Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

Cristiano Ronaldo, la lista Forbes y la necesidad de volver a estudiar Economía Política en la Universidad @alberto_ugr

Autor: Alberto Ruiz Villaverde

Categoría: Fundamentos

Etiquetas:

Pedaleando

Un hecho

La semana pasada acabó con una noticia sobre la que me gustaría reflexionar – Cristiano Ronaldo ha pasado a ser el ‘atleta’ mejor pagado del mundo según la revista Frobes. Desde la fuente original se podía leer esto:

#1 Cristiano Ronaldo. 2016 The World’s Highest-Paid Athletes earnings $88 Million

(Forbes 2016)

Captura de pantalla 2016-06-12 a las 8.01.18

Una lección

En economía, hoy día, pocos economistas sabrían distinguir entre tres categorías teóricas relevantes cuando se trata de entender por qué los precios (o lo salarios) son los que son. Me refiero al valor de uso, el valor (de una mercancía propiamente dicho), y el valor de cambio.

El valor de uso, se refiere a la utilidad que nos reporta un bien (si no tenemos intención de venderlo) o una mercancía (si tenemos intención de venderlo y obtener un lucro). Nótese, que hoy día, tampoco muchos economistas saben diferenciar entre bien y mercancía. A modo de ejemplo, el valor de uso de una silla está relacionado con las prestaciones que ésta tiene cuando nos sentamos en ella. Cuanto mejor sea la silla, mayor valor de uso tendrá.

El valor de una mercancía, se determinará de acuerdo a las condiciones sociales en las que se ha producido. La única forma de medir el valor de una mercancía es comparándola con otras; y, la única forma de comparar mercancías es de acuerdo a aquello que las mercancías tienen en común, esto es, las horas de trabajo socialmente necesarias para su producción.

El valor de cambio, se refiere a la valoración que se hace de una mercancía por parte de los individuos en el proceso de intercambio. El valor de cambio expresado en términos monetarios es el precio. Sin duda el valor de cambio dependerá del valor de uso (las condiciones técnicas de la mercancía a la hora de satisfacer una necesidad) y del valor propiamente de la mercancía. Sin embargo, dado que el proceso de intercambio es un proceso social, y como tal abierto, las mercancías pueden experimentar desviaciones en su precio con respecto a su valor. Las fluctuaciones de los precios (al alza o a la baja) dependerán de la situación de la oferta y la demanda, así como de las percepciones subjetivas de los individuos en el mercado. Por tanto, algunas mercancías podrán tener un precio sobrevalorado mientras que otras podrán estar infravaloradas.

La Economía Neoclásica, es decir, la corriente económica principal que se estudia en la universidades, sólo se encarga de estudiar la determinación de los precios en el mercado, olvidándose básicamente de la fase de producción y de su importancia en la determinación del valor de una mercancía. Tampoco hace hincapié en la precisión del uso de las categorías conceptuales y, en definitiva, fuerza a la confusión entre precio y valor. Esto no es una cuestión baladí, porque las implicaciones son terribles en el estudio de la economía. Es decir, la no distinción entre valor y precio nos lleva a no saber distinguir qué mercados se encuentran en una situación de burbuja (i.e. completamente sobrevalorados), y por supuesto, tampoco ayuda a predecir cuándo se producirán las crisis económicas.

Una reflexión

Cuando escucho que el fútbol es una ‘industria’ que genera mucha riqueza, sinceramente, me echo las manos a la cabeza y me horrorizo. Porque, ¿cuál es el valor de uso del fútbol? ¿Qué necesidad satisface el fútbol? El fútbol es una actividad de entretenimiento que no genera apenas riqueza. En otras palabras, Cristiano Ronaldo si estuviera en la época feudal sería el payaso de la Corte. Y, tengo que reconocer, que como payaso no lo hace mal. Por supuesto, no ganaría 88 millones de dólares al año, es más, me atrevo a aventurar que algún rey de la época lo habría decapitado ya por ‘fallón’.

Por tanto, dejo algunos interrogantes para el debate o para incentivar una investigación seria sobre la cuestión: ¿qué valor genera el fútbol? ¿Están algunos salarios en el mercado del fútbol sobrevalorados? ¿Estamos ante una burbuja en el mundo del fútbol?

Si nos aproximamos al problema mediante el estudio de la oferta y la demanda, ya les adelanto que no sacarán ninguna conclusión relevante sobre la cuestión. En otras palabras, olvídense de (casi) toda la economía que estudiaron en la Universidad, y estudien economía política, si de algo quieren enterarse claro.

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

One Response

  1. NAIMA MIMON MOHAMED dice:

    El valor actual de un objeto o de cualquier otro se valora según la necesidad que aporta a la sociedad y el iteres que genera en ella. En este caso que es Ronaldo, jugador de fútbol, actividad que no está catalogada como cualquier profesión, sea del grupo A, B, C o D, la sociedad es la que lo infravalora, a mas impacto social que genera un jugador mas valor tiene. Por supuesto que no es necesario para la vida ver a Ronaldo meter goles, asi como no es necesario colgarse un diamante en el cuello, pero por eso mismo, el valor se incrementa, pues no está al alcance de todos, y no todos tienen necesidad de disponer de ellos. Desde mi humilde punto de vista, considero que vivimos en una sociedad tan desigual y tan injusta que aumentamos el valor de las cosas y a su vez los precios, en virtud del impacto social que genera y no de la necesidad que pueda acarrear.

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail:

Últimos comentarios