Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Algunas lecciones importantes sobre el reciente episodio griego

Autor: Daniel Albarracin

Categoría: Unión Europea

Etiquetas:

Otra mirada social y económica es posible

Las esperanzas abiertas en Grecia se truncaron el pasado verano, desanimando y confundiendo a propios y extraños. Conviene mirar con serenidad a lo que sucedió en términos objetivamente estructurales. Así como a las decisiones que los actores adoptaron en esas condiciones.

En primer lugar, las políticas europeas consagradas a los tratados habían conformado un corsé que conducía a la recesión en las periferias, su ahogamiento financiero, su subalternidad productiva y, en el caso griego además, se experimentaba una política extrema con la complicidad de las propias oligarquías griegas.

En segundo lugar, el gobierno se alzó con un proyecto a favor de las clases populares, elaborado durante años, fue fruto de un trabajo orgánico en la sociedad helena. Constituía el programa político para gobernar más favorable a las mayorías en un país europeo. Ahora, aquel gobierno era el que la izquierda europea podía ofrecer dado su grado de maduración. Sólo alcanzó el gobierno tras largos fracasos de la derecha y decepciones causadas por el PASOK. Aquel gobierno mostraba un programa de reparto y protección social, al mismo tiempo que en algunos de sus párrafos más importantes se señalaba la necesidad de reestructurar la deuda pública griega, en un marco de negociación europeo, o la inclusión de consignas tan significadas como la de no proseguir con “ningún sacrificio más por el euro”. Algo audaz para el momento.

Sin embargo, hubo varias carencias. En primer lugar, habían previsto una negociación en la que el Eurogrupo “estaría más preocupada de evitar un seísmo para la eurozona” y que, gracias a un marco razonable de negociación, sería posible adecuar la política griega a una relación aliviada con la UE. En segundo lugar, se jugó permanentemente con la responsabilidad que tenía que adoptar el club de acreedores –principalmente instituciones europeas públicas y gobiernos nacionales- que “no se atreverían a proseguir en el erro”. En tercer lugar, el primer ministro y su segundo ministro de finanzas no contemplaron ninguna posible réplica a un contexto de intransigencia de los acreedores. Únicamente, en el seno del Comité de la Verdad de la Deuda Pública, promovido por Zoe Konstantopoulou y coordinado por Eric Toussaint, se estudiaron no sólo el origen y carácter de la deuda, sino las reflexiones apropiadas para responder el probable autoritarismo financiero de la Troika. Si bien sus conclusiones no fueron contempladas.  A decir, verdad, El propio Varoufakis sólo rectificó a pocas semanas antes del referéndum y la firma del tercer memorándum, y apenas un reducido equipo trabajó en un plan alternativo, antes de que Varoufakis fuese conminado a dimitir. Un factor decisivo fue la soledad del gobierno que tuvo que enfrentarse a la decisión que tuvo que tomar: contaba con el beneplácito del pueblo griego en su referéndum para no acatar, pero no tenía ningún gobierno amigo de su parte, las ayudas rusa y china sólo servían para un periodo corto, y la desesperación les hizo abrazar la financiación de 80.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad, y todas sus draconianas condicionalidades.

La consigna de “ningún sacrificio por el euro” se tornó en “cualquier cosa por el euro”. No se sabía que hacer fuera de ese marco. Se experimentaba como el BCE –saltándose sus estatutos y adoptando una decisión política de primera magnitud- había cesado el programa (ELA) que soportaba la banca griega y, para muchos, eso ya era demasiado.

Lo que experimentamos en esta tragedia era también que las élites europeas estaban realizando una metamorfosis para consolidar las políticas e instituciones que servían a sus intereses, lo que daba luz a una estrategia austeritaria irreversible en la que negociación no tenía sentido. En todo el periodo de negociación se estaba fraguando un proyecto de refundación de la UE, plasmado en lo que ha venido en llamarse Informe de los 5 presidentes. Este se aprobó en el mismo verano. Su primera fase de implementación ha puesto en marcha con la conocida Unión Bancaria, pero también incluye el control de los presupuestos y sistemas fiscales a priori, o la incorporación a los tratados del látigo financiero del Mecanismo Europeo de Estabilidad. El I5P, constituye el proyecto estratégico de las oligarquías financieras y las élites económicas centroeuropeas para responder a nuevos episodios que seguramente se darán.

Las élites europeas han puesto su “plan” para Europa, la única alternativa que decían posible.

Pero sí la había. Ni que decir tiene que cuanto más tiempo pase es más difícil ponerla en pie. Hubo opción si el gobierno griego hubiera tomado las decisiones apropiadas. Comenzar por una moratoria de pago de la deuda, para dar tiempo a auditarla, dejar de desangrar la economía y tomar las decisiones oportunas llegado el momento; liberar recursos con una reforma fiscal progresiva y una fuerte lucha contra el fraude que reestableciese las arcas públicas y pudiera abrirse un proyecto de inversión que diese algo de autonomía al país y generase empleo; contribuir a establecer un diálogo fluido sobre qué hacer con otras fuerzas del cambio, sea bien ante una negociación con la UE sea, en caso de fracasar, para preparar las condiciones de un nuevo vínculo.

Eso suponía tener ideado un proyecto para, dado el caso, establecer un marco de control de movimiento de capitales, antes de la fuerte fuga que se produjo. Preparar una nueva autoridad monetaria y sistema bancario público; interviniendo la banca para tratar de rescatar los activos cubiertos con solvencia. Una emisión de una moneda interior –en principio ligada al euro, y posiblemente electrónica, pero susceptible de devaluar, y de uso para pagos a empleados públicos y prestaciones o para exigir el pago de impuestos en ese tipo de moneda- para impedir el cortocircuito financiero que pudiera ocasionarse. Suponía también contemplar las conclusiones del Comité de la Verdad que formulaban y evidenciaban las bases económicas y jurídicas para adoptar una suerte de impago selectivo (aunque se enfatizó en el informe que toda la deuda era ilegal, ilegítima, insostenible y odiosa).

El contraste con el Tercer Memorándum planteaba un dilema espantoso. O sufrir tres años de recortes severos y privatizaciones y varias décadas de sometimiento y hundimiento, a cambio de financiación para la subsistencia de los bancos; o establecer una política propia, de autogobierno que implicaba desobedecer y que, podría generar, pero no necesariamente de inmediato (lo que podría haber dado algo de tiempo para prepararse y esperar cambios de gobierno favorables en otros países), una interrupción de los programas europeos y un cortocircuito del BCE en la provisión de euros. Ese segundo escenario, sin preparación –de la población, de las instituciones, de los instrumentos para enfrentarse a él- habría sido catastrófico. Tsipras asumió que no estaba preparado ni preparó lo que por su parte le correspondía. Pero con preparación, con un plan B, podría haberse enfrentado, posiblemente con grandes dificultades al comienzo –empobrecimiento relativo importante, etc…-. Ese escenario podría haber conducido a Grecia a varias posibles situaciones: convertirse en un país de la UE sin el euro, como cualquier otro del Este-, o configurarse como una nueva Cuba en el continente. Pero habría abierto el camino para otros gobiernos del cambio. El petróleo ya no está tan caro, al menos por ahora. Se contaría con recursos adicionales (se dejaría de pagar parte de la deuda y una reforma fiscal y la lucha contra el fraude lo haría posible), y con una tasa sobre el turismo y otros bienes y servicios de exportación, podrían acapararse euros para las transacciones exteriores.  Grecia no podría conseguir un gran desarrollo sola, pero habría realizado el primer paso necesario para que otros se sumasen y articulasen. Grecia decidió no tomar ese paso, sufrirán el desgarro de que un gobierno de izquierda ha de aplicar el programa de austeridad más severo de Europa. Pero sigue habiendo alternativa, otros habrán de atreverse y, esperamos que sí, si las fuerzas de izquierda en Grecia todavía gobiernan, esperamos contar con ellas.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: