” sutilmente “verdades” de perogrullo

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios