Economía Crítica y Crítica de la Economía

Icon

El Rey y el cambio de modelo productivo. Pensar Vistalegre

Autor: Nacho Álvarez Peralta y Jorge Uxo

Categoría: Alternativas

Etiquetas:

ctxt.es

Recientemente el Rey Felipe VI inauguraba en Madrid el Spain Investors Day y en su discurso de apertura se congratulaba porque España deja atrás la crisis, y porque además lo hace gracias a que ha sabido “transformar su modelo de crecimiento”.

La primera de las cuestiones –la salida de España de la crisis– es discutible. Pero la segunda, la supuesta transformación de nuestro modelo productivo, sencillamente no ha tenido lugar, o al menos no en el sentido que parece sugerirse.

Es cierto que durante los años 2015 y 2016 España ha experimentado de nuevo crecimientos positivos del PIB, gracias en buena medida a la política monetaria del BCE, a la evolución de los precios del crudo, y –tras años de durísimos recortes del gasto público– a un tono expansivo de la política fiscal. Pero estamos lejos de poder hablar de una verdadera “salida de la crisis”.

España aún no ha recuperado los niveles de PIB per cápita existentes en 2007 y tenemos 2,5 millones de empleos menos que antes de la crisis. Una auténtica década perdida. Además, los salarios han perdido casi un 10% de su capacidad adquisitiva, el nuevo empleo que se está creando ha generalizado una terrible precariedad y el 28% de las personas viven ahora en riesgo de pobreza o exclusión social. Asimismo, las reformas aprobadas por el PSOE y el PP supondrán en los próximos años un fuerte deterioro de las pensiones. En definitiva, como consecuencia de las políticas adoptadas durante la crisis, el actual crecimiento del PIB es compatible con dejar atrás a un tercio del país.

Pero es más, lo que desde luego no se está produciendo es una transformación virtuosa de nuestro modelo de crecimiento. Volvemos a crecer, es cierto, pero sin resolver los problemas tradicionales de nuestro modelo productivo. En lo fundamental, los sectores tractores de la economía siguen sin estar situados en los tramos de mayor valor añadido, ni existe política industrial alguna que apunte a un cambio significativo. La inversión en I+D sigue muy lejos de la media europea. El grueso del empleo es de bajos salarios y se crea en pequeñas empresas, o incluso microempresas. Abunda la temporalidad injustificada y se profundiza un patrón de distribución de la renta regresivo que fragiliza la demanda y deteriora la cohesión social. A pesar de que factores como los precios del petróleo, el comportamiento del turismo o el esfuerzo durante la crisis de muchas empresas para buscar en mercados exteriores la demanda necesaria han evitado de momento la aparición de déficit exterior, se mantiene la dependencia importadora en bienes fundamentales para la continuidad del crecimiento (particularmente bienes de capital y energía). Y, desde luego, hay una ausencia total de planes para impulsar la sostenibilidad y descarbonización de nuestro tejido productivo.

Por tanto, las políticas de progreso para los próximos años no pueden consistir sólo en apuntalar este patrón de crecimiento, ya que el aumento del PIB no es el maná que, por sí solo, solucionará los problemas de la mayoría. Por un lado, es preciso evitar que tenga éxito lo que seguramente sea la principal tarea del Gobierno de Rajoy y de sus aliados del PSOE y Ciudadanos: el intento de que la regresión de derechos (recortes en servicios públicos, reforma laboral, reforma de las pensiones) se normalice. Por otro, es necesario impulsar una verdadera transformación de nuestro modelo de crecimiento. De lo contrario volveremos a repetir los mismos errores del pasado, y lo seguirán pagando los mismos sectores sociales.

El Colectivo Mayo-2011 se ha constituido como espacio para impulsar y favorecer los debates políticos de cara a la próxima Asamblea que Podemos celebrará en Vistalegre. En nuestra opinión, el cambio de modelo productivo debe ser uno de los objetivos fundamentales de nuestra propuesta de política económica para los próximos años. Algunos de sus ejes fundamentales deberían ser los siguientes:

1. El aumento del protagonismo de aquellos sectores con mayor contenido tecnológico, mayor crecimiento de la productividad y más capacidad exportadora no se producirá de forma espontánea, gracias a la “mano invisible” del mercado, sino que exigirá una política industrial activa, entendida en un sentido amplio. El desarrollo de los llamados dragones asiáticos en las décadas de 1980 y 1990 muestra la importancia clave de la acción de los poderes públicos en el desarrollo industrial de los sectores punteros. En el mismo sentido, las recientes investigaciones de Mariana Mazzucato reflejan que la intervención pública y su colaboración con el sector privado puede resultar fundamentales para impulsar la innovación. Es necesario garantizar la convergencia en los niveles españoles de I+D+i con la UE, y también imitar los precedentes de otros países europeos en los que la banca pública se pone al servicio de la financiación del tejido empresarial en aquellos sectores que se identifican como estratégicos.

2. La transición energética es un vector clave del cambio de modelo, en tanto que puede servir de “palanca” para catalizar su transformación y contribuir a la solución de varios problemas estructurales de nuestro país: permitiría disminuir la factura importadora y con ello el desequilibrio externo, facilitaría la reabsorción del desempleo y reduciría significativamente las emisiones de CO2. Para que esto sea algo más que una declaración de intenciones es necesario que las autoridades adopten planes de inversión a medio plazo orientados a promover, por un lado, la eficiencia energética (rehabilitación de los edificios y sus envolventes,  mejora de la red eléctrica, transporte, ahorro energético en la industria). Por otro lado, estos planes de inversión también deben ir destinados a propiciar la sustitución del consumo de energía proveniente de combustibles fósiles y de centrales nucleares por energías limpias y renovables.

3. Otro de los ejes de transformación de nuestro modelo productivo debe ser la propia transformación del modelo de distribución de la renta. Las rentas del trabajo han perdido peso progresivo en la renta nacional, hay un 15% de trabajadores pobres y la experiencia más reciente nos muestra que el crecimiento del PIB no es garantía por sí solo de creación de empleo de calidad y con derechos. El propio cambio en el tipo de actividad económica que protagoniza el crecimiento es determinante para que la calidad del empleo mejore, pero hace falta además abandonar la lógica de la “devaluación salarial”, derogar la reforma laboral y avanzar hacia una nueva regulación que restituya el equilibrio en la negociación colectiva, combata la generalización de la temporalidad injustificada y fraudulenta y garantice suelos salariales decentes.

4. No podremos hablar de un verdadero cambio en el modelo productivo sin atajar la discriminación de las mujeres. Esta pieza es clave, pues impulsar la igualdad supondrá no sólo trabajar por la justicia social, sino también aprovechar plenamente el potencial productivo de nuestra sociedad. El cambio laboral que nuestro país necesita debe servir no sólo para restablecer los derechos perdidos, para modificar el patrón de distribución a favor de las rentas del trabajo, y garantizar el empleo decente y estable. Debe también servir para cerrar la brecha salarial entre mujeres y hombres y, muy particularmente, para profundizar la conciliación laboral y la corresponsabilidad en las tareas de cuidados (con una verdadera financiación para nuestro sistema de dependencia, con la extensión de la educación de 0 a 3 años y con la equiparación e intransferibilidad de los permisos de paternidad y maternidad).

5. Desarrollar las políticas necesarias para que el crecimiento económico llegue a todos los hogares y resulte socialmente inclusivo significa no sólo modificar la situación actual en el mercado de trabajo. Exige igualmente reconocer algunos derechos sociales como “garantías ciudadanas” (sanidad, educación, u otros servicios públicos fundamentales). Muy especialmente es apremiante una reforma de las pensiones que evite su progresiva erosión, reconectando su actualización con la inflación y derogando el llamado factor de sostenibilidad. Del mismo modo, urge implantar una Renta Garantizada que erradique la pobreza monetaria de los más de 8 millones de personas que en este momento se encuentran en esta situación en nuestro país.

Desplegar estos ejes de transformación de nuestro modelo productivo exigirá además dos grandes cambios adicionales: una profunda reforma tributaria enfocada a desarrollar la suficiencia y la progresividad de nuestro sistema impositivo y, simultáneamente, trasladar a Bruselas la firme voluntad de una acción pública transformadora que cuestione no sólo los recortes de derechos y las reformas regresivas, sino también el actual marco de pasividad de la política industrial en la UE.

Ninguno de los elementos aquí planteados está en este momento en la agenda del gobierno de Rajoy, ni parece que vaya a estarlo durante esta legislatura. Hablar por tanto, como hace el monarca, de que estamos saliendo de la crisis gracias a un cambio de modelo productivo parece más cerca de la propaganda que de la realidad. Sentemos en todo caso las bases para poder dirigir nuestro país en esa dirección durante los próximos años.


Nacho Álvarez (Secretario de Economía de Podemos, miembro del Colectivo Mayo 2011)

Jorge Uxó (Profesor de Teoría Económica, Universidad de Castilla-La Mancha, miembro del Colectivo Mayo 2011)

Share and Enjoy:
  • Print
  • email
  • Twitter
  • Meneame
  • RSS
  • PDF

Leave a Reply

¡Síguenos!

Documentos

Suscríbete

Introduce tu e-mail: